GURE ESKU…(ahal) DAGO ?

La des­apa­ri­ción de ETA y el blo­queo de la kale borro­ka han pro­du­ci­do, en los últi­mos años, una alar­man­te «paci­fi­ca­ción del nor­te». La mis­ma, por la que tan­tas veces han reza­do infruc­tuo­sos obis­pos y minis­tros de Inte­rior. Y tam­bién, la aspi­ra­ción secu­lar de los gobier­nos espa­ño­les des­de Cáno­vas a Rajoy. Aun­que con­se­guir­la les haya cos­ta­do lo suyo. A saber: dos (tres según algu­nos) gue­rras car­lis­tas. Una inva­sión mili­tar, por tie­rra mar y aire, con varios bom­bar­deos y sus corres­pon­dien­tes miles de muer­tos. Les ha cos­ta­do, en defi­ni­ti­va, cien­to vein­te años de ata­ques, muer­tes, repre­sión, cár­cel y des­tie­rros, con­tra los inde­pen­den­tis­tas vas­cos y sus cola­bo­ra­do­res, mas allá del árbol Mala­to.
Bien entra­do el siglo XXI, cuan­do alguno de los aco­sa­do­res, deses­pe­ra­ban ya de con­se­guir­lo y habla­ban (inclu­so) de des­pren­der­se y has­ta olvi­dar­se de los vas­cos. Por­que era mas rentable…Vinieron las ins­ti­tu­cio­nes, los jue­ces, las nue­vas leyes, los vie­jos dis­cur­sos, los pro­ce­sos de paz y una «demo­cra­cia» cuar­te­le­ra a dies­tro y sinies­tro, con todo lo cual, y la nun­ca bien pon­de­ra­da ayu­da de las diver­sas poli­cías del régi­men, final­men­te lo han paci­fi­ca­do todo.
Sin embar­go, estas cosas no des­apa­re­cen de pron­to, ni de raíz. Encuen­tran sus­ti­tu­tos, mas o menos apro­pia­dos o leja­nos. Tra­tan­do de tomar­se un res­pi­ro, en medio de tan­ta paz de cemen­te­rio. Y espe­ran­do tiem­pos mejo­res. Un res­pi­ro que uno creía encon­trar en lec­tu­ras anti­guas, como por ejem­plo, en un autor no tan cono­ci­do como se mere­ce. Un pola­co-ale­mán de la vie­ja guar­dia roja, lla­ma­do Günther Anders (1902−1992). Uno de esos que vivió a fon­do el deses­pe­ran­te siglo XX, que aca­ba­mos de dejar «en paz».
Sin pro­fun­di­zar en la per­so­na­li­dad de Anders. uno de los pre­cur­so­res del movi­mien­to anti­nu­clear de post­gue­rra, y del que des­co­no­ce­mos mas de lo que nos con­vie­ne, si me gus­ta­ría apor­tar alguno de sus párra­fos. Que no se por­qué me pare­cen bien­ve­ni­dos para hoy…y para lo nuestro.
Dice Anders, en un tex­to de 1983, edi­ta­do en Bil­bao por Besa­ta­ri, y refi­rién­do­se a la lucha con­tra las ins­ta­la­cio­nes nuclea­res en Euro­pa, que «esta­mos en una situa­ción tan gra­ve que debe­mos pen­sar en accio­nes. Qué cla­se de accio­nes son posi­bles hoy en día, a eso resul­ta muy difí­cil dar res­pues­ta. Por­que no cabe la menor duda de que en una lucha revo­lu­cio­na­ria los revo­lu­cio­na­rios serían derro­ta­dos, aun­que fue­sen cien­tos de miles, pues­to que el pode­río téc­ni­co de los gru­pos domi­nan­tes es incom­pa­ra­ble­men­te mayor que el suyo. No pode­mos pelear, des­de lue­go, con ado­qui­nes y nava­jas con­tra caño­nes de agua, ame­tra­lla­do­ras o inclu­so con­tra tro­pas de artillería.» 
Y, des­pués aña­de algo impor­tan­te: «Tam­po­co bas­ta con que reali­ce­mos pseu­do­ac­cio­nes. Por pseu­do­ac­cio­nes entien­do las pro­ce­sio­nes, el ten­der­se en el sue­lo cogi­dos del bra­zo y dejar­se des­alo­jar, el entre­gar flo­re­ci­llas y cosas por el esti­lo. Aun­que ven­gan dic­ta­das por la mejor volun­tad, esas no son accio­nes polí­ti­cas sino happenings»
Anders ase­gu­ra­ba, res­pec­to a esto, que la vio­len­cia «Es indis­pen­sa­ble». Aun­que, con­tra­dic­to­ria­men­te, no sabía si era efi­caz. En todo caso cree que «sólo los que están a favor de la resis­ten­cia no vio­len­ta, tie­nen dere­cho en cier­tas cir­cuns­tan­cias a recu­rrir a la vio­len­cia». Y aña­día: «es com­ple­ta­men­te insu­fi­cien­te seguir con­for­mán­do­se con hap­pe­nings y colec­tas de fir­mas. Una con­ti­nua­ción de tales accio­nes a la lar­ga se derrum­ba­ría. Muchos lle­ga­rían a la con­clu­sión !Bas­ta ya de pala­bras, que­re­mos hechos!».
Se tra­ta­ría en suma, de que los mili­tan­tes anti­sis­te­ma se por­ta­rían como acti­vis­tas bíbli­cos. Que se creen lo que les con­ta­ban de peque­ños, sobre las mura­llas de Jeri­có. Aque­llas que se caye­ron solas. Solo por­que el ejér­ci­to de Josué se puso a dar vuel­tas a su alrededor.
El domin­go estu­vi­mos en los actos de Gure Esku dago. Mas o menos un año des­pués de la espec­ta­cu­lar cade­na del 2014. Que, tal vez por ser la pri­me­ra, pro­vo­có una gran expec­ta­ción y no pocas ilu­sio­nes. Qui­zá no tan­tas como el pri­mer Abe­rri Egu­na (Bil­bao 1932) que con­tó con 50.000 mani­fes­tan­tes y pare­cía ser el pun­to de par­ti­da de la desea­da inde­pen­den­cia. Y sin embargo…ya sabe­mos lo que pasó luego.
Aquel hap­pe­ning, entre Duran­go e Iru­ña (junio 2014), de unos 150.000 inde­pen­den­tis­tas vas­cos unien­do con sus manos las tie­rras ocu­pa­das y recla­man­do el dere­cho a deci­dir su situa­ción polí­ti­ca, pro­me­tía tam­bién una nue­va y mejor épo­ca. Había­mos esta­do en Cata­lun­ya en la Vía cata­la­na (2013) que reco­rrió mas de 750 kms. de Le Perthus a Alca­nar. Tam­bién en Bar­ce­lo­na (2014) en la gran V cata­la­na (la de votar, ven­cer y vin­di­car). Dicen que fue­ron las dos mani­fes­ta­cio­nes mas gran­des de la his­to­ria de Euro­pa. Los cata­la­nes con­ta­ron mas de millón y medio de mani­fes­tan­tes. Y se pre­gun­ta­ban por­qué no eran sufi­cien­tes para que el gobierno de Espa­ña se toma­ra en serio la inde­pen­den­cia de Cata­lun­ya. Pero era una pre­gun­ta retó­ri­ca. Mariano hizo como Fran­co: «no meter­se en polí­ti­ca». Y dejar que las leyes y sus tri­bu­na­les se ocuparan.
Lo que Anders lla­ma­ba «pseu­do­ac­cio­nes y hap­pe­nings», sue­len tener carac­te­rís­ti­cas comu­nes. Con­si­guen movi­li­zar un núme­ro espec­ta­cu­lar de per­so­nas. Que en las sema­nas siguien­tes des­apa­re­cen, sin dejar ras­tro. Alcan­zan un fer­vor popu­lar pocas veces vis­to en direc­to. Que en los meses siguien­tes se escon­de, has­ta el pró­xi­mo even­to. Los pode­res inter­pe­la­dos hacen como que no pasa­do nada. Y los movi­mien­tos se con­vier­ten en fogo­na­zos mediá­ti­cos espec­ta­cu­la­res, de los que todos hablan…por unos días, o unas horas. Se tra­ta siem­pre de actos pací­fi­cos orga­ni­za­dos, con un impor­tan­te auto­con­trol. Los comen­ta­ris­tas del poder, sue­len aña­dir a estos suce­sos la cole­ti­lla: «no se regis­tra­ron inci­den­tes». De eso se tra­ta, mayor­men­te. Orden. Filas. Res­pon­sa­bi­li­dad. Manos enla­za­das. Can­cio­nes ver­ná­cu­las y cami­se­tas de colo­res. Que cam­bian cada año como un mer­chan­di­sing depor­ti­vo. Los actos fina­li­zan con him­nos, inclu­so con cán­ti­cos de com­ba­te. Y decla­ra­cio­nes glo­rio­sas de la orga­ni­za­ción. El paci­fis­mo toma los micró­fo­nos y las calles y expul­sa a los vio­len­tos. Y cues­ta creer, por la dife­ren­cia abis­mal de for­mas, que ambos pre­ten­die­ron lo mis­mo, algu­na vez.
A los 85 años, Anders, filó­so­fo paci­fis­ta, pre­cur­sor del movi­mien­to anti­nu­clear. Que no solo era un teó­ri­co, sino que par­ti­ci­pa­ba per­so­nal­men­te en las accio­nes, en las pro­tes­tas y en las mar­chas o sen­ta­das, Y que había vis­to, cómo la impo­ten­te pro­tes­ta paci­fis­ta se diluía en toda Euro­pa y des­apa­re­cía de las áreas nuclea­res mas sen­si­bles. Y como el con­ti­nen­te se mili­ta­ri­za­ba cada vez mas, escri­bió: «La úni­ca sali­da es la vio­len­cia». Un exper­to (teó­ri­co y prác­ti­co) del paci­fis­mo. Con una exten­sa obra, influi­da por la vio­len­cia del poder, ter­mi­na­ba su vida ase­gu­ran­do que la vio­len­cia es la úni­ca sali­da de los no-violentos.
Es mas que un jue­go de pala­bras. Anders, fue sol­da­do en la 1ª Gue­rra Mun­dial. Tes­ti­go de car­go en Ausch­witz, Hiroshi­ma, Viet­nam o Cher­nobyl… Y su obse­sión era evi­tar un nue­vo holo­caus­to. Esta vez nuclear. Pero antes de morir, deja­ba un testamento.mensaje de vio­len­cia nece­sa­ria, fren­te a la vio­len­cia del poder. Tal vez tenía la suer­te de que en ale­mán, su len­gua mater­na, la pala­bra «Gewalt» desig­na al mis­mo tiem­po «vio­len­cia» y «poder». Esta iden­ti­fi­ca­ción. con­tras­ta­da con la reali­dad, y su pro­pia expe­rien­cia per­so­nal, en la frus­tra­da lucha paci­fis­ta, lle­vó al filó­so­fo ale­mán, a pro­cla­mar el dere­cho a la vio­len­cia defen­si­va. Denun­cian­do que poder es igual a vio­len­cia. Y no solo en el idio­ma alemán.
Noso­tros no tene­mos la mis­ma suer­te. Ni en eus­ke­ra. Ni en cas­te­llano. Don­de poder no es, eti­mo­ló­gi­ca­men­te, igual a vio­len­cia. Aun­que en la reali­dad lo sea. Aquí poder, pode­mos, es tam­bién lo que per­si­guen muchos como pre­mio a sus aspi­ra­cio­nes polí­ti­cas. En cam­bio, vio­len­cia es obje­to de per­se­cu­ción y repu­dio gene­ra­li­za­do. Inclu­so cuan­do se tra­ta de vio­len­cia defen­si­va. Y se enfren­te a la vio­len­cia-poder. Lo que no está muy cla­ro, en la vio­len­cia de Anders, es si se refie­re a un tipo de vio­len­cia-polí­ti­ca. A una ele­va­ción de las accio­nes polí­ti­cas y socia­les… O si, pro­pug­na una vio­len­cia de tipo mili­tar, como la que usa, entre otras, el lla­ma­do poder establecido.
Tal vez por eso los 15‑M, las «v» cata­la­nas, los Gure asko dago, las Pla­ta­for­mas anti­deshau­cio, los Escra­ches o los Blogs anti­sis­te­ma no son vio­len­tos. Pro­cu­ran no ser­lo… Aun­que lue­go, se dejen vio­len­tar por el poder vio­len­to. Con­fir­man­do la teo­ría polí­ti­co-lin­güis­ta de Anders.
Nues­tros paci­fis­mos son por eso, pací­fi­cos. Son suce­sos, En espe­ra de la vio­len­cia del poder. Son even­tos, hap­pe­nings vis­to­sos, tele­vi­si­vos, suge­ren­cias ima­gi­na­ti­vas, con colo­res, slo­gans y músi­ca feliz. Don­de el pue­blo tam­bién es feliz por unas horas…Y don­de se oyen cán­ti­cos y con­sig­nas vir­tuo­sas, de paz inútil…Mientras el poder hace su tra­ba­jo sucio de vigi­lan­cia y vio­len­cia útil.
¿Son las nue­vas movi­li­za­cio­nes «bíbli­cas» tan efi­ca­ces, como las vuel­tas a la mura­lla de Jeri­có? Como ase­gu­ran los pro­fe­sio­na­les del paci­fis­mo?. O se han con­ver­ti­do en con­cen­tra­cio­nes folk, museos de ideo­lo­gías y con­sig­nas blan­das, de resis­ten­cia pasi­va, des­mon­ta­ble como un mecanotubo…Y sobre todo, fáci­les de con­tro­lar por los vio­len­tos de uni­for­me?. ¿Son sufi­cien­tes como ins­tru­men­tos de lucha y de cam­bio, para un sis­te­ma al que las huel­gas y las pala­bras no le hacen daño, que apren­de muy rápi­da­men­te y res­pon­de con dure­za a los pri­me­ros de la fila? Ander pare­cía recla­mar para su movi­mien­to, accio­nes polí­ti­cas radi­ca­les y no pro­ce­sio­nes, ni hap­pe­nings flok…Podremos hacer­lo? Sir­ve esto para lo nues­tro?… Erantzunak,..Gure esku dago?… Ala ez.
Jose­ma­ri Loren­zo Espinosa

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *