Sin van­guar­dia la huma­ni­dad se suicida

Las Revo­lu­cio­nes han caí­do de nue­vo en el capi­ta­lis­mo, el capi­ta­lis­mo se ha res­tau­ra­do. No es posi­ble des­pa­char este hecho con anéc­do­tas: que si Sta­lin era malo, que a Mao se le fun­dió la enten­de­de­ra, que si gor­ba­chov entre­gó; o, lo que es peor, insis­tir en que Chi­na es socia­lis­ta, y que Mos­cú es leni­nis­ta. El pro­ble­ma es más complejo.
Pare­ce ser que el sis­te­ma capi­ta­lis­ta tie­ne meca­nis­mos de auto­con­trol capa­ces de anu­lar las per­tur­ba­cio­nes, los cam­bios pro­fun­dos, el capi­ta­lis­mo tie­ne su pro­pia homeós­ta­sis. Y mien­tras esto no se estu­die, no se podrá frac­tu­rar, esta­rá fun­cio­nan­do, pro­te­gien­do al sistema.
Inten­te­mos ave­ri­guar cuál es el meca­nis­mo de con­trol del capi­ta­lis­mo que le per­mi­te per­ma­ne­cer, y dón­de están las fallas de las Revo­lu­cio­nes que no con­si­guen su objetivo.
La pri­me­ra ense­ñan­za en estos siglos de lucha es que la Revo­lu­ción es un pro­ce­so que se esce­ni­fi­ca fun­da­men­tal­men­te en el incons­cien­te, en el alma colec­ti­va, en la espi­ri­tua­li­dad. Y en ese pro­ce­so tie­ne deci­si­va influen­cia la con­duc­ta de la vanguardia.
Las bata­llas en el alma son sim­ples, bási­cas, pero son inten­sas y deci­si­vas, de ellas depen­de la con­duc­ta. La Revo­lu­ción plan­tea, debe plan­tear, qui­zá la bata­lla más esen­cial que se pue­de dar en la Huma­ni­dad: el cho­que entre el egoís­mo y el amor, entre lo indi­vi­dual enfren­ta­do a lo colec­ti­vo, Eros con­tra Tána­tos. Cuan­do lo ante­rior se hace polí­ti­ca, es la lucha por los humil­des, los des­po­ja­dos, por la Huma­ni­dad toda.
Ya diji­mos que la bata­lla es en el incons­cien­te, es allí que se efec­túa la ope­ra­ción de res­tau­ra­ción, es allí que se pier­de el Socia­lis­mo. El egoís­mo allí ancla­do impreg­na todas las demás accio­nes de la Revo­lu­ción y las ate­núa, éstas con­ser­van su for­ma pero en el fon­do no se ata­ca al núcleo egoís­ta que per­ma­ne­ce intac­to, aga­za­pa­do, espe­ran­do acu­mu­lar fuer­za para emerger.
La bata­lla en el incons­cien­te colec­ti­vo se mani­fies­ta en la lucha entre la van­guar­dia y el res­to de la socie­dad. La van­guar­dia esta­ble­ce cana­les hacia el incons­cien­te colec­ti­vo dan­do bata­lla allí aden­tro, sus­ti­tu­yen­do los valo­res del egoís­mo. La van­guar­dia repre­sen­ta, debe repre­sen­tar, el amor en lucha con­tra el egoís­mo, den­tro de ella mis­ma y den­tro del res­to de la sociedad.
Se com­pren­de que la van­guar­dia influ­ye en el res­to de la socie­dad con su pré­di­ca, con su ejem­plo y con sus accio­nes. Todo for­ma un com­ple­jo. Si una falla, todo se derrum­ba. La pér­di­da de una Revo­lu­ción es pre­ce­di­da por la pér­di­da de la van­guar­dia, ésta no pudo derro­tar al capi­ta­lis­mo den­tro de ella, se dejó sedu­cir y sucumbe.
La Huma­ni­dad, la espe­cie huma­na, debe tener meca­nis­mos para zafar­se del des­tino que le plan­tea el capi­ta­lis­mo. Ya sabe­mos que el Socia­lis­mo es la solu­ción a la encru­ci­ja­da que vive la Huma­ni­dad, esto lo reco­no­cen las men­tes más bri­llan­tes del pla­ne­ta que no defien­den al capi­ta­lis­mo, al con­tra­rio, lo acu­san. La Huma­ni­dad, los pue­blos, deben parir las van­guar­dias indis­pen­sa­bles para su salvación.
ela​ra​do​yel​mar​.blogs​pot​.com

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *