El movi­mien­to BDS lle­va a los diri­gen­tes israe­líes a un esta­do de pánico

Mien­tras que el movi­mien­to Boi­cot, Des­in­ver­sión y Sann­cio­nes gana terreno a nivel inter­na­cio­nal, los inten­tos de Israel por des­le­gi­ti­mar­lo recuer­dan al mac­carthis­mo de los años cin­cuen­ta en EEUU.

Hace algu­nos días, el pasa­do 3 de Junio, el pri­mer minis­tro israe­lí, Ben­ya­min Netan­yahu, y miem­bros de su gobierno ata­ca­ron al movi­mien­to inter­na­cio­nal del BDS.

El pri­mer minis­tro uti­li­zó ele­men­tos del len­gua­je nor­mal­men­te reser­va­dos a Hamas o Irán para refe­rir­se al movi­mien­to BDS como una “ame­na­za estra­té­gi­ca” para Israel. Netan­yahu reac­cio­nó así a una vota­ción de la Jun­ta Direc­ti­va de la Unión Nacio­nal de Estu­dian­tes del Rei­no Uni­do cele­bra­da el 2 de Junio de 2015 en la que éste se ali­neó con el movi­mien­to BDS.

En su deses­pe­ra­ción, Netan­yahu uti­li­zó sus men­ti­ras habi­tua­les. Él acu­só al movi­mien­to estu­dian­til de no haber con­de­na­do al EI cuan­do aquel apro­bó el 3 de diciem­bre una reso­lu­ción que con­de­na­ba a dicho gru­po “como una orga­ni­za­ción terro­ris­ta reac­cio­na­ria que per­pe­tra atro­ci­da­des” con­tra las per­so­nas en las zonas don­de opera.

El mis­mo día, el pre­si­den­te israe­lí Reuven Rivlin expre­só una opi­nión idén­ti­ca acer­ca de la ame­na­za estra­té­gi­ca que el BDS repre­sen­ta para Israel. Él decla­ró a un gru­po de deca­nos de uni­ver­si­da­des israe­líes: “Yo no habría ima­gi­na­do que las uni­ver­si­da­des israe­líes hicie­ran fren­te a un peli­gro real, pero la atmós­fe­ra en el mun­do está cam­bian­do, lo que crea una solu­ción don­de es impo­si­ble tra­tar esta cues­tión (del boi­cot) sino como una ame­na­za estra­té­gi­ca de nivel 1”.

En reali­dad, sí pare­ce que Netan­yahu, Rivlin y otros diri­gen­tes sio­nis­tas ten­gan bue­nas razo­nes para inquietarse.

En pri­mer lugar, con el acuer­do sobre el pro­gra­ma nuclear ira­ní per­fi­lán­do­se para fina­les de mes, Netan­yahu y los apo­lo­gis­tas de la ocu­pa­ción israe­lí van a con­ver­tir­se en el cen­tro de la aten­ción inter­na­cio­nal. El mun­do con­de­na cada vez con más fuer­za la abo­mi­na­ble polí­ti­ca de ocu­pa­ción y apartheid de la enti­dad sio­nis­ta con­tra los palestinos.

En segun­do lugar, el BDS gana terreno por­que es un movi­mien­to moral. Él mues­tra lo que la ocu­pa­ción ile­gal y racis­ta de Israel hace a los pales­ti­nos y arro­ja luz sobre los crí­me­nes con­tra la huma­ni­dad que Israel per­pe­tra de for­ma sis­te­má­ti­ca con­tra este pue­blo des­de hace 67 años. Por todo el mun­do, la cam­pa­ña ofre­ce a las per­so­nas dota­das de un sen­ti­do moral una opción cla­ra: actuar en base a valo­res huma­nis­tas y de jus­ti­cia o ali­near­se con una ocu­pa­ción mili­tar racista.

Una par­te cre­cien­te del mun­do aca­dé­mi­co y empre­sa­rial inter­na­cio­nal rehú­sa cola­bo­rar con la uni­ver­si­da­des o empre­sas israe­líes. Todas estas acti­vi­da­des juga­ron un papel impor­tan­te en la caí­da del régi­men del apartheid suda­fri­cano. El BDS está, sin duda, cal­ca­do de las cam­pa­ñas anti­apartheid en Sudá­fri­ca. En este sen­ti­do, lla­ma al fin de la ocu­pa­ción, la igual­dad de los ciu­da­da­nos ára­bes en Israel y una solu­ción jus­ta para los refu­gia­dos pales­ti­nos de 1948.

Omar Bar­gu­ti, uno de los fun­da­do­res del movi­mien­to, expli­có que el BDS fue lan­za­do por una enor­me fran­ja de la socie­dad civil como “una fase rela­ti­va­men­te nue­va en el con­jun­to de la lucha pales­ti­na por la liber­tad, la jus­ti­cia y la auto­de­ter­mi­na­ción. Bar­gu­ti seña­ló que más de 170 par­ti­dos polí­ti­cos, sin­di­ca­tos, aso­cia­cio­nes de muje­res, gru­pos por los dere­chos de los refu­gia­dos, ONGs y orga­ni­za­cio­nes popu­la­res han lla­ma­do a “un boi­cot a Israel has­ta que éste res­pe­te ínte­gra­men­te las obli­ga­cio­nes de dere­cho internacional”.

Des­pués de varios años en los que los diri­gen­tes israe­líes habla­ban des­de­ño­sa­men­te del “nulo impac­to” del BDS, aho­ra pare­ce que Netan­yahu, Rivlin, el AIPAC y sus ser­vi­do­res den­tro del Con­gre­so de EEUU están muy preo­cu­pa­dos por el cre­cien­te impac­to de estas san­cio­nes popu­la­res con­tra Israel. El Con­gre­so de EEUU ha tra­ta­do de des­truir la liber­tad de expre­sión en el país al tra­tar de prohi­bir al movi­mien­to BDS y el gobierno sio­nis­ta de Cana­dá ha hecho lo mis­mo. El AIPAC y Netan­yahu tra­tan de vin­cu­lar a este movi­mien­to con el “anti­se­mi­tis­mo”. Esto en un momen­to en el que Netan­yahu se ha mos­tra­do cla­ra­men­te en con­tra de la solu­ción de dos esta­dos y el fin de la ocupación.

El páni­co israe­lí comien­za a exten­der­se has­ta alcan­zar un nivel que se vio sólo en los últi­mos años del régi­men racis­ta de Sudá­fri­ca. Algu­nos comen­ta­rios recien­tes de israe­líes refuer­zan la cre­di­bi­li­dad de estas eva­lua­cio­nes. Bas­ta con­tem­plar una recien­te pri­me­ra pági­na del perió­di­co Yedioth Aha­ro­not. En ella, el escri­tor ultra Ben-Dror Yeme­ni advir­tió que “el éxi­to del BDS es par­ti­cu­lar­men­te impre­sio­nan­te por­que es un movi­mien­to que se sir­ve del len­gua­je de los derechos”.

En efec­to, el BDS se preo­cu­pa úni­ca­men­te de los dere­chos huma­nos, cívi­cos y nacio­na­les de los palestinos.

Israel y los lob­bies sio­nis­tas res­pon­den con sus tác­ti­cas de pre­sión para inten­tar ame­dren­tar a los par­ti­da­rios del BDS en los cam­pus uni­ver­si­ta­rios por medio de ame­na­zas y chan­ta­jes. Un sitio web lla­ma­do Canary Mis­sion ha anun­cia­do que crea­rá una lis­ta negra de estu­dian­tes y pro­fe­so­res uni­ver­si­ta­rios pro-palestinos.

Estos sitios inten­tan dañar las pers­pec­ti­vas eco­nó­mi­cas y de las per­so­nas a las que ata­can. “Es vues­tro deber ase­gu­rar que los radi­ca­les de hoy no son los asa­la­ria­dos de maña­na”, dice un narra­dor sio­nis­ta en el vídeo.

Serán, sin embar­go, muchos millo­nes de per­so­nas las que habrían de figu­rar en tales lis­tas dado que el movi­mien­to BDS no deja de exten­der­se entre estu­dian­tes, aca­dé­mi­cos, empre­sa­rios, pro­fe­sio­na­les y sim­ples con­su­mi­do­res que vigi­lan las eti­que­tas de los pro­duc­tos que com­pran para ase­gu­rar­se que no sean “Made in Israel” o comien­cen por el núme­ro 729 en el códi­go de barras

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on Facebook
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.