Lec­ción «prác­ti­ca» de capi­ta­lis­mo, nacio­na­lis­mo e internacionalismo

En la madru­ga­da de hoy, lunes 13 de julio, y lue­go de 17 horas de sesio­nes en la Cum­bre Euro­pea, Ale­xis Tsi­pras fir­mó una capi­tu­la­ción com­ple­ta. Lo acep­ta­do por el pri­mer minis­tro grie­go es aún peor que la pro­pues­ta ante­rior de la troi­ka, recha­za­da por el refe­rén­dum; y peor de lo que lle­vó el mis­mo Tsi­pras a la Cum­bre1.
Aho­ra se impo­ne al Par­la­men­to grie­go la apro­ba­ción, con pla­zo máxi­mo el miér­co­les 15, de la amplia­ción de la base del IVA; la refor­ma del sis­te­ma de pen­sio­nes; y la intro­duc­ción de recor­tes auto­má­ti­cos de gas­tos si no se logran los obje­ti­vos de supe­rá­vit fiscal.
Pero estas son «solo» con­di­cio­nes para nego­ciar un memo­rán­dum de enten­di­mien­to con los acree­do­res. Entre otras medi­das, Gre­cia debe­rá revi­sar todo lo legis­la­do des­de febre­ro (sal­vo las medi­das para paliar la cri­sis huma­ni­ta­ria); adop­tar medi­das pro mer­ca­do, de acuer­do con las reco­men­da­cio­nes de la OCDE, inclu­yen­do comer­cios abier­tos los domin­gos, aper­tu­ra de la pro­pie­dad de far­ma­cias, y otros nego­cios. Debe «moder­ni­zar» las nego­cia­cio­nes colec­ti­vas de los sin­di­ca­tos; per­mi­tir des­pi­dos colec­ti­vos, según las prác­ti­cas de la Unión Euro­pea. Se dis­po­ne asi­mis­mo que las polí­ti­cas del mer­ca­do de tra­ba­jo en nin­gún caso vol­ve­rán a dis­po­si­cio­nes «que no son com­pa­ti­bles con el obje­ti­vo de pro­mo­ver el cre­ci­mien­to». El gobierno grie­go tam­bién debe com­pro­me­ter­se a for­ta­le­cer el sis­te­ma financiero.
Por otra par­te, Gre­cia debe­rá desa­rro­llar un pro­gra­ma de pri­va­ti­za­cio­nes de esca­la, entre ellas la red de elec­tri­ci­dad. Lo pro­du­ci­do serán pues­to en un fon­do inde­pen­dien­te (es una espe­cie de fidei­co­mi­so) de unos 50.000 millo­nes de euros. El 50% se uti­li­za­rá para reca­pi­ta­li­zar los ban­cos; de lo res­tan­te, el 50% se usa­rá para pagar deu­da y el otro 50% para inver­sio­nes. El fon­do esta­rá en Gre­cia, no en Luxem­bur­go, como se esta­ble­cía ori­gi­na­ria­men­te, y será mane­ja­do por grie­gos, pero bajo super­vi­sión de la Unión Europea.
Tam­bién se obli­ga a Gre­cia a ceder sobe­ra­nía, ya que las ins­ti­tu­cio­nes de la Unión Euro­pea y el FMI van a ins­pec­cio­nar la apli­ca­ción de las polí­ti­cas. En otras pala­bras, los acree­do­res podrán enviar vee­do­res con pleno acce­so a los minis­te­rios y poder de veto sobre la legis­la­ción. En tan­to, el BCE man­tie­ne las res­tric­cio­nes a la pro­vi­sión de dine­ro a los ban­cos griegos.
Todas estas se con­si­de­ran medi­das indis­pen­sa­bles para nego­ciar con Gre­cia un alar­ga­mien­to de los pla­zos de pago y reduc­ción de intere­ses (pero sin reduc­ción de la deu­da de 310.000 millo­nes de euros). La Cum­bre euro­pea asu­me que Gre­cia nece­si­ta entre 82.000 y 86.000 millo­nes de euros.
Natu­ral­men­te, Tsi­pras aho­ra se enfren­ta a una rebe­lión entre sus par­la­men­ta­rios y en su par­ti­do. Muchos hablan de la for­ma­ción de un gobierno de uni­dad nacio­nal, con el Pasok y Nue­va Demo­cra­cia. Todo esto se desa­rro­lla en un mar­co de pará­li­sis de la eco­no­mía grie­ga. Los ban­cos están en una situa­ción muy com­pli­ca­da, por­que sufren el reti­ro de depó­si­tos, por un lado, y tie­nen muchos acti­vos inco­bra­bles, inclu­yen­do deu­da del gobierno grie­go. Las pena­li­da­des de las masas tra­ba­ja­do­ras y del pue­blo son inmen­sas, y aho­ra se anun­cia más sufrimiento.
Lec­ción prác­ti­ca de capitalismo
Muchos refor­mis­tas y per­so­nas de bue­na volun­tad soña­ban, has­ta la sema­na pasa­da, con fra­ses sono­ras y «refe­rén­dums con el pue­blo deci­dien­do sus des­ti­nos». Algu­nos des­pre­ve­ni­dos lle­ga­ron a hablar de «entra­da en una nue­va épo­ca his­tó­ri­ca en toda Euro­pa» (sic, publi­ca­do en Bue­nos Aires). Creían el cuen­to de «la polí­ti­ca de la gen­te se impo­ne por sobre los mer­ca­dos y los acree­do­res». Creían que Ate­nas iba a nego­ciar con una socie­dad de bene­fi­cen­cia. Creían que las rela­cio­nes socia­les se pasan por alto a fuer­za de dis­cur­sos e ima­gi­na­ción colec­ti­va. Hubo inclu­so alguno que pro­po­nía levan­tar fir­mas en res­pal­do de Tsi­pras, para enviar a la ONU y que inter­ven­ga el Con­se­jo de Segu­ri­dad. En fin, se aho­ga­ban en frases.
Pero en Bru­se­las a nues­tros «hones­tos demó­cra­tas» los espe­ra­ban para recor­dar­les que esto no es una socie­dad de bene­fi­cen­cia, sino de explo­ta­ción; que por enci­ma de sus enso­ña­cio­nes, están los con­tra­tos y las rela­cio­nes obje­ti­vas de poder eco­nó­mi­co. Por eso, les die­ron a enten­der, sin vuel­tas, que las deu­das en el capi­ta­lis­mo hay que pagar­las con plus­va­lía «con­tan­te y sonan­te», esto es, con tra­ba­jo humano, al que hay que expri­mir a más no poder. En una pala­bra, los acree­do­res con­vir­tie­ron el triun­fo de papel en papel moja­do. Y enton­ces, como bue­nos demó­cra­tas peque­ño bur­gue­ses, los que iban a enfren­tar al «capi­tal finan­cie­ro», aga­cha­ron la cabe­za y vol­vie­ron a Ate­nas dis­pues­tos a hacer tra­gar al pue­blo el sapo de la «lec­ción prác­ti­ca» de capi­ta­lis­mo «prác­ti­co». Y en eso están, a estas horas.
No hay sali­da nacional
Lo suce­di­do en estos últi­mos días pone en evi­den­cia que las sali­das de tipo «capi­ta­lis­mo nacio­nal», son inca­pa­ces de opo­ner una alter­na­ti­va cohe­ren­te al capi­tal mun­dia­li­za­do. Los acree­do­res pusie­ron a los repre­sen­tan­tes de Ate­nas ante la dis­yun­ti­va de acep­tar sus con­di­cio­nes, o dejar el euro. Diga­mos, la sar­tén o el fue­go, por­que una vuel­ta al drac­ma, en tan­to se man­ten­gan las rela­cio­nes capi­ta­lis­tas, tam­po­co aho­rra­rá los padecimientos.
Pero los acree­do­res pudie­ron hacer eso por­que la cla­se obre­ra de sus pro­pios paí­ses los deja actuar así. Es que las cla­ses domi­nan­tes de Ale­ma­nia, Holan­da, Aus­tria y otros paí­ses euro­peos, han ali­men­ta­do la idea de que «nues­tros con­tri­bu­yen­tes no deben pagar el res­ca­te de Gre­cia» (y la deu­da la tie­nen, mayo­ri­ta­ria­men­te, los Esta­dos). Por otra par­te, otros muchos tra­ba­ja­do­res no ven futu­ro por fue­ra del euro; y otros, en fin, adop­tan posi­cio­nes nacio­na­lis­tas, com­bi­na­das con pos­tu­ras reac­cio­na­rias (como lo son gru­pos de ultra­de­re­cha, inclu­so alia­dos a Syri­za en Gre­cia). Este cua­dro deter­mi­nó una rela­ción de fuer­zas favo­ra­ble al capi­tal, al menos has­ta aho­ra. No hay que enga­ñar­se con pala­bre­ría alti­so­nan­te sobre este pun­to. Ade­más, hay que admi­tir, y decir­lo cru­da­men­te, que los socia­lis­tas peque­ño bur­gue­ses y socia­lis­tas bur­gue­ses no tie­nen alter­na­ti­va que no sea su refor­mis­mo senil y nacional.
Las ban­de­ras del inter­na­cio­na­lis­mo socialista
Por eso, fren­te a este pano­ra­ma, la úni­ca pers­pec­ti­va pro­gre­sis­ta para los tra­ba­ja­do­res euro­peos –esto es, no solo los grie­gos- es el socia­lis­mo inter­na­cio­na­lis­ta. Muchos dirán que no es una sali­da «prác­ti­ca y con­cre­ta». Pero la reali­dad es que no hay sali­das «prác­ti­cas y con­cre­tas» de las cri­sis capi­ta­lis­tas que sean favo­ra­bles a la cla­se obre­ra.
Por eso tam­bién, es hora de plan­tear las cosas abier­ta­men­te, aun­que muchos no com­pren­dan aho­ra, o lo vean irrea­li­za­ble. Hay que decir que inclu­so una sali­da de tipo socia­lis­ta en Gre­cia –esta­ti­za­cio­nes, con­trol y poder obre­ro-será via­ble si logra con­mo­ver y poner en movi­mien­to al res­to de la cla­se obre­ra euro­pea. Los acree­do­res no solo han dado una lec­ción «prác­ti­ca» de capi­ta­lis­mo, sino tam­bién han pues­to en evi­den­cia que la tarea de derro­tar al capi­tal inter­na­cio­na­li­za­do será una tarea de la cla­se obre­ra, uni­da por enci­ma de sus dife­ren­cias nacio­na­les. Marx y Engels, hace más de 160 años, lan­za­ron su famo­so lla­ma­do «Pro­le­ta­rios del mun­do uníos». Des­de enton­ces, las fuer­zas pro­duc­ti­vas han deve­ni­do más inter­na­cio­na­li­za­das. Es la base obje­ti­va, mate­rial, para fun­dar un pro­yec­to inter­na­cio­na­lis­ta, para reto­mar las ban­de­ras de un huma­nis­mo soli­da­rio trans-fron­te­ras. Es más urgen­te que nun­ca antes lo ha sido en la historia.
Rolan­do Astarita
13 de julio de 2015

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *