El movi­mien­to BDS lle­va a los diri­gen­tes israe­líes a un esta­do de pánico

Mien­tras que el movi­mien­to Boi­cot, Des­in­ver­sión y Sann­cio­nes gana terreno a nivel inter­na­cio­nal, los inten­tos de Israel por des­le­gi­ti­mar­lo recuer­dan al mac­carthis­mo de los años cin­cuen­ta en EEUU.

Hace algu­nos días, el pasa­do 3 de Junio, el pri­mer minis­tro israe­lí, Ben­ya­min Netan­yahu, y miem­bros de su gobierno ata­ca­ron al movi­mien­to inter­na­cio­nal del BDS.

El pri­mer minis­tro uti­li­zó ele­men­tos del len­gua­je nor­mal­men­te reser­va­dos a Hamas o Irán para refe­rir­se al movi­mien­to BDS como una “ame­na­za estra­té­gi­ca” para Israel. Netan­yahu reac­cio­nó así a una vota­ción de la Jun­ta Direc­ti­va de la Unión Nacio­nal de Estu­dian­tes del Rei­no Uni­do cele­bra­da el 2 de Junio de 2015 en la que éste se ali­neó con el movi­mien­to BDS.

En su deses­pe­ra­ción, Netan­yahu uti­li­zó sus men­ti­ras habi­tua­les. Él acu­só al movi­mien­to estu­dian­til de no haber con­de­na­do al EI cuan­do aquel apro­bó el 3 de diciem­bre una reso­lu­ción que con­de­na­ba a dicho gru­po “como una orga­ni­za­ción terro­ris­ta reac­cio­na­ria que per­pe­tra atro­ci­da­des” con­tra las per­so­nas en las zonas don­de opera.

El mis­mo día, el pre­si­den­te israe­lí Reuven Rivlin expre­só una opi­nión idén­ti­ca acer­ca de la ame­na­za estra­té­gi­ca que el BDS repre­sen­ta para Israel. Él decla­ró a un gru­po de deca­nos de uni­ver­si­da­des israe­líes: “Yo no habría ima­gi­na­do que las uni­ver­si­da­des israe­líes hicie­ran fren­te a un peli­gro real, pero la atmós­fe­ra en el mun­do está cam­bian­do, lo que crea una solu­ción don­de es impo­si­ble tra­tar esta cues­tión (del boi­cot) sino como una ame­na­za estra­té­gi­ca de nivel 1”.

En reali­dad, sí pare­ce que Netan­yahu, Rivlin y otros diri­gen­tes sio­nis­tas ten­gan bue­nas razo­nes para inquietarse.

En pri­mer lugar, con el acuer­do sobre el pro­gra­ma nuclear ira­ní per­fi­lán­do­se para fina­les de mes, Netan­yahu y los apo­lo­gis­tas de la ocu­pa­ción israe­lí van a con­ver­tir­se en el cen­tro de la aten­ción inter­na­cio­nal. El mun­do con­de­na cada vez con más fuer­za la abo­mi­na­ble polí­ti­ca de ocu­pa­ción y apartheid de la enti­dad sio­nis­ta con­tra los palestinos.

En segun­do lugar, el BDS gana terreno por­que es un movi­mien­to moral. Él mues­tra lo que la ocu­pa­ción ile­gal y racis­ta de Israel hace a los pales­ti­nos y arro­ja luz sobre los crí­me­nes con­tra la huma­ni­dad que Israel per­pe­tra de for­ma sis­te­má­ti­ca con­tra este pue­blo des­de hace 67 años. Por todo el mun­do, la cam­pa­ña ofre­ce a las per­so­nas dota­das de un sen­ti­do moral una opción cla­ra: actuar en base a valo­res huma­nis­tas y de jus­ti­cia o ali­near­se con una ocu­pa­ción mili­tar racista.

Una par­te cre­cien­te del mun­do aca­dé­mi­co y empre­sa­rial inter­na­cio­nal rehú­sa cola­bo­rar con la uni­ver­si­da­des o empre­sas israe­líes. Todas estas acti­vi­da­des juga­ron un papel impor­tan­te en la caí­da del régi­men del apartheid suda­fri­cano. El BDS está, sin duda, cal­ca­do de las cam­pa­ñas anti­apartheid en Sudá­fri­ca. En este sen­ti­do, lla­ma al fin de la ocu­pa­ción, la igual­dad de los ciu­da­da­nos ára­bes en Israel y una solu­ción jus­ta para los refu­gia­dos pales­ti­nos de 1948.

Omar Bar­gu­ti, uno de los fun­da­do­res del movi­mien­to, expli­có que el BDS fue lan­za­do por una enor­me fran­ja de la socie­dad civil como “una fase rela­ti­va­men­te nue­va en el con­jun­to de la lucha pales­ti­na por la liber­tad, la jus­ti­cia y la auto­de­ter­mi­na­ción. Bar­gu­ti seña­ló que más de 170 par­ti­dos polí­ti­cos, sin­di­ca­tos, aso­cia­cio­nes de muje­res, gru­pos por los dere­chos de los refu­gia­dos, ONGs y orga­ni­za­cio­nes popu­la­res han lla­ma­do a “un boi­cot a Israel has­ta que éste res­pe­te ínte­gra­men­te las obli­ga­cio­nes de dere­cho internacional”.

Des­pués de varios años en los que los diri­gen­tes israe­líes habla­ban des­de­ño­sa­men­te del “nulo impac­to” del BDS, aho­ra pare­ce que Netan­yahu, Rivlin, el AIPAC y sus ser­vi­do­res den­tro del Con­gre­so de EEUU están muy preo­cu­pa­dos por el cre­cien­te impac­to de estas san­cio­nes popu­la­res con­tra Israel. El Con­gre­so de EEUU ha tra­ta­do de des­truir la liber­tad de expre­sión en el país al tra­tar de prohi­bir al movi­mien­to BDS y el gobierno sio­nis­ta de Cana­dá ha hecho lo mis­mo. El AIPAC y Netan­yahu tra­tan de vin­cu­lar a este movi­mien­to con el “anti­se­mi­tis­mo”. Esto en un momen­to en el que Netan­yahu se ha mos­tra­do cla­ra­men­te en con­tra de la solu­ción de dos esta­dos y el fin de la ocupación.

El páni­co israe­lí comien­za a exten­der­se has­ta alcan­zar un nivel que se vio sólo en los últi­mos años del régi­men racis­ta de Sudá­fri­ca. Algu­nos comen­ta­rios recien­tes de israe­líes refuer­zan la cre­di­bi­li­dad de estas eva­lua­cio­nes. Bas­ta con­tem­plar una recien­te pri­me­ra pági­na del perió­di­co Yedioth Aha­ro­not. En ella, el escri­tor ultra Ben-Dror Yeme­ni advir­tió que “el éxi­to del BDS es par­ti­cu­lar­men­te impre­sio­nan­te por­que es un movi­mien­to que se sir­ve del len­gua­je de los derechos”.

En efec­to, el BDS se preo­cu­pa úni­ca­men­te de los dere­chos huma­nos, cívi­cos y nacio­na­les de los palestinos.

Israel y los lob­bies sio­nis­tas res­pon­den con sus tác­ti­cas de pre­sión para inten­tar ame­dren­tar a los par­ti­da­rios del BDS en los cam­pus uni­ver­si­ta­rios por medio de ame­na­zas y chan­ta­jes. Un sitio web lla­ma­do Canary Mis­sion ha anun­cia­do que crea­rá una lis­ta negra de estu­dian­tes y pro­fe­so­res uni­ver­si­ta­rios pro-palestinos.

Estos sitios inten­tan dañar las pers­pec­ti­vas eco­nó­mi­cas y de las per­so­nas a las que ata­can. “Es vues­tro deber ase­gu­rar que los radi­ca­les de hoy no son los asa­la­ria­dos de maña­na”, dice un narra­dor sio­nis­ta en el vídeo.

Serán, sin embar­go, muchos millo­nes de per­so­nas las que habrían de figu­rar en tales lis­tas dado que el movi­mien­to BDS no deja de exten­der­se entre estu­dian­tes, aca­dé­mi­cos, empre­sa­rios, pro­fe­sio­na­les y sim­ples con­su­mi­do­res que vigi­lan las eti­que­tas de los pro­duc­tos que com­pran para ase­gu­rar­se que no sean “Made in Israel” o comien­cen por el núme­ro 729 en el códi­go de barras

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *