Gre­cia: sin ilu­sio­nes en vic­to­rias «de papel»

El domin­go 5 de julio se reali­zó el refe­rén­dum con­vo­ca­do por el gobierno de Syri­za, para deci­dir si se acep­ta­ban las con­di­cio­nes impues­tas por la troi­ka (el Ban­co Cen­tral Euro­peo, el Fon­do Mone­ta­rio Inter­na­cio­nal y la Unión Euro­pea) para reno­var los prés­ta­mos. Como es cono­ci­do, se impu­so el recha­zo con el 62% de los votos.
El triun­fo del «No» fue carac­te­ri­za­do por gobier­nos lati­no­ame­ri­ca­nos, movi­mien­tos y par­ti­dos nacio­na­lis­tas, y la mayor par­te de la izquier­da, como un gran triun­fo. «Los tra­ba­ja­do­res y el pue­blo grie­go derro­ta­ron las pre­sio­nes del impe­ria­lis­mo, de los ban­que­ros y de la patro­nal grie­ga y su cam­pa­ña del mie­do». «La troi­ka ha sido derro­ta­da». «El pue­blo grie­go le dijo No a los bui­tres». Pala­bras más, pala­bras menos, estas expre­sio­nes fue­ron gene­ra­li­za­das. Sin embar­go, cono­ci­dos los resul­ta­dos del refe­rén­dum, los líde­res de la troi­ka afir­ma­ron que no reto­ma­rían las nego­cia­cio­nes si Tsi­pras no pre­sen­ta­ba una ofer­ta «rea­lis­ta». Y el BCE dijo que no aumen­ta­ría la asis­ten­cia a los ban­cos grie­gos, a la vez que endu­re­ció las con­di­cio­nes de los prés­ta­mos. Dada la pre­sión sobre los depó­si­tos, y la esca­sez de cash, los ban­cos grie­gos con­ti­nua­ron cerra­dos toda la sema­na. Para­le­la­men­te, las encues­tas decían que la mayo­ría de los grie­gos desea per­ma­ne­cer en el euro.
Final­men­te ayer, 9 de julio, el gobierno de Tsi­pras pre­sen­tó una nue­va pro­pues­ta, que es muy simi­lar a la que se recha­zó en el refe­rén­dum. A fin de que se ten­gan los ele­men­tos de jui­cio:
Obje­ti­vos fis­ca­les: están ali­nea­dos con la exi­gen­cia de la troi­ka; el supe­rá­vit pri­ma­rio (esto es, sin pago de los ser­vi­cios de la deu­da) pasa­ría del 1% del PBI en 2015 al 3,5% en 2018.
Impues­tos: el gobierno grie­go acep­ta eli­mi­nar des­cuen­tos del 30% en el IVA gra­dual­men­te en las islas, has­ta 2016 (la troi­ka exi­gía que fue­ra inme­dia­ta­men­te); plan­tea man­te­ner el IVA para hote­les en el 13%, en lugar del usual 23%. El gobierno acep­ta aumen­tar los anti­ci­pos de impues­tos a los ingre­sos de las empre­sas para fines de 2017 (los acree­do­res pedían que fue­ra des­de fines de 2016); eli­mi­nar el tra­ta­mien­to impo­si­ti­vo pre­fe­ren­cial a los gran­je­ros des­de 2017 (la troi­ka tam­bién que­ría que fue­ra des­de 2016. Tam­bién se com­pro­me­te a crear una agen­cia de recau­da­ción autó­no­ma, como exi­gían los acree­do­res.
Pen­sio­nes: acuer­da con los acree­do­res en eli­mi­nar los bene­fi­cios de pen­sio­nes anti­ci­pa­das; pre­vé aho­rros en pen­sio­nes de 0,25% a 0,5% del PBI en 2015 y 1% en 2016, que era la pro­pues­ta pre­via. Acep­ta ele­var la edad de jubi­la­cio­nes a 67 años para 2022 si una per­so­na tie­ne 40 años de apor­tes al sis­te­ma. Acep­ta imple­men­tar una cláu­su­la de «défi­cit cero» para fon­dos suple­men­ta­rios; la dife­ren­cia con la pro­pues­ta de la troi­ka es que esta que­ría que se apli­ca­ra inme­dia­ta­men­te y el gobierno pide hacer­lo des­de octu­bre. Gre­cia tam­bién acep­ta supri­mir una asig­na­ción suple­men­ta­ria a pen­sio­nes bajas para fines de 2019 y empe­zar a dis­mi­nuir­las des­de mar­zo de 2016, en lugar de hacer­lo des­de aho­ra, como pedía la troi­ka.
Gas­to mili­tar: el gobierno grie­go pro­po­ne cor­tar el gas­to mili­tar en 100 millo­nes de euros en 2015 y 200 millo­nes en 2016. Los acree­do­res piden que sean 400 millo­nes inme­dia­ta­men­te. Como com­pen­sa­ción, el gobierno pro­po­ne aumen­tar los impues­tos a los yates de lujo.
Legis­la­ción labo­ral: el gobierno acep­ta la exi­gen­cia de la troi­ka de no tocar los cam­bios que ya se hicie­ron en el mer­ca­do labo­ral. Y se com­pro­me­te a revi­sar las regu­la­cio­nes labo­ra­les, inclui­dos los con­ve­nios colec­ti­vos.
Pri­va­ti­za­cio­nes: se pon­drán en ven­ta las accio­nes del Esta­do en Helle­nic Tele­com­mu­ni­ca­tion Orga­ni­za­tion y se acep­ta la ven­ta de aero­puer­tos regio­na­les.
Como pue­de ver­se, los cam­bios con rela­ción a la pro­pues­ta ante­rior de la troi­ka son ape­nas per­cep­ti­bles. La mayor varian­te está en que Gre­cia pide un prés­ta­mo de 53.500 millo­nes de euros por tres años.
Sin ilu­sio­nes en vic­to­rias «de papel», ni en socia­lis­mos bur­gue­ses
La pro­pues­ta del gobierno grie­go está sien­do dis­cu­ti­da, al momen­to de escri­bir esta nota, en el Par­la­men­to. El ala izquier­da de Syri­za –40 par­la­men­ta­rios sobre 149- esta­ría recha­zán­do­la, y pro­po­ne salir del euro. Pero Tsi­pras se aca­ba de diri­gir al Par­la­men­to dicien­do: «Tene­mos man­da­to del pue­blo grie­go para traer un acuer­do mejor. No tene­mos man­da­to para sacar al país de la euro­zo­na» (toma­do del sitio web del New York Times, 10de julio de 15). Esto es, las alter­na­ti­vas son salir del euro –una sali­da capi­ta­lis­ta «a lo Argen­ti­na 2001»-, que pare­ce per­der terreno; o acep­tar, con varian­tes meno­res, el esque­ma de la troi­ka (que es acep­ta­do tam­bién por bue­na par­te del esta­blish­ment grie­go).
Como dice el dicho, «de la sar­tén al fue­go».
En este sen­ti­do, en la nota ante­rior1, afir­ma­ba: «…con el refe­rén­dum que se ha con­vo­ca­do el Gobierno pone al pue­blo en la alter­na­ti­va de ele­gir entre la per­ma­nen­cia en el euro, con el cos­to de la acep­ta­ción de las con­di­cio­nes de la troi­ka, o la vuel­ta al drac­ma. Todo hace pen­sar que se tra­ta de un chan­ta­je para que la gen­te vote la per­ma­nen­cia en el euro, y acep­te más ajus­te. En cual­quier caso, las dos alter­na­ti­vas se man­tie­nen en los mar­cos del capi­ta­lis­mo, y nin­gu­na pon­drá fin a los pade­ci­mien­tos. Cual­quie­ra de ellas sig­ni­fi­ca más explo­ta­ción».
Esta afir­ma­ción, jun­to a mi carac­te­ri­za­ción de la polí­ti­ca de Syri­za como un «reme­do del “socia­lis­mo bur­gués” que cri­ti­ca­ban Marx y Engels», ha sus­ci­ta­do un recha­zo bas­tan­te viru­len­to de algu­na gen­te. Es que muchos izquier­dis­tas creen fir­me­men­te en las «vic­to­rias anti­im­pe­ria­lis­tas» de papel, y están dis­pues­tos a abrir­le cré­di­to al pri­mer opor­tu­nis­ta que se cru­ce por su camino. Como siem­pre, el pre­tex­to es el «apo­yo crí­ti­co para acom­pa­ñar la expe­rien­cia de las masas». Lo cual que­da muy ele­gan­te y es lo «polí­ti­ca­men­te correc­to» por exce­len­cia.
Pero los inver­so­res no se impre­sio­na­ron dema­sia­do con la «vic­to­ria anti­im­pe­ria­lis­ta» del refe­rén­dum. El lunes y mar­tes los mer­ca­dos ape­nas estor­nu­da­ron por el asun­to grie­go (más impac­to tuvo la caí­da de Chi­na), y hoy vier­nes están aplau­dien­do con una suba de los pre­cios la pro­pues­ta del gobierno de Syri­za. Por supues­to, es pre­ma­tu­ro pre­de­cir cuál va a ser el des­en­la­ce final (la pro­pues­ta tie­ne que ser acep­ta­da por los 19 paí­ses del euro, Ale­ma­nia en pri­mer lugar). Sin embar­go, es sig­ni­fi­ca­ti­vo que Donald Tusk (pre­si­den­te del Con­se­jo Euro­peo), el FMI y los gobier­nos de Oba­ma y Hollan­de, hayan plan­tea­do que es posi­ble y nece­sa­rio lle­gar a un acuer­do. En pala­bras de Tusk, «una pro­pues­ta rea­lis­ta de Ate­nas debe ser empa­re­ja­da con una pro­pues­ta rea­lis­ta de los acree­do­res para la sus­ten­ta­bi­li­dad de la deu­da».
Por eso todo indi­ca que se esti­ra­rían los pla­zos de pago, y se nego­cia­ría algún más o menos en ítems par­ti­cu­la­res. Se tra­ta enton­ces de una dis­cu­sión acer­ca de qué taja­da corres­pon­de a cada uno, y has­ta dón­de se pue­de tirar de la cuer­da. Y con algu­nas cues­tio­nes en dispu­ta que no ata­ñen a los tra­ba­ja­do­res; por ejem­plo, los gas­tos mili­ta­res o los impues­tos a los yates de lujo, y simi­la­res (por eso es una abs­trac­ción hablar sin más del «pue­blo grie­go», por enci­ma de las cla­ses socia­les).
Des­de el pun­to de vis­ta polí­ti­co –y tam­bién ideo­ló­gi­co- reafir­mo enton­ces que lo impor­tan­te es no depo­si­tar ilu­sio­nes en las «habi­li­da­des» del refor­mis­mo bur­gués, aun­que se dis­fra­ce de «socia­lis­ta». La manio­bra de Tsi­pras con el lla­ma­do al refe­rén­dum para recha­zar la casi mis­ma pro­pues­ta que aho­ra pre­sen­ta a la troi­ka, encie­rra esa ense­ñan­za: no hay que engan­char­se en los carros del triun­fa­lis­mo peque­ño bur­gués «pro­gre» y fácil. O triun­fa­lis­mo de papel, como lo lla­mé más arri­ba. Hay que enten­der que las rela­cio­nes socia­les de pro­duc­ción y de cam­bio no se modi­fi­can con refe­rén­dums. Las rela­cio­nes socia­les ejer­cen una coer­ción obje­ti­va que, en situa­cio­nes de cri­sis capi­ta­lis­tas, solo se ven­cen con la fuer­za. Para que lo entien­da cual­quier refor­mis­ta «ad usum»: hoy no hay refe­rén­dum grie­go que obli­gue a un ban­que­ro ale­mán o fran­cés a poner euros en un ban­co grie­go, si no está deci­di­do a hacer­lo. Y no hay for­ma de enfren­tar una cri­sis del nivel de la grie­ga con pape­le­tas elec­to­ra­les.
En algu­na nota ante­rior plan­teé que la izquier­da debe­ría tomar­se en serio una reco­men­da­ción de Marx: apren­der a luchar sin ilu­sio­nes. Enten­dien­do por «ilu­sión» una espe­ran­za sin fun­da­men­to real de lograr lo que se anhe­la. Para esto, lo pri­me­ro es pre­sen­tar las cosas de for­ma rea­lis­ta. Es que no hay nada más des­mo­ra­li­za­dor que lle­var a las masas a calle­jo­nes sin sali­da. Y no hay nada más estú­pi­do que con­ver­tir­se en com­par­sa por izquier­da de la des­mo­ra­li­za­ción orga­ni­za­da. Es el pri­mer paso, ade­más, para avan­zar hacia la inde­pen­den­cia de cla­se.
Rolan­do Asta­ri­ta
10 de julio de 2015
Fuen­te: https://​rolan​doas​ta​ri​ta​.word​press​.com/

1Véa­se: http://​www​.matxin​gu​nea​.org/​d​o​k​u​m​e​n​t​u​a​/​g​r​e​c​i​a​-​a​l​-​b​o​r​d​e​-​d​e​l​-​d​e​f​a​u​lt/

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *