La lucha femi­nis­ta for­ta­le­ce la lucha de cla­ses- Neir­lay Andrade

Al pre­gun­tar sobre la rela­ción de la lucha de las muje­res y la lucha de los explo­ta­dos, Clau­dia Korol da una repues­ta tajan­te: “La lucha femi­nis­ta for­ta­le­ce la lucha de cla­ses”. Des­car­ta la posi­bi­li­dad de que una divi­da a la otra, “por­que poder pen­sar el con­jun­to de las opre­sio­nes for­ta­le­ce a las organizaciones”.

“Me hice femi­nis­ta por­que vi que había muchas com­pa­ñe­ras en los movi­mien­tos que no par­ti­ci­pa­ban. Tuvi­mos que apren­der a enten­der por qué no hablá­ba­mos o por qué nos ponía­mos en un lugar secun­da­rio a la hora de deci­dir”, expli­ca la mili­tan­te argen­ti­na, mien­tras recuer­da que fue pre­ci­sa­men­te Hugo Chá­vez, al decla­rar­se femi­nis­ta, quien enfren­tó los resa­bios del patriar­ca­do, que aún per­ma­ne­cen laten­tes en la orga­ni­za­ción popular.

“La posi­bi­li­dad de que miles de muje­res en Vene­zue­la pue­dan tomar la pala­bra for­ta­le­ce a la Revo­lu­ción, no la debi­li­ta”. Rápi­da­men­te advier­te que no habla de cual­quier femi­nis­mo, sino de aquél que se opo­ne “al aca­dé­mi­co bur­gués que sólo tra­ba­ja en las dimen­sio­nes de una agen­da res­trin­gi­da de género”.

“Para noso­tras, todas las luchas son nues­tras: el tra­ba­jo, la salud, la edu­ca­ción, la vivien­da, la defen­sa de un país fren­te al impe­ria­lis­mo, son luchas femi­nis­tas”, agrega.

El equi­po de Edu­ca­ción Popu­lar del colec­ti­vo Pañue­los en Rebel­día se ha tra­za­do como obje­ti­vo mul­ti­pli­car los equi­pos de for­ma­ción en el seno de las orga­ni­za­cio­nes popu­la­res, espe­cial­men­te de colec­ti­vos femi­nis­tas, para hacer común un deba­te sobre el rol del femi­nis­mo en la lucha anti­ca­pi­ta­lis­ta, con­tra el patriar­ca­do y el colonialismo.

Actual­men­te avan­zan en la crea­ción de la Escue­la de Dere­cho de los Pue­blos del Abi Aya­la, pro­yec­to con­ce­bi­do para for­mar a mili­tan­tes ante la pre­sen­cia cre­cien­te del nar­co en los terri­to­rios y ámbi­tos de acción de la orga­ni­za­ción popu­lar: “La lucha de los terri­to­rios cam­bió y para eso la for­ma­ción de los mili­tan­tes requie­re mayor inte­gra­li­dad y profundidad”.

Expli­ca que para pen­sar los pro­ce­sos que se pla­tean de cara al socia­lis­mo, para el movi­mien­to popu­lar es prio­ri­ta­rio “iden­ti­fi­car cómo fun­cio­nan las opre­sio­nes —el capi­ta­lis­mo, el patriar­ca­do, el colo­nia­lis­mo— sobre los cuer­pos y las vidas de las per­so­nas y las comunidades”.

Aquí entra en esce­na la edu­ca­ción, por­que “en capi­ta­lis­mo, los sis­te­mas públi­cos y pri­va­dos de edu­ca­ción están fun­cio­nan­do como for­ma de repro­duc­ción de los fun­da­men­tos de la opre­sión; de legi­ti­ma­ción y natu­ra­li­za­ción de las opresiones”.

Esta inne­ga­ble apues­ta del sis­te­ma por legi­ti­mar la explo­ta­ción osci­la entre posi­cio­nes “reli­gio­sas, fun­da­men­ta­lis­tas que tra­tan de natu­ra­li­zar la opre­sión sobre los cuer­pos”, y posi­cio­nes “que tie­nen que ver con la tec­no­cra­cia del capi­tal”, pasan­do por aque­llas posi­cio­nes que “se pre­sen­tan como cien­tí­fi­cas, pero que en reali­dad res­pon­den a intere­ses eco­nó­mi­cos y polí­ti­cos”. En estos tres casos el deno­mi­na­dor común es el inten­to de pre­sen­tar al capi­ta­lis­mo como úni­co sis­te­ma posible.

Uno de los ejem­plos más cla­ros es la inter­ven­ción de las gran­des tras­na­cio­na­les en los pla­nes de edu­ca­ción públi­ca de las uni­ver­si­da­des y la finan­cia­ción pri­va­da de los pro­ce­sos de investigación.

“En Argen­ti­na esta­mos luchan­do para que las uni­ver­si­da­des no reci­ban sub­si­dio de Mon­san­to”. Tal inje­ren­cia “gene­ra un sis­te­ma edu­ca­ti­vo fun­cio­nal al sis­te­ma eco­nó­mi­co que se quie­re con­ser­var y refor­zar”, agrega.

Las difi­cul­ta­des de edu­car para la lucha

“El mode­lo edu­ca­ti­vo coin­ci­de con el mode­lo cul­tu­ral que pro­po­nen los gran­des medios de comu­ni­ca­ción, que atra­vie­sa a la fami­lia. Enton­ces, el esfuer­zo de des­na­tu­ra­li­zar­lo es con­tra­riar los sabe­res adqui­ri­dos por los movi­mien­tos populares”.

El poder hege­mó­ni­co ha edu­ca­do para que “la gen­te, por más que iden­ti­fi­que las injus­ti­cias, pien­se que no se pue­den aca­bar con ellas”; pero, aún más, el poder hege­mó­ni­co nos ha edu­ca­do “para des­va­lo­ri­zar el papel de cada una de ellas en la posi­ble transformación”.

Uno de los ejes cen­tra­les de la edu­ca­ción popu­lar es “la gene­ra­ción de con­fian­za en la pro­pia fuer­za, la crea­ción de colec­ti­vos con capa­ci­dad de trans­for­ma­ción social”.

Des­cri­be la edu­ca­ción libe­ra­do­ra como un pro­ce­so de gene­ra­ción colec­ti­va de cono­ci­mien­tos don­de hay una armo­nio­sa rela­ción entre teo­ría y prác­ti­ca. La fal­sa divi­sión entre estos dos aspec­tos que es pro­pia del sis­te­ma capi­ta­lis­ta va acom­pa­ña­da de la mer­can­ti­li­za­ción no sólo de la edu­ca­ción, sino de todas las dimen­sio­nes de la vida.

“Cuan­do habla­mos de edu­ca­ción libe­ra­do­ra, uno de los pri­me­ros aspec­tos es la des­mer­can­ti­li­za­ción del pro­ce­so edu­ca­ti­vo, que no está para ser­vir a los intere­ses eco­nó­mi­cos de la bur­gue­sía ni de una tras­na­cio­nal ni de una oli­gar­quía local, sino para dar res­pues­ta a los intere­ses del movi­mien­to popular”.

Memo­ria y antiimperialismo

El otro eje cen­tral de la edu­ca­ción para la libe­ra­ción es el for­ta­le­ci­mien­to de las expe­rien­cias de Poder Popu­lar exis­ten­tes y la gene­ra­ción de nue­vas expresiones.

“Cual­quier pro­ce­so eman­ci­pa­to­rio requie­re del for­ta­le­ci­mien­to del Poder Popu­lar autó­no­mo, orga­ni­za­do y crí­ti­co”, pues­to que es este poder “el sus­ten­to del pro­ce­so revolucionario”.

Recuer­da que uno de los apren­di­za­jes de las expe­rien­cias del socia­lis­mo en el siglo XX son las con­se­cuen­cias de la ena­je­na­ción del Poder Popu­lar. La lec­ción para las luchas de este siglo es que toda la fuer­za de un pro­ce­so revo­lu­cio­na­rio —en la eta­pa en que esté— es crear expe­rien­cias de Poder Popular”.

Des­de esta pers­pec­ti­va, “mira­mos soli­da­ria­men­te a Vene­zue­la. Sabe­mos que no es sólo la Revo­lu­ción Boli­va­ria­na lo que está en jue­go, sino los pro­ce­sos de libe­ra­ción en todo el con­ti­nen­te. Y nos sen­ti­mos par­te de esta Vene­zue­la que está resis­tien­do, luchan­do y tra­tan­do —a pesar de todos los obs­tácu­los— de cons­truir el Poder Popular”.

Para la defen­sa de la cons­truc­ción de este poder que dis­pu­te espa­cios a la domi­na­ción, Korol expli­ca que la edu­ca­ción libe­ra­do­ra debe ali­men­tar­se de un con­te­ni­do anti­im­pe­ria­lis­ta, vol­ver sobre las luchas por la inde­pen­den­cia que fue­ron par­te fun­da­men­tal de la for­ma­ción de nues­tros pueblos.

Y hablar de anti­im­pe­ria­lis­mo es tam­bién decir memo­ria his­tó­ri­ca: “Debe­mos sacar lec­cio­nes de la his­to­ria, la inva­sión Pana­má, los gol­pes de Esta­do en Sura­mé­ri­ca y las dic­ta­du­ras del Cono Sur son algu­nos de los epi­so­dios inolvidables”.

Clau­dia Korol pide que vol­va­mos a la expe­rien­cia cuba­na o viet­na­mi­ta: “El impe­ria­lis­mo sabía que si entra­ban, podría morir todo el pue­blo, pero no podrían domi­nar­lo”. Aho­ra la exi­gen­cia es de la uni­dad no de Esta­dos-Nación, sino de un pue­blo lati­no­ame­ri­cano que debe desa­rro­llar capa­ci­dad de auto­de­fen­sa, “de sen­tir­nos un con­ti­nen­te en lucha”.

Los nive­les de agre­si­vi­dad del impe­ria­lis­mo con­tra Vene­zue­la exi­gen una res­pues­ta común. “Cuan­do se jue­ga la liber­tad de un pue­blo con­tra el impe­ria­lis­mo, no hay lugar para dudas de la capa­ci­dad de orga­ni­zar­se para defen­der y estre­char los bra­zos en un solo brazo.”

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *