Deu­da grie­ga, FMI y des­va­lo­ri­za­ción de capital

En una nota que escri­bí en sep­tiem­bre de 2011, refe­ri­da al tra­ba­jo de Reinhart y Rogoff This Time is Dif­fe­rent. A Pano­ra­mic View of Eight Cen­tu­ries of Finan­cial Cri­sis (NBER, 2008), apuntaba:

«Reinhart y Ron­goff encuen­tran que his­tó­ri­ca­men­te olas sig­ni­fi­ca­ti­vas de incre­men­ta­da movi­li­dad de capi­ta­les son segui­das, a menu­do, por serie de cri­sis ban­ca­rias domés­ti­cas. Esto se debe a que las fases alcis­tas son segui­das por cri­sis de sobre­pro­duc­ción, con vio­len­tas caí­das de los pre­cios y los valo­res. La acu­mu­la­ción de deu­das por par­te de los gobier­nos, y su pos­te­rior liqui­da­ción vio­len­ta, no es aje­na a esta diná­mi­ca. Es que los defaults de las deu­das exter­nas de los gobier­nos for­man par­te de las des­va­lo­ri­za­cio­nes de capi­ta­les, que acom­pa­ñan toda cri­sis (lo que Marx lla­ma­ba las “revo­lu­cio­nes de los valo­res”). El repu­dio de las deu­das o su pago con mone­da envi­le­ci­da, son las vías por medio de las cua­les se rea­li­zan esas des­va­lo­ri­za­cio­nes. Por esto tam­bién, en deter­mi­na­do pun­to, los repre­sen­tan­tes del esta­blish­ment eco­nó­mi­co admi­ten que la úni­ca sali­da para res­ta­ble­cer la acu­mu­la­ción del capi­tal pasa por el default y la rees­truc­tu­ra­ción de las deu­das. Suce­dió en Argen­ti­na en 2001 (en EEUU y otros cen­tros había con­sen­so de que no había otra sali­da) y es lo que se bara­ja hoy para Gre­cia»¹.


El acuer­do que la Cum­bre Euro­pea aca­ba de impo­ner a Gre­cia des­mien­te, en prin­ci­pio, la espe­cu­la­ción que hacía en 2011 con res­pec­to a la deu­da grie­ga, y que tam­bién con­si­de­ré en una nota recien­te. Las con­di­cio­nes impues­tas por Ale­ma­nia, secun­da­da por Fin­lan­dia, Holan­da y otros paí­ses, son extre­ma­da­men­te duras. Pero por eso mis­mo han gene­ra­do resis­ten­cias en bue­na par­te de las «altas finan­zas», y de otros gobier­nos euro­peos. En par­ti­cu­lar, el FMI está plan­tean­do que es impo­si­ble que Gre­cia pue­da cum­plir lo que se le ha impuesto.
Efec­ti­va­men­te, el FMI publi­có ayer un infor­me² en el que plan­tea que, debi­do al dete­rio­ro de la eco­no­mía grie­ga, agra­va­da por el cie­rre de los ban­cos y los con­tro­les de capi­ta­les, las nece­si­da­des de finan­cia­mien­to, has­ta 2018, se ele­va­ron a 86.000 millo­nes de euros, esto es, 25.000 millo­nes más de lo que se había pre­vis­to hace dos semanas.
Por lo tan­to, y pre­vien­do un cier­to cre­ci­mien­to de la eco­no­mía, la deu­da aumen­ta­ría al 200% del PBI en los pró­xi­mos dos años, y sería del 170% en 2022. En este mar­co, las nece­si­da­des de finan­cia­mien­to bru­to (o sea, pago de intere­ses y devo­lu­ción de capi­tal) se ubi­ca­rían por enci­ma del 15% del PBI, y segui­rían cre­cien­do en el lar­go pla­zo. Estas pro­yec­cio­nes, ade­más, son pasi­bles de revi­sión y podrían empeo­rar: a Gre­cia se le exi­ge que man­ten­ga un supe­rá­vit pri­ma­rio del 3,5% del PBI por varios años, algo que prác­ti­ca­men­te nin­gún país ha logra­do; el Gobierno no podría resis­tir las pre­sio­nes polí­ti­cas para sos­te­ner seme­jan­te supe­rá­vit. Ade­más, la eco­no­mía no podrá pasar en pocos años a tener alta pro­duc­ti­vi­dad, y los ban­cos segu­ra­men­te nece­si­ta­rán más inyec­cio­nes de capi­tal. Dada este dra­má­ti­co dete­rio­ro de la sus­ten­ta­bi­li­dad de la deu­da, el FMI plan­tea que es nece­sa­ria una rees­truc­tu­ra­ción de la mis­ma en gran esca­la. Una posi­bi­li­dad es que se otor­gue a Gre­cia un perío­do de gra­cia por 30 años sobre el total del stock de deu­da, inclu­yen­do asis­ten­cia finan­cie­ra; sería la mane­ra de evi­tar una reba­ja del stock de deu­da. La otra alter­na­ti­va es que se reduz­ca la deuda.
La pos­tu­ra del FMI sería coin­ci­den­te con la de Washing­ton, y algu­nos gobier­nos euro­peos, el de Fran­cia en pri­mer lugar. Algu­nos pue­den pen­sar que el FMI y Oba­ma pasa­ron a mili­tar del lado del «pro­gre­sis­ta» del capi­tal. Pero la reali­dad es que son cons­cien­tes de que la úni­ca for­ma que Gre­cia pague es si se reanu­da la pro­duc­ción de valor y plus­va­lor, y con ella la acu­mu­la­ción. Y para esto es nece­sa­rio asu­mir una masi­va des­va­lo­ri­za­ción del capi­tal (la des­va­lo­ri­za­ción de capi­tal tam­bién se pro­du­ci­ría si Gre­cia aban­do­na el euro y vuel­ve al drac­ma). No hay otra for­ma. Las dife­ren­cias con Mer­kel, y los otros «duros», giran en torno a esta cues­tión. Todo hace supo­ner, ade­más, que Syri­za se adap­ta­ría per­fec­ta­men­te a un pro­gra­ma como el que pro­po­ne el FMI. Nada revo­lu­cio­na­rio ni «del otro mun­do» enton­ces; son los mar­cos en los que se mue­ve el «socia­lis­mo bur­gués» en los tiem­pos de la glo­ba­li­za­ción del capital.
Rolan­do Astarita
15 de julio de 2015

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *