Ahaz­tuak denun­cia «una nue­va agre­sión fas­cis­ta» en un mono­li­to del mon­te Ezkaba

Ahaz­tuak 1936 – 1977 ha denun­cia­do que el mono­li­to que se colo­có recien­te­men­te en la segun­da cur­va des­cen­dien­do por la carre­te­ra del Fuer­te de San Cris­tó­bal, en el mon­te Ezka­ba, ha sufri­do «una nue­va agre­sión fascista».

Se tra­ta de «una nue­va agre­sión fas­cis­ta que se suma a las ya dema­sia­das que, con este tema, se vie­nen suce­dien­do», según apun­ta Ahaz­tuak en un comu­ni­ca­do, en el que indi­ca que en este caso, los agre­so­res, a prin­ci­pios de enero, pin­ta­ron la pla­ca de negro y dibu­ja­ron una cruz gama­da en el monolito.

El 22 de mayo, según recuer­da, en un sen­ci­llo acto de home­na­je se colo­có una nue­va pla­ca en el mono­li­to y, en el lugar exac­to don­de fue­ron eje­cu­ta­das once per­so­nas de Muri­llo el Fru­to y San­ta­ca­ra colo­caorn once esta­cas con sus nombres.

Estas esta­cas han sido aho­ra arran­ca­das por alguien que ade­más se ha lle­va­do la pla­ca, según Ahaz­tuak que mani­fies­ta su com­pro­mi­so de seguir adelante.

«Los here­de­ros del fran­quis­mo no quie­ren nin­gún sím­bo­lo que refle­je las bar­ba­ri­da­des fran­quis­tas» y con actua­cio­nes como estas «quie­ren ocul­tar la ver­dad, pero nos ten­drán una y otra vez enfren­te empe­ña­dos en el reco­no­ci­mien­to públi­co a quie­nes sufrie­ron las con­se­cuen­cias del fas­cis­mo», asevera.

Final­men­te exi­ge «un rápi­do escla­re­ci­mien­to de los hechos», por­que de lo con­tra­rio, según ase­ve­ra, se esta­rá «ante un hecho de suma gra­ve­dad, demos­trán­do­se, una vez más, cómo el mode­lo de impu­ni­dad para el régi­men fran­quis­ta y sus crí­me­nes per­mi­te y alien­ta ata­ques al dere­cho a la memo­ria de las víc­ti­mas de aquel régi­men dictatorial».

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on Facebook
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.