La lucha femi­nis­ta for­ta­le­ce la lucha de cla­ses- Neir­lay Andrade

Al pre­gun­tar sobre la rela­ción de la lucha de las muje­res y la lucha de los explo­ta­dos, Clau­dia Korol da una repues­ta tajan­te: “La lucha femi­nis­ta for­ta­le­ce la lucha de cla­ses”. Des­car­ta la posi­bi­li­dad de que una divi­da a la otra, “por­que poder pen­sar el con­jun­to de las opre­sio­nes for­ta­le­ce a las organizaciones”.

“Me hice femi­nis­ta por­que vi que había muchas com­pa­ñe­ras en los movi­mien­tos que no par­ti­ci­pa­ban. Tuvi­mos que apren­der a enten­der por qué no hablá­ba­mos o por qué nos ponía­mos en un lugar secun­da­rio a la hora de deci­dir”, expli­ca la mili­tan­te argen­ti­na, mien­tras recuer­da que fue pre­ci­sa­men­te Hugo Chá­vez, al decla­rar­se femi­nis­ta, quien enfren­tó los resa­bios del patriar­ca­do, que aún per­ma­ne­cen laten­tes en la orga­ni­za­ción popular.

“La posi­bi­li­dad de que miles de muje­res en Vene­zue­la pue­dan tomar la pala­bra for­ta­le­ce a la Revo­lu­ción, no la debi­li­ta”. Rápi­da­men­te advier­te que no habla de cual­quier femi­nis­mo, sino de aquél que se opo­ne “al aca­dé­mi­co bur­gués que sólo tra­ba­ja en las dimen­sio­nes de una agen­da res­trin­gi­da de género”.

“Para noso­tras, todas las luchas son nues­tras: el tra­ba­jo, la salud, la edu­ca­ción, la vivien­da, la defen­sa de un país fren­te al impe­ria­lis­mo, son luchas femi­nis­tas”, agrega.

El equi­po de Edu­ca­ción Popu­lar del colec­ti­vo Pañue­los en Rebel­día se ha tra­za­do como obje­ti­vo mul­ti­pli­car los equi­pos de for­ma­ción en el seno de las orga­ni­za­cio­nes popu­la­res, espe­cial­men­te de colec­ti­vos femi­nis­tas, para hacer común un deba­te sobre el rol del femi­nis­mo en la lucha anti­ca­pi­ta­lis­ta, con­tra el patriar­ca­do y el colonialismo.

Actual­men­te avan­zan en la crea­ción de la Escue­la de Dere­cho de los Pue­blos del Abi Aya­la, pro­yec­to con­ce­bi­do para for­mar a mili­tan­tes ante la pre­sen­cia cre­cien­te del nar­co en los terri­to­rios y ámbi­tos de acción de la orga­ni­za­ción popu­lar: “La lucha de los terri­to­rios cam­bió y para eso la for­ma­ción de los mili­tan­tes requie­re mayor inte­gra­li­dad y profundidad”.

Expli­ca que para pen­sar los pro­ce­sos que se pla­tean de cara al socia­lis­mo, para el movi­mien­to popu­lar es prio­ri­ta­rio “iden­ti­fi­car cómo fun­cio­nan las opre­sio­nes —el capi­ta­lis­mo, el patriar­ca­do, el colo­nia­lis­mo— sobre los cuer­pos y las vidas de las per­so­nas y las comunidades”.

Aquí entra en esce­na la edu­ca­ción, por­que “en capi­ta­lis­mo, los sis­te­mas públi­cos y pri­va­dos de edu­ca­ción están fun­cio­nan­do como for­ma de repro­duc­ción de los fun­da­men­tos de la opre­sión; de legi­ti­ma­ción y natu­ra­li­za­ción de las opresiones”.

Esta inne­ga­ble apues­ta del sis­te­ma por legi­ti­mar la explo­ta­ción osci­la entre posi­cio­nes “reli­gio­sas, fun­da­men­ta­lis­tas que tra­tan de natu­ra­li­zar la opre­sión sobre los cuer­pos”, y posi­cio­nes “que tie­nen que ver con la tec­no­cra­cia del capi­tal”, pasan­do por aque­llas posi­cio­nes que “se pre­sen­tan como cien­tí­fi­cas, pero que en reali­dad res­pon­den a intere­ses eco­nó­mi­cos y polí­ti­cos”. En estos tres casos el deno­mi­na­dor común es el inten­to de pre­sen­tar al capi­ta­lis­mo como úni­co sis­te­ma posible.

Uno de los ejem­plos más cla­ros es la inter­ven­ción de las gran­des tras­na­cio­na­les en los pla­nes de edu­ca­ción públi­ca de las uni­ver­si­da­des y la finan­cia­ción pri­va­da de los pro­ce­sos de investigación.

“En Argen­ti­na esta­mos luchan­do para que las uni­ver­si­da­des no reci­ban sub­si­dio de Mon­san­to”. Tal inje­ren­cia “gene­ra un sis­te­ma edu­ca­ti­vo fun­cio­nal al sis­te­ma eco­nó­mi­co que se quie­re con­ser­var y refor­zar”, agrega.

Las difi­cul­ta­des de edu­car para la lucha

“El mode­lo edu­ca­ti­vo coin­ci­de con el mode­lo cul­tu­ral que pro­po­nen los gran­des medios de comu­ni­ca­ción, que atra­vie­sa a la fami­lia. Enton­ces, el esfuer­zo de des­na­tu­ra­li­zar­lo es con­tra­riar los sabe­res adqui­ri­dos por los movi­mien­tos populares”.

El poder hege­mó­ni­co ha edu­ca­do para que “la gen­te, por más que iden­ti­fi­que las injus­ti­cias, pien­se que no se pue­den aca­bar con ellas”; pero, aún más, el poder hege­mó­ni­co nos ha edu­ca­do “para des­va­lo­ri­zar el papel de cada una de ellas en la posi­ble transformación”.

Uno de los ejes cen­tra­les de la edu­ca­ción popu­lar es “la gene­ra­ción de con­fian­za en la pro­pia fuer­za, la crea­ción de colec­ti­vos con capa­ci­dad de trans­for­ma­ción social”.

Des­cri­be la edu­ca­ción libe­ra­do­ra como un pro­ce­so de gene­ra­ción colec­ti­va de cono­ci­mien­tos don­de hay una armo­nio­sa rela­ción entre teo­ría y prác­ti­ca. La fal­sa divi­sión entre estos dos aspec­tos que es pro­pia del sis­te­ma capi­ta­lis­ta va acom­pa­ña­da de la mer­can­ti­li­za­ción no sólo de la edu­ca­ción, sino de todas las dimen­sio­nes de la vida.

“Cuan­do habla­mos de edu­ca­ción libe­ra­do­ra, uno de los pri­me­ros aspec­tos es la des­mer­can­ti­li­za­ción del pro­ce­so edu­ca­ti­vo, que no está para ser­vir a los intere­ses eco­nó­mi­cos de la bur­gue­sía ni de una tras­na­cio­nal ni de una oli­gar­quía local, sino para dar res­pues­ta a los intere­ses del movi­mien­to popular”.

Memo­ria y antiimperialismo

El otro eje cen­tral de la edu­ca­ción para la libe­ra­ción es el for­ta­le­ci­mien­to de las expe­rien­cias de Poder Popu­lar exis­ten­tes y la gene­ra­ción de nue­vas expresiones.

“Cual­quier pro­ce­so eman­ci­pa­to­rio requie­re del for­ta­le­ci­mien­to del Poder Popu­lar autó­no­mo, orga­ni­za­do y crí­ti­co”, pues­to que es este poder “el sus­ten­to del pro­ce­so revolucionario”.

Recuer­da que uno de los apren­di­za­jes de las expe­rien­cias del socia­lis­mo en el siglo XX son las con­se­cuen­cias de la ena­je­na­ción del Poder Popu­lar. La lec­ción para las luchas de este siglo es que toda la fuer­za de un pro­ce­so revo­lu­cio­na­rio —en la eta­pa en que esté— es crear expe­rien­cias de Poder Popular”.

Des­de esta pers­pec­ti­va, “mira­mos soli­da­ria­men­te a Vene­zue­la. Sabe­mos que no es sólo la Revo­lu­ción Boli­va­ria­na lo que está en jue­go, sino los pro­ce­sos de libe­ra­ción en todo el con­ti­nen­te. Y nos sen­ti­mos par­te de esta Vene­zue­la que está resis­tien­do, luchan­do y tra­tan­do —a pesar de todos los obs­tácu­los— de cons­truir el Poder Popular”.

Para la defen­sa de la cons­truc­ción de este poder que dis­pu­te espa­cios a la domi­na­ción, Korol expli­ca que la edu­ca­ción libe­ra­do­ra debe ali­men­tar­se de un con­te­ni­do anti­im­pe­ria­lis­ta, vol­ver sobre las luchas por la inde­pen­den­cia que fue­ron par­te fun­da­men­tal de la for­ma­ción de nues­tros pueblos.

Y hablar de anti­im­pe­ria­lis­mo es tam­bién decir memo­ria his­tó­ri­ca: “Debe­mos sacar lec­cio­nes de la his­to­ria, la inva­sión Pana­má, los gol­pes de Esta­do en Sura­mé­ri­ca y las dic­ta­du­ras del Cono Sur son algu­nos de los epi­so­dios inolvidables”.

Clau­dia Korol pide que vol­va­mos a la expe­rien­cia cuba­na o viet­na­mi­ta: “El impe­ria­lis­mo sabía que si entra­ban, podría morir todo el pue­blo, pero no podrían domi­nar­lo”. Aho­ra la exi­gen­cia es de la uni­dad no de Esta­dos-Nación, sino de un pue­blo lati­no­ame­ri­cano que debe desa­rro­llar capa­ci­dad de auto­de­fen­sa, “de sen­tir­nos un con­ti­nen­te en lucha”.

Los nive­les de agre­si­vi­dad del impe­ria­lis­mo con­tra Vene­zue­la exi­gen una res­pues­ta común. “Cuan­do se jue­ga la liber­tad de un pue­blo con­tra el impe­ria­lis­mo, no hay lugar para dudas de la capa­ci­dad de orga­ni­zar­se para defen­der y estre­char los bra­zos en un solo brazo.”

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on Facebook
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.