La recon­ci­lia­ción debe ser un obje­ti­vo nacio­nal- Time­lón Jime­nez

El doc­tor Nés­tor Hum­ber­to Mar­tí­nez con­ce­dió una entre­vis­ta a María Isa­bel Rue­da, en la que expre­sa con fran­que­za sus pun­tos de vis­ta en torno a varias cues­tio­nes rela­cio­na­das con el futu­ro de las con­ver­sa­cio­nes de paz. En ellas acla­ra que se tra­ta de sus posi­cio­nes per­so­na­les, que no com­pro­me­ten para nada la opi­nión del gobierno nacio­nal.
Sus decla­ra­cio­nes tocan entre otros asun­tos temas como la Comi­sión de la Ver­dad, el refe­ren­do y la Asam­blea Nacio­nal Cons­ti­tu­yen­te, que tie­nen rela­ción direc­ta con dis­cu­sio­nes que ya hacen par­te de la Mesa o lo harán lle­ga­do el momen­to, por lo cual pre­fie­ro abs­te­ner­me de pro­nun­cia­mien­tos públi­cos. Hay algo sí, que lla­ma sobre­ma­ne­ra la aten­ción.
Dice el doc­tor Mar­tí­nez: «…Por­que lo que sí creo es que habrá paz con San­tos y que la paz no debe ser un fac­tor de pola­ri­za­ción polí­ti­ca y social, sino un pre­tex­to para el reen­cuen­tro de todos…». Al res­pec­to no pue­do menos que expre­sar la feliz coin­ci­den­cia con el pen­sa­mien­to de las FARC. Oja­lá fue­ra posi­ble la paz con San­tos y que ella se con­vier­ta en una autén­ti­ca recon­ci­lia­ción de todos.
La fe de nues­tra orga­ni­za­ción en la posi­bi­li­dad de alcan­zar un Acuer­do Final con el actual gobierno se man­tie­ne ina­mo­vi­ble. El pro­ce­so de paz con­ti­núa su avan­ce, qui­zás no tan rápi­do como qui­sié­ra­mos todos, pero con la vir­tud de sobre­vi­vir a cir­cuns­tan­cias muy difí­ci­les.
No es sen­ci­llo recon­ci­liar dos posi­cio­nes dia­me­tral­men­te opues­tas en lo que sig­ni­fi­ca la paz.
Pero lo hace­mos, con dife­ren­cias agu­das muchas veces, sin des­ani­mar­nos por ello. Podría­mos decir que ini­cial­men­te los diá­lo­gos, el pro­ce­so mis­mo, con­ta­ba con enemi­gos abier­tos. Sec­to­res y per­so­nas que no podían acep­tar que se con­ver­sa­ra de paz y se ensa­ya­ra la vía de una solu­ción pací­fi­ca. Enemi­gos decla­ra­dos, que no ocul­ta­ban su idea de aplas­tar­nos por las armas.
Que defen­dían abier­ta­men­te la gue­rra y no acep­ta­ban cami­nos dis­tin­tos. Uno de los más impor­tan­tes logros de las con­ver­sa­cio­nes ha sido el de arrin­co­nar esas posi­cio­nes, has­ta el pun­to de con­ver­tir­las en ver­gon­zan­tes. Hoy pare­ce haber­se alcan­za­do que los ami­gos de la solu­ción cruen­ta lo disi­mu­len. Opo­ner­se a los diá­lo­gos de paz equi­va­le a ente­rrar­se polí­ti­ca­men­te.
Nadie quie­re ser seña­la­do de enemi­go de la paz o de los diá­lo­gos. Por el con­tra­rio, lo que se ha impues­to es el reco­no­ci­mien­to a su impor­tan­cia. Aho­ra se pro­fe­sa de estar com­ple­ta­men­te de acuer­do en la nece­si­dad de un pro­ce­so de paz. De lo que se tra­ta es de poner­le con­di­cio­nes, de plan­tear o exi­gir que el pro­ce­so se cum­pla den­tro de cier­tos mar­cos. Algo se ha gana­do.
Y se con­ti­nua­rá ganan­do si logra­mos que empie­ce a rei­nar un cli­ma de tole­ran­cia mucho mayor, un ambien­te real­men­te favo­ra­ble a la recon­ci­lia­ción. Los colom­bia­nos tene­mos que ser capa­ces de des­te­rrar los odios. Tene­mos que hacer un gran esfuer­zo por ver en el enemi­go a un adver­sa­rio polí­ti­co, a alguien a quien hay que reco­no­cer su dere­cho a disen­tir, a quien hay que res­pe­tar.
Cree­mos que los gran­des medios de comu­ni­ca­ción tie­nen una res­pon­sa­bi­li­dad muy gran­de en ello. En estos días leí­mos, a mane­ra de ejem­plo, un artícu­lo escri­to por Dia­na Cal­de­rón, a quien se pre­sen­ta como direc­to­ra de Infor­ma­ti­vos y Hora 20 de Cara­col Radio Colom­bia. Es obvio que su posi­ción es la del medio para el que tra­ba­ja. Y hay que ver el cari­ño que nos tie­ne.
Bajo el títu­lo ¿Ver­dad o Ven­gan­za?, la impor­tan­te perio­dis­ta expo­ne sus refle­xio­nes sobre la comi­sión crea­da recien­te­men­te en la Mesa de La Haba­na. Ase­gu­ra per­te­ne­cer a quie­nes están a favor de la nego­cia­ción y apo­yan el pro­ce­so de paz. Pero siem­bra dudas, por su evi­den­te ani­mad­ver­sión hacia noso­tros, sus enfá­ti­cos con­di­cio­na­mien­tos y las fal­se­da­des a que ape­la.
¿Qué mejor modo de gene­rar repu­dio hacia las FARC, que seguir acu­sán­do­nos del caso del collar bom­ba? Dia­na Cal­de­rón es indu­da­ble­men­te una per­so­na infor­ma­da, que tie­ne que saber que seme­jan­te acu­sa­ción que­dó des­men­ti­da por la pro­pia Fis­ca­lía. Ade­más ella estu­vo en el Caguán, como pre­sen­ta­do­ra de las audien­cias públi­cas, se infor­mó direc­ta­men­te de la ver­dad.
Pre­ci­sa­men­te para escla­re­cer la ver­dad es que se crea esa comi­sión. Y no creo que nadie pue­da negar la pre­emi­nen­cia en los gran­des medios, de una ver­sión del con­flic­to colom­biano ajus­ta­da por com­ple­to a los intere­ses del poder. Esos medios per­te­ne­cen a gran­des con­glo­me­ra­dos empre­sa­ria­les incrus­ta­dos en el Esta­do, defien­den esos intere­ses, por eso su par­cia­li­dad.
Mal hace Dia­na Cal­de­rón en pre­sen­tar­se como una per­so­na aje­na al con­flic­to, un ter­ce­ro que des­de una inma­cu­la­da con­cep­ción éti­ca pue­de pon­ti­fi­car sobre la gue­rra y la paz, con­de­nar a las par­tes invo­lu­cra­das en una con­fron­ta­ción que daña a Colom­bia. Cara­col Radio tie­ne sus res­pon­sa­bi­li­da­des direc­tas en la gue­rra, y gra­ves. No debe posar de espec­ta­dor ino­cen­te.
Des­de la pri­me­ra apro­xi­ma­ción con el Pre­si­den­te Juan Manuel San­tos, las FARC-EP plan­tea­mos que las con­ver­sa­cio­nes se desa­rro­lla­ran en los mar­cos de un cese el fue­go bila­te­ral, y todo el mun­do sabe que esa ha sido otra de nues­tras ina­mo­vi­bles posi­cio­nes. Por­que la gue­rra es bru­tal, pro­du­ce muer­tos, heri­dos, des­truc­ción y devas­ta­ción. Por­que incre­men­ta los odios.
Siem­pre hemos sos­te­ni­do que nun­ca qui­si­mos esta gue­rra, que ella nos fue impues­ta por un régi­men into­le­ran­te y vio­len­to. Eso sigue sien­do cier­to. Si el Esta­do colom­biano tro­ca­ra sus prác­ti­cas cruen­tas por la con­cer­ta­ción con los des­ti­na­ta­rios de sus polí­ti­cas, ten­dría­mos un país com­ple­ta­men­te dis­tin­to. Es nece­sa­rio dejar hablar y hacer polí­ti­ca al con­tra­rio.
Nun­ca hemos exi­gi­do ceses uni­la­te­ra­les de fue­go, en cam­bio sí los hemos decla­ra­do más de una vez.
La res­pues­ta ha sido reite­ra­da, des­ca­li­fi­ca­cio­nes, adje­ti­vos de toda índo­le, apro­ve­cha­mien­to de nues­tra acti­tud para gol­pear­nos más fuer­te.
Enton­ces vuel­ve, como aho­ra, a agu­di­zar­se la gue­rra. Hoy se dice que chan­ta­jea­mos, antes se decía que fal­tá­ba­mos a la ver­dad.
El sabo­ta­je eco­nó­mi­co es una medi­da mili­tar. Cual­quier Esta­do que ini­cia una gue­rra, lo pri­me­ro que se pro­po­ne es des­truir la infra­es­truc­tu­ra del rival, bom­bar­dear­la, hacer­la rui­na. A noso­tros nos impo­nen la gue­rra, obra­mos en con­se­cuen­cia. Orien­ta­mos sí, afec­tar lo menos posi­ble a la pobla­ción civil, y prohi­bi­mos expre­sa­men­te aten­ta­dos a ser­vi­cios de acue­duc­to y simi­la­res.
Recien­te­men­te se infor­mó en los medios de un aten­ta­do con­tra el acue­duc­to de Alge­ci­ras, Hui­la. Esta­mos inves­ti­gan­do. Por lo pron­to, los man­dos res­pon­sa­bles de esa uni­dad serán sus­pen­di­dos, y si resul­ta­ren com­pro­me­ti­dos efec­ti­va­men­te, serán san­cio­na­dos con seve­ri­dad por vio­lar una deter­mi­na­ción pre­ci­sa del Secre­ta­ria­do. Mejor sería que nada de esto ocu­rrie­ra. Esa es la gue­rra.
Vol­ve­mos a insis­tir, pare­mos esta gue­rra. Gol­pear las fuer­zas enemi­gas pro­du­ce muer­te y dolor, algo que pare­cen olvi­dar algu­nos cuan­do nos exi­gen que en vez de aten­ta­dos a la infra­es­truc­tu­ra las ata­que­mos a ellas. Se pue­de acor­dar y fir­mar un cese el fue­go bila­te­ral des­de ya. Esa sería la mejor for­ma de pro­pi­ciar una efec­ti­va recon­ci­lia­ción. Y por favor, deje­mos tan­to veneno y saña.
Mon­ta­ñas de Colom­bia, 11 de junio de 2015.
www​.paz​farc​-ep​.org

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *