24‑M y cri­sis inter­na­cio­nal del nacio­na­lis­mo espa­ñol- Iña­ki Gil de San Vicente

vota

Nota: guión de char­la-deba­te para la asam­blea de Askapena 

  1. Las pasa­das elec­cio­nes del 24‑M han con­fir­ma­do varias ten­den­cias más o menos pre­vis­tas por cuan­to pre­vi­si­bles para cual­quier colec­ti­vo que hubie­ra segui­do con aten­ción el des­en­vol­vi­mien­to de la cri­sis inter­na­cio­nal que azo­ta al capi­ta­lis­mo espa­ñol. La fun­da­men­tal es la ten­den­cia al refor­za­mien­to del nacio­na­lis­mo espa­ñol en sus dos ver­tien­tes, la pro­gre­sis­ta y la tra­di­cio­nal; es decir, por mucho que el bipar­ti­dis­mo del PP-PSOE haya baja­do elec­to­ral­men­te como nun­ca antes, sin embar­go se cons­ta­ta que ha sur­gi­do un espa­ño­lis­mo «demo­crá­ti­co», tan tole­ran­te que has­ta habla ‑habla- de la posi­bi­li­dad de deba­tir algún día sobre eso que aho­ra lla­man «dere­cho a deci­dir», y que no ha duda­do en coali­gar­se con fuer­zas socio­po­lí­ti­cas, sin­di­ca­les y cul­tu­ra­les que sí defien­den los dere­chos nacio­na­les de los pue­blos oprimidos.
  2. ¿Por qué ini­cia­mos esta char­la-deba­te con la cues­tión del nacio­na­lis­mo espa­ñol y no con otras más fre­cuen­tes y casi obli­ga­das des­de una pers­pec­ti­va tra­di­cio­nal como son los resul­ta­dos elec­to­ra­les, las posi­bles alian­zas, los futu­ros que pue­den tener opcio­nes como Pode­mos, Aho­ra Madrid, Bar­ce­lo­na en Comú, Com­pos­te­la Aber­ta, Marea Atlán­ti­ca… y una casi inaca­ba­ble lis­ta de gru­pos simi­la­res que se han pre­sen­ta­do al 24‑M? Pues por­que los ava­ta­res del nacio­na­lis­mo espa­ñol son el mejor ter­mó­me­tro para mos­trar la gra­ve­dad de la cri­sis que his­tó­ri­ca­men­te hace cru­jir al capi­ta­lis­mo esta­tal, y a la vez el mejor baró­me­tro que avi­sa de la posi­ble fuer­za de los tem­po­ra­les que se avecinan.
  3. ¿Por qué habla­mos de una cri­sis inter­na­cio­nal del Esta­do espa­ñol? Por­que es una cri­sis que azo­ta a su esen­cia de cár­cel de pue­blos: es un Esta­do basa­do en la opre­sión de otras nacio­nes den­tro de sus mis­mas fron­te­ras, lo que hace que en reali­dad su «uni­dad nacio­nal» sea la nega­ción por la fuer­za de una reali­dad inter­na­cio­nal obje­ti­va­men­te exis­ten­te en su inte­rior; y por­que tam­bién la mun­dia­li­za­ción capi­ta­lis­ta hace que tan­to las rei­vin­di­ca­cio­nes de las nacio­nes que opri­me como su pro­pio futu­ro esta­tal sean incom­pren­si­bles al mar­gen del con­tex­to euro­peo y mun­dial. Zonas de Eus­kal Herria y los Paï­sos Cata­lans tam­bién están ocu­pa­das por el Esta­do fran­cés, y la super­vi­ven­cia nacio­nal de Gali­za está cada vez más conec­ta­da con el rein­te­gra­cio­nis­mo lin­güís­ti­co galego-portugués.
  4. La ideo­lo­gía nacio­na­lis­ta espa­ño­la es una ideo­lo­gía crea­da por el Esta­do del blo­que de las cla­ses domi­nan­tes, es por tan­to un nacio­na­lis­mo de Esta­do, un nacio­na­lis­mo bur­gués. Ade­más, ese Esta­do se ha cons­trui­do y se sos­tie­ne gra­cias a la opre­sión nacio­nal de pue­blos, sien­do en su base, por tan­to, un nacio­na­lis­mo impe­ria­lis­ta. Aho­ra bien, por las mis­mas con­tra­dic­cio­nes socia­les que reco­rren a todo Esta­do capi­ta­lis­ta, la ideo­lo­gía que gene­ra, aun sien­do la ideo­lo­gía nacio­na­lis­ta domi­nan­te, debe coexis­tir con subideo­lo­gías igual­men­te nacio­na­lis­tas pero ver­gon­zo­sas, pro­gres y has­ta «demo­crá­ti­cas» den­tro de sus lími­tes, subideo­lo­gías que no nie­gan lo esen­cial de la «nación espa­ño­la» tal cual se expre­sa en la Cons­ti­tu­ción de 1978 aun­que si lle­gan a veces a pro­po­ner su «moder­ni­za­ción». La his­to­ria de las subideo­lo­gías espa­ño­lis­tas del PSOE, del PCE-IU, de otras orga­ni­za­cio­nes que se dicen revo­lu­cio­na­rias y de gran par­te del anar­quis­mo, así lo demuestra.
  5. La ideo­lo­gía nacio­na­lis­ta tie­ne una amplia auto­no­mía rela­ti­va con res­pec­to a la evo­lu­ción socio­eco­nó­mi­ca y a las polí­ti­cas inme­dia­tas del Esta­do, por­que se ancla pro­fun­da­men­te en la estruc­tu­ra psí­qui­ca alie­na­da de la socie­dad, evo­lu­cio­nan­do con cier­ta len­ti­tud, tal como se com­prue­ba en la fide­li­dad de voto al PP y al PSOE, por ejem­plo. Sin embar­go, en con­tex­tos lar­gos de cri­sis sis­té­mi­cas que des­tru­yen pila­res cen­tra­les de la quie­tud, ruti­na y nor­ma­li­dad coti­dia­nas, se redu­ce pron­to esa auto­no­mía rela­ti­va para reapa­re­cer su depen­den­cia últi­ma y estruc­tu­ral de las rela­cio­nes de pro­pie­dad y de pro­duc­ción. Resur­gen enton­ces con más fuer­za tan­to las dife­ren­cias secun­da­rias entre el nacio­na­lis­mo domi­nan­te y las ver­sio­nes meno­res, a la vez que por una par­te más o menos redu­ci­da exa­cer­ba y des­pier­ta el con­te­ni­do impe­ria­lis­ta del nacio­na­lis­mo español.
  6. En efec­to, por su dura­ción e inten­si­dad la cri­sis sis­té­mi­ca actual está ponien­do fren­te al espe­jo las diver­sas varian­tes del nacio­na­lis­mo espa­ñol, des­de la más fran­quis­ta y nacio­nal-cató­li­ca, has­ta la de Pode­mos con sus loas al «empre­sa­rio patrio­ta», pasan­do por la exten­sa gama que va de la recen­tra­li­za­ción espa­ño­lis­ta del PP al fede­ra­lis­mo espu­rio de IU, sin olvi­dar­nos del casi extin­to res­col­do del esper­pen­to haber­ma­siano del «patrio­tis­mo cons­ti­tu­cio­nal». Y es que la cuá­dru­ple gra­ve­dad de la pre­sen­te cri­sis inci­den de pleno en las raí­ces socia­les de la «nación española».
  7. Una face­ta de esa cuá­dru­ple cri­sis es la osten­to­sa fal­se­dad del nacio­na­lis­mo prác­ti­co de la bur­gue­sía espa­ño­la, que pre­di­ca de patrio­tis­mo pero hace lo con­tra­rio: las gran­des empre­sas del Ibex 35 defrau­dan, roban y se apro­pian de todo lo posi­ble. La corrup­ción es gene­ra­li­za­da. Los suce­si­vos gobier­nos des­de los años 80 han ven­di­do al capi­tal pri­va­do extran­je­ro y esta­tal has­ta las «joyas de la coro­na» del Esta­do, más de 120 empre­sas públi­cas, y tie­nen pen­sa­do ven­der lo poco que que­da de patri­mo­nio públi­co. Su «soli­da­ri­dad nacio­nal» con el pue­blo cada día más empo­bre­ci­do y macha­ca­do se limi­ta a magras limos­nas cada vez más peque­ñas. Ha deja­do en la esta­ca­da impro­duc­ti­va a una gene­ra­ción joven cuyo úni­co futu­ro es el paro y la delin­cuen­cia, la emi­gra­ción, la pro­tes­ta o la revo­lu­ción. Ape­nas fun­cio­na ya el recla­mo inte­gra­dor del nacio­na­lis­mo bur­gués: el esta­tus de cla­se media.
  8. Otra face­ta es la osten­to­sa ana­cro­nía del sis­te­ma polí­ti­co en su con­jun­to para, pri­me­ro, pre­ver la cri­sis y pre­pa­rar­se con­tra ella des­de cri­te­rios de «soli­da­ri­dad nacio­nal»; segun­do, con­tac­tar con la socie­dad y fre­nar la corrup­ción; y, ter­ce­ro, man­te­ner una míni­ma «dig­ni­dad nacio­nal espa­ño­la» fren­te a las exi­gen­cias de la Unión Euro­pea y Esta­dos Uni­dos: el sis­te­ma polí­ti­co obe­de­ció des­de los años 80 las órde­nes exte­rio­res, aban­do­nó la indus­tria y la cien­cia, ter­cia­ri­zó la eco­no­mía, liqui­dó dere­chos y liber­ta­des, refor­mó a peor la cons­ti­tu­ción, cam­bió de rey, y sigue entre­gan­do tro­zos de la «nación espa­ño­la» a la OTAN. El sis­te­ma polí­ti­co ha ace­le­ra­do la deser­ti­za­ción nacio­nal-cul­tu­ral para así mul­ti­pli­car los bene­fi­cios de la indus­tria cul­tu­ral bur­gue­sa transnacionalizada.
  9. Por otra par­te, la cada vez más débil pro­duc­ti­vi­dad del capi­ta­lis­mo espa­ñol, de su decre­cien­te acu­mu­la­ción de capi­tal indus­trial, el retro­ce­so apre­cia­ble ya en los años 60 a pesar de los esfuer­zos del Plan de Esta­bi­li­za­ción de 1959, este decli­ve esta­lla en for­ma de cri­sis no por los altos sala­rios que, por ser­lo, fre­na­rían los bene­fi­cios empre­sa­ria­les, las inver­sio­nes y el cre­ci­mien­to, como dice la dere­cha; ni tam­po­co por los bajos sala­rios que, por ser­lo, fre­na­rían un aumen­to del con­su­mo y por tan­to de la pro­duc­ción inter­na, tal cual creen los key­ne­sia­nos del mun­di­llo de IU y Pode­mos. La cri­sis es resul­ta­do de la dia­léc­ti­ca entre las leyes eco­nó­mi­cas endó­ge­nas: caí­da ten­den­cial de la tasa media de bene­fi­cios, etc.; y las exóge­nas: bur­gue­sía indi­fe­ren­te a la tec­no­cien­cia, inefi­cien­cia esta­tal, corrup­ción gene­ra­li­za­da, etc. La cri­sis sis­té­mi­ca sur­ge de las con­tra­dic­cio­nes irre­so­lu­bles de la tota­li­dad con­cre­ta lla­ma­da «Espa­ña», for­ma­ción eco­nó­mi­co-social que no ha podi­do cons­ti­tuir­se en nación bur­gue­sa clásica.
  10. Por últi­mo, la lucha entre el Capi­tal y el Tra­ba­jo en el Esta­do espa­ñol agu­di­za la cri­sis glo­bal y las tres face­tas des­cri­tas. Una de las expre­sio­nes esen­cia­les de la lucha entre el Capi­tal y el Tra­ba­jo son los pro­ce­sos de libe­ra­ción nacio­nal de cla­se de los pue­blos opri­mi­dos por el Esta­do: la lla­ma­da «cri­sis del régi­men del 78» no se hubie­ra pro­du­ci­do sin esta esta lucha de cla­ses, pero tam­po­co sin los pro­ce­sos inde­pen­den­tis­tas de las nacio­nes opri­mi­das. A esca­la cua­li­ta­ti­va­men­te menor, las dife­ren­cias den­tro del Capi­tal, den­tro del blo­que de cla­ses domi­nan­te entre bur­gue­sía cen­tra­lis­ta y auto­no­mis­tas-regio­na­lis­tas, no supo­nen pro­ble­mas inso­lu­bles para las rela­cio­nes de pro­pie­dad y pro­duc­ción capi­ta­lis­tas, sí pudien­do lle­gar a ser difí­ci­les en lo rela­cio­na­do con la terri­to­ria­li­dad polí­ti­ca de ramas pro­duc­ti­vas y del repar­to inter­bur­gués de los bene­fi­cios obte­ni­dos con la explo­ta­ción asa­la­ria­da. Pero estas dife­ren­cias inter­bur­gue­sas se disuel­ven como tocino al fue­go ante la nece­si­dad de mul­ti­pli­car la explo­ta­ción nacio­nal de cla­se de los pue­blos tra­ba­ja­do­res que gene­ran la plusvalía.
  11. La cuá­dru­ple cri­sis ten­sio­na al extre­mo el nacio­na­lis­mo espa­ñol como lubri­can­te ideo­ló­gi­co de la acu­mu­la­ción mate­rial y sim­bó­li­ca de capi­tal en el Esta­do: las fuer­zas cen­trí­fu­gas que nun­ca han sido resuel­tas por­que son irre­so­lu­bles moti­van fuer­zas cen­trí­pe­tas dife­ren­tes en sus expre­sio­nes pero idén­ti­cas en su idea­rio nacio­na­lis­ta espa­ñol. Sin ana­li­zar por razo­nes obvias las subideo­lo­gía del PP, PSOE y C’s, sí es cla­ro que el nacio­na­lis­mo espa­ñol de Pode­mos, has­ta aho­ra difu­so, ha ido salien­do a la luz con­for­me lo nece­si­ta­ba para atraer sec­to­res de cen­tro, tran­qui­li­zar al capi­tal finan­cie­ro y a las fuer­zas fác­ti­cas del Estado.

12. Un sím­bo­lo de lo que deci­mos lo tene­mos en el rega­lo de Pode­mos al rey el día de la II Repú­bli­ca; otro en sus decla­ra­cio­nes sobre el ejér­ci­to espa­ñol y en sus silen­cios sobre las for­mas con­cre­tas del lla­ma­do «dere­cho a deci­dir»; otro en el con­cep­to de «empre­sa­rio patrio­ta» y en el mapa esta­tal de la sala de pren­sa, etc. Pero sin duda, el sím­bo­lo per­fec­to del nacio­na­lis­mo de Pode­mos es el círcu­lo de su logo: la per­fec­ción aris­to­té­li­ca que se remi­te a sí mis­ma, sin prin­ci­pio ni fin, sin con­tra­dic­cio­nes ni rup­tu­ras, sin movi­mien­to más allá de su eje inmó­vil ade­cua­do a la mega­lo­ma­nía de su direc­ción buro­crá­ti­ca, ver­ti­cal y subli­me como el «impe­rio del cen­tro» que diri­ge con la sabi­du­ría de los inte­lec­tua­les aca­dé­mi­cos los des­ti­nos de la Espa­ña de los ciu­da­da­nos abstractos.

13. A rega­ña­dien­tes, el efi­caz sim­plis­mo sim­bó­li­co del nacio­na­lis­mo espa­ñol de Pode­mos ha teni­do que adap­tar­se a las com­ple­jas sín­te­sis de iden­ti­da­des y sen­ti­mien­tos que se han ido for­man­do sobre todo en las nacio­nes opri­mi­das y menos en los pue­blos con raíz cul­tu­ral-popu­lar macha­ca­da por la uni­for­mi­za­ción esta­tal. Un caso cla­ro es el de la par­te de Eus­kal Herria bajo domi­na­ción espa­ño­la, y en espe­cial su refe­ren­te his­tó­ri­co, Nafa­rroa; otro es la com­ple­ji­dad de los Paï­sos Cata­lans y de Gali­za ente­ra. La impo­ten­cia de la ver­sión pro­gre del nacio­na­lis­mo espa­ñol para absor­ber estas iden­ti­da­des pro­gre­sis­tas y revo­lu­cio­na­rias no espa­ño­las es mani­fies­ta, aun­que ello no sig­ni­fi­que que aban­do­ne ese sueño.

  1. En estas tres nacio­nes la cúpu­la de Pode­mos ha teni­do que ceder en cues­tio­nes impor­tan­tes según los casos, vien­do inclu­so cómo la direc­ción de Bar­ce­lo­na en Comú ha gira­do opor­tu­na­men­te hacia el sobe­ra­nis­mo cata­la­nis­ta. En Gali­za, Pode­mos ya vio cómo has­ta IU le supe­ra­ba en una visión menos cen­tra­lis­ta del nacio­na­lis­mo espa­ñol. En las tres, ha retro­ce­di­do mucho el PP y en gene­ral lo han hecho las for­mas más reac­cio­na­rias del nacio­na­lis­mo esta­tal. Sin embar­go, con dife­ren­cias com­pren­si­bles en las tres sigue exis­tien­do con­di­cio­nes obje­ti­vas que pue­den faci­li­tar un cier­to cre­ci­mien­to del nacio­na­lis­mo de Pode­mos si, por un lado, su buro­cra­cia madri­le­ña se adap­ta con astu­cia opor­tu­nis­ta, y si por otro lado, el inde­pen­den­tis­mo socia­lis­ta no sabe reac­cio­nar a tiempo.
  2. En lo rela­cio­na­do con el nacio­na­lis­mo espa­ñol en el capi­ta­lis­mo mun­dia­li­za­do y en la Unión Euro­pea, su cri­sis de Esta­do agu­di­za la con­tra­dic­ción expan­si­vo-cons­tric­ti­va inhe­ren­te a la defi­ni­ción sim­ple de capi­tal: por un lado, en su movi­mien­to de diás­to­le expan­si­vo para la obten­ción de bene­fi­cio ha de explo­tar a pue­blos y cla­ses lo que pro­vo­ca resis­ten­cias; por otro lado, en su movi­mien­to de sís­to­le cons­tric­ti­vo para ase­gu­rar la rea­li­za­ción del bene­fi­cio obte­ni­do ha de reafir­mar su nacio­na­lis­mo impe­ria­lis­ta. Esta pug­na entre dos extre­mos tota­les ate­na­za a los muchos votan­tes, y pocos mili­tan­tes de las polié­dri­cas can­di­da­tu­ras de cen­tro-izquier­da que han rea­li­za­do la vivi­sec­ción del PP y PSOE: rei­vin­di­can dere­chos prohi­bi­dos, lo que les hace pro­cli­ves a asu­mir for­mas nebu­lo­sas del «dere­cho a deci­dir», pero a la vez la cri­sis del Esta­do y el diástole/​sístole del capi­tal pre­sio­nan sobre su nacio­na­lis­mo hacién­do­le avan­zar has­ta asu­mir la inde­pen­den­cia de los pue­blos opri­mi­dos, o a retro­ce­der has­ta una «nego­cia­ción autonómica».
  3. La uni­dad de base del nacio­na­lis­mo espa­ñol actual es la cár­cel cons­ti­tu­cio­nal adap­ta­da en 2011 a las exi­gen­cias del capi­tal finan­cie­ro, refor­za­da con el cam­bio de rey y con la férrea dis­ci­pli­na pre­su­pues­ta­ria de la Unión Euro­pea, sien­do las pre­sio­nes de Esta­dos Uni­dos sobre Gre­cia en el G7 el ejem­plo más recien­te. La impo­si­ción pri­me­ro de TTIP y lue­go del TiSA, así como la pau­la­ti­na vir­tua­li­za­ción del dine­ro mate­rial, estos y otros pro­yec­tos impe­ria­lis­tas serán terri­bles gol­pes a la sobe­ra­nía de los Esta­dos débi­les como el espa­ñol, for­mal­men­te inde­pen­dien­tes, por no hablar de la suer­te que corre­re­mos las nacio­nes opri­mi­das. Bajo estas con­di­cio­nes, el nacio­na­lis­mo con­fu­so y fácil, equi­dis­tan­te y tole­ran­te, debe­rá optar por un extre­mo u otro, o hacer­se cóm­pli­ce silen­cio­so y pasi­vo del imperialismo.
  4. Con­tra el Esta­do y su nacio­na­lis­mo mili­tan dig­nas y admi­ra­bles orga­ni­za­cio­nes revo­lu­cio­na­rias inter­na­cio­na­lis­tas. Deben supe­rar difi­cul­ta­des dia­rias dife­ren­tes y más adver­sas en su con­tex­to que a las que nos enfren­ta­mos noso­tras y noso­tros. No somos quie­nes para decir­les qué deben hacer ‑jus­to sabe­mos lo que no debe­mos hacer nosotros‑, pero sí debe­mos ofre­cer­les la posi­bi­li­dad de una refle­xión inter­na­cio­nal sobre lo que dis­cu­ti­mos ahora.

18. Las elec­cio­nes del pasa­do 24‑M han saca­do a la luz esta pro­ble­má­ti­ca sos­la­ya­da por la prác­ti­ca tota­li­dad de los aná­li­sis rea­li­za­dos des­de la pers­pec­ti­va esta­ta­lis­ta, excep­tuan­do error u omi­sión por mi par­te. Pero se tra­ta de una pro­ble­má­ti­ca deci­si­va en todos los sen­ti­dos, a la que debe­re­mos dedi­car una aten­ción cre­cien­te según se agra­ve la cri­sis inter­na­cio­nal del nacio­na­lis­mo español.

Iña­ki Gil de San Vicente

Eus­kal Herria, 9 de junio de 2015

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *