Más alla de los barro­tes- Fran­cis­co Javier Toloza

I Par­te
La gran pren­sa colom­bia­na en medio de su bana­li­dad infor­ma­ti­va ha que­ri­do mini­mi­zar el deba­te pre­sen­te en los diá­lo­gos de paz de La Haba­na, como un llano dile­ma sobre la cár­cel para los insur­gen­tes y las con­di­cio­nes de ésta. Detrás de esta super­fi­cia­li­dad mediá­ti­ca, ‑vio­la­to­ria inclu­so de nues­tro dere­cho ciu­da­dano a la infor­ma­ción veraz, impar­cial y oportuna‑, se escon­de no solo su níti­do jue­go polí­ti­co de pro­yec­ción de la agen­da del esta­ble­ci­mien­to de pax roma­na, sino tam­bién la inopia teó­ri­ca y con­cep­tual de la dere­cha colom­bia­na que homo­lo­ga gro­se­ra­men­te jus­ti­cia con pri­sión. Lejos de esta lec­tu­ra reduc­cio­nis­ta aspec­tos ya pac­ta­dos en la mesa, plas­ma­dos en la crea­ción de la Comi­sión de Escla­re­ci­mien­to de la Ver­dad, la Con­vi­ven­cia y Garan­tías de No Repe­ti­ción, así como polé­mi­cas que aún no se ter­mi­nan de defi­nir, ponen nues­tro pro­ce­so de paz a la van­guar­dia de la dis­cu­sión polí­ti­ca glo­bal e inevi­ta­ble­men­te invo­lu­cran los capi­te­les mis­mos del actual sta­tu quo en Colombia.

Los deba­tes laten­tes que pasan por la mesa de La Haba­na, no se limi­tan al dere­cho penal o al régi­men peni­ten­cia­rio, como lo pien­san los repre­so­res ávi­dos de barro­tes; las diser­ta­cio­nes que ema­nan de los diá­lo­gos, no son sus­tan­cial­men­te sobre las san­cio­nes jurí­di­cas y sus tipo­lo­gías, como lo soña­sen los tin­te­ri­llos, sino que por el con­tra­rio nos lle­van a pro­fun­das dis­cu­sio­nes teó­ri­co-prác­ti­cas sobre el con­cep­to de jus­ti­cia y el esta­tu­to de ver­dad para la paz y la recon­ci­lia­ción nacio­nal. Reali­dad pal­ma­ria ésta, para todo aquel que no se pier­da en las refrac­cio­nes mediá­ti­cas y ana­li­ce el tras­fon­do de la polé­mi­ca que por su cala­do y den­si­dad, nin­gún esta­do enta­bla­ría con una cua­dri­lla de malhechores.

El con­cep­to de justicia
Sin que­rer tri­via­li­zar la com­ple­ji­dad teó­ri­ca del tras­fon­do de la dis­cu­sión en La Haba­na, es nece­sa­rio pre­sen­tar escue­ta­men­te la esen­cia del deba­te. Antes de “impar­tir jus­ti­cia” como tan­to lo publi­ci­tan los fun­cio­na­rios guber­na­men­ta­les, debe­mos defi­nir y acor­dar con pre­ci­sión qué enten­de­mos por jus­ti­cia. La pre­gun­ta que miran con des­dén los voce­ros esta­ta­les, tie­ne hoy la mayor per­ti­nen­cia polí­ti­ca en nues­tro país. Cuan­do los enemi­gos de la solu­ción polí­ti­ca dicen falaz­men­te que los colom­bia­nos debe­mos esco­ger entre “jus­ti­cia” o paz, debe­mos inda­gar de qué tipo de jus­ti­cia hablamos.

¿Jus­ti­cia es cár­cel? Eso balan los opi­na­do­res pre­pa­gos de los medios de infor­ma­ción, para los que el país más jus­to ten­dría a toda su pobla­ción pre­sa. ¿Jus­ti­cia es la apli­ca­ción de la ley colom­bia­na? Las leyes vomi­ta­das por un par­la­men­to indigno ele­gi­do por menos del 40% de los colom­bia­nos no solo son bas­tan­te cues­tio­na­bles en tér­mi­nos axio­ló­gi­cos, sino que sería un difí­cil pun­to de encuen­tro con una insur­gen­cia que se ha levan­ta­do en armas pre­ci­sa­men­te con­tra ese orde­na­mien­to jurí­di­co por no con­si­de­rar­lo legí­ti­mo y que aspi­ra con­cer­tar con su con­tra­par­te un nue­vo mar­co legal para la paz. ¿Jus­ti­cia es el sis­te­ma judi­cial colom­biano? Entre las tie­rras des­po­ja­das del magis­tra­do­Pre­telt, los pasos del doc­tor Sal­sa, los cru­ce­ros de la magis­tra­da Díaz y los fis­ca­les de camu­fla­do, diga­mos que la rama judi­cial del país, tie­ne la mis­ma auto­ri­dad moral y legi­ti­mi­dad polí­ti­ca para encar­nar la jus­ti­cia, que la Comi­sión de éti­ca de la FIFA para repre­sen­tar la honestidad.

El deba­te es per­ti­nen­te y está abier­to en medio de la más pro­fun­da cri­sis de la jus­ti­cia en Colom­bia; que­da cla­ro enton­ces que los dog­mas guber­na­men­ta­les sobre su “jus­ti­cia” no pue­den ser ina­mo­vi­bles para la paz, pre­ci­sa­men­te por­que ésta no ha sido sino una legis­la­ción de gue­rra, incom­pa­ti­ble con la solu­ción polí­ti­ca. Esta­mos impul­san­do un pro­ce­so de paz, no un pro­ce­so de some­ti­mien­to a la actual jus­ti­cia. La jus­ti­cia que requie­re la paz, arti­cu­la­da al pro­ce­so de ver­dad, jus­ti­cia, repa­ra­ción y no repe­ti­ción, dis­ta del popu­lis­mo puni­ti­vo que tan­tos rédi­tos otor­ga a los poli­ti­que­ros. Se tra­ta de inter­pe­lar el para­dig­ma mis­mo de jus­ti­cia y tras­la­dar­nos del dispositivo“jurídico-formal” de la racio­na­li­dad webe­ria­na lejano de cual­quier sen­ti­do mate­rial, a una nue­va con­cep­ción de jus­ti­cia para las nece­si­da­des pro­pias de la ter­mi­na­ción del con­flic­to armado.

Es fal­so el dile­ma mediá­ti­co entre jus­ti­cia y acuer­do de paz. La con­tra­dic­ción es entre el ana­cró­ni­co e injus­to orde­na­mien­to jurí­di­co del con­flic­to y la jus­ti­cia para la paz. La jus­ti­cia para la paz no se tra­ta que el esta­do colom­biano incum­pla sus fun­cio­nes, como lo pien­san sus crí­ti­cos, sino que cum­pla su fin: la recon­ci­lia­ción entre los colom­bia­nos y la uni­dad nacio­nal. La labor cen­tral del esta­do no es la puni­ti­va y nun­ca ésta podría estar por enci­ma del dere­cho a la paz. Para ello es nece­sa­rio el giro en la con­cep­ción ofi­cial de jus­ti­cia, hacia una jus­ti­cia trans­for­ma­ti­va, res­tau­ra­ti­va y pros­pec­ti­va, que haga hin­ca­pié en las accio­nes trans­for­ma­do­ras de la reali­dad gene­ra­do­ra de víc­ti­mas, (trans­for­ma­ti­va), en la repa­ra­ción inte­gral de éstas (res­tau­ra­ti­va) y en la pro­yec­ción de esta jus­ti­cia para ser garan­tía de no repe­ti­ción, es decir en la pro­tec­ción de las nue­vas gene­ra­cio­nes de posi­bles vic­ti­mi­za­cio­nes. Des­de estos replan­tea­mien­tos, un acuer­do de paz acri­so­la­do en una nue­va car­ta mag­na, se con­vier­te en el ejer­ci­cio más pleno de jus­ti­cia trans­for­ma­ti­va, res­tau­ra­ti­va y pros­pec­ti­va para las víc­ti­mas del con­flic­to y todos los colom­bia­nos, en cuan­to garan­ti­za­ría el fin de la con­fron­ta­ción arma­da vic­ti­mi­zan­te. La solu­ción polí­ti­ca al con­flic­to arma­do des­ple­ga­da por la ANC, se con­vier­te en una opor­tu­ni­dad inva­lua­ble para que con el pro­ta­go­nis­mo de los tra­ba­ja­do­res de la rama judi­cial ‑víc­ti­mas del mis­mo apa­ra­to para el que laboran‑, la aca­de­mia y todo el pue­blo sobe­rano, repen­se­mos el sis­te­ma judi­cial colom­biano y se le dé cau­ce a la jus­ti­cia para la paz

Por el con­tra­rio, el actual y defor­ma­do códi­go penal colom­biano, rema­ta­do por el exe­cra­ble sis­te­ma peni­ten­cia­rio ‑ambos ya colapsados‑, están lejos de ser el ejer­ci­cio real de jus­ti­cia que reque­ri­mos las víc­ti­mas del con­flic­to para nues­tra repa­ra­ción inte­gral. Solo a mane­ra de ejem­plo, los pri­sio­ne­ros polí­ti­cos no nece­si­ta­mos que nues­tros vic­ti­ma­rios sean haci­na­dos en con­di­cio­nes infra­hu­ma­nas en pri­sio­nes de máxi­ma segu­ri­dad, reque­ri­mos la liber­tad ple­na, la cesa­ción de la repre­sión judi­cial y el esta­ble­ci­mien­to de garan­tías para nues­tro ejer­ci­cio polí­ti­co solo otor­ga­bles en una Cons­ti­tu­yen­te para la paz. El deba­te hoy, no es como mani­quea­men­te los pre­sen­tan los medios, una tozu­da reti­cen­cia de los revo­lu­cio­na­rios a la cár­cel, ‑a la que si temen los autén­ti­cos ges­to­res del conflicto‑, sino un cues­tio­na­mien­to de fon­do sobre el con­cep­to de jus­ti­cia, la ver­dad sobre la gue­rra y la ari­dez del puni­ti­vis­mo para la recon­ci­lia­ción nacio­nal y el resar­ci­mien­to de las víctimas.

Con el esta­ble­ci­mien­to de la Comi­sión para el Escla­re­ci­mien­to de la Ver­dad, la Con­vi­ven­cia y la No Repe­ti­ción, se abo­na un impor­tan­te paso en el camino de esta apues­ta por una nue­va con­cep­ción de jus­ti­cia. Su arti­cu­la­ción a un sis­te­ma inte­gral de ver­dad, jus­ti­cia, repa­ra­ción y no repe­ti­ción, así como el carác­ter extra­ju­di­cial de la Comi­sión, favo­re­cen a cen­trar los desa­rro­llos en los pro­ce­sos polí­ti­cos para la recon­ci­lia­ción, así como para un ejer­ci­cio de jus­ti­cia trans­for­ma­ti­vo, res­tau­ra­ti­vo y pros­pec­ti­vo, sin extra­viar­nos en la con­vul­sión puni­ti­va, ya que se está par­tien­do de que la ver­dad del con­flic­to a des­en­tra­ñar, será la base para la apli­ca­ción de jus­ti­cia –en todos sus ribe­tes y acep­cio­nes- sobre los autén­ti­cos vic­ti­ma­rios indi­vi­dua­les y colec­ti­vos de la con­fron­ta­ción arma­da en estos más de 65 años. Mien­tras tan­to, tras los fal­sos argu­men­tos jurí­di­cos y la pom­pa mediá­ti­ca la obse­sión car­ce­le­ra del esta­ble­ci­mien­to solo pre­ten­de ocul­tar sus pro­fun­dos mie­dos polí­ti­cos: cuan­do dicen que los revo­lu­cio­na­rios le teme­mos a la pri­sión, real­men­te deve­lan que ellos le temen a nues­tra libertad.

Nos vemos en la ANC.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on Facebook
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.