«La figu­ra de Múji­ca está al ser­vi­cio de la opresión»

Entre­vis­ta a Irma Lei­tes, acti­vis­ta social uru­gua­ya y crí­ti­ca con el Fren­te Amplio.
Tra­ba­ja­ba en una tex­til y estu­dia­ba secun­da­ria en el turno noc­turno cuan­do empe­zó a mili­tar
en orga­ni­za­cio­nes de izquier­das a los 15 años. Con el ini­cio de la dic­ta­du­ra a Uru­guay Irma Lei­tes fue dete­ni­da y tor­tu­ra­da para per­te­ne­cer al Movi­mien­to de Libe­ra­ción Nacio­nal-Tupa­ma­ros (MLN‑T). Nue­ve años de pri­sión y tres años de exi­lio en Sue­cia hicie­ron que con­ti­nua­ra fir­me en su con­vic­ción revo­lu­cio­na­ria y anti­au­to­ritaria. Total­men­te en des­acuer­do con la inte­gra­ción del MLN‑T en la coa­li­ción del Fren­te Amplio, Lei­tes aban­do­nó este par­ti­do en 1989. Hoy tie­ne 62 años, sigue luchan­do des­de fue­ra de las ins­ti­tu­cio­nes y con­ti­núa recla­mando jus­ti­cia para los miles de com­pa­ñe­ras de lucha que con­ti­núan des­apa­re­ci­das. Me reci­be en las esca­le­ras de la Facul­tad de la Repú­bli­ca, en Mon­te­vi­deo, en la mano un mateuna son­ri­sa familiar.
Empe­zas­te a mili­tar de muy joven y la lucha te ha depa­ra­do varias tra­bas; ¿cómo ha evo­lu­cio­na­do tu pen­sa­mien­to en estos 50 años de activismo?

Mi for­ma­ción como revo­lu­cio­na­ria fue siem­pre muy auto­di­dac­ta y autó­no­ma y siem­pre inten­té man­te­ner la cabe­za por este camino, inten­tan­do vivir según pien­so. Creo que la evo­lu­ción de mi pen­sa­mien­to ha ten­di­do a ir hacia más liber­tad, hacia más pro­fun­di­dad. Por ejem­plo, inte­gré un movi­mien­to que con­si­de­ra­ba que la revo­lu­ción pasa­ba nece­sa­ria­men­te por una eta­pa de libe­ra­ción nacio­nal, cosa que hoy no pien­so. Esta visión toda­vía bebía mucho de una con­cep­ción bur­gue­sa de los pro­ce­sos de cam­bio, hoy en día opino que las rup­tu­ras son rup­tu­ras o no lo son, que no hay que pasar por un desa­rro­llo capi­ta­lis­ta para hacer la revolución.

¿Es decir que aho­ra no coin­ci­des ni con el MLN‑T de hoy ni con el MLN‑T de los seten­ta?
Yo me voy ofi­cial­men­te del MLN‑T en el 1989. Al salir de la cár­cel, en el extran­je­ro me dedi­qué a estu­diar qué había pasa­do en el movi­mien­to: no se tra­ta­ba solo de una derro­ta mili­tar, fue sobre todo ideo­ló­gi­ca y polí­ti­ca. Y una derro­ta estra­té­gi­ca de la cual for­ma­ron par­te todos los movi­mien­tos de libe­ra­ción nacio­nal. El MLN‑T de aquí for­ma­ba par­te de un movi­mien­to inter­na­cio­nal naci­do a par­tir de algu­nas líneas gene­ra­les his­tó­ri­cas crea­das por la Orga­ni­za­ción Lati­no­ame­ri­ca­na de Soli­da­ri­dad y hacia el socia­lis­mo (OLAS). Y fue la Con­fe­ren­cia Tri­con­ti­nen­tal, en 1966, en Cuba, la que ana­li­zó que en los paí­ses de menor desa­rro­llo capi­ta­lis­ta había la nece­si­dad de crear estos movi­mien­tos de libe­ra­ción nacio­nal con una inten­ción socia­lis­ta. Más tar­de hemos podi­do com­pro­bar como la mayo­ría de los diri­gen­tes his­tó­ri­cos de estos movi­mien­tos aho­ra con­for­man la base capi­ta­lis­ta y son bue­nos fun­cio­na­rios del capi­ta­lis­mo. Por lo tan­to había algu­na raíz en aquel plan­tea­mien­to que esta­ba erra­da, del mis­mo modo que sigue estan­do erra­da la idea de estos par­ti­dos «de izquier­das» que son par­te de lo que hoy for­ta­le­ce el sis­te­ma en su esen­cia opressiva.
Cuan­do muchos com­pa­ñe­ros de lucha vol­vi­mos al país y se dio la posi­bi­li­dad de encon­trar­nos de nue­vo, en el 1985, vini­mos con la idea de ela­bo­rar una nue­va hipó­te­sis de revo­lu­ción que supe­ra­ra la otra pero la mayo­ría de los diri­gen­tes his­tó­ri­cos, Muji­ca, Mare­na­les, Hui­do­bro, venían con la idea de que había que inte­grar­se en el Fren­te Amplio, que había que hacer una orga­ni­za­ción legal y que había que ir por el camino elec­to­ral. Yo no com­par­tía nada de esto, así que me mar­ché. No com­par­tía ni siquie­ra la sín­te­sis super­fi­cial que ellos hacían de la derro­ta mili­tar y el des­man­te­la­mien­to del MLN‑T en 1972. Tam­po­co que­ría nin­gún car­go elec­to­ral; no que­ría una ins­ti­tu­cio­na­li­za­ción de la lucha. A par­tir de ese momen­to par­ti­ci­po de la lucha en las orga­ni­za­cio­nes y movi­mien­tos socia­les, crean­do colec­ti­vos y espa­cios de refle­xión común fue­ra de los par­ti­dos etc.

¿Cómo podría­mos resol­ver esta volun­tad, no de libe­ra­ción nacio­nal si no de libe­ra­ción social, como salir del papel de mano de obra eco­nó­mi­ca que tie­ne Amé­ri­ca Lati­na den­tro de la divi­sión mun­dial del trabajo?

A tra­vés de la revo­lu­ción social. Con ella esta­ría­mos jus­ta­men­te com­ba­tien­do las cade­nas de esta divi­sión inter­na­cio­nal del tra­ba­jo que nos colo­ca den­tro de fron­te­ras con­flic­ti­vas, que asig­na según la con­ve­nien­cia del capi­ta­lis­mo dife­ren­tes fun­cio­nes. Está cla­ro que una revo­lu­ción social con sus par­ti­cu­la­ri­da­des, por­que es dife­ren­te la cla­se opri­mi­da de Ale­ma­nia que la de Uru­guay, Argen­ti­na o Espa­ña. Los movi­mien­tos de libe­ra­ción nacio­nal, en nom­bre del desa­rro­llo eco­nó­mi­co y a tra­vés de víncu­los que eran y son muy colo­nia­les, aban­do­na­ron las defi­ni­cio­nes de com­ba­te a la opre­sión, este fue uno de los gran­des erro­res. Hoy este com­ba­te pasa para des­truir todos los pode­res hege­mó­ni­cos que gene­ran este desas­tre social y ecológico.
El pasa­do 20 de mayo, 100.000 per­so­nas se diri­gie­ron hacia Mon­te­vi­deo en la «Mar­cha del Silen­cio» que se rea­li­za des­de hace vein­te años, con con­sig­nas como Bas­ta de impu­ni­dadVer­dad, Memo­ria y Nun­ca Más, con gobier­nos de San­gui­net­ti, Alcal­de, Taba­ré Váz­quez o Muji­ca. ¿Que estos gobier­nos no hayan cam­bia­do la situa­ción de los des­apa­re­ci­dos en Uru­guay sig­ni­fi­ca que han ampa­ra­do los deli­tos de la dic­ta­du­ra o que no han teni­do el poder para hacerlo?
Bien, aquí hay dos fac­to­res. Por un lado creo que los gobier­nos se han incor­po­ra­do a los gru­pos de poder, se han con­ver­ti­do en nue­vos ricos o nue­vos pode­ro­sos, con todo el que esto sig­ni­fi­ca. Por otro lado, a mí me pare­ce que no hay una volun­tad polí­ti­ca de revi­sar real­men­te el terro­ris­mo de Esta­do. Yo, que entien­do que las demo­cra­cias son una dic­ta­du­ra de cla­se, creo que ellos son abso­lu­ta­men­te cóm­pli­ces de no haber toma­do todos los datos que les die­ron los tes­ti­gos, sin ir más lejos. Este país es muy peque­ño, si con la Ple­na­ria Memo­ria y Jus­ti­cia –de la que for­mo par­te des­de su crea­ción en 2000- tene­mos iden­ti­fi­ca­dos ade­más de 560 mili­ta­res, y sabe­mos inclu­so don­de viven, ¿cómo pue­de ser que el Esta­do y el poder judi­cial no pue­dan iden­ti­fi­car­los? Estos diez años de Fren­te Amplio han borra­do inclu­so hue­llas ya escla­re­ci­das: ¡la Ple­na­ria ha apor­ta­do datos sobre terre­nos don­de había fosas don­de recien­te­men­te se ha edificado!

El terro­ris­mo de Esta­do no fue derro­ta­do, fue pac­ta­do, y este pac­to inclu­ye la no eje­cu­ción de con­de­nas a los cul­pa­bles de lo que suce­dió duran­te los años 70 y 80, pero tam­bién de lo que pasa aho­ra. Las pri­sio­nes de Uru­guay hoy son terro­rí­fi­cas, el sis­te­ma de los hoga­res de meno­res es pare­ci­do al de los cam­pos de con­cen­tra­ción, los jóve­nes están prác­ti­ca­men­te todo el día ence­rra­dos.


Es cho­can­te sen­tir afir­mar esto de un gobierno ‑el pre­de­ce­sor al actual- enca­be­za­do por una per­so­na que vivió encar­ce­la­da duran­te 15 años bajo esta dictadura.

Sí, es cho­can­te y es muy gra­ve. Por eso es terri­ble. Al aca­bar la dic­ta­du­ra, del 85 al 89 yo mili­té con ellos, con Muji­ca, con Mare­na­les, éra­mos com­pa­ñe­ros, está­ba­mos jun­tos en el Comi­té Cen­tral, por lo tan­to para mí, no es solo dolo­ro­so sino que es una angus­tia todo lo que ha pasa­do. Escu­char hoy de la boca de Hui­do­bro que los que anda­mos por la ave­ni­da 18 de julio en la Mar­cha del Silen­cio somos unos resen­ti­dos es dolo­ro­so. Y más toda­vía escu­char como le apo­ya Gui­ller­mo Cedrez, tor­tu­ra­dor denun­cia­do que esta­ba en la Cár­cel de Muje­res duran­te la dic­ta­du­ra, máximo res­pon­sable de las fuer­zas arma­das actual­men­te como pre­si­den­te del Cen­tro Mili­tar, un hom­bre que sigue negan­do la exis­ten­cia del Plan Cón­dor. Escu­char el dis­cur­so mara­vi­llo­so de Muji­ca, en los orga­nis­mos inter­na­cio­na­les y aquí tam­bién, escu­char sus refle­xio­nes sobre el dine­ro, el con­su­mis­mo y la impor­tan­cia de la sen­ci­llez para mí lo úni­co que hace es alen­tar una leyen­da que no se sus­ten­ta en ninguna de sus polí­ti­cas.

Los seres huma­nos nos defi­ni­mos por nues­tras accio­nes y no por nues­tras pala­bras. Él de algu­na mane­ra ha segui­do un pro­ce­so hacia la jus­ti­fi­ca­ción de la explo­ta­ción, del impe­ria­lis­mo y has­ta de figu­ras como Bush. Pode­mos ver a Muji­ca abra­zán­do­se con Bush, con Roc­ker­fe­ller, con George Soros, y pode­mos verle afir­mar que estos hom­bres para él son un para­dig­ma del mun­do de hoy y que son impres­cin­di­bles para el mun­do de hoy. Hay que escu­char todo el que dice y hace Mujica.


Hay muchas teo­rías que inten­tan expli­car des­de la com­pren­sión lo que ha pasa­do con Muji­ca. Él fue de los pre­sos polí­ti­cos que estu­vo en peo­res con­di­cio­nes pues­to que estu­vo secues­tra­do en cali­dad de rehén, estu­vo 9 años encerra­do en un agu­je­ro. Enton­ces muchos hablan de este sín­dro­me de Esto­col­mo en el que el secues­tra­do, tor­tu­ra­do, se ena­mo­ra de su opre­sor… Yo no creo esto: yo creo que exis­te una uti­li­za­ción de la figu­ra de Muji­ca por par­te del Esta­do capi­ta­lis­ta y de los par­ti­dos tra­di­cio­na­les uru­gua­yos, el Par­ti­do Blan­co y el Par­ti­do Colo­ra­do, para con­se­guir encan­tar la socie­dad. Hay una visión bas­tan­te cla­ra de que en esta eta­pa del neo­li­be­ra­lis­mo, des­de las poten­cias domi­nan­tes, des­de los Esta­dos Uni­dos, se nece­si­ta­ban al fren­te de los gobier­nos de Amé­ri­ca Lati­na a per­so­nas que repre­sen­ta­ran otra idea de la socie­dad. Jugan­do con el que hicie­ron en el pasa­do, se uti­li­za a estas figu­ras. Vivi­mos en una socie­dad tan podri­da, tan con­su­mis­ta, super­fi­cial e indi­fe­ren­te, que al final del camino que­dan pocos per­so­na­jes que pue­dan aca­pa­rar el con­trol de las luchas socia­les actuales.


Dil­ma Rous­seff fue tor­tu­ra­da por la dic­ta­du­ra bra­si­le­ña, Miche­lle Bache­llet por la dic­ta­du­ra de Pinochet…
Estoy con­ven­ci­da que aquí hay una estra­te­gia muy tra­ba­ja­da, hay una for­ma­ción y un estu­dio de estos per­so­na­jes para con­se­guir que cum­plan un papel que en otra coyun­tu­ra cum­pli­rían con mucho más cos­te repre­si­vo, con mucha más crí­ti­ca, los mis­mos par­ti­dos tra­di­cio­na­les. Muchas refor­mas que han hecho los gobier­nos de Taba­ré y Muji­ca, de haber sido hechas por las dere­chas tra­di­cio­na­les, aquí habría habi­do levan­ta­mien­tos popu­la­res. Que Muji­ca o Hui­do­bro te digan que es impo­si­ble anu­lar la Ley de Impu­ni­dad es dife­ren­te que te lo diga el Par­ti­do Nacio­nal, por­que ellos te hablan como si estu­vie­ran en la mis­ma situa­ción que cual­quier ciudadano.


Esta­mos hablan­do de dis­ci­pli­namien­tode con­trol social, de uti­li­zar el pasa­do de mane­ra dema­gó­gi­ca para sos­te­ner el pre­sen­te, para sos­te­ner el sis­te­ma. Uti­li­zar el len­gua­je revo­lu­cio­na­rio para lo que nece­si­ta el capi­ta­lis­mo. Esta comu­ni­ca­ción que tie­ne Muji­ca con la gen­te, con la cual se acer­ca a la cla­se tra­ba­ja­do­ra, a los estu­dian­tes, este víncu­lo cons­trui­do está al ser­vi­cio de la opre­sión. Su figu­ra está al ser­vi­cio de la opre­sión, él colo­ni­za la cabe­za de la gen­te, domes­ti­ca y dis­ci­pli­na la cabe­za de la gen­te por­que no haya un desa­rro­llo diferente.


¿Son igual de impor­tan­tes la lucha para recor­dar que la lucha para construir?

Jus­to veni­mos refle­xio­nan­do en la ple­na­ria sobre el momen­to que vivi­mos, en que muchos de los que la con­for­ma­mos esta­mos más o menos en los últi­mos años de nues­tras vidas, qui­zá por eso lucha­mos fuer­te para hacer memo­ria, y nos pre­gun­ta­mos, ¿que esta­mos cons­tru­yen­do? Nos han reba­ja­do mucho el mun­do; antes soñá­ba­mos en una socie­dad libre y socia­lis­ta, en una huma­ni­dad en la que no hubie­ra opri­mi­dos ni opre­so­res. Hay que empe­zar a hablar de esto nue­va­men­te, las expe­rien­cias vivi­das no pue­den hacer­nos supe­rar el ideal pri­me­ro, hay que vol­ver a soñar. No hay que dejar que el sue­ño del socia­lis­mo que­de reba­ja­do al pla­to de comida para los niños. Hay que dar­les el pla­to por aho­ra, está cla­ro, pero el ham­bre de millo­nes de per­so­nas tie­ne que ver con la rique­za de pocos, por eso noso­tros hacemos escra­ches, muy cono­ci­dos en el Esta­do espa­ñol, y tam­bién hace­mos una cosa que deno­mi­na­mos res­ca­tes. Acción directa.
Ber­ta Cam­pru­bí, Mon­te­vi­deo
2 de julio de 2015
Direc­ta (https://​direc​ta​.cat/)
[Tra­du­ci­do del cata­lán por Boltxe Kolketiboa.)

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *