Huel­gas en la fábri­ca del mun­do- José Ruíz Andrés

Des­de el comien­zo de la cri­sis eco­nó­mi­ca en 2008 y de la cri­sis polí­ti­ca y estruc­tu­ral en la Unión Euro­pea, rara vez escu­cha­mos hablar de Chi­na en otros tér­mi­nos que el de poten­cia eco­nó­mi­ca: bien como ame­na­za de un nue­vo colo­nia­lis­mo argu­yen­do el “peli­gro ama­ri­llo” o bien como refe­ren­te en cuan­to a mode­lo polí­ti­co y social. Es posi­ble que algu­na vez ten­ga­mos cons­tan­cia de la explo­ta­ción labo­ral que se sigue ejer­cien­do con­tra los tra­ba­ja­do­res de la Repú­bli­ca Popu­lar – aun­que sean malos tiem­pos para defen­der con­tra los gran­des con­glo­me­ra­dos empre­sa­ria­les la cau­sa de los dere­chos laborales‑, pero siem­pre en tér­mi­nos de vic­ti­mi­za­ción, gene­ral­men­te res­pon­dien­do al tópi­co racis­ta del “asiá­ti­co” como natu­ral­men­te sumi­sos y ten­den­tes a acep­tar un orden auto­crá­ti­co sin nin­gún tipo de con­tes­ta­ción ‑tópi­co que se hace en refe­ren­cia a los habi­tan­tes de la región Asia-Pací­fi­co olvi­dan­do que Irán, la mayor par­te de Rusia o India, entre otros paí­ses también.

Por ello cau­sa espe­cial­men­te sor­pre­sa el titu­lar de un suce­so ocu­rri­do el pasa­do 5 de abril:

“Hos­pi­ta­li­zan a 30 taxis­tas tras beber pes­ti­ci­da como pro­tes­ta en la ciu­dad de Bei­jing”. Tras este titu­lar se escon­de la his­to­ria de 15 tra­ba­ja­do­res que des­de la pro­vin­cia de Hei­long­jiang, en el extre­mo nor­te del país, empren­den un via­je has­ta la capi­tal de la repú­bli­ca duran­te una jor­na­da fes­ti­va a nivel de todo el esta­do, garan­ti­zan­do un mayor núme­ro de per­so­nas en la ciu­dad. Su
obje­ti­vo es pro­vo­car un revue­lo mediá­ti­co y con­se­guir que sus deman­das sean escu­cha­das por par­te del gobierno cen­tral rea­li­zan­do para ello un dra­má­ti­co acto de pro­tes­ta: la inges­tión de un pesticida.

Afor­tu­na­da­men­te, no se ha pro­du­ci­do nin­gu­na víc­ti­ma mor­tal y todos los mani­fes­tan­tes per­ma­ne­cen esta­bles pero aún hospitalizados.

Cues­ta mucho enten­der que empren­der un via­je de una dis­tan­cia de 1061 km (simi­lar a la que sepa­ra a Bar­ce­lo­na de Frank­furt) con el fin de rea­li­zar una pro­tes­ta en la vía públi­ca, auto­le­sio­nar­se para con­se­guir la inter­ven­ción del esta­do y evi­tar un abu­so labo­ral, sea cata­lo­ga­do como “pasi­vi­dad”. Pese a todo y pre­ci­sa­men­te por la esca­sez de noti­cias, sería posi­ble argumentar

1

que esto se tra­ta de una excep­ción y que cuan­do exis­ten pro­tes­tas de enver­ga­du­ra, que vayan más allá de una dra­má­ti­ca “anéc­do­ta” ‑como #Ocuppy­Cen­tral y la Umbre­lla Revo­lu­tion- los medios de comu­ni­ca­ción inter­na­cio­na­les no tar­dan en acu­dir. Sin embar­go, este acto es sólo uno de los
muchos actos de pro­tes­ta en el ámbi­to labo­ral, que han aumen­ta­do expo­nen­cial­men­te estos últimos

La Repú­bli­ca Popu­lar Chi­na vive sus momen­tos de mayor inten­si­dad en la con­flic­ti­vi­dad labo­ral pro­ba­ble­men­te des­de la Revo­lu­ción Cul­tu­ral. Huel­gas sec­to­ria­les, masi­vas mani­fes­ta­cio­nes, ocu­pa­ción de edi­fi­cios guber­na­men­ta­les, e inclu­so resis­ten­cia acti­va ante la repre­sión públi­ca y pri­va­da, todo esto está ocu­rrien­do hoy en la Chi­na con­ti­nen­tal. Las pro­tes­tas son mediá­ti­ca­men­te par­cia­li­za­das e indi­vi­dua­li­za­das, loca­li­zan­do sus focos de pro­tes­ta y rea­li­zan­do un tími­do segui­mien­to, lo que pro­vo­ca que fije­mos nues­tro pris­ma dema­sia­do en el deta­lle y no pres­te­mos aten­ción a los hechos en su con­jun­to. Meta­fó­ri­ca­men­te, el árbol no nos deja ver el bosque.

En la pasa­da déca­da se pro­du­je­ron en toda Chi­na una media de 30.000 huel­gas y pro­tes­tas anual­men­te. Se tra­ta de la cara ocul­ta del tan cono­ci­do cre­ci­mien­to macro-eco­nó­mi­co (segun­do PIB más alto del mun­do, prin­ci­pal país expor­ta­dor, etc. etc.). Detrás de estos índi­ces exis­ten otros que mues­tran el por­qué de estas pro­tes­tas, como, por ejem­plo, el aumen­to des­bo­ca­do del índi­ce de Gini duran­te los últi­mos 25 años, el hecho de ser el país 87 en el ran­king del Índi­ce de Desa­rro­llo Humano o con­tar cada vez con un mayor núme­ro de millo­na­rios en las lis­tas For­bes. Este núme­ro de huel­gas ‑de un volu­men bas­tan­te con­si­de­ra­ble- que siguió un in cres­cen­do cons­tan­te duran­te los últi­mos años de la déca­da de los 2000, ha aumen­ta­do de mane­ra expo­nen­cial en los últi­mos cin­co años. De los 3.387 casos exa­mi­na­dos por la base de datos del “Chi­na Labour Bulle­tin” des­ta­ca nota­ble­men­te el cur­so 2014 – 2015 espe­cial­men­te el pasa­do mes de Enero en el que se lle­gó a 272
huel­gas regis­tra­das en sólo un mes. Esto supo­ne que en lo que lle­va­mos de año se han pro­du­ci­do tan­tas huel­gas como en 2011 y 2012.

La mayo­ría de pro­tes­tas se dan en las fábri­cas. El mis­mo Chi­na Labour Bulle­tin, en su report de Mar­zo de 2012 nos expli­ca lo que pue­de resul­tar una evi­den­cia pero con­vie­ne recor­dar: “Las huel­gas y las pro­tes­tas son rela­ti­va­men­te fáci­les de orga­ni­zar en una fábri­ca don­de hay un alto volu­men de con­cen­tra­ción de tra­ba­ja­do­res, todos con los mis­mos intere­ses y con los mis­mos pro­ble­mas”. El mayor núme­ro de pro­tes­tas tie­ne lugar en el sec­tor de la indus­tria tex­til, cons­ti­tu­yen­do el 70% de las mis­mas, pero tam­bién pode­mos encon­trar­las en el sec­tor de la mine­ría o la cons­truc­ción. La fábri­ca, la obra y la mina son, por tan­to, los esce­na­rios de lucha.

2

“El hecho de la con­cen­tra­ción de las dispu­tas en este sec­tor se expli­ca por­que el cre­ci­mien­to eco­nó­mi­co de Chi­na duran­te este perio­do fue con­du­ci­do por la orien­ta­ción expor­ta­do­ra de la indus­tria que se basa­ba en un altí­si­mo volu­men a bajo cos­te. El refuer­zo de las regu­la­ri­za­cio­nes labo­ra­les fue extre­ma­da­men­te laxo en este sec­tor. La pre­sen­cia no efec­ti­va de un sin­di­ca­to que repre­sen­te a los tra­ba­ja­do­res y la fal­ta de cana­les de comu­ni­ca­ción con la geren­cia de la empre­sa no deja otra opción a los tra­ba­ja­do­res que rea­li­zar pro­tes­tas cuan­do sus dere­chos son violados”

Sin embar­go, estas pro­tes­tas trans­cien­den en nume­ro­sas oca­sio­nes estos esce­na­rios y estos sec­to­res socia­les. Otro colec­ti­vo fuer­te­men­te movi­li­za­do es el de los maes­tros, prin­ci­pal­men­te los maes­tros rura­les en paro que per­die­ron su tra­ba­jo duran­te las pri­va­ti­za­cio­nes y recor­tes socia­les de
los años 90 en Chi­na, pero tam­bién los maes­tros públi­cos en pro­tes­ta por la des­igual­dad de suel­dos con res­pec­to a los cen­tros pri­va­dos. El sec­tor del trans­por­te, prin­ci­pal­men­te los colec­ti­vos de taxis­tas, tam­bién está fuer­te­men­te movi­li­za­do; un ejem­plo es la pro­tes­ta con la que comenzábamos
este artícu­lo, pero tam­bién pode­mos encon­trar huel­gas masi­vas, como la de la ciu­dad de Chong­qing en el año 2008, movi­li­zan­do alre­de­dor de 9.000 taxis­tas que recla­ma­ban su dere­cho a sin­di­car­se ‑en Chi­na la legis­la­ción no per­mi­te ofi­cia­li­zar los sin­di­ca­tos que no estén orga­ni­za­dos a nive­les de Las regio­nes don­de se pro­du­ce un mayor núme­ro de huel­gas son, por lo tan­to, aque­llas regio­nes don­de se con­cen­tra la indus­tria: Guang­dong, Jiang­su, Shan­dong, o las muni­ci­pa­li­da­des de Bei­jing, Shanghai y Chong­qing. Resul­ta tam­bién sig­ni­fi­ca­ti­vo el com­pro­bar que estas pro­vin­cias son aque­llas de mayor con­cen­tra­ción de rique­za, con un PIB más alto, lo que demues­tra que en el mode­lo chino de desa­rro­llo la “gene­ra­ción de rique­za” no gene­ra natu­ral­men­te un bene­fi­cio colec­ti­vo a los habi­tan­tes del terri­to­rio sin la inter­ven­ción del esta­do o sin la pre­sión de los tra­ba­ja­do­res, sino que por con­tra gene­ra mayo­res des­igual­da­des e insa­tis­fac­cio­nes. Por contra,
pro­vin­cias mucho más pobres don­de exis­ten ade­más otra serie de con­flic­tos – la región autó­no­ma de Xin­jiang sería un ejem­plo prag­má­ti­co por el con­flic­to iden­ti­ta­rio exis­ten­te en la región- ape­nas pre­sen­ta inci­den­cias de este tipo.

1 A deca­de of chan­ge. The wor­kers move­ment in Chi­na 2000 – 2010. Chi­na Labo­r’s Bulle­tin Research Reports.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *