24‑M y cri­sis inter­na­cio­nal del nacio­na­lis­mo espa­ñol- Iña­ki Gil de San Vicente

vota

Nota: guión de char­la-deba­te para la asam­blea de Askapena 

  1. Las pasa­das elec­cio­nes del 24‑M han con­fir­ma­do varias ten­den­cias más o menos pre­vis­tas por cuan­to pre­vi­si­bles para cual­quier colec­ti­vo que hubie­ra segui­do con aten­ción el des­en­vol­vi­mien­to de la cri­sis inter­na­cio­nal que azo­ta al capi­ta­lis­mo espa­ñol. La fun­da­men­tal es la ten­den­cia al refor­za­mien­to del nacio­na­lis­mo espa­ñol en sus dos ver­tien­tes, la pro­gre­sis­ta y la tra­di­cio­nal; es decir, por mucho que el bipar­ti­dis­mo del PP-PSOE haya baja­do elec­to­ral­men­te como nun­ca antes, sin embar­go se cons­ta­ta que ha sur­gi­do un espa­ño­lis­mo «demo­crá­ti­co», tan tole­ran­te que has­ta habla ‑habla- de la posi­bi­li­dad de deba­tir algún día sobre eso que aho­ra lla­man «dere­cho a deci­dir», y que no ha duda­do en coali­gar­se con fuer­zas socio­po­lí­ti­cas, sin­di­ca­les y cul­tu­ra­les que sí defien­den los dere­chos nacio­na­les de los pue­blos oprimidos.
  2. ¿Por qué ini­cia­mos esta char­la-deba­te con la cues­tión del nacio­na­lis­mo espa­ñol y no con otras más fre­cuen­tes y casi obli­ga­das des­de una pers­pec­ti­va tra­di­cio­nal como son los resul­ta­dos elec­to­ra­les, las posi­bles alian­zas, los futu­ros que pue­den tener opcio­nes como Pode­mos, Aho­ra Madrid, Bar­ce­lo­na en Comú, Com­pos­te­la Aber­ta, Marea Atlán­ti­ca… y una casi inaca­ba­ble lis­ta de gru­pos simi­la­res que se han pre­sen­ta­do al 24‑M? Pues por­que los ava­ta­res del nacio­na­lis­mo espa­ñol son el mejor ter­mó­me­tro para mos­trar la gra­ve­dad de la cri­sis que his­tó­ri­ca­men­te hace cru­jir al capi­ta­lis­mo esta­tal, y a la vez el mejor baró­me­tro que avi­sa de la posi­ble fuer­za de los tem­po­ra­les que se avecinan.
  3. ¿Por qué habla­mos de una cri­sis inter­na­cio­nal del Esta­do espa­ñol? Por­que es una cri­sis que azo­ta a su esen­cia de cár­cel de pue­blos: es un Esta­do basa­do en la opre­sión de otras nacio­nes den­tro de sus mis­mas fron­te­ras, lo que hace que en reali­dad su «uni­dad nacio­nal» sea la nega­ción por la fuer­za de una reali­dad inter­na­cio­nal obje­ti­va­men­te exis­ten­te en su inte­rior; y por­que tam­bién la mun­dia­li­za­ción capi­ta­lis­ta hace que tan­to las rei­vin­di­ca­cio­nes de las nacio­nes que opri­me como su pro­pio futu­ro esta­tal sean incom­pren­si­bles al mar­gen del con­tex­to euro­peo y mun­dial. Zonas de Eus­kal Herria y los Paï­sos Cata­lans tam­bién están ocu­pa­das por el Esta­do fran­cés, y la super­vi­ven­cia nacio­nal de Gali­za está cada vez más conec­ta­da con el rein­te­gra­cio­nis­mo lin­güís­ti­co galego-portugués.
  4. La ideo­lo­gía nacio­na­lis­ta espa­ño­la es una ideo­lo­gía crea­da por el Esta­do del blo­que de las cla­ses domi­nan­tes, es por tan­to un nacio­na­lis­mo de Esta­do, un nacio­na­lis­mo bur­gués. Ade­más, ese Esta­do se ha cons­trui­do y se sos­tie­ne gra­cias a la opre­sión nacio­nal de pue­blos, sien­do en su base, por tan­to, un nacio­na­lis­mo impe­ria­lis­ta. Aho­ra bien, por las mis­mas con­tra­dic­cio­nes socia­les que reco­rren a todo Esta­do capi­ta­lis­ta, la ideo­lo­gía que gene­ra, aun sien­do la ideo­lo­gía nacio­na­lis­ta domi­nan­te, debe coexis­tir con subideo­lo­gías igual­men­te nacio­na­lis­tas pero ver­gon­zo­sas, pro­gres y has­ta «demo­crá­ti­cas» den­tro de sus lími­tes, subideo­lo­gías que no nie­gan lo esen­cial de la «nación espa­ño­la» tal cual se expre­sa en la Cons­ti­tu­ción de 1978 aun­que si lle­gan a veces a pro­po­ner su «moder­ni­za­ción». La his­to­ria de las subideo­lo­gías espa­ño­lis­tas del PSOE, del PCE-IU, de otras orga­ni­za­cio­nes que se dicen revo­lu­cio­na­rias y de gran par­te del anar­quis­mo, así lo demuestra.
  5. La ideo­lo­gía nacio­na­lis­ta tie­ne una amplia auto­no­mía rela­ti­va con res­pec­to a la evo­lu­ción socio­eco­nó­mi­ca y a las polí­ti­cas inme­dia­tas del Esta­do, por­que se ancla pro­fun­da­men­te en la estruc­tu­ra psí­qui­ca alie­na­da de la socie­dad, evo­lu­cio­nan­do con cier­ta len­ti­tud, tal como se com­prue­ba en la fide­li­dad de voto al PP y al PSOE, por ejem­plo. Sin embar­go, en con­tex­tos lar­gos de cri­sis sis­té­mi­cas que des­tru­yen pila­res cen­tra­les de la quie­tud, ruti­na y nor­ma­li­dad coti­dia­nas, se redu­ce pron­to esa auto­no­mía rela­ti­va para reapa­re­cer su depen­den­cia últi­ma y estruc­tu­ral de las rela­cio­nes de pro­pie­dad y de pro­duc­ción. Resur­gen enton­ces con más fuer­za tan­to las dife­ren­cias secun­da­rias entre el nacio­na­lis­mo domi­nan­te y las ver­sio­nes meno­res, a la vez que por una par­te más o menos redu­ci­da exa­cer­ba y des­pier­ta el con­te­ni­do impe­ria­lis­ta del nacio­na­lis­mo español.
  6. En efec­to, por su dura­ción e inten­si­dad la cri­sis sis­té­mi­ca actual está ponien­do fren­te al espe­jo las diver­sas varian­tes del nacio­na­lis­mo espa­ñol, des­de la más fran­quis­ta y nacio­nal-cató­li­ca, has­ta la de Pode­mos con sus loas al «empre­sa­rio patrio­ta», pasan­do por la exten­sa gama que va de la recen­tra­li­za­ción espa­ño­lis­ta del PP al fede­ra­lis­mo espu­rio de IU, sin olvi­dar­nos del casi extin­to res­col­do del esper­pen­to haber­ma­siano del «patrio­tis­mo cons­ti­tu­cio­nal». Y es que la cuá­dru­ple gra­ve­dad de la pre­sen­te cri­sis inci­den de pleno en las raí­ces socia­les de la «nación española».
  7. Una face­ta de esa cuá­dru­ple cri­sis es la osten­to­sa fal­se­dad del nacio­na­lis­mo prác­ti­co de la bur­gue­sía espa­ño­la, que pre­di­ca de patrio­tis­mo pero hace lo con­tra­rio: las gran­des empre­sas del Ibex 35 defrau­dan, roban y se apro­pian de todo lo posi­ble. La corrup­ción es gene­ra­li­za­da. Los suce­si­vos gobier­nos des­de los años 80 han ven­di­do al capi­tal pri­va­do extran­je­ro y esta­tal has­ta las «joyas de la coro­na» del Esta­do, más de 120 empre­sas públi­cas, y tie­nen pen­sa­do ven­der lo poco que que­da de patri­mo­nio públi­co. Su «soli­da­ri­dad nacio­nal» con el pue­blo cada día más empo­bre­ci­do y macha­ca­do se limi­ta a magras limos­nas cada vez más peque­ñas. Ha deja­do en la esta­ca­da impro­duc­ti­va a una gene­ra­ción joven cuyo úni­co futu­ro es el paro y la delin­cuen­cia, la emi­gra­ción, la pro­tes­ta o la revo­lu­ción. Ape­nas fun­cio­na ya el recla­mo inte­gra­dor del nacio­na­lis­mo bur­gués: el esta­tus de cla­se media.
  8. Otra face­ta es la osten­to­sa ana­cro­nía del sis­te­ma polí­ti­co en su con­jun­to para, pri­me­ro, pre­ver la cri­sis y pre­pa­rar­se con­tra ella des­de cri­te­rios de «soli­da­ri­dad nacio­nal»; segun­do, con­tac­tar con la socie­dad y fre­nar la corrup­ción; y, ter­ce­ro, man­te­ner una míni­ma «dig­ni­dad nacio­nal espa­ño­la» fren­te a las exi­gen­cias de la Unión Euro­pea y Esta­dos Uni­dos: el sis­te­ma polí­ti­co obe­de­ció des­de los años 80 las órde­nes exte­rio­res, aban­do­nó la indus­tria y la cien­cia, ter­cia­ri­zó la eco­no­mía, liqui­dó dere­chos y liber­ta­des, refor­mó a peor la cons­ti­tu­ción, cam­bió de rey, y sigue entre­gan­do tro­zos de la «nación espa­ño­la» a la OTAN. El sis­te­ma polí­ti­co ha ace­le­ra­do la deser­ti­za­ción nacio­nal-cul­tu­ral para así mul­ti­pli­car los bene­fi­cios de la indus­tria cul­tu­ral bur­gue­sa transnacionalizada.
  9. Por otra par­te, la cada vez más débil pro­duc­ti­vi­dad del capi­ta­lis­mo espa­ñol, de su decre­cien­te acu­mu­la­ción de capi­tal indus­trial, el retro­ce­so apre­cia­ble ya en los años 60 a pesar de los esfuer­zos del Plan de Esta­bi­li­za­ción de 1959, este decli­ve esta­lla en for­ma de cri­sis no por los altos sala­rios que, por ser­lo, fre­na­rían los bene­fi­cios empre­sa­ria­les, las inver­sio­nes y el cre­ci­mien­to, como dice la dere­cha; ni tam­po­co por los bajos sala­rios que, por ser­lo, fre­na­rían un aumen­to del con­su­mo y por tan­to de la pro­duc­ción inter­na, tal cual creen los key­ne­sia­nos del mun­di­llo de IU y Pode­mos. La cri­sis es resul­ta­do de la dia­léc­ti­ca entre las leyes eco­nó­mi­cas endó­ge­nas: caí­da ten­den­cial de la tasa media de bene­fi­cios, etc.; y las exóge­nas: bur­gue­sía indi­fe­ren­te a la tec­no­cien­cia, inefi­cien­cia esta­tal, corrup­ción gene­ra­li­za­da, etc. La cri­sis sis­té­mi­ca sur­ge de las con­tra­dic­cio­nes irre­so­lu­bles de la tota­li­dad con­cre­ta lla­ma­da «Espa­ña», for­ma­ción eco­nó­mi­co-social que no ha podi­do cons­ti­tuir­se en nación bur­gue­sa clásica.
  10. Por últi­mo, la lucha entre el Capi­tal y el Tra­ba­jo en el Esta­do espa­ñol agu­di­za la cri­sis glo­bal y las tres face­tas des­cri­tas. Una de las expre­sio­nes esen­cia­les de la lucha entre el Capi­tal y el Tra­ba­jo son los pro­ce­sos de libe­ra­ción nacio­nal de cla­se de los pue­blos opri­mi­dos por el Esta­do: la lla­ma­da «cri­sis del régi­men del 78» no se hubie­ra pro­du­ci­do sin esta esta lucha de cla­ses, pero tam­po­co sin los pro­ce­sos inde­pen­den­tis­tas de las nacio­nes opri­mi­das. A esca­la cua­li­ta­ti­va­men­te menor, las dife­ren­cias den­tro del Capi­tal, den­tro del blo­que de cla­ses domi­nan­te entre bur­gue­sía cen­tra­lis­ta y auto­no­mis­tas-regio­na­lis­tas, no supo­nen pro­ble­mas inso­lu­bles para las rela­cio­nes de pro­pie­dad y pro­duc­ción capi­ta­lis­tas, sí pudien­do lle­gar a ser difí­ci­les en lo rela­cio­na­do con la terri­to­ria­li­dad polí­ti­ca de ramas pro­duc­ti­vas y del repar­to inter­bur­gués de los bene­fi­cios obte­ni­dos con la explo­ta­ción asa­la­ria­da. Pero estas dife­ren­cias inter­bur­gue­sas se disuel­ven como tocino al fue­go ante la nece­si­dad de mul­ti­pli­car la explo­ta­ción nacio­nal de cla­se de los pue­blos tra­ba­ja­do­res que gene­ran la plusvalía.
  11. La cuá­dru­ple cri­sis ten­sio­na al extre­mo el nacio­na­lis­mo espa­ñol como lubri­can­te ideo­ló­gi­co de la acu­mu­la­ción mate­rial y sim­bó­li­ca de capi­tal en el Esta­do: las fuer­zas cen­trí­fu­gas que nun­ca han sido resuel­tas por­que son irre­so­lu­bles moti­van fuer­zas cen­trí­pe­tas dife­ren­tes en sus expre­sio­nes pero idén­ti­cas en su idea­rio nacio­na­lis­ta espa­ñol. Sin ana­li­zar por razo­nes obvias las subideo­lo­gía del PP, PSOE y C’s, sí es cla­ro que el nacio­na­lis­mo espa­ñol de Pode­mos, has­ta aho­ra difu­so, ha ido salien­do a la luz con­for­me lo nece­si­ta­ba para atraer sec­to­res de cen­tro, tran­qui­li­zar al capi­tal finan­cie­ro y a las fuer­zas fác­ti­cas del Estado.

12. Un sím­bo­lo de lo que deci­mos lo tene­mos en el rega­lo de Pode­mos al rey el día de la II Repú­bli­ca; otro en sus decla­ra­cio­nes sobre el ejér­ci­to espa­ñol y en sus silen­cios sobre las for­mas con­cre­tas del lla­ma­do «dere­cho a deci­dir»; otro en el con­cep­to de «empre­sa­rio patrio­ta» y en el mapa esta­tal de la sala de pren­sa, etc. Pero sin duda, el sím­bo­lo per­fec­to del nacio­na­lis­mo de Pode­mos es el círcu­lo de su logo: la per­fec­ción aris­to­té­li­ca que se remi­te a sí mis­ma, sin prin­ci­pio ni fin, sin con­tra­dic­cio­nes ni rup­tu­ras, sin movi­mien­to más allá de su eje inmó­vil ade­cua­do a la mega­lo­ma­nía de su direc­ción buro­crá­ti­ca, ver­ti­cal y subli­me como el «impe­rio del cen­tro» que diri­ge con la sabi­du­ría de los inte­lec­tua­les aca­dé­mi­cos los des­ti­nos de la Espa­ña de los ciu­da­da­nos abstractos.

13. A rega­ña­dien­tes, el efi­caz sim­plis­mo sim­bó­li­co del nacio­na­lis­mo espa­ñol de Pode­mos ha teni­do que adap­tar­se a las com­ple­jas sín­te­sis de iden­ti­da­des y sen­ti­mien­tos que se han ido for­man­do sobre todo en las nacio­nes opri­mi­das y menos en los pue­blos con raíz cul­tu­ral-popu­lar macha­ca­da por la uni­for­mi­za­ción esta­tal. Un caso cla­ro es el de la par­te de Eus­kal Herria bajo domi­na­ción espa­ño­la, y en espe­cial su refe­ren­te his­tó­ri­co, Nafa­rroa; otro es la com­ple­ji­dad de los Paï­sos Cata­lans y de Gali­za ente­ra. La impo­ten­cia de la ver­sión pro­gre del nacio­na­lis­mo espa­ñol para absor­ber estas iden­ti­da­des pro­gre­sis­tas y revo­lu­cio­na­rias no espa­ño­las es mani­fies­ta, aun­que ello no sig­ni­fi­que que aban­do­ne ese sueño.

  1. En estas tres nacio­nes la cúpu­la de Pode­mos ha teni­do que ceder en cues­tio­nes impor­tan­tes según los casos, vien­do inclu­so cómo la direc­ción de Bar­ce­lo­na en Comú ha gira­do opor­tu­na­men­te hacia el sobe­ra­nis­mo cata­la­nis­ta. En Gali­za, Pode­mos ya vio cómo has­ta IU le supe­ra­ba en una visión menos cen­tra­lis­ta del nacio­na­lis­mo espa­ñol. En las tres, ha retro­ce­di­do mucho el PP y en gene­ral lo han hecho las for­mas más reac­cio­na­rias del nacio­na­lis­mo esta­tal. Sin embar­go, con dife­ren­cias com­pren­si­bles en las tres sigue exis­tien­do con­di­cio­nes obje­ti­vas que pue­den faci­li­tar un cier­to cre­ci­mien­to del nacio­na­lis­mo de Pode­mos si, por un lado, su buro­cra­cia madri­le­ña se adap­ta con astu­cia opor­tu­nis­ta, y si por otro lado, el inde­pen­den­tis­mo socia­lis­ta no sabe reac­cio­nar a tiempo.
  2. En lo rela­cio­na­do con el nacio­na­lis­mo espa­ñol en el capi­ta­lis­mo mun­dia­li­za­do y en la Unión Euro­pea, su cri­sis de Esta­do agu­di­za la con­tra­dic­ción expan­si­vo-cons­tric­ti­va inhe­ren­te a la defi­ni­ción sim­ple de capi­tal: por un lado, en su movi­mien­to de diás­to­le expan­si­vo para la obten­ción de bene­fi­cio ha de explo­tar a pue­blos y cla­ses lo que pro­vo­ca resis­ten­cias; por otro lado, en su movi­mien­to de sís­to­le cons­tric­ti­vo para ase­gu­rar la rea­li­za­ción del bene­fi­cio obte­ni­do ha de reafir­mar su nacio­na­lis­mo impe­ria­lis­ta. Esta pug­na entre dos extre­mos tota­les ate­na­za a los muchos votan­tes, y pocos mili­tan­tes de las polié­dri­cas can­di­da­tu­ras de cen­tro-izquier­da que han rea­li­za­do la vivi­sec­ción del PP y PSOE: rei­vin­di­can dere­chos prohi­bi­dos, lo que les hace pro­cli­ves a asu­mir for­mas nebu­lo­sas del «dere­cho a deci­dir», pero a la vez la cri­sis del Esta­do y el diástole/​sístole del capi­tal pre­sio­nan sobre su nacio­na­lis­mo hacién­do­le avan­zar has­ta asu­mir la inde­pen­den­cia de los pue­blos opri­mi­dos, o a retro­ce­der has­ta una «nego­cia­ción autonómica».
  3. La uni­dad de base del nacio­na­lis­mo espa­ñol actual es la cár­cel cons­ti­tu­cio­nal adap­ta­da en 2011 a las exi­gen­cias del capi­tal finan­cie­ro, refor­za­da con el cam­bio de rey y con la férrea dis­ci­pli­na pre­su­pues­ta­ria de la Unión Euro­pea, sien­do las pre­sio­nes de Esta­dos Uni­dos sobre Gre­cia en el G7 el ejem­plo más recien­te. La impo­si­ción pri­me­ro de TTIP y lue­go del TiSA, así como la pau­la­ti­na vir­tua­li­za­ción del dine­ro mate­rial, estos y otros pro­yec­tos impe­ria­lis­tas serán terri­bles gol­pes a la sobe­ra­nía de los Esta­dos débi­les como el espa­ñol, for­mal­men­te inde­pen­dien­tes, por no hablar de la suer­te que corre­re­mos las nacio­nes opri­mi­das. Bajo estas con­di­cio­nes, el nacio­na­lis­mo con­fu­so y fácil, equi­dis­tan­te y tole­ran­te, debe­rá optar por un extre­mo u otro, o hacer­se cóm­pli­ce silen­cio­so y pasi­vo del imperialismo.
  4. Con­tra el Esta­do y su nacio­na­lis­mo mili­tan dig­nas y admi­ra­bles orga­ni­za­cio­nes revo­lu­cio­na­rias inter­na­cio­na­lis­tas. Deben supe­rar difi­cul­ta­des dia­rias dife­ren­tes y más adver­sas en su con­tex­to que a las que nos enfren­ta­mos noso­tras y noso­tros. No somos quie­nes para decir­les qué deben hacer ‑jus­to sabe­mos lo que no debe­mos hacer nosotros‑, pero sí debe­mos ofre­cer­les la posi­bi­li­dad de una refle­xión inter­na­cio­nal sobre lo que dis­cu­ti­mos ahora.

18. Las elec­cio­nes del pasa­do 24‑M han saca­do a la luz esta pro­ble­má­ti­ca sos­la­ya­da por la prác­ti­ca tota­li­dad de los aná­li­sis rea­li­za­dos des­de la pers­pec­ti­va esta­ta­lis­ta, excep­tuan­do error u omi­sión por mi par­te. Pero se tra­ta de una pro­ble­má­ti­ca deci­si­va en todos los sen­ti­dos, a la que debe­re­mos dedi­car una aten­ción cre­cien­te según se agra­ve la cri­sis inter­na­cio­nal del nacio­na­lis­mo español.

Iña­ki Gil de San Vicente

Eus­kal Herria, 9 de junio de 2015

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on Facebook
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.