Huel­gas en la fábri­ca del mun­do- José Ruíz Andrés

Des­de el comien­zo de la cri­sis eco­nó­mi­ca en 2008 y de la cri­sis polí­ti­ca y estruc­tu­ral en la Unión Euro­pea, rara vez escu­cha­mos hablar de Chi­na en otros tér­mi­nos que el de poten­cia eco­nó­mi­ca: bien como ame­na­za de un nue­vo colo­nia­lis­mo argu­yen­do el “peli­gro ama­ri­llo” o bien como refe­ren­te en cuan­to a mode­lo polí­ti­co y social. Es posi­ble que algu­na vez ten­ga­mos cons­tan­cia de la explo­ta­ción labo­ral que se sigue ejer­cien­do con­tra los tra­ba­ja­do­res de la Repú­bli­ca Popu­lar – aun­que sean malos tiem­pos para defen­der con­tra los gran­des con­glo­me­ra­dos empre­sa­ria­les la cau­sa de los dere­chos laborales‑, pero siem­pre en tér­mi­nos de vic­ti­mi­za­ción, gene­ral­men­te res­pon­dien­do al tópi­co racis­ta del “asiá­ti­co” como natu­ral­men­te sumi­sos y ten­den­tes a acep­tar un orden auto­crá­ti­co sin nin­gún tipo de con­tes­ta­ción ‑tópi­co que se hace en refe­ren­cia a los habi­tan­tes de la región Asia-Pací­fi­co olvi­dan­do que Irán, la mayor par­te de Rusia o India, entre otros paí­ses también.

Por ello cau­sa espe­cial­men­te sor­pre­sa el titu­lar de un suce­so ocu­rri­do el pasa­do 5 de abril:

“Hos­pi­ta­li­zan a 30 taxis­tas tras beber pes­ti­ci­da como pro­tes­ta en la ciu­dad de Bei­jing”. Tras este titu­lar se escon­de la his­to­ria de 15 tra­ba­ja­do­res que des­de la pro­vin­cia de Hei­long­jiang, en el extre­mo nor­te del país, empren­den un via­je has­ta la capi­tal de la repú­bli­ca duran­te una jor­na­da fes­ti­va a nivel de todo el esta­do, garan­ti­zan­do un mayor núme­ro de per­so­nas en la ciu­dad. Su
obje­ti­vo es pro­vo­car un revue­lo mediá­ti­co y con­se­guir que sus deman­das sean escu­cha­das por par­te del gobierno cen­tral rea­li­zan­do para ello un dra­má­ti­co acto de pro­tes­ta: la inges­tión de un pesticida.

Afor­tu­na­da­men­te, no se ha pro­du­ci­do nin­gu­na víc­ti­ma mor­tal y todos los mani­fes­tan­tes per­ma­ne­cen esta­bles pero aún hospitalizados.

Cues­ta mucho enten­der que empren­der un via­je de una dis­tan­cia de 1061 km (simi­lar a la que sepa­ra a Bar­ce­lo­na de Frank­furt) con el fin de rea­li­zar una pro­tes­ta en la vía públi­ca, auto­le­sio­nar­se para con­se­guir la inter­ven­ción del esta­do y evi­tar un abu­so labo­ral, sea cata­lo­ga­do como “pasi­vi­dad”. Pese a todo y pre­ci­sa­men­te por la esca­sez de noti­cias, sería posi­ble argumentar

1

que esto se tra­ta de una excep­ción y que cuan­do exis­ten pro­tes­tas de enver­ga­du­ra, que vayan más allá de una dra­má­ti­ca “anéc­do­ta” ‑como #Ocuppy­Cen­tral y la Umbre­lla Revo­lu­tion- los medios de comu­ni­ca­ción inter­na­cio­na­les no tar­dan en acu­dir. Sin embar­go, este acto es sólo uno de los
muchos actos de pro­tes­ta en el ámbi­to labo­ral, que han aumen­ta­do expo­nen­cial­men­te estos últimos

La Repú­bli­ca Popu­lar Chi­na vive sus momen­tos de mayor inten­si­dad en la con­flic­ti­vi­dad labo­ral pro­ba­ble­men­te des­de la Revo­lu­ción Cul­tu­ral. Huel­gas sec­to­ria­les, masi­vas mani­fes­ta­cio­nes, ocu­pa­ción de edi­fi­cios guber­na­men­ta­les, e inclu­so resis­ten­cia acti­va ante la repre­sión públi­ca y pri­va­da, todo esto está ocu­rrien­do hoy en la Chi­na con­ti­nen­tal. Las pro­tes­tas son mediá­ti­ca­men­te par­cia­li­za­das e indi­vi­dua­li­za­das, loca­li­zan­do sus focos de pro­tes­ta y rea­li­zan­do un tími­do segui­mien­to, lo que pro­vo­ca que fije­mos nues­tro pris­ma dema­sia­do en el deta­lle y no pres­te­mos aten­ción a los hechos en su con­jun­to. Meta­fó­ri­ca­men­te, el árbol no nos deja ver el bosque.

En la pasa­da déca­da se pro­du­je­ron en toda Chi­na una media de 30.000 huel­gas y pro­tes­tas anual­men­te. Se tra­ta de la cara ocul­ta del tan cono­ci­do cre­ci­mien­to macro-eco­nó­mi­co (segun­do PIB más alto del mun­do, prin­ci­pal país expor­ta­dor, etc. etc.). Detrás de estos índi­ces exis­ten otros que mues­tran el por­qué de estas pro­tes­tas, como, por ejem­plo, el aumen­to des­bo­ca­do del índi­ce de Gini duran­te los últi­mos 25 años, el hecho de ser el país 87 en el ran­king del Índi­ce de Desa­rro­llo Humano o con­tar cada vez con un mayor núme­ro de millo­na­rios en las lis­tas For­bes. Este núme­ro de huel­gas ‑de un volu­men bas­tan­te con­si­de­ra­ble- que siguió un in cres­cen­do cons­tan­te duran­te los últi­mos años de la déca­da de los 2000, ha aumen­ta­do de mane­ra expo­nen­cial en los últi­mos cin­co años. De los 3.387 casos exa­mi­na­dos por la base de datos del “Chi­na Labour Bulle­tin” des­ta­ca nota­ble­men­te el cur­so 2014 – 2015 espe­cial­men­te el pasa­do mes de Enero en el que se lle­gó a 272
huel­gas regis­tra­das en sólo un mes. Esto supo­ne que en lo que lle­va­mos de año se han pro­du­ci­do tan­tas huel­gas como en 2011 y 2012.

La mayo­ría de pro­tes­tas se dan en las fábri­cas. El mis­mo Chi­na Labour Bulle­tin, en su report de Mar­zo de 2012 nos expli­ca lo que pue­de resul­tar una evi­den­cia pero con­vie­ne recor­dar: “Las huel­gas y las pro­tes­tas son rela­ti­va­men­te fáci­les de orga­ni­zar en una fábri­ca don­de hay un alto volu­men de con­cen­tra­ción de tra­ba­ja­do­res, todos con los mis­mos intere­ses y con los mis­mos pro­ble­mas”. El mayor núme­ro de pro­tes­tas tie­ne lugar en el sec­tor de la indus­tria tex­til, cons­ti­tu­yen­do el 70% de las mis­mas, pero tam­bién pode­mos encon­trar­las en el sec­tor de la mine­ría o la cons­truc­ción. La fábri­ca, la obra y la mina son, por tan­to, los esce­na­rios de lucha.

2

“El hecho de la con­cen­tra­ción de las dispu­tas en este sec­tor se expli­ca por­que el cre­ci­mien­to eco­nó­mi­co de Chi­na duran­te este perio­do fue con­du­ci­do por la orien­ta­ción expor­ta­do­ra de la indus­tria que se basa­ba en un altí­si­mo volu­men a bajo cos­te. El refuer­zo de las regu­la­ri­za­cio­nes labo­ra­les fue extre­ma­da­men­te laxo en este sec­tor. La pre­sen­cia no efec­ti­va de un sin­di­ca­to que repre­sen­te a los tra­ba­ja­do­res y la fal­ta de cana­les de comu­ni­ca­ción con la geren­cia de la empre­sa no deja otra opción a los tra­ba­ja­do­res que rea­li­zar pro­tes­tas cuan­do sus dere­chos son violados”

Sin embar­go, estas pro­tes­tas trans­cien­den en nume­ro­sas oca­sio­nes estos esce­na­rios y estos sec­to­res socia­les. Otro colec­ti­vo fuer­te­men­te movi­li­za­do es el de los maes­tros, prin­ci­pal­men­te los maes­tros rura­les en paro que per­die­ron su tra­ba­jo duran­te las pri­va­ti­za­cio­nes y recor­tes socia­les de
los años 90 en Chi­na, pero tam­bién los maes­tros públi­cos en pro­tes­ta por la des­igual­dad de suel­dos con res­pec­to a los cen­tros pri­va­dos. El sec­tor del trans­por­te, prin­ci­pal­men­te los colec­ti­vos de taxis­tas, tam­bién está fuer­te­men­te movi­li­za­do; un ejem­plo es la pro­tes­ta con la que comenzábamos
este artícu­lo, pero tam­bién pode­mos encon­trar huel­gas masi­vas, como la de la ciu­dad de Chong­qing en el año 2008, movi­li­zan­do alre­de­dor de 9.000 taxis­tas que recla­ma­ban su dere­cho a sin­di­car­se ‑en Chi­na la legis­la­ción no per­mi­te ofi­cia­li­zar los sin­di­ca­tos que no estén orga­ni­za­dos a nive­les de Las regio­nes don­de se pro­du­ce un mayor núme­ro de huel­gas son, por lo tan­to, aque­llas regio­nes don­de se con­cen­tra la indus­tria: Guang­dong, Jiang­su, Shan­dong, o las muni­ci­pa­li­da­des de Bei­jing, Shanghai y Chong­qing. Resul­ta tam­bién sig­ni­fi­ca­ti­vo el com­pro­bar que estas pro­vin­cias son aque­llas de mayor con­cen­tra­ción de rique­za, con un PIB más alto, lo que demues­tra que en el mode­lo chino de desa­rro­llo la “gene­ra­ción de rique­za” no gene­ra natu­ral­men­te un bene­fi­cio colec­ti­vo a los habi­tan­tes del terri­to­rio sin la inter­ven­ción del esta­do o sin la pre­sión de los tra­ba­ja­do­res, sino que por con­tra gene­ra mayo­res des­igual­da­des e insa­tis­fac­cio­nes. Por contra,
pro­vin­cias mucho más pobres don­de exis­ten ade­más otra serie de con­flic­tos – la región autó­no­ma de Xin­jiang sería un ejem­plo prag­má­ti­co por el con­flic­to iden­ti­ta­rio exis­ten­te en la región- ape­nas pre­sen­ta inci­den­cias de este tipo.

1 A deca­de of chan­ge. The wor­kers move­ment in Chi­na 2000 – 2010. Chi­na Labo­r’s Bulle­tin Research Reports.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on Facebook
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.