¿Quién nece­si­ta emba­ja­do­res cuan­do tie­ne poetas?

Poeta cubana Nancy Morejón es en Washington esta semana. Foto: David Montgomery / The Washington Post.Poe­ta cuba­na Nancy More­jón es en Washing­ton esta sema­na. Foto: David Mont­go­mery /​The Washing­ton Post. 

Por David Montgomery/​The Washing­ton Post

“¿Por qué espe­rar a los emba­ja­do­res cuan­do tene­mos poe­tas?” Esa fue la reac­ción en Washing­ton del escri­tor E. Ethel­bert Miller cuan­do escu­chó que dos dis­tin­gui­dos poe­tas cuba­nos lle­ga­ron coin­ci­den­te­men­te des­de La Haba­na esta sema­na para par­ti­ci­par en fes­ti­va­les igual­men­te coin­ci­den­tes de poe­sía de Amé­ri­ca Lati­na en Washing­ton, que ten­drían lugar duran­te todo el fin de semana.

“El arte es una tie­rra de nadie”, dijo la poe­ta cuba­na Nancy More­jón toman­do su té de la maña­na en la casa del barrio Adams Mor­gan don­de vive Andy Sha­llal, el pro­pie­ta­rio de Bus­boys and Poets, una serie de cen­tros comu­ni­ta­rios. “Me gus­ta decir que lo que suce­dió el año pasa­do, el 17 de diciem­bre” – cuan­do el pre­si­den­te Oba­ma y el pre­si­den­te Raúl Cas­tro anun­cia­ron un inten­to por mejo­rar las rela­cio­nes -, “fue avi­zo­ra­do por los escri­to­res y artis­tas. Hemos esta­do tra­ba­jan­do mucho para la lle­ga­da de ese día”.

Los esfuer­zos para cons­truir puen­tes cul­tu­ra­les comen­za­ron a fina­les de 1970, dijo More­jón, y citó el encuen­tro duran­te una tar­de en Washing­ton don­de par­ti­ci­pa­ron el cineas­ta Saul Lan­dau y la escri­to­ra cubano-ame­ri­ca­na Lour­des Casals, ambos falle­ci­dos, entre quie­nes con­tri­bu­ye­ron a este acercamiento.

“Empe­za­mos a rom­per el silen­cio y a rom­per las barre­ras”, dijo. “Y final­men­te los gobier­nos hicie­ron bien en hablar el uno con el otro para enfren­tar nues­tros pro­ble­mas de una mane­ra muy civilizada.”

Aho­ra los diplo­má­ti­cos están dia­lo­gan­do con cau­te­la para lle­gar al día en que las dos nacio­nes pue­dan inter­cam­biar emba­ja­do­res de nuevo.

El té de More­jón toda­vía esta­ba calien­te cuan­do sonó el tim­bre de la casa de Sha­llal. Lle­gó el poe­ta cubano Wal­do Ley­va ves­ti­do con su carac­te­rís­ti­co som­bre­ro Pana­má sobre su cola de caba­llo plateada.

El poeta cubano Waldo Leyva también está de visita en Washington. Foto: David Montgomery / The Washington Post.El poe­ta cubano Wal­do Ley­va tam­bién está de visi­ta en Washing­ton. Foto: David Mont­go­mery /​The Washing­ton Post. 

“¡No! ¡No! ¡No!” Gri­tó More­jón sor­pren­di­da mien­tras se abra­za­ban. “Este señor es como mi hijo. Y no lo digo por­que soy mayor”- ambos nacie­ron a media­dos de la déca­da de 1940 -, sino por­que More­jón ayu­dó a Ley­va a publi­car su pri­mer libro de poe­sía. “Eso es casi como la maternidad”.

La reu­nión fue posi­ble gra­cias a algu­na orques­ta­ción mis­te­rio­sa de los dio­ses de la poe­sía, que al pare­cer deci­die­ron que era esta la sema­na para una mini explo­sión de poe­sía lati­no­ame­ri­ca­na en Washing­ton. Y que ocu­rra jus­to cuan­do se cen­tra la máxi­ma aten­ción en la evo­lu­ción de las rela­cio­nes entre las dos nacio­nes hace que esto sea aún más extraño.

Ley­va ofre­ció su pro­pia visión de la nue­va era diplo­má­ti­ca y el papel del poe­ta: “Cada épo­ca tie­ne su pro­pio rit­mo, su luz y su huma­ni­dad, y el poe­ta tie­ne que ser capaz de des­en­tra­ñar los códi­gos de su épo­ca. … El signo de esta épo­ca es el diá­lo­go y no la gue­rra; la con­ver­sa­ción y no la confrontación “.

Ley­va está en la ciu­dad para par­ti­ci­par en la Mara­tón Poé­ti­ca anual en len­gua cas­te­lla­na, orga­ni­za­do por Tea­tro de la Luna, la Divi­sión His­pa­na de la Biblio­te­ca del Con­gre­so, y la biblio­te­ca de la Socie­dad Cul­tu­ral His­pá­ni­ca. Los tres días de lec­tu­ras inclu­ye­ron la pre­sen­ta­ción de dos anto­lo­gías impor­tan­tes de poe­sía lati­no­ame­ri­ca­na: “Poe­sía de Amé­ri­ca Lati­na para el mun­do”, edi­ción bilin­güe que inclu­ye la obra de 43 poe­tas de 19 paí­ses, com­pi­la­da por el poe­ta mexi­cano Rober­to Ariz­men­di. Y “El oro de los tigres“, un ambi­cio­so pro­yec­to de varios volú­me­nes en el que se ha inclui­do la mejor poe­sía del mun­do en len­gua cas­te­lla­na, publi­ca­dos por la Capi­lla Alfon­si­na de la Uni­ver­si­dad Autó­no­ma de Nue­vo León, en México.

Una antología de poesía latinoamericana fue presentado a la Biblioteca del Congreso durante el Maratón de la Poesía. Foto: David Montgomery / The Washington PostUna anto­lo­gía de poe­sía lati­no­ame­ri­ca­na fue pre­sen­ta­da en la Biblio­te­ca del Con­gre­so duran­te la Mara­tón Poé­ti­ca. Foto: David Mont­go­mery /​The Washing­ton Post 

Se han uni­do en estas lec­tu­ras de la mara­tón de poe­mas los poe­tas Miner­va Mar­ga­ri­ta Villa­rreal (Méxi­co, direc­to­ra de la Capi­lla Alfon­si­na), Clau­dia Masin (Argen­ti­na), Con­sue­lo Her­nán­dez (Colom­bia), Mar­ta Rive­ra Garri­do (Repú­bli­ca Domi­ni­ca­na) y Rei Berroa (Repú­bli­ca Dominicana).

Ley­va reci­tó uno de sus poe­mas más famo­sos, “Defi­ni­ti­va­men­te jue­ves”. Jugan­do con el paso del tiem­po, Ley­va lle­va a su narra­dor a ima­gi­nar una fecha una déca­da más tar­de para pre­gun­tar­se qué habrá sido de él, de su aman­te y del mundo.

Algu­nos de los otros pie­zas poé­ti­cas incluían comen­ta­rios socia­les más direc­tos. Masin abor­dó la vio­len­cia domés­ti­ca en uno de ellos. Villa­rreal tomó la rup­tu­ra del orden en Méxi­co con dos bre­ves y afi­la­das pie­zas que alu­dían a la des­apa­ri­ción de 43 estu­dian­tes el año pasa­do y la indi­fe­ren­cia cul­pa­ble de los gobernantes.

“En la capi­tal polí­ti­ca del mun­do, tie­ne que haber un lugar para los poe­tas,” dijo Berroa, pro­fe­sor de lite­ra­tu­ra espa­ño­la en la Uni­ver­si­dad Geor­ge Mason, que ha esta­do orga­ni­zan­do la mara­tón con Tea­tro de la Luna duran­te más de dos déca­das. “Con el debi­do res­pe­to a la len­gua ingle­sa, hay tan­tas cosas que ocu­rren en inglés pero cree­mos que es esen­cial dar­le a esta gran comu­ni­dad de per­so­nas una opor­tu­ni­dad para res­pi­rar en espa­ñol, de la cul­tu­ra espa­ño­la y, espe­cial­men­te, de la poe­sía que es tan que­ri­da por la gen­te de habla hispana “.

Escucharon la lectura durante el Maratón Poético, de derecha a izquierda Georgette Dorn, director de la División Hispana de la Biblioteca del Congreso; el poeta Rei Berroa y el poeta Waldo Leyva. Foto: David Montgomery / The Washington Post.Escu­cha­ron la lec­tu­ra duran­te la Mara­tón Poé­ti­ca, de dere­cha a izquier­da Geor­get­te Dorn, direc­tor de la Divi­sión His­pa­na de la Biblio­te­ca del Con­gre­so; el poe­ta Rei Berroa y el poe­ta Wal­do Ley­va. Foto: David Mont­go­mery /​The Washing­ton Post. 

Mien­tras tan­to, More­jón esta­ba en la ciu­dad para par­ti­ci­par en las lec­tu­ras y dis­cu­sio­nes en los Bus­boys and Poets, de Tako­ma Park, don­de Sha­llal ha dedi­ca­do un espa­cio escé­ni­co y un mural al falle­ci­do poe­ta cubano Nico­lás Gui­llén. Gui­llén infun­dió su poe­sía con rit­mos musi­ca­les afro­cu­ba­nos y el habla coti­dia­na, y se cen­tró en la injus­ti­cia social. Fue ami­go de Langs­ton Hughes, musa fun­da­cio­nal de los Bus­boys, de Shallal.

More­jón reci­bió la influen­cia de la poe­sía de Gui­llén, aun cuan­do ella se resis­te a las eti­que­tas: “No pue­do negar que soy, a la vez, Nancy More­jón, un indi­vi­duo, una uni­dad, que no pue­de ser sub­di­vi­di­da en par­tes como se hace en el apren­di­za­je de las mate­má­ti­cas”, le dijo a un entre­vis­ta­dor una vez. “Yo no soy más negra que mujer; no soy más mujer que cuba­na; no soy más per­so­na ni más negra que cuba­na. Soy una bre­ve com­bus­tión de esos factores “.

More­jón y Sha­llal enca­be­za­ron una con­ver­sa­ción sobre Gui­llén y Hughes el vier­nes por la noche en el Bus­boys de Tako­ma. Ella tam­bién apro­ve­chó la opor­tu­ni­dad de unir­se a una par­te de la mara­tón de poe­sía en la Biblio­te­ca del Con­gre­so. Una de las pie­zas que reci­tó fue su poe­ma “Diver­ti­men­to para gui­ta­rra”, que con­tie­ne un gui­ño sutil a las rela­cio­nes entre Esta­dos Uni­dos y Cuba:

Amo los pasa­por­tes: ¿cuán­do deja­rán de exis­tir los pasaportes?
Amo los afa­nes del día y las tabernas
y la gui­ta­rra en el atardecer.
Amo una isla atra­ve­sa­da en la gar­gan­ta de Goliat
como una pal­ma en el cen­tro del Golfo.
Amo a David.
Amo la liber­tad que es una supervivencia.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *