Últi­ma hora en Gre­cia: Del absur­do a la tra­ge­dia x Borro­ka Garaia

Stathis Kou­ve­la­kis – Miem­bro del Comi­té Cen­tral de Syri­za

~ Tra­duc­ción inglés cas­te­llano para BGD! por Luis Alda­miz. Ori­gi­nal­men­te publi­ca­do en Jaco­bin, tra­duc­ción grie­go-inglés: Way­ne Hall ~

Quie­nes con­du­cen a Gre­cia y su Izquier­da a la ren­di­ción deben ser con­fron­ta­dos

Cual­quie­ra que esté vivien­do, o inclu­so sim­ple­men­te obser­van­do, la evo­lu­ción de los acon­te­ci­mien­tos en Gre­cia sabe dema­sia­do bien el sig­ni­fi­ca­do de expre­sio­nes como “momen­tos crí­ti­cos”, “cli­ma de ten­sión”, “recha­zo dra­má­ti­co” y “pre­sio­nan­do los lími­tes”. Con la evo­lu­ción acon­te­ci­da des­de el Lunes, algún voca­bu­la­rio nue­vo ten­drá que ser aña­di­do a la lis­ta: lo “absur­do”.

La pala­bra pue­de pare­cer extra­ña, o inclu­so insu­fi­cien­te. ¿ Pero cómo sino pue­de uno carac­te­ri­zar la rever­sión total del sig­ni­fi­ca­do de un even­to como el refe­rén­dum del 5 de Julio, sólo horas des­pués de su con­clu­sión, por aque­llos que lla­ma­ron a votar “no” para empe­zar?

Cómo pue­de uno expli­car que Van­ge­lis Mima­ra­kis, de Nue­va Demo­cra­cia, o el líder de To Pota­mi, Sta­vros Theo­do­ra­kis (cabe­ci­llas del cam­po tan aplas­tan­te­men­te derro­ta­do el domin­go) se hayan con­ver­ti­do en los por­ta­vo­ces ofi­cia­les de la línea segui­da por el gobierno grie­go? Cómo es posi­ble que el “no” demo­le­dor a las polí­ti­cas de aus­te­ri­dad del memo­rán­dum sean inter­pre­ta­das como una línea ver­de para un nue­vo memo­rán­dum? Y para poner­lo en tér­mi­nos de sen­ti­do común: si esta­ban dis­pues­tos a fir­mar algo aún peor y aún más com­pro­me­te­dor que las pro­pues­tas del Pre­si­den­te de la Comi­sión Euro­pea Jean-Clau­de Junc­ker, cuál fue el sen­ti­do del refe­rén­dum y la lucha para lograr una vic­to­ria en él?

La sen­sa­ción de lo absur­do no es sólo un pro­duc­to de este cam­bio de rum­bo ines­pe­ra­do. Sur­ge sobre todo del hecho de que todo esto se desa­rro­lla ante nues­tros ojos como si nada ocu­rrie­ra, como si el refe­rén­dum fue­ra algo así como una alu­ci­na­ción colec­ti­va que aca­ba súbi­ta­men­te, deján­do­nos con­ti­nuar libre­men­te con lo que está­ba­mos hacien­do antes. Pero como no nos hemos con­ver­ti­do todos en lotó­fa­gos, haga­mos al menos un bre­ve resu­men de lo que ha suce­di­do en los últi­mos días.

El pasa­do domin­go el pue­blo grie­go sor­pren­dió a Euro­pa y al mun­do res­pon­dien­do en masa a la lla­ma­da del gobierno y, en con­di­cio­nes sin pre­ce­den­tes según los están­da­res de post­gue­rra de cual­quier país euro­peo, votan­do “no” de for­ma masi­va a las pro­pues­tas coer­ci­ti­vas y humi­llan­tes de los pres­ta­mis­tas. Tan­to la exten­sión del voto del “no” como su com­po­si­ción cua­li­ta­ti­va, con su enor­me pre­sen­cia entre los tra­ba­ja­do­res y la juven­tud, dan tes­ti­mo­nio de la pro­fun­di­dad de las trans­for­ma­cio­nes que han ocu­rri­do, o más bien que han cris­ta­li­za­do, en tan poco tiem­po en la socie­dad grie­ga.

Las movi­li­za­cio­nes de masas, el cli­ma “des­de aba­jo” que ha pre­va­le­ci­do en la últi­ma sema­na, por no men­cio­nar la entu­siás­ti­ca olea­da de soli­da­ri­dad inter­na­cio­nal, ates­ti­guan el inmen­so poten­cial que se ha abier­to por la elec­ción del con­flic­to polí­ti­co popu­lar en lugar de la reti­ra­da.

Pero des­de la maña­na del lunes, antes de que los gri­tos de vic­to­ria en las pla­zas del país se hallan inclu­so com­ple­ta­men­te aho­ga­do, el tea­tro del absur­do dio comien­zo. Bajo la égi­da del, acti­va­men­te pro-“sí”, Pre­si­den­te de la Repú­bli­ca, Pro­ko­pis Pavlo­pou­los, el gobierno con­vo­có a los líde­res de los par­ti­dos derro­ta­dos para ela­bo­rar un mar­co para la nego­cia­ción que pro­po­nía el euro como lími­te exte­rior impa­sa­ble de la posi­ción grie­ga y decla­ran­do espe­cí­fi­ca­men­te que no exis­te man­da­to para aban­do­nar la unión mone­ta­ria.

El públi­co, aún en la nebli­na gozo­sa del domin­go, obser­va como el repre­sen­tan­te del 62 por cien­to se subor­di­na al 38 por cien­to jus­to des­pués de una sono­ra vic­to­ria en favor de la demo­cra­cia y la sobe­ra­nía popu­lar.

El mar­tes, el gobierno, sin una nue­va “pro­pues­ta” que ofre­cer, trans­fie­re sus ope­ra­cio­nes a Bru­se­las para la reu­nión extra­or­di­na­ria del Euro­gru­po, como es abso­lu­ta­men­te lógi­co, se encuen­tra con un nue­vo e inclu­so más seve­ro ulti­má­tum. Al día siguien­te Eucli­des Tsa­ka­lo­tos se estre­na como minis­tro de finan­zas (por ser bre­ve pasa­re­mos por alto el fac­tor de la dimi­sión de Yanis Varou­fa­kis, bas­te decir que fue una deman­da de los pres­ta­mis­tas) con el envío al Meca­nis­mo de Esta­bi­li­dad Euro­peo (ESM), la orga­ni­za­ción que ges­tio­na la mayo­ría de la deu­da grie­ga, una car­ta pidien­do un nue­vo prés­ta­mo de 50 billo­nes de euros, que esta­rá acom­pa­ña­do por supues­to por un ter­cer memo­rán­dum. Se impli­ca que el par­la­men­to comen­za­rá el lunes a votar en la legis­la­ción que lo auto­ri­ce.

La car­ta de Tsa­ka­lo­tos con­ti­núa con refe­ren­cias a que Gre­cia pro­ce­de­rá a “hon­rar sus obli­ga­cio­nes finan­cie­ras con todos sus acree­do­res de mane­ra com­ple­ta y sin retra­sos”. Resul­ta obvio que, pese a las pro­me­sas que se hicie­ron tras la pro­cla­ma­ción del refe­rén­dum sobre “reini­ciar las dis­cu­sio­nes a par­tir de cero”, las “nego­cia­cio­nes” con­ti­núan exac­ta­men­te don­de se deja­ron, con los grie­gos reba­jan­do la barra para sus opo­nen­tes a cada paso del camino.

El mis­mo día, aún pen­dien­te la nue­va “pro­pues­ta” grie­ga, que sería “fia­ble” y deta­lla­da, el Pri­mer Minis­tro Ale­xis Tsi­pras se diri­ge al Par­la­men­to Euro­peo y decla­ra que “si mi obje­ti­vo hubie­ra sido sacar a Gre­cia del euro, no habría hecho las decla­ra­cio­nes que hice jus­to tras el cie­rre de las urnas, ni inter­pre­ta­do el resul­ta­do del refe­rén­dum no como un man­da­to para la rup­tu­ra con Euro­pa sino como un man­da­to para refor­zar nues­tros esfuer­zos nego­cia­do­res y alcan­zar un mejor acuer­do”.

Esto supo­ne más o menos un reco­no­ci­mien­to de que el resul­ta­do del refe­rén­dum esta­ba sien­do inter­pre­ta­do con un fin espe­cí­fi­co en men­te: el de la nego­cia­ción cues­te lo que cues­te y la pre­ven­ción de una rup­tu­ra.

En el mis­mo dis­cur­so, el pri­mer minis­tro esbo­zó sucin­ta­men­te la filo­so­fía que duran­te muchas sema­nas ha esta­do fun­dan­do la estan­cia de la par­te grie­ga y a la que el parén­te­sis del refe­rén­dum no ha cau­sa­do el más míni­mo cam­bio:

“Con estas pro­pues­tas hemos aco­me­ti­do evi­den­te­men­te un com­pro­mi­so pode­ro­so para lograr los obje­ti­vos fis­ca­les que se requie­ren sobre la base de la reglas, por­que reco­no­ce­mos y res­pe­ta­mos el hecho de que la Euro­zo­na tie­ne reglas. Pero nos reser­va­mos el dere­cho de elec­ción, el dere­cho de ser capa­ces, como gobierno sobe­rano, a ele­gir dón­de debe­mos colo­car y dón­de aña­dir la car­ga de los impues­tos, de mane­ra que este­mos en posi­ción de lograr los obje­ti­vos fis­ca­les reque­ri­dos”.

Así el mar­co está defi­ni­do: es el de las medi­das res­tric­ti­vas que ase­gu­ran el supe­rá­vit y apun­tan al pago de la deu­da. Es incon­tes­ta­ble­men­te el mar­co de los memo­rán­dos. El des­acuer­do está en la “dis­tri­bu­ción de la car­ga”. Impli­ca una varian­te de la aus­te­ri­dad (supues­ta­men­te) “más jus­ta social­men­te”, que será pre­sen­ta­da como “redis­tri­bu­ción” al mis­mo tiem­po que per­pe­túa la rece­sión (toda refe­ren­cia a un com­pro­mi­so con medi­das no-rece­sio­na­rias ha sido eli­mi­na­do) y el empo­bre­ci­mien­to de la mayo­ría.

Mien­tras tan­to, y mien­tras se pro­po­nen estás con­fir­ma­cio­nes tran­qui­li­za­do­ras que demo­len lo que que­da­ba de los com­pro­mi­sos pro­gra­má­ti­cos de Syri­za, hay un endu­re­ci­mien­to del esta­do de sitio que el país está sufrien­do, con el Ban­co Cen­tral Euro­peo man­te­nien­do cerra­do el gri­fo de la liqui­dez y recor­tan­do inclu­so más el valor de los bonos ban­ca­rios, con­du­cien­do de mane­ra inexo­ra­ble al colap­so.

Y aún así, a pesar de la gra­ve­dad de la situa­ción y pese al hecho de que a tra­vés de la impo­si­ción de con­tro­les de capi­tal par­te del camino ya ha sido reco­rri­do, nadie, apar­te de Cos­tas Lapa­vit­sas y algu­nos cua­dros de la Pla­ta­for­ma de Izquier­da, está hablan­do de las medi­das auto-evi­den­tes y bási­cas de auto-pro­tec­ción que se nece­si­tan en este tipo de cir­cuns­tan­cias, comen­zan­do por el con­trol públi­co y la nacio­na­li­za­ción del sis­te­ma ban­ca­rio.

La expli­ca­ción para esto es por supues­to muy sen­ci­lla: cual­quier acción de este tipo situa­ría a Gre­cia con un pie fue­ra del euro, lo que el gobierno es com­ple­ta­men­te con­tra­rio a hacer, a pesar del hecho de que inclu­so eco­no­mis­tas con­ven­cio­na­les como Paul Krug­man afir­man que “la mayor par­te del cos­te ya ha sido paga­do” y que es hora de que Gre­cia “cose­che los bene­fi­cios”.

Pero el refe­rén­dum tuvo lugar. No fue nin­gu­na alu­ci­na­ción de la que todo el mun­do se ha recu­pe­ra­do ya. Al con­tra­rio: la alu­ci­na­ción es el inten­to de degra­dar­lo a un “des­aho­go” tem­po­ral, pre­via­men­te a reto­mar el camino cues­ta aba­jo hacia un ter­cer memo­rán­dum.

Y pare­ce que el gobierno está pre­ci­sa­men­te enca­mi­nán­do­se por esa cues­ta sui­ci­da. Ayer, ya al ano­che­cer, envió a todos los par­la­men­ta­rios un tex­to de doce pági­nas escri­to a toda pri­sa, escri­to en inglés por exper­tos envia­dos por el gobierno fran­cés y basa­do en la soli­ci­tud de Tsa­ka­lo­tos de un prés­ta­mo de 50 mil millo­nes de euros al ESM.

No es sino un nue­vo paque­te de aus­te­ri­dad, de hecho una copia casi exac­ta del plan Junc­ker recha­za­do por el elec­to­ra­do hace unos pocos días. Su núcleo es dema­sia­do fami­liar: supe­rá­vits pri­ma­rios, recor­tes de pen­sio­nes, incre­men­to del IVA y otros impues­tos, y un puña­do de medi­das que le den cier­to sabor a “jus­ti­cia social” (un incre­men­to del impues­to de socie­da­des en dos pun­tos). El docu­men­to fue apro­ba­do por todos los minis­tros prin­ci­pa­les excep­to Panos Kam­ne­nos, líder del par­ti­do Grie­gos Inde­pen­dien­tes (ANEL), y Pan­gio­tis Lafa­za­nis, líder de la Pla­ta­for­ma de Izquier­da.

Se ha con­vo­ca­do al Par­la­men­to para votar este tex­to hoy mis­mo, bajo los mis­mos pro­ce­di­mien­tos de emer­gen­cia que fue­ron pre­via­men­te denun­cia­dos enfá­ti­ca­men­te por Syri­za mis­ma. En muchos aspec­tos este pro­ce­so pue­de ser con­si­de­ra­do un “gol­pe par­la­men­ta­rio”, ya que se pide al Par­la­men­to que vote un tex­to que no es ni una pro­po­si­ción de ley ni un acuer­do inter­na­cio­nal, dan­do cier­ta car­ta blan­ca al gobierno para que fir­me cual­quier acuer­do cre­di­ti­cio. Pero esta apro­ba­ción par­la­men­ta­ria ha sido pues­ta como con­di­ción para cual­quier nego­cia­ción ulte­rior por par­te del minis­tro ale­mán de finan­zas Wolf­gang Schäu­ble.

Como era pre­de­ci­ble, y pro­ba­ble­men­te inclu­so pla­ni­fi­ca­do, este acuer­do pro­pues­to ha des­ata­do un cla­mor en Syri­za. De momen­to la mayo­ría de las reac­cio­nes fuer­tes vie­nen de la Pla­ta­for­ma de Izquier­da y otras corrien­tes del ala izquier­da de Syri­za como KOE, la orga­ni­za­ción maoís­ta que tie­ne cua­tro par­la­men­ta­rios. En la dra­má­ti­ca reu­nión de hoy, Lafa­za­nis, minis­tro de ener­gía y líder de la Pla­ta­for­ma de Izquier­da, dijo que el acuer­do es “incom­pa­ti­ble con el pro­gra­ma de Syri­za” y que “no ofre­ce un pano­ra­ma posi­ti­vo al país”. Se espe­ra que los minis­tros de la Pla­ta­for­ma de Izquier­da dimi­tan hoy.

Tha­nas­sis Petra­kos, uno de los tres por­ta­vo­ces del gru­po par­la­men­ta­rio de Syri­za y miem­bro pro­mi­nen­te de la Pla­ta­for­ma de Izquier­da decla­ró:

“El “no” del refe­rén­dum fue un “no” radi­cal y de cla­se. Algu­nos cama­ra­das de alto ran­go insis­ten en la lógi­ca de que “no hay otro modo”. Debe­mos pre­pa­rar­nos para salir de la Euro­zo­na y decir eso a la gen­te de for­ma cla­ra. La Izquier­da tie­ne futu­ro cuan­do abre sus alas a lo des­co­no­ci­do, no a la nada. Aque­llos que insis­ten en que la elec­ción de per­ma­ne­cer en el euro a cual­quier pre­cio debe­rían saber que es un desas­tre. Nece­si­ta­mos una sali­da pre­pa­ra­da para ofre­cer un camino nue­vo. Los pri­me­ros pasos son el con­trol públi­co de los ban­cos y del ban­co cen­tral grie­go, jun­to a medi­das seve­ras a la oli­gar­quía.

Se dice que Varou­fa­kis tam­bién se opo­ne al acuer­do, así como algu­nos par­la­men­ta­rios del gru­po de los “cin­cuen­tai­trés” (el ala izquier­da de la mayo­ría de Syri­za), aun­que en una reu­nión inter­na que hubo ayer se apre­ció una bre­cha sig­ni­fi­ca­ti­va entre los cama­ra­das de a pie y los de ran­go medio, fuer­te­men­te opues­tos al acuer­do, y los par­la­men­ta­rios, mucho más incli­na­dos a apo­yar­lo. El voto que ten­drá lugar esta noche será de impor­tan­cia cru­cial para los acon­te­ci­mien­tos futu­ros, pero tam­bién para el futu­ro de Syri­za.

Más allá de lo que ocu­rra en las pró­xi­mas horas y días, una cosa debe que­dar cla­ra: cual­quier inten­to de can­ce­lar la volun­tad popu­lar de rever­sión de la aus­te­ri­dad y los memo­rán­dos no es sino “hubris” en el anti­guo sen­ti­do grie­go de la pala­bra [“orgu­llo, inso­len­cia, ofen­sa”, N. del T.] Quien ose con­du­cir al país y a la Izquier­da a la ren­di­ción y el des­ho­nor debe estar pre­pa­ra­do para enfren­tar­se a su corres­pon­dien­te Néme­sis.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *