“Esta­mos fren­te al segun­do holo­caus­to del pue­blo grie­go, pro­duc­to de las impo­si­cio­nes de Europa»

Efrain Chury Iri­bar­ne: Esta­mos reci­bien­do vía tele­fó­ni­ca, como cada lunes a esta hora, a James Petras des­de Nue­va York.

Bue­nos días Petras, ¿cómo estás?

James Petras: Bue­nos días. Esta­mos bien, pron­tos para comenzar.

EChI: Bien, comen­ce­mos con Grecia.

JP: Quie­ro comen­tar pri­me­ro sobre el con­cep­to de lo que lla­man “acuer­do” de este fin de sema­na, que es el segun­do holo­caus­to griego.

El pri­me­ro fue la inva­sión y ocu­pa­ción de los nazis que cos­tó 400 mil muer­tos ‑inclui­dos mi abue­lo y mi tío- duran­te la ocu­pa­ción por el ham­bre y las difi­cul­ta­des que los ale­ma­nes nazis exigieron.

Aho­ra tene­mos el segun­do holo­caus­to, que es el pro­duc­to de las impo­si­cio­nes de Euro­pa, prin­ci­pal­men­te ‑otra vez- ale­ma­nes y la invi­ta­ción del gobierno de Gre­cia, de Ale­xis Tsi­pras, de some­ter al país a un tipo de colonialismo.

Es un colo­nia­lis­mo por invi­ta­ción. Por­que el acuer­do dice tex­tual­men­te que Euro­pa, des­de Bru­se­las, va a man­dar super­vi­so­res para ase­gu­rar que todas las medi­das regre­si­vas se cum­plen pun­tual­men­te y según lo esta­ble­ci­do por los pres­ta­do­res y de los ban­cos en Euro­pa del norte.

Son cin­cuen­ta años de peo­na­je enfren­ta­rá Gre­cia, pagan­do y pagan­do, nada de lo que lla­man “de ayu­da” –prés­ta­mos por 80 mil millo­nes en tres años- va a entrar en Gre­cia, ni un cen­ta­vo. Sim­ple­men­te ese dine­ro pasa de los ban­cos euro­peos a los ban­cos europeos.

No entra­rá al país ni un peso para ali­viar la cri­sis ni esti­mu­lar la economía.

El acuer­do dice que van a pri­va­ti­zar todas las empre­sas grie­gas que pue­dan orga­ni­zar, inclu­so Luz y Fuer­za, la empre­sa más lucra­ti­va del país. Y mucho más: todos los puer­tos, aero­puer­tos; todos los sec­to­res pro­duc­ti­vos que pue­dan encontrar.

Ade­más van a aumen­tar los impues­tos a los ali­men­tos, van a modi­fi­car los acuer­dos labo­ra­les para dar mano fuer­te a los capi­ta­lis­tas para des­pe­dir obre­ros en cual­quier momen­to bajo cual­quier pretexto.

Real­men­te es una gran trai­ción por par­te de Tsipras.

Y aho­ra él bus­ca la rati­fi­ca­ción en el Par­la­men­to. Los par­la­men­ta­rios debe­rían rechazarlo.

Los datos que ten­go, es que algu­nos sec­to­res del par­ti­do Syri­za vota­rán en con­tra y eso resul­ta­rá en una rup­tu­ra, mien­tras Tsi­pras ha dicho que expul­sa­rá del gabi­ne­te a todos los opo­si­to­res. Creo que como resul­ta­do de nue­vas elec­cio­nes, Tsi­pras va a per­der votos por lo que ten­dría que aliar­se con la dere­cha neo­li­be­ral para for­mar el nue­vo gobierno.

Es una situa­ción desas­tro­sa por­que ya los pen­sio­nis­tas, por ejem­plo, han per­di­do el 40% de sus ingre­sos, otro recor­te más sig­ni­fi­ca­rá que la gran mayo­ría de los pen­sio­nis­tas van a caer en la pobre­za. Esto indi­ca que todos los tra­ba­ja­do­res del sec­tor públi­co, que habían con­se­gui­do reim­po­ner­los en el tra­ba­jo, serán expul­sa­dos nuevamente.

El acuer­do sig­ni­fi­ca que Gre­cia entre­ga toda su sobe­ra­nía, toda la posi­bi­li­dad de imple­men­tar medi­das a favor de las gran­des mayo­rías; la colo­ni­za­ción de Gre­cia es com­ple­ta y; el entre­guis­mo de Tsi­pras es definido.

Esto sig­ni­fi­ca que toda esta izquier­da euro­pea no tie­ne mucha impor­tan­cia, son sim­ple­men­te sir­vien­tes del poder.

Lo que dicen es que apo­yan un refe­rén­dum que dice NO y ellos hacen por el SI. La mayo­ría votó con­tra la aus­te­ri­dad y el gobierno imple­men­ta una súper aus­te­ri­dad. El pue­blo con­si­de­ra al nue­vo gobierno como un repre­sen­tan­te de la demo­cra­cia, y el gobierno entre­ga el poder de deci­sión a fun­cio­na­rios extran­je­ros no elegidos.

En suma, las con­tra­dic­cio­nes y la hipo­cre­sía de los izquier­dis­tas indi­can que debe­mos repen­sar lo que es izquier­da; y todos los comen­ta­ris­tas en el exte­rior –con pocas excep­cio­nes- noso­tros inclu­so, hemos dicho muchas veces que no se pue­de fun­cio­nar en las unio­nes con­tro­la­das por los pode­res impe­ria­lis­tas. El impe­ria­lis­mo es la for­ma más domi­nan­te de con­tro­lar y no hay que hablar de socios, como habla Tsi­pras de “nues­tros socios” en Euro­pa. Es como for­mar un esque­ma de inte­gra­ción con Esta­dos Uni­dos y lla­mar a los impe­ria­lis­tas de Washing­ton como socios. No son socios, son explo­ta­do­res, bus­can con­tro­lar los recur­sos y la mano de obra, y quie­ren empo­bre­cer al pue­blo para aumen­tar la ganancia.

Eso es lo que lla­ma­mos ‘inte­gra­ción’ en Euro­pa y en las Américas.

Y me pare­ce impor­tan­te mar­car­lo para todos los que con­si­de­ran una polí­ti­ca de izquier­da. No se pue­de com­pro­me­ter con los paí­ses impe­ria­lis­tas y espe­rar la rea­li­za­ción de refor­mas pro­gre­sis­tas y dejar la subor­di­na­ción, el vasa­lla­je, que está presente.

El pue­blo grie­go va a sufrir tre­men­das pér­di­das, van a que­dar como sir­vien­tes, lim­pia­do­res y meso­ne­ros de los turis­tas ricos que van a Gre­cia aho­ra a encon­trar un pue­blo domi­na­do, humi­lla­do y traicionado.

Es uno de los peca­dos, uno de los peo­res actos de un par­ti­do que pre­ten­de ser de izquier­da en toda mi his­to­ria. Ten­go casi 58 años de mili­tan­cia y nun­ca he vis­to una trai­ción tan pro­fun­da, tan nega­ti­va, sobre un pue­blo entero.

EChI: ¿Hay algu­na sali­da o la suer­te está echada?

JP: La sali­da siem­pre dije –des­de que empe­za­mos a dis­cu­tir esto, en enero- que es dejar de per­te­ne­cer a la orga­ni­za­ción colo­nial que se lla­ma euro­zo­na, la Unión Europea.

Lue­go, desa­rro­llar una polí­ti­ca inde­pen­dien­te, renun­ciar a la deu­da, como hizo Argne­ti­na, Ecua­dor, Islan­dia; y empe­zar a encau­zar los ingre­sos para el repun­te de la Eco­no­mía; finan­ciar el con­su­mo; mejo­rar las capa­ci­da­des de desa­rro­llar la acti­vi­dad públi­ca; nacio­na­li­zar los ban­cos; etc.

Todo está escri­to, noso­tros lo defi­ni­mos temprano.

Si uno vuel­ve a mirar las colum­nas de febre­ro o mar­zo, ya hablá­ba­mos de que era un desas­tre, por­que ante cada capi­tu­la­ción de Gre­cia mayo­res eran las exigencias.

Cuan­do los impe­ria­lis­tas entien­den que hay un gobierno débil, un gobierno dis­pues­to a con­ci­liar, ellos deter­mi­nan los tér­mi­nos de las nego­cia­cio­nes y cada vez que Tsi­pras y Syri­za entre­ga­ban algún docu­men­to, acep­tan­do una u otra de las impo­si­cio­nes; se enfren­ta­ba a mayo­res imposiciones.

La úni­ca solu­ción aho­ra y en el pasa­do, es la rup­tu­ra con Euro­pa y apli­car una nue­va for­ma de orga­ni­zar la Economía.

Dicen que esto cau­sa­ría un caos, pero el caos ya exis­te. La gen­te no encuen­tra tra­ba­jo, los jóve­nes sufren una des­ocu­pa­ción del 60%, no tie­nen nada que perder.

Sería eso: bus­car otra for­ma de orga­ni­zar la Eco­no­mía, socia­li­zar­la; bus­car alia­dos en Rusia, Chi­na, etc.; aumen­tar la capa­ci­dad de pro­du­cir; y no some­ter­se a los ban­ca­rios. Por­que hoy la mayor par­te de lo que Gre­cia pro­du­ce va a pagar la deu­da, no entra en el bol­si­llo de la gen­te ni en el Teso­ro griego.

Por eso creo que lo mejor que pue­de pasar hoy en Gre­cia es que el Par­la­men­to recha­ce el acuer­do y fuer­ce a nue­vas elec­cio­nes, recha­zan­do a Tsi­pras ‑que se vaya al infierno- y bus­can­do otra direc­ción. El Par­ti­do Comu­nis­ta de Gre­cia, des­de el comien­zo, dijo que Syri­za era un trai­dor, un par­ti­do dis­pues­to a cola­bo­rar con Euro­pa, la OTAN, etc.

Y tenían razón.

Creo que un reagru­pa­mien­to de par­ti­dos e indi­vi­duos, pue­de for­mar por lo menos una opo­si­ción. Y creo que Syri­za con Tsi­pras a la cabe­za va a for­mar alian­za con los par­ti­dos de la dere­cha, por­que aho­ra ambos apo­yan la aus­te­ri­dad, la subor­di­na­ción, el peo­na­je de deu­da, el colo­nia­lis­mo. Enton­ces creo que lo mejor es que el gobierno pase a elec­cio­nes, hay una opo­si­ción ver­da­de­ra en Gre­cia, la dere­cha se uni­fi­ca­rá entre sí para otra vez enfren­tar la cri­sis grie­ga, que pasa­rá por huel­gas gene­ra­les, movi­li­za­ción de la juven­tud, barri­ca­das en las prin­ci­pa­les ciu­da­des, etc. Esa es la úni­ca respuesta.

EChI: ¿Cómo está la situa­ción en Venezuela?

JP: Bueno, allí la inter­ven­ción nor­te­ame­ri­ca­na es notable.

Están uti­li­zan­do todos los ins­tru­men­tos de la gue­rra de cla­ses: finan­cian par­ti­dos, finan­cian para­mi­li­ta­res, tra­ba­jan jun­to a empre­sa­rios loca­les para fomen­tar abas­te­ci­mien­to; etc. Es decir, están hacien­do todo lo posi­ble para crear una situa­ción eco­nó­mi­ca nega­ti­va y gene­rar el des­con­ten­to popular.

Por otra par­te, el gobierno está tra­tan­do de man­te­ner los pro­gra­mas socia­les pese a la bru­tal caí­da del pre­cio del petró­leo; el gobierno tra­ta de movi­li­zar al pue­blo, para que se man­ten­ga la alian­za del pue­blo con las fuer­zas arma­das. Pero tie­nen que inver­tir en diver­si­fi­car la Eco­no­mía, hace tiem­po que veni­mos dicien­do que no se pue­de man­te­ner una Eco­no­mía en base a petró­leo sola­men­te. Y esa es la par­te difí­cil por­que el gobierno depen­de del petró­leo cuyo pre­cio a caí­do a un ter­cio de lo que valía, por lo que es nece­sa­rio cana­li­zar de una for­ma u otra, todo lo que el gobierno tie­ne en la pro­duc­ti­vi­dad actual y en lo posi­ble, finan­ciar impor­ta­cio­nes para com­prar ele­men­tos que satis­fa­gan las nece­si­da­des bási­cas del pueblo.

Va a ser una lucha muy dura elec­to­ral­men­te y creo que debe­mos estar a la espe­ra por­que el gobierno tie­ne sufi­cien­te fuer­za para ganar una mayo­ría estre­cha, que pue­de ser inclu­so para evi­tar un refe­rén­dum. Por­que la dere­cha bus­ca ganar las elec­cio­nes legis­la­ti­vas para con­vo­car a un refe­rén­dum y tra­tar de derrro­car al gobierno de Nico­lás Madu­ro., Y si no lo con­si­guen pue­den vol­ver a tra­tar de lan­zar un gol­pe de Esta­do. Y ese es el peligro.

EChI: ¿Hay algún otro tema que nos quie­ras analizar?

JP: Si, hay dos temas.

Pri­me­ro, hay una lucha inter­na en Ucra­nia entre los neo­na­zis, el sec­tor de la ultra­de­re­cha, y los gol­pis­tas en Kiev. Están pelean­do con armas, ya es una bol­sa de gatos, peleán­do­se entre los nazis y los cipa­yos de la OTAN.

Esto debe­mos ano­tar­lo por­que los opo­si­to­res, demó­cra­tas orien­ta­les, están defen­dién­do­se no sólo con­tra el gol­pis­mo sino ade­más con­tra los nazis. Y aho­ra los nazis y los gol­pis­tas se pelean a ver quién gobier­na el país, y no hay nada que ele­gir entre ambos pues nin­gu­nos repre­sen­ta la volun­tad del pue­blo; sólo el pue­blo del orien­te ucra­niano, armas en mano, está defen­dien­do el país y la democracia.

Final­men­te me quie­ro refe­rir a la vis­ta del Papa por algu­nos paí­ses de Amé­ri­ca Lati­na, que repre­sen­ta en un sen­ti­do un repu­dio al capi­ta­lis­mo sal­va­je, el capi­ta­lis­mo que no toma en cuen­ta las nece­si­da­des socia­les. Esto ha reci­bi­do bas­tan­te publi­ci­dad por la izquier­da, mien­tras la dere­cha tra­ta de dis­tor­sio­nar el dis­cur­so, dicien­do que le Papa tam­bién cri­ti­ca a los gober­nan­tes de izquierda.

Una fra­se del Papa que tuvo reso­nan­cia en la pren­sa inter­na­cio­nal es cuan­do cri­ti­có la ideo­lo­gía, dicien­do que la ideo­lo­gía en el siglo pasa­do tuvo efec­tos nega­ti­vos Pero el mis­mo Papa está arti­cu­lan­do una ideo­lo­gía, una ideo­lo­gía de bien­es­tar social, cri­ti­ca el capi­ta­lis­mo, etc. Y eso es una ideología.

Creo que la ideo­lo­gía del Papa es en con­tra del neo­li­be­ra­lis­mo y en con­tra del mar­xis­mo. Y tra­ta una fór­mu­la cor­po­ra­ti­vis­ta, en la que el capi­tal, el tra­ba­jo y el Esta­do jun­tos tra­ba­jan para el bien del país. Pero esto des­cuen­ta un fac­tor bien impor­tan­te en la bús­que­da del bien­es­tar social: sin lucha de cla­ses no pue­den alcan­zar­se las metas que plan­tea el Papa.

Por ejem­plo el Papa dice que baje la des­igual­dad, pero eso no va a ocu­rrir sin lucha de cla­ses por­que los capi­ta­lis­tas no van a escu­char y aca­tar el men­sa­je del Papa y entre­gar sus ganan­cias. Tam­bién pode­mos decir que no va a ter­mi­nar con la pobre­za sin lucha de cla­ses, por­que los pobres están pobres por­que los capi­ta­lis­tas han toma­do el con­trol de los medios de pro­duc­ción y han ido aumen­tan­do las tasas de ganancia.

Enton­ces, hay una con­tra­dic­ción: si el Papa no reco­no­ce la fuer­za motor de la his­to­ria que es la lucha de cla­ses, toda los gran­des idea­les y las crí­ti­cas jus­tas que hace al capi­ta­lis­mo, no tie­ne un apo­yo social y una for­ma de rea­li­zar­los. Esto me pare­ce lo nega­ti­vo y lo posi­ti­vo de la visi­ta del Papa.

EChI: Muy bien Petras valo­ra­mos muchí­si­mo todos estos apor­tes, gra­cias y nos reen­con­tra­mos el lunes.

JP: Muchas gra­cias. Un abra­zo a los oyentes.

Trans­cri­bi­mos este aná­li­sis radi­cal que usted pue­de vol­ver a escu­char en el siguien­te enlace:

http://​www​.ivoox​.com/​j​a​m​es-petras-13 – 7‑au­dios-mp3_rf_4781639_1.html

(*) Escu­che en vivo los lunes a las 11:30 horas (hora local) la audi­ción de James Petras por CX36, Radio Cen­te­na­rio, en el 1250AM del dial uru­gua­yo y des­de Mon­te­vi­deo (Uru­guay) para todo el mun­do a tra­vés dewww​.radio36​.com​.uy

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on Facebook
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.