¿Es de Sue­cia Jonan Fer­nán­dez?- Borro­ka Garaia

Home

urkujonan_31522_1

En latín exis­tía la pala­bra soc­cus que era desig­na­da para deno­mi­nar a los zapa­tos que cal­za­ban los paya­sos en los tea­tros roma­nos. El voca­blo zoque­te, que es un taru­go de made­ra cor­to y grue­so pro­vie­ne de ahí. Lo mis­mo ocu­rre con zue­co, que es un zapa­to de made­ra. Dicen algu­nas per­so­nas que la expre­sión “hacer­se el sue­co” tie­ne en esos tér­mi­nos su ori­gen. Sin embar­go, hay lin­guis­tas que afir­man que el ver­da­de­ro ori­gen de esa expre­sión está rela­cio­na­da direc­ta­men­te con los mari­ne­ros sue­cos. Los cua­les, al atra­car en las cos­tas espa­ño­las, apro­ve­cha­ban un supues­to des­co­no­ci­mien­to del idio­ma para enten­der solo lo que les interesaba.

Creo que a Jonan Fer­nán­dez, secre­ta­rio gene­ral para la paz y con­vi­ven­cia del gobierno vas­con­ga­di­llo del PNV le ocu­rre algo pare­ci­do. Lo que pasa es que este mari­ne­ri­to atra­ca en cos­tas vas­cas y ya se sabe que aquí hay mucho arran­tza­le por lo que no nos chu­pa­mos el dedo así de bue­nas a primeras.

La con­vi­ven­cia es la vida en común. Pero ¿qué ocu­rre cuan­do lo común no es común?. Que enton­ces la hege­mo­nía mari­ne­ri­ta aña­di­rá el tér­mino paz a con­vi­ven­cia como si fue­ra un bino­mio pese a que una bue­na con­vi­ven­cia nun­ca está basa­da en la paz sino en la jus­ti­cia y el repar­to igua­li­ta­rio de lo común que es lo que abre paso a una con­vi­ven­cia en paz. Es por ello que el gobierno vas­con­ga­di­llo tie­ne una secre­ta­ría gene­ral para la paz y la con­vi­ven­cia y no para la jus­ti­cia y la con­vi­ven­cia. La jus­ti­cia va sepa­ra­da en otro depar­ta­men­to pero no se encar­ga de impul­sar la jus­ti­cia que es la base de toda con­vi­ven­cia sino las leyes espa­ño­las que hacen la gue­rra y no la paz.

En polí­ti­ca “de altos vue­los”, de esas que se dise­ñan tác­ti­cas en plan labo­ra­to­rio de Fran­kens­tein y aco­mo­da­dos en buta­cas, a don­de se lle­ga a ellas gene­ral­men­te pasan­do por una moque­ta, les gus­ta hablar de”triangulación”. En geo­me­tría, es el uso de la tri­go­no­me­tría de trián­gu­los para deter­mi­nar posi­cio­nes de pun­tos, medi­das de dis­tan­cias o áreas de figu­ras. En polí­ti­ca es algo pare­ci­do pero el obje­ti­vo es encon­trar la “cen­tra­li­dad polí­ti­ca”. Para ello se nece­si­ta colo­car­se en el cen­tro y tener dos extre­mos pero que par­tes de esos blo­ques se van sin­tien­do atraí­dos como si el cen­tro fue­ra un imán. En ese momen­to es cuan­do triun­fa ver­da­de­ra­men­te la trian­gu­la­ción. No es nece­sa­rio que des­de los dos extre­mos lo hagan, mien­tras uno lo haga la balan­za ya se des­ni­ve­la a favor.

Esta for­ma de actua­ción es muy carac­te­rís­ti­ca del PNV, la ha rea­li­za­do con éxi­to evi­den­te a lo lar­go del tiem­po, aun­que a par­tir del fias­co del plan fan­tas­ma de Iba­rretxe les ha cos­ta­do mucho más. En su día, el nom­bra­mien­to de Jonan Fer­nán­dez para poner­se a suel­do de Sabin Etxea en el gobierno vas­con­ga­di­llo, sien­do ex miem­bro de HB, fun­da­dor de Elka­rri y fun­da­dor de Loka­rri , fue un buen ejem­plo de inten­to de trian­gu­la­ción, por­que en reali­dad la izquier­da aber­tza­le se lo puso en ban­de­ja al PNV. Es decir, si algu­nas par­tes del men­sa­je del sobe­ra­nis­mo de izquier­da en rela­ción a la paz y la con­vi­ven­cia, a par­te de dudo­sa­men­te fun­da­men­ta­das y con poca crí­ti­ca, son simi­la­res o pue­den con­fun­dir­se en apa­rien­cia con las del PNV, ya tie­nen los jel­ki­des la mitad del camino reco­rri­do. La otra mitad solo requie­re bus­car figu­ras ade­cua­das a lo Jonan o Ain­tza­ne. Una figu­ra que man­te­nien­do los prin­ci­pios del “cen­tro polí­ti­co” jel­ki­de, sea una pro­yec­ción de esa fal­ta de rigor en los “extre­mos”.

En cual­quier caso, el Jonan, que no el de Bara­ka, ayer se des­pa­cha­ba con una serie de decla­ra­cio­nes dig­nas de los antes men­cio­na­dos mari­ne­ros suecos.

En cuan­to a la rei­vin­di­ca­ción de la amnis­tía afir­mó que “Hace fal­ta mucho ros­tro, estan­do fue­ra de la cár­cel atre­ver­se a plan­tear cosas como ésta. Este tipo de plan­tea­mien­tos se dicen con como­di­dad estan­do en la calle. Entre el ‘pintxo pote’ del jue­ves y la cena del sába­do uno pue­de ser todo lo radi­cal y pue­de rei­vin­di­car lo que quie­ra mien­tras otras per­so­nas están en la cár­cel. (…) Hay que dejar de lado el infan­ti­lis­mo y afron­tar lo que real­men­te sig­ni­fi­ca a futu­ro la polí­ti­ca peni­ten­cia­ria y de rein­ser­ción”.(..) “Hay una preo­cu­pa­ción por la cues­tión del acer­ca­mien­to, pero tam­bién hay dos deba­tes más que no están resuel­tos: el de los bene­fi­cios peni­ten­cia­rios ordi­na­rios que pue­den soli­ci­tar y no están hacien­do y el deba­te de la rein­ser­ción, que tie­ne que ver mucho con el modo en que los pre­sos y su entorno polí­ti­co quie­ren afron­tar esa realidad”.

Lo cier­to es que he esta­do a pun­to de sol­tar una lágri­ma de emo­ción ante tan loa­ble y noble defen­sa de los dere­chos de los pre­sos y tan des­pren­di­do inte­rés en el bien­es­tar de la pobla­ción reclu­sa. Se agra­de­ce esa preo­cu­pa­ción. Pero cla­ro, lás­ti­ma, lue­go me he acor­da­do que des­de otros depar­ta­men­tos del mis­mo gobierno vas­con­ga­di­llo al cual per­te­ne­ce el mis­mo Jonan se detie­ne y encar­ce­la, aumen­tan­do el núme­ro de esos pre­sos que con tan­to ardor éti­co dice defender.

Un ardor como el mos­tra­do por esa poli­cía que no tie­ne pro­ce­so de desar­me de ese mis­mo gobier­ni­llo, por ejem­plo para encar­ce­lar a jóve­nes vas­cos por la cara, apa­lear a pla­cer, dejar gen­te incons­cien­te, ame­na­zar, o cau­sar dece­nas de heri­dos, no en el pasa­do, sino hace nada, como demos­tra­ron en una pla­za de Gas­teiz. Pero para Jonan estar cómo­do entre pintxo pote del jue­ves y la cena del sába­do supo­ne haber pasa­do déca­das som­brías entre cua­tro pare­des y dis­per­sa­dos, haber rea­li­za­do huel­gas de ham­bre en con­di­cio­nes infra­hu­ma­nas, haber sido tor­tu­ra­do, en oca­sio­nes por la mis­ma poli­cía del depar­ta­men­to con­ti­guo al de paz y con­vi­ven­cia al que Jonan antes de sen­tar­se en su buta­cón por las maña­nas salu­da al pasar.

Y debi­do a que Jonan, como el bien afir­ma, no es una per­so­na de como­di­da­des y de pala­bra fácil, le extien­do una invi­ta­ción per­so­nal a que la siguien­te vez, ven­ga usted mis­mo sin capu­cha a dete­ner a jóve­nes vas­cos sin nece­si­dad de pagar a mer­ce­na­rios para que le hagan el tra­ba­jo sucio.

Ven­ga usted señor Jonan Fer­nán­dez, y no sea un cobar­de que man­da a otros mien­tras se que­da en casa y le ponen de zanaho­ria. De usted los palos. Sea usted el que pon­ga las espo­sas. Y lue­go el que dis­per­se. No se encon­tra­rá fue­ra de jue­go se lo ase­gu­ro. La dis­per­sión la inven­tó el PNV, mano a mano con el PSOE. De la mis­ma mano a mano de la que seguís.

Sea­mos sin­ce­ros. A usted Jonan Fer­nán­dez y a todo su gobierno les impor­ta una mier­da el des­tino de los pre­sos, un pro­ce­so de solu­ción al con­flic­to, la éti­ca, la memo­ria, la cla­se tra­ba­ja­do­ra vas­ca y todo lo demás. A voso­tros lo úni­co que os intere­sa es tener el culo calien­te en la buta­ca. Y para ello nece­si­táis la con­so­li­da­ción de la paz y de la con­vi­ven­cia en un pue­blo opri­mi­do, bajo repre­sión y en unas con­di­cio­nes socia­les cada día más crue­les. La famo­sa pax roma­na, don­de había tea­tros don­de corre­tea­ba gen­te cal­zan­do soc­cus que segu­ro que le debe resul­tar familiar.

Mien­tras que a Eus­kal Herria no se le res­pe­ten todos los dere­chos y no haya un solo pre­so en las cár­ce­les espa­ño­las y fran­ce­sas no podre­mos hablar ni de paz ni de con­vi­ven­cia. Entre otras cosas, por­que usted señor Fer­nán­dez y todo su gobierno, son ele­men­tos de vio­len­cia no solo por defen­der un sta­tus quo y lega­li­dad que es vio­len­cia e injus­ti­cia sino por ser par­tí­ci­pes de ese entra­ma­do. Y ade­más lo sois de una mane­ra cobar­de, pues nun­ca os man­cháis y solo reci­bís pasta.

Báje­se a la pla­za el pró­xi­mo día señor Jonan Fer­nán­dez y déje­se de zanaho­rias y zaran­da­jas. Haga de una vez lo que no tie­ne valor de hacer y man­da a otros para ello. Hacer cum­plir la lega­li­dad de un esta­do fas­cis­ta. Y lue­go si quie­re vaya a comer­se unas angu­las y que se extien­dan bien los che­ques del ejer­ci­to cor­po­ra­ti­vo jel­ki­de del que usted es un mari­ne­ri­to mien­tras man­dáis a más fami­lias vas­cas a la miseria.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *