La dis­tin­ción, el arma del clasismo

Ya han pasa­do 36 años des­de que el soció­lo­go fran­cés Pie­rre Bour­dieu publi­có su libro La dis­tin­ción: Cri­te­rio y bases socia­les del gus­to. Sin duda no es una lec­tu­ra lige­ra, ni que lla­me mucho la aten­ción de las gran­des masas, des­pués de todo no es una nove­la lle­na de emo­cio­nes y aven­tu­ras, sino más bien un estu­dio minu­cio­so y deta­lla­do, lleno de expli­ca­cio­nes meto­do­ló­gi­cas, teó­ri­cas y de con­je­tu­ras revo­lu­cio­na­rias. Lo que pasa entre las líneas de este den­so mate­rial, sin embar­go, for­ma par­te de cada uno de noso­tros; de hecho, tan ínti­ma­men­te que se hace prác­ti­ca­men­te impo­si­ble no sen­tir­se seña­la­do por el autor al leerle.
El estu­dio de Bour­dieu se ha hecho refe­ren­cia socio­ló­gi­ca a nivel mun­dial para el estu­dio de las cla­ses socia­les, y con­si­de­ran­do que la orga­ni­za­ción de la socie­dad en los mode­los polí­ti­co-eco­nó­mi­cos vin­cu­la­dos al capi­ta­lis­mo se da en torno a las cla­ses, empie­za a pare­cer cada vez más con­ve­nien­te echar una mira­da a este estudio.
Toman­do en cuen­ta que las cla­ses son los gru­pos con­for­ma­dos no sólo por los indi­vi­duos que en ellas hacen vida, sino tam­bién por las rela­cio­nes de estos indi­vi­duos entre ellos mis­mos, y de cada cla­se con las otras, ana­ló­gi­ca­men­te, el teji­do de la tela de ara­ña repre­sen­ta­ría las rela­cio­nes, dón­de las cone­xio­nes son cer­ca­nas a lo incon­ta­ble, mien­tras que los orga­nis­mos que hacen vida en ella son las cla­ses. Enton­ces, el míni­mo movi­mien­to o acción de una cla­se hace que a tra­vés de la red de rela­cio­nes afec­te a otras, como el más míni­mo movi­mien­to de una pre­sa se trans­mi­te a tra­vés de la tela de la ara­ña y advier­te al depre­da­dor de su existencia.
En resu­mi­das cuen­tas, lo que Pie­rre Bour­dieu ha hecho es abrir los ojos ante un fenó­meno social en ple­na efer­ves­cen­cia en la socie­dad con­tem­po­rá­nea, y es que el fran­cés expli­ca como las cla­ses domi­nan­tes crean meca­nis­mos para dis­tin­guir­se de las masas, de lo popu­lar. Los vene­zo­la­nos no somos aje­nos a esto. Gene­ra­cio­nes com­ple­tas han vis­to la evo­lu­ción del len­gua­je, del arte, la gas­tro­no­mía, la moda, los estu­dios, y un sin­fín de aspec­tos de la vida coti­dia­na que tie­nen como pro­pó­si­to dis­tin­guir a las cla­ses domi­nan­tes de la cla­se popular.
Es en la dis­tin­ción don­de comien­za el cla­sis­mo, fenó­meno al que los vene­zo­la­nos –insis­to- no somos aje­nos. Y es que expre­sio­nes como «niche», «cha­ba­cano», «ordi­na­rio», y más recien­te­men­te «tie­rruo», apun­tan a nada más y nada menos que a lo popu­lar. De ahí deri­va toda una ter­mi­no­lo­gía aso­cia­da a lo popu­lar, de la que todo aquel que es «alguien en la vida» se quie­re sepa­rar. Es tan­to el esfuer­zo que no bas­ta con dis­tin­guir­se, sino que es nece­sa­rio ini­ciar una cam­pa­ña de des­pre­cio y des­dén, de odio, y even­tual­men­te de mie­do hacia lo popu­lar. Pro­gre­sa la dis­tin­ción, comien­za la per­se­cu­ción, ya no se habla de los exclui­dos, se habla de los mar­gi­na­les. Resul­ta pues cada vez más evi­den­te la pre­sen­cia del cla­sis­mo, que comien­za a tra­vés del len­gua­je y que se per­mea en aspec­tos cada vez más ínti­mos de la vida.
La bur­gue­sía como cla­se domi­nan­te por anto­no­ma­sia, es la res­pon­sa­ble de crear estos arti­fi­cios que segre­gan a la socie­dad. Un curio­so ejem­plo: a tra­vés de los estu­dios se segre­ga al «igno­ran­te» del «ver­sa­do», pero, ¿quién dice que aquel con un títu­lo uni­ver­si­ta­rio es, sólo por esto, un ver­sa­do? Y, ¿quién dice que una per­so­na que aban­do­nó los estu­dios bási­cos o inter­me­dios es, sólo por esto, un igno­ran­te? Las cla­ses domi­nan­tes valo­ran el cono­ci­mien­to aca­dé­mi­co, pues les pro­vee de un meca­nis­mo de dis­tin­ción; sin embar­go, cuan­do el acce­so a la edu­ca­ción se pro­fun­di­za, como es el caso vene­zo­lano, entran otras cues­tio­nes en jue­go, aún den­tro del mis­mo tema. Así pues, al apla­nar­se las dife­ren­cias sobre las titu­la­cio­nes aca­dé­mi­cas, la dis­tin­ción ven­drá dada por la casa de estu­dios que otor­ga el títu­lo. Y es que, siem­pre que la exclu­sión esté pre­sen­te, la bur­gue­sía gene­ra­rá meca­nis­mos de distinción.
Estos son los casos más sen­ci­llos y más visi­bles que se pue­den con­se­guir, sin embar­go, como decía ante­rior­men­te, la hege­mo­nía cul­tu­ral, eco­nó­mi­ca y has­ta polí­ti­ca que deten­tó en algún momen­to la bur­gue­sía vene­zo­la­na, ha sido suje­ta a cam­bios y trans­for­ma­cio­nes nece­sa­rias para ajus­tar­se a los tiem­pos moder­nos, a las nue­vas reali­da­des de un país en un pro­ce­so de pro­fun­da trans­for­ma­ción polí­ti­ca, eco­nó­mi­ca y social.
La gas­tro­no­mía es otro ele­men­to intere­san­te de ana­li­zar, y es que con la trans­cul­tu­ri­za­ción y la intro­duc­ción de nue­vas for­mas de expre­sión culi­na­ria, de nue­vos pla­tos traí­dos de hori­zon­tes que ante­rior­men­te eran com­ple­ta­men­te aje­nos a los vene­zo­la­nos, se pue­de obser­var nue­va­men­te el cam­bio de «lo refi­na­do» o dis­tin­gui­do, para la segre­ga­ción social. El fenó­meno de la comi­da rápi­da per­meó a la socie­dad vene­zo­la­na casi por com­ple­to, es difí­cil pasar por algu­na zona de la capi­tal sin ver al menos un «perro­ca­len­te­ro». Sin embar­go, y para comen­zar a valo­rar las suti­le­zas de la dis­tin­ción, no es lo mis­mo comer en el carri­to de la esqui­na de la casa que ir a una de las gran­des fran­qui­cias inter­na­cio­na­les, a pesar de que ven­den el mis­mo pro­duc­to. Y con este últi­mo ejem­plo ape­nas si se roza la super­fi­cie de la distinción.
Si nos pro­po­ne­mos hablar de ele­men­tos que dis­tin­guen con mayor fuer­za, enton­ces no hable­mos de la comi­da cha­ta­rra, hable­mos de la fina gas­tro­no­mía inter­na­cio­nal. Un ejem­plo muy cla­ro es el sushi, bas­tan­te cos­to­so, con una difu­sión mediá­ti­ca impor­tan­te, lleno de ese ele­men­to exó­ti­co que atrae a los «atre­vi­dos». Sin embar­go, se pue­de decir que está bas­tan­te masi­fi­ca­do, y, ¿pode­mos decir lo mis­mo de la comi­da fran­ce­sa? , tam­bién bas­tan­te cos­to­sa, con el mis­mo ele­men­to exó­ti­co, pero ¿cuán­tos res­tau­ran­tes de comi­da fran­ce­sa se encuen­tran en los cen­tros comer­cia­les del país? Aquí entra la dis­tin­ción en otras cate­go­rías, aquí se sepa­ra a loscono­ce­do­res de la gas­tro­no­mía de los faná­ti­cos de la comi­da. Son suti­les las dife­ren­cias, ya no es la segre­ga­ción de la bur­gue­sía con la cla­se popu­lar, es la segre­ga­ción de la bur­gue­sía tra­di­cio­nal con­so­li­da­da con las cla­ses intermedias.
De éste últi­mo ele­men­to de dis­tin­ción par­te una nue­va for­ma de exclu­sión. Se habla enton­ces de la alcur­nia o del abo­len­go, de «las fami­lias de bien», y se les sepa­ra de «los nue­vos ricos» de los que el mis­mo Bour­dieu lla­mó «pre­ten­dien­tes pre­ten­cio­sos», aque­llos que libe­ra­dos del yugo de la satis­fac­ción de las nece­si­da­des bási­cas apues­tan a la dis­tin­ción, pero por no ser par­te de la bur­gue­sía tra­di­cio­nal con­so­li­da­da, y no tener el capi­tal (ni eco­nó­mi­co, ni cul­tu­ral, ni social) de éstos, raya (para la cla­se domi­nan­te) en el absur­do, per­si­guien­do siem­pre la últi­ma van­guar­dia, pero estan­do uno o dos pasos más atrás, y sin embar­go, alar­dean­do de sus gus­tos y hábi­tos refinados.
La dis­tin­ción ter­mi­na sien­do un ele­men­to de impor­tan­cia en la lucha de cla­ses, mue­ve fuer­zas y gene­ra dis­tor­sión en las rela­cio­nes de aque­llos que son apa­ren­te­men­te seme­jan­tes, des­igua­la y sobre­to­do deni­gra. Negar como indi­vi­duos que par­ti­ci­pa­mos en la lógi­ca de la dis­tin­ción es inú­til. Aho­ra, hacer un esfuer­zo cons­cien­te por des­pren­der­se de ésta lógi­ca supo­ne un ejer­ci­cio suma­men­te com­ple­jo, lleno de retos y mar­ca­do por la nece­si­dad de con­ti­nuar y pro­fun­di­zar el pro­ce­so de trans­for­ma­ción, de abrir los sen­ti­dos a nue­vas expe­rien­cias sin los pre­jui­cios de lo refi­na­do o de lo popu­lar, unir, a final de cuentas.
Vicen­te Gar­cía, inves­ti­ga­dor
Fuen­te: http://​www​.gisx​xi​.org/
12 de julio de 2015

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *