“Esta­mos fren­te al segun­do holo­caus­to del pue­blo grie­go, pro­duc­to de las impo­si­cio­nes de Europa»

Efrain Chury Iri­bar­ne: Esta­mos reci­bien­do vía tele­fó­ni­ca, como cada lunes a esta hora, a James Petras des­de Nue­va York.

Bue­nos días Petras, ¿cómo estás?

James Petras: Bue­nos días. Esta­mos bien, pron­tos para comenzar.

EChI: Bien, comen­ce­mos con Grecia.

JP: Quie­ro comen­tar pri­me­ro sobre el con­cep­to de lo que lla­man “acuer­do” de este fin de sema­na, que es el segun­do holo­caus­to griego.

El pri­me­ro fue la inva­sión y ocu­pa­ción de los nazis que cos­tó 400 mil muer­tos ‑inclui­dos mi abue­lo y mi tío- duran­te la ocu­pa­ción por el ham­bre y las difi­cul­ta­des que los ale­ma­nes nazis exigieron.

Aho­ra tene­mos el segun­do holo­caus­to, que es el pro­duc­to de las impo­si­cio­nes de Euro­pa, prin­ci­pal­men­te ‑otra vez- ale­ma­nes y la invi­ta­ción del gobierno de Gre­cia, de Ale­xis Tsi­pras, de some­ter al país a un tipo de colonialismo.

Es un colo­nia­lis­mo por invi­ta­ción. Por­que el acuer­do dice tex­tual­men­te que Euro­pa, des­de Bru­se­las, va a man­dar super­vi­so­res para ase­gu­rar que todas las medi­das regre­si­vas se cum­plen pun­tual­men­te y según lo esta­ble­ci­do por los pres­ta­do­res y de los ban­cos en Euro­pa del norte.

Son cin­cuen­ta años de peo­na­je enfren­ta­rá Gre­cia, pagan­do y pagan­do, nada de lo que lla­man “de ayu­da” –prés­ta­mos por 80 mil millo­nes en tres años- va a entrar en Gre­cia, ni un cen­ta­vo. Sim­ple­men­te ese dine­ro pasa de los ban­cos euro­peos a los ban­cos europeos.

No entra­rá al país ni un peso para ali­viar la cri­sis ni esti­mu­lar la economía.

El acuer­do dice que van a pri­va­ti­zar todas las empre­sas grie­gas que pue­dan orga­ni­zar, inclu­so Luz y Fuer­za, la empre­sa más lucra­ti­va del país. Y mucho más: todos los puer­tos, aero­puer­tos; todos los sec­to­res pro­duc­ti­vos que pue­dan encontrar.

Ade­más van a aumen­tar los impues­tos a los ali­men­tos, van a modi­fi­car los acuer­dos labo­ra­les para dar mano fuer­te a los capi­ta­lis­tas para des­pe­dir obre­ros en cual­quier momen­to bajo cual­quier pretexto.

Real­men­te es una gran trai­ción por par­te de Tsipras.

Y aho­ra él bus­ca la rati­fi­ca­ción en el Par­la­men­to. Los par­la­men­ta­rios debe­rían rechazarlo.

Los datos que ten­go, es que algu­nos sec­to­res del par­ti­do Syri­za vota­rán en con­tra y eso resul­ta­rá en una rup­tu­ra, mien­tras Tsi­pras ha dicho que expul­sa­rá del gabi­ne­te a todos los opo­si­to­res. Creo que como resul­ta­do de nue­vas elec­cio­nes, Tsi­pras va a per­der votos por lo que ten­dría que aliar­se con la dere­cha neo­li­be­ral para for­mar el nue­vo gobierno.

Es una situa­ción desas­tro­sa por­que ya los pen­sio­nis­tas, por ejem­plo, han per­di­do el 40% de sus ingre­sos, otro recor­te más sig­ni­fi­ca­rá que la gran mayo­ría de los pen­sio­nis­tas van a caer en la pobre­za. Esto indi­ca que todos los tra­ba­ja­do­res del sec­tor públi­co, que habían con­se­gui­do reim­po­ner­los en el tra­ba­jo, serán expul­sa­dos nuevamente.

El acuer­do sig­ni­fi­ca que Gre­cia entre­ga toda su sobe­ra­nía, toda la posi­bi­li­dad de imple­men­tar medi­das a favor de las gran­des mayo­rías; la colo­ni­za­ción de Gre­cia es com­ple­ta y; el entre­guis­mo de Tsi­pras es definido.

Esto sig­ni­fi­ca que toda esta izquier­da euro­pea no tie­ne mucha impor­tan­cia, son sim­ple­men­te sir­vien­tes del poder.

Lo que dicen es que apo­yan un refe­rén­dum que dice NO y ellos hacen por el SI. La mayo­ría votó con­tra la aus­te­ri­dad y el gobierno imple­men­ta una súper aus­te­ri­dad. El pue­blo con­si­de­ra al nue­vo gobierno como un repre­sen­tan­te de la demo­cra­cia, y el gobierno entre­ga el poder de deci­sión a fun­cio­na­rios extran­je­ros no elegidos.

En suma, las con­tra­dic­cio­nes y la hipo­cre­sía de los izquier­dis­tas indi­can que debe­mos repen­sar lo que es izquier­da; y todos los comen­ta­ris­tas en el exte­rior –con pocas excep­cio­nes- noso­tros inclu­so, hemos dicho muchas veces que no se pue­de fun­cio­nar en las unio­nes con­tro­la­das por los pode­res impe­ria­lis­tas. El impe­ria­lis­mo es la for­ma más domi­nan­te de con­tro­lar y no hay que hablar de socios, como habla Tsi­pras de “nues­tros socios” en Euro­pa. Es como for­mar un esque­ma de inte­gra­ción con Esta­dos Uni­dos y lla­mar a los impe­ria­lis­tas de Washing­ton como socios. No son socios, son explo­ta­do­res, bus­can con­tro­lar los recur­sos y la mano de obra, y quie­ren empo­bre­cer al pue­blo para aumen­tar la ganancia.

Eso es lo que lla­ma­mos ‘inte­gra­ción’ en Euro­pa y en las Américas.

Y me pare­ce impor­tan­te mar­car­lo para todos los que con­si­de­ran una polí­ti­ca de izquier­da. No se pue­de com­pro­me­ter con los paí­ses impe­ria­lis­tas y espe­rar la rea­li­za­ción de refor­mas pro­gre­sis­tas y dejar la subor­di­na­ción, el vasa­lla­je, que está presente.

El pue­blo grie­go va a sufrir tre­men­das pér­di­das, van a que­dar como sir­vien­tes, lim­pia­do­res y meso­ne­ros de los turis­tas ricos que van a Gre­cia aho­ra a encon­trar un pue­blo domi­na­do, humi­lla­do y traicionado.

Es uno de los peca­dos, uno de los peo­res actos de un par­ti­do que pre­ten­de ser de izquier­da en toda mi his­to­ria. Ten­go casi 58 años de mili­tan­cia y nun­ca he vis­to una trai­ción tan pro­fun­da, tan nega­ti­va, sobre un pue­blo entero.

EChI: ¿Hay algu­na sali­da o la suer­te está echada?

JP: La sali­da siem­pre dije –des­de que empe­za­mos a dis­cu­tir esto, en enero- que es dejar de per­te­ne­cer a la orga­ni­za­ción colo­nial que se lla­ma euro­zo­na, la Unión Europea.

Lue­go, desa­rro­llar una polí­ti­ca inde­pen­dien­te, renun­ciar a la deu­da, como hizo Argne­ti­na, Ecua­dor, Islan­dia; y empe­zar a encau­zar los ingre­sos para el repun­te de la Eco­no­mía; finan­ciar el con­su­mo; mejo­rar las capa­ci­da­des de desa­rro­llar la acti­vi­dad públi­ca; nacio­na­li­zar los ban­cos; etc.

Todo está escri­to, noso­tros lo defi­ni­mos temprano.

Si uno vuel­ve a mirar las colum­nas de febre­ro o mar­zo, ya hablá­ba­mos de que era un desas­tre, por­que ante cada capi­tu­la­ción de Gre­cia mayo­res eran las exigencias.

Cuan­do los impe­ria­lis­tas entien­den que hay un gobierno débil, un gobierno dis­pues­to a con­ci­liar, ellos deter­mi­nan los tér­mi­nos de las nego­cia­cio­nes y cada vez que Tsi­pras y Syri­za entre­ga­ban algún docu­men­to, acep­tan­do una u otra de las impo­si­cio­nes; se enfren­ta­ba a mayo­res imposiciones.

La úni­ca solu­ción aho­ra y en el pasa­do, es la rup­tu­ra con Euro­pa y apli­car una nue­va for­ma de orga­ni­zar la Economía.

Dicen que esto cau­sa­ría un caos, pero el caos ya exis­te. La gen­te no encuen­tra tra­ba­jo, los jóve­nes sufren una des­ocu­pa­ción del 60%, no tie­nen nada que perder.

Sería eso: bus­car otra for­ma de orga­ni­zar la Eco­no­mía, socia­li­zar­la; bus­car alia­dos en Rusia, Chi­na, etc.; aumen­tar la capa­ci­dad de pro­du­cir; y no some­ter­se a los ban­ca­rios. Por­que hoy la mayor par­te de lo que Gre­cia pro­du­ce va a pagar la deu­da, no entra en el bol­si­llo de la gen­te ni en el Teso­ro griego.

Por eso creo que lo mejor que pue­de pasar hoy en Gre­cia es que el Par­la­men­to recha­ce el acuer­do y fuer­ce a nue­vas elec­cio­nes, recha­zan­do a Tsi­pras ‑que se vaya al infierno- y bus­can­do otra direc­ción. El Par­ti­do Comu­nis­ta de Gre­cia, des­de el comien­zo, dijo que Syri­za era un trai­dor, un par­ti­do dis­pues­to a cola­bo­rar con Euro­pa, la OTAN, etc.

Y tenían razón.

Creo que un reagru­pa­mien­to de par­ti­dos e indi­vi­duos, pue­de for­mar por lo menos una opo­si­ción. Y creo que Syri­za con Tsi­pras a la cabe­za va a for­mar alian­za con los par­ti­dos de la dere­cha, por­que aho­ra ambos apo­yan la aus­te­ri­dad, la subor­di­na­ción, el peo­na­je de deu­da, el colo­nia­lis­mo. Enton­ces creo que lo mejor es que el gobierno pase a elec­cio­nes, hay una opo­si­ción ver­da­de­ra en Gre­cia, la dere­cha se uni­fi­ca­rá entre sí para otra vez enfren­tar la cri­sis grie­ga, que pasa­rá por huel­gas gene­ra­les, movi­li­za­ción de la juven­tud, barri­ca­das en las prin­ci­pa­les ciu­da­des, etc. Esa es la úni­ca respuesta.

EChI: ¿Cómo está la situa­ción en Venezuela?

JP: Bueno, allí la inter­ven­ción nor­te­ame­ri­ca­na es notable.

Están uti­li­zan­do todos los ins­tru­men­tos de la gue­rra de cla­ses: finan­cian par­ti­dos, finan­cian para­mi­li­ta­res, tra­ba­jan jun­to a empre­sa­rios loca­les para fomen­tar abas­te­ci­mien­to; etc. Es decir, están hacien­do todo lo posi­ble para crear una situa­ción eco­nó­mi­ca nega­ti­va y gene­rar el des­con­ten­to popular.

Por otra par­te, el gobierno está tra­tan­do de man­te­ner los pro­gra­mas socia­les pese a la bru­tal caí­da del pre­cio del petró­leo; el gobierno tra­ta de movi­li­zar al pue­blo, para que se man­ten­ga la alian­za del pue­blo con las fuer­zas arma­das. Pero tie­nen que inver­tir en diver­si­fi­car la Eco­no­mía, hace tiem­po que veni­mos dicien­do que no se pue­de man­te­ner una Eco­no­mía en base a petró­leo sola­men­te. Y esa es la par­te difí­cil por­que el gobierno depen­de del petró­leo cuyo pre­cio a caí­do a un ter­cio de lo que valía, por lo que es nece­sa­rio cana­li­zar de una for­ma u otra, todo lo que el gobierno tie­ne en la pro­duc­ti­vi­dad actual y en lo posi­ble, finan­ciar impor­ta­cio­nes para com­prar ele­men­tos que satis­fa­gan las nece­si­da­des bási­cas del pueblo.

Va a ser una lucha muy dura elec­to­ral­men­te y creo que debe­mos estar a la espe­ra por­que el gobierno tie­ne sufi­cien­te fuer­za para ganar una mayo­ría estre­cha, que pue­de ser inclu­so para evi­tar un refe­rén­dum. Por­que la dere­cha bus­ca ganar las elec­cio­nes legis­la­ti­vas para con­vo­car a un refe­rén­dum y tra­tar de derrro­car al gobierno de Nico­lás Madu­ro., Y si no lo con­si­guen pue­den vol­ver a tra­tar de lan­zar un gol­pe de Esta­do. Y ese es el peligro.

EChI: ¿Hay algún otro tema que nos quie­ras analizar?

JP: Si, hay dos temas.

Pri­me­ro, hay una lucha inter­na en Ucra­nia entre los neo­na­zis, el sec­tor de la ultra­de­re­cha, y los gol­pis­tas en Kiev. Están pelean­do con armas, ya es una bol­sa de gatos, peleán­do­se entre los nazis y los cipa­yos de la OTAN.

Esto debe­mos ano­tar­lo por­que los opo­si­to­res, demó­cra­tas orien­ta­les, están defen­dién­do­se no sólo con­tra el gol­pis­mo sino ade­más con­tra los nazis. Y aho­ra los nazis y los gol­pis­tas se pelean a ver quién gobier­na el país, y no hay nada que ele­gir entre ambos pues nin­gu­nos repre­sen­ta la volun­tad del pue­blo; sólo el pue­blo del orien­te ucra­niano, armas en mano, está defen­dien­do el país y la democracia.

Final­men­te me quie­ro refe­rir a la vis­ta del Papa por algu­nos paí­ses de Amé­ri­ca Lati­na, que repre­sen­ta en un sen­ti­do un repu­dio al capi­ta­lis­mo sal­va­je, el capi­ta­lis­mo que no toma en cuen­ta las nece­si­da­des socia­les. Esto ha reci­bi­do bas­tan­te publi­ci­dad por la izquier­da, mien­tras la dere­cha tra­ta de dis­tor­sio­nar el dis­cur­so, dicien­do que le Papa tam­bién cri­ti­ca a los gober­nan­tes de izquierda.

Una fra­se del Papa que tuvo reso­nan­cia en la pren­sa inter­na­cio­nal es cuan­do cri­ti­có la ideo­lo­gía, dicien­do que la ideo­lo­gía en el siglo pasa­do tuvo efec­tos nega­ti­vos Pero el mis­mo Papa está arti­cu­lan­do una ideo­lo­gía, una ideo­lo­gía de bien­es­tar social, cri­ti­ca el capi­ta­lis­mo, etc. Y eso es una ideología.

Creo que la ideo­lo­gía del Papa es en con­tra del neo­li­be­ra­lis­mo y en con­tra del mar­xis­mo. Y tra­ta una fór­mu­la cor­po­ra­ti­vis­ta, en la que el capi­tal, el tra­ba­jo y el Esta­do jun­tos tra­ba­jan para el bien del país. Pero esto des­cuen­ta un fac­tor bien impor­tan­te en la bús­que­da del bien­es­tar social: sin lucha de cla­ses no pue­den alcan­zar­se las metas que plan­tea el Papa.

Por ejem­plo el Papa dice que baje la des­igual­dad, pero eso no va a ocu­rrir sin lucha de cla­ses por­que los capi­ta­lis­tas no van a escu­char y aca­tar el men­sa­je del Papa y entre­gar sus ganan­cias. Tam­bién pode­mos decir que no va a ter­mi­nar con la pobre­za sin lucha de cla­ses, por­que los pobres están pobres por­que los capi­ta­lis­tas han toma­do el con­trol de los medios de pro­duc­ción y han ido aumen­tan­do las tasas de ganancia.

Enton­ces, hay una con­tra­dic­ción: si el Papa no reco­no­ce la fuer­za motor de la his­to­ria que es la lucha de cla­ses, toda los gran­des idea­les y las crí­ti­cas jus­tas que hace al capi­ta­lis­mo, no tie­ne un apo­yo social y una for­ma de rea­li­zar­los. Esto me pare­ce lo nega­ti­vo y lo posi­ti­vo de la visi­ta del Papa.

EChI: Muy bien Petras valo­ra­mos muchí­si­mo todos estos apor­tes, gra­cias y nos reen­con­tra­mos el lunes.

JP: Muchas gra­cias. Un abra­zo a los oyentes.

Trans­cri­bi­mos este aná­li­sis radi­cal que usted pue­de vol­ver a escu­char en el siguien­te enlace:

http://​www​.ivoox​.com/​j​a​m​es-petras-13 – 7‑au­dios-mp3_rf_4781639_1.html

(*) Escu­che en vivo los lunes a las 11:30 horas (hora local) la audi­ción de James Petras por CX36, Radio Cen­te­na­rio, en el 1250AM del dial uru­gua­yo y des­de Mon­te­vi­deo (Uru­guay) para todo el mun­do a tra­vés dewww​.radio36​.com​.uy

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *