Más alla de los barro­tes- Fran­cis­co Javier Toloza

I Par­te
La gran pren­sa colom­bia­na en medio de su bana­li­dad infor­ma­ti­va ha que­ri­do mini­mi­zar el deba­te pre­sen­te en los diá­lo­gos de paz de La Haba­na, como un llano dile­ma sobre la cár­cel para los insur­gen­tes y las con­di­cio­nes de ésta. Detrás de esta super­fi­cia­li­dad mediá­ti­ca, ‑vio­la­to­ria inclu­so de nues­tro dere­cho ciu­da­dano a la infor­ma­ción veraz, impar­cial y oportuna‑, se escon­de no solo su níti­do jue­go polí­ti­co de pro­yec­ción de la agen­da del esta­ble­ci­mien­to de pax roma­na, sino tam­bién la inopia teó­ri­ca y con­cep­tual de la dere­cha colom­bia­na que homo­lo­ga gro­se­ra­men­te jus­ti­cia con pri­sión. Lejos de esta lec­tu­ra reduc­cio­nis­ta aspec­tos ya pac­ta­dos en la mesa, plas­ma­dos en la crea­ción de la Comi­sión de Escla­re­ci­mien­to de la Ver­dad, la Con­vi­ven­cia y Garan­tías de No Repe­ti­ción, así como polé­mi­cas que aún no se ter­mi­nan de defi­nir, ponen nues­tro pro­ce­so de paz a la van­guar­dia de la dis­cu­sión polí­ti­ca glo­bal e inevi­ta­ble­men­te invo­lu­cran los capi­te­les mis­mos del actual sta­tu quo en Colombia.

Los deba­tes laten­tes que pasan por la mesa de La Haba­na, no se limi­tan al dere­cho penal o al régi­men peni­ten­cia­rio, como lo pien­san los repre­so­res ávi­dos de barro­tes; las diser­ta­cio­nes que ema­nan de los diá­lo­gos, no son sus­tan­cial­men­te sobre las san­cio­nes jurí­di­cas y sus tipo­lo­gías, como lo soña­sen los tin­te­ri­llos, sino que por el con­tra­rio nos lle­van a pro­fun­das dis­cu­sio­nes teó­ri­co-prác­ti­cas sobre el con­cep­to de jus­ti­cia y el esta­tu­to de ver­dad para la paz y la recon­ci­lia­ción nacio­nal. Reali­dad pal­ma­ria ésta, para todo aquel que no se pier­da en las refrac­cio­nes mediá­ti­cas y ana­li­ce el tras­fon­do de la polé­mi­ca que por su cala­do y den­si­dad, nin­gún esta­do enta­bla­ría con una cua­dri­lla de malhechores.

El con­cep­to de justicia
Sin que­rer tri­via­li­zar la com­ple­ji­dad teó­ri­ca del tras­fon­do de la dis­cu­sión en La Haba­na, es nece­sa­rio pre­sen­tar escue­ta­men­te la esen­cia del deba­te. Antes de “impar­tir jus­ti­cia” como tan­to lo publi­ci­tan los fun­cio­na­rios guber­na­men­ta­les, debe­mos defi­nir y acor­dar con pre­ci­sión qué enten­de­mos por jus­ti­cia. La pre­gun­ta que miran con des­dén los voce­ros esta­ta­les, tie­ne hoy la mayor per­ti­nen­cia polí­ti­ca en nues­tro país. Cuan­do los enemi­gos de la solu­ción polí­ti­ca dicen falaz­men­te que los colom­bia­nos debe­mos esco­ger entre “jus­ti­cia” o paz, debe­mos inda­gar de qué tipo de jus­ti­cia hablamos.

¿Jus­ti­cia es cár­cel? Eso balan los opi­na­do­res pre­pa­gos de los medios de infor­ma­ción, para los que el país más jus­to ten­dría a toda su pobla­ción pre­sa. ¿Jus­ti­cia es la apli­ca­ción de la ley colom­bia­na? Las leyes vomi­ta­das por un par­la­men­to indigno ele­gi­do por menos del 40% de los colom­bia­nos no solo son bas­tan­te cues­tio­na­bles en tér­mi­nos axio­ló­gi­cos, sino que sería un difí­cil pun­to de encuen­tro con una insur­gen­cia que se ha levan­ta­do en armas pre­ci­sa­men­te con­tra ese orde­na­mien­to jurí­di­co por no con­si­de­rar­lo legí­ti­mo y que aspi­ra con­cer­tar con su con­tra­par­te un nue­vo mar­co legal para la paz. ¿Jus­ti­cia es el sis­te­ma judi­cial colom­biano? Entre las tie­rras des­po­ja­das del magis­tra­do­Pre­telt, los pasos del doc­tor Sal­sa, los cru­ce­ros de la magis­tra­da Díaz y los fis­ca­les de camu­fla­do, diga­mos que la rama judi­cial del país, tie­ne la mis­ma auto­ri­dad moral y legi­ti­mi­dad polí­ti­ca para encar­nar la jus­ti­cia, que la Comi­sión de éti­ca de la FIFA para repre­sen­tar la honestidad.

El deba­te es per­ti­nen­te y está abier­to en medio de la más pro­fun­da cri­sis de la jus­ti­cia en Colom­bia; que­da cla­ro enton­ces que los dog­mas guber­na­men­ta­les sobre su “jus­ti­cia” no pue­den ser ina­mo­vi­bles para la paz, pre­ci­sa­men­te por­que ésta no ha sido sino una legis­la­ción de gue­rra, incom­pa­ti­ble con la solu­ción polí­ti­ca. Esta­mos impul­san­do un pro­ce­so de paz, no un pro­ce­so de some­ti­mien­to a la actual jus­ti­cia. La jus­ti­cia que requie­re la paz, arti­cu­la­da al pro­ce­so de ver­dad, jus­ti­cia, repa­ra­ción y no repe­ti­ción, dis­ta del popu­lis­mo puni­ti­vo que tan­tos rédi­tos otor­ga a los poli­ti­que­ros. Se tra­ta de inter­pe­lar el para­dig­ma mis­mo de jus­ti­cia y tras­la­dar­nos del dispositivo“jurídico-formal” de la racio­na­li­dad webe­ria­na lejano de cual­quier sen­ti­do mate­rial, a una nue­va con­cep­ción de jus­ti­cia para las nece­si­da­des pro­pias de la ter­mi­na­ción del con­flic­to armado.

Es fal­so el dile­ma mediá­ti­co entre jus­ti­cia y acuer­do de paz. La con­tra­dic­ción es entre el ana­cró­ni­co e injus­to orde­na­mien­to jurí­di­co del con­flic­to y la jus­ti­cia para la paz. La jus­ti­cia para la paz no se tra­ta que el esta­do colom­biano incum­pla sus fun­cio­nes, como lo pien­san sus crí­ti­cos, sino que cum­pla su fin: la recon­ci­lia­ción entre los colom­bia­nos y la uni­dad nacio­nal. La labor cen­tral del esta­do no es la puni­ti­va y nun­ca ésta podría estar por enci­ma del dere­cho a la paz. Para ello es nece­sa­rio el giro en la con­cep­ción ofi­cial de jus­ti­cia, hacia una jus­ti­cia trans­for­ma­ti­va, res­tau­ra­ti­va y pros­pec­ti­va, que haga hin­ca­pié en las accio­nes trans­for­ma­do­ras de la reali­dad gene­ra­do­ra de víc­ti­mas, (trans­for­ma­ti­va), en la repa­ra­ción inte­gral de éstas (res­tau­ra­ti­va) y en la pro­yec­ción de esta jus­ti­cia para ser garan­tía de no repe­ti­ción, es decir en la pro­tec­ción de las nue­vas gene­ra­cio­nes de posi­bles vic­ti­mi­za­cio­nes. Des­de estos replan­tea­mien­tos, un acuer­do de paz acri­so­la­do en una nue­va car­ta mag­na, se con­vier­te en el ejer­ci­cio más pleno de jus­ti­cia trans­for­ma­ti­va, res­tau­ra­ti­va y pros­pec­ti­va para las víc­ti­mas del con­flic­to y todos los colom­bia­nos, en cuan­to garan­ti­za­ría el fin de la con­fron­ta­ción arma­da vic­ti­mi­zan­te. La solu­ción polí­ti­ca al con­flic­to arma­do des­ple­ga­da por la ANC, se con­vier­te en una opor­tu­ni­dad inva­lua­ble para que con el pro­ta­go­nis­mo de los tra­ba­ja­do­res de la rama judi­cial ‑víc­ti­mas del mis­mo apa­ra­to para el que laboran‑, la aca­de­mia y todo el pue­blo sobe­rano, repen­se­mos el sis­te­ma judi­cial colom­biano y se le dé cau­ce a la jus­ti­cia para la paz

Por el con­tra­rio, el actual y defor­ma­do códi­go penal colom­biano, rema­ta­do por el exe­cra­ble sis­te­ma peni­ten­cia­rio ‑ambos ya colapsados‑, están lejos de ser el ejer­ci­cio real de jus­ti­cia que reque­ri­mos las víc­ti­mas del con­flic­to para nues­tra repa­ra­ción inte­gral. Solo a mane­ra de ejem­plo, los pri­sio­ne­ros polí­ti­cos no nece­si­ta­mos que nues­tros vic­ti­ma­rios sean haci­na­dos en con­di­cio­nes infra­hu­ma­nas en pri­sio­nes de máxi­ma segu­ri­dad, reque­ri­mos la liber­tad ple­na, la cesa­ción de la repre­sión judi­cial y el esta­ble­ci­mien­to de garan­tías para nues­tro ejer­ci­cio polí­ti­co solo otor­ga­bles en una Cons­ti­tu­yen­te para la paz. El deba­te hoy, no es como mani­quea­men­te los pre­sen­tan los medios, una tozu­da reti­cen­cia de los revo­lu­cio­na­rios a la cár­cel, ‑a la que si temen los autén­ti­cos ges­to­res del conflicto‑, sino un cues­tio­na­mien­to de fon­do sobre el con­cep­to de jus­ti­cia, la ver­dad sobre la gue­rra y la ari­dez del puni­ti­vis­mo para la recon­ci­lia­ción nacio­nal y el resar­ci­mien­to de las víctimas.

Con el esta­ble­ci­mien­to de la Comi­sión para el Escla­re­ci­mien­to de la Ver­dad, la Con­vi­ven­cia y la No Repe­ti­ción, se abo­na un impor­tan­te paso en el camino de esta apues­ta por una nue­va con­cep­ción de jus­ti­cia. Su arti­cu­la­ción a un sis­te­ma inte­gral de ver­dad, jus­ti­cia, repa­ra­ción y no repe­ti­ción, así como el carác­ter extra­ju­di­cial de la Comi­sión, favo­re­cen a cen­trar los desa­rro­llos en los pro­ce­sos polí­ti­cos para la recon­ci­lia­ción, así como para un ejer­ci­cio de jus­ti­cia trans­for­ma­ti­vo, res­tau­ra­ti­vo y pros­pec­ti­vo, sin extra­viar­nos en la con­vul­sión puni­ti­va, ya que se está par­tien­do de que la ver­dad del con­flic­to a des­en­tra­ñar, será la base para la apli­ca­ción de jus­ti­cia –en todos sus ribe­tes y acep­cio­nes- sobre los autén­ti­cos vic­ti­ma­rios indi­vi­dua­les y colec­ti­vos de la con­fron­ta­ción arma­da en estos más de 65 años. Mien­tras tan­to, tras los fal­sos argu­men­tos jurí­di­cos y la pom­pa mediá­ti­ca la obse­sión car­ce­le­ra del esta­ble­ci­mien­to solo pre­ten­de ocul­tar sus pro­fun­dos mie­dos polí­ti­cos: cuan­do dicen que los revo­lu­cio­na­rios le teme­mos a la pri­sión, real­men­te deve­lan que ellos le temen a nues­tra libertad.

Nos vemos en la ANC.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *