50 paí­ses pac­tan en secre­to un tra­ta­do aún más anti­de­mo­crá­ti­co y neo­li­be­ral que el TTIP

Wiki­leaks fil­tra el con­te­ni­do de las nego­cia­cio­nes clan­des­ti­nas entre medio cen­te­nar de gobier­nos para esta­ble­cer un acuer­do mun­dial secre­to de comer­cio inter­na­cio­nal de ser­vi­cios que esta­rá por enci­ma de todas las regu­la­cio­nes y nor­ma­ti­vas esta­ta­les y par­la­men­ta­rias, en bene­fi­cio de las corporaciones

El secre­tis­ta tra­ta­do de libre comer­cio TTIP entre EEUU y la UE pare­cía imba­ti­ble como Caba­llo de Tro­ya de las mul­ti­na­cio­na­les. Pero en reali­dad es casi una cor­ti­na de humo para tapar la ver­da­de­ra alian­za neo­li­be­ral pla­ne­ta­ria: el Tra­de in Ser­vi­ces Agree­ment (TiSA), un acuer­do toda­vía más anti­de­mo­crá­ti­co de inter­cam­bio de ser­vi­cios entre medio cen­te­nar de paí­ses, inclui­da Espa­ña, que no sólo se está nego­cian­do en el más abso­lu­to de los secre­tos sino que se pre­ten­de que siga cla­si­fi­ca­do, ocul­to al cono­ci­mien­to públi­co, duran­te otros cin­co años cuan­do ya haya entra­do en vigor y esté con­di­cio­nan­do el 68,2% del comer­cio mun­dial de servicios.

El nivel de encu­bri­mien­to con el que se ela­bo­ran los artícu­los y ane­xos del TiSA –que cubren todos los cam­pos, des­de tele­co­mu­ni­ca­cio­nes y comer­cio elec­tró­ni­co has­ta ser­vi­cios finan­cie­ros, segu­ros y trans­por­tes– es inclu­so supe­rior al del Trans-Paci­fic Part­nership Agree­ment (TPPA) entre Washing­ton y sus socios asiá­ti­cos, para el que se pre­vén cua­tro años de vigen­cia en la clan­des­ti­ni­dad. Sin embar­go, Públi­co ha acce­di­do –gra­cias a su cola­bo­ra­ción con Wiki­leaks–, en exclu­si­va para Espa­ña, a los docu­men­tos ori­gi­na­les reser­va­dos de la nego­cia­ción en cur­so, don­de que­da paten­te que se está cons­tru­yen­do un com­ple­jo entra­ma­do de nor­mas y reglas dise­ña­das para eva­dir las regu­la­cio­nes esta­ta­les y bur­lar los con­tro­les par­la­men­ta­rios sobre el mer­ca­do global.

Los aso­cia­dos perio­dís­ti­cos de Wiki­leaks que par­ti­ci­pan jun­to a Públi­co en esta exclu­si­va mun­dial son: The Age (Aus­tra­lia), Süd­deuts­che Zei­tung (Ale­ma­nia), Kathi­me­ri­ni (Gre­cia), Kjar­ninn (Islan­dia), L’Es­pres­so (Ita­lia), La Jor­na­da (Méxi­co), Punto24 (Tur­quía), OWINFS (Esta­dos Uni­dos) y Bre­cha (Uru­guay).

Ade­más, el TiSA es impul­sa­do por los mis­mos gobier­nos (EEUU y los de la UE) que impu­sie­ron el falli­do mode­lo finan­cie­ro des­re­gu­la­do de la Orga­ni­za­ción Mun­dial de Comer­cio (OMC) y que pro­vo­ca­ron la cri­sis finan­cie­ra glo­bal de 2007 – 2008 (el crash del casino bur­sá­til mun­dial sim­bo­li­za­do por el hun­di­mien­to de Leh­man Brothers) que arras­tró a las eco­no­mías occi­den­ta­les y toda­vía esta­mos pagan­do tras casi un dece­nio de aus­te­ri­dad empo­bre­ce­do­ra, recor­tes socia­les y res­ca­tes ban­ca­rios. Y lo que pre­ci­sa­men­te tra­ta de impo­ner este nue­vo pac­to neo­li­be­ral mun­dial es la con­ti­nui­dad e inten­si­fi­ca­ción de ese sis­te­ma, en bene­fi­cio desor­bi­ta­do de las gran­des com­pa­ñías pri­va­das trans­na­cio­na­les y atan­do las manos de gobier­nos e ins­ti­tu­cio­nes públicas.

Esos obje­ti­vos son evi­den­tes en la inten­ción de man­te­ner el tra­ta­do secre­to duran­te años, pues­to que así se impi­de que los gobier­nos que lo eje­cu­tan ten­gan que ren­dir cuen­tas ante sus par­la­men­tos y ciu­da­da­nos. Tam­bién es paten­te la inten­ción frau­du­len­ta de esa nego­cia­ción clan­des­ti­na por su des­ca­ra­da vio­la­ción de la Con­ven­ción de Vie­na sobre la Ley de Tra­ta­dos, que requie­re tra­ba­jos pre­pa­ra­to­rios y deba­tes pre­vios entre exper­tos y aca­dé­mi­cos, agen­cias no guber­na­men­ta­les, par­ti­dos polí­ti­cos y otros acto­res… algo a todo pun­to impo­si­ble cuan­do la ela­bo­ra­ción de un acuer­do se efec­túa en estric­to secre­to y a escon­di­das de la luz pública.

Por el momen­to, los gobier­nos impli­ca­dos en la nego­cia­ción secre­ta del TiSA son: Aus­tra­lia, Cana­da, Chi­le, Colom­bia, Corea del Sur, Cos­ta Rica, Esta­dos Uni­dos, Hong Kong, Islan­dia, Israel, Japón, Liech­tens­tein, Méxi­co, Nue­va Zelan­da, Norue­ga, Pakis­tán, Pana­má, Para­guay, Perú, Sui­za, Tai­wán, Tur­quía y la Comi­sión Euro­pea, en repre­sen­ta­ción de los 28 paí­ses miem­bros de la UE, pese a ser un orga­nis­mo no elec­to por sufra­gio uni­ver­sal. Ade­más, entre los socios hay tres paraí­sos fis­ca­les decla­ra­dos, que par­ti­ci­pan acti­va­men­te en la ela­bo­ra­ción de los artícu­los, espe­cial­men­te Suiza.

Los tex­tos de la nego­cia­ción secre­ta del TiSA que aho­ra des­ve­la Wiki­leaks mues­tran que lo que se pre­ten­de es eli­mi­nar todos los con­tro­les y obs­tácu­los para la libe­ra­li­za­ción glo­bal de los ser­vi­cios finan­cie­ros, supri­mien­do todo lími­te a sus ins­ti­tu­cio­nes y cual­quier res­tric­ción a sus pro­duc­tos inno­va­do­res, a pesar de que fue­ron pre­ci­sa­men­te esos inven­tos finan­cie­ros, como los deri­va­dos o los CDS (cre­dit default swaps) –autén­ti­cas apues­tas sobre posi­bles quie­bras – , los que gene­ra­ron la bur­bu­ja bur­sá­til mun­dial que al esta­llar en 2007 – 2008 des­tru­yó los fun­da­men­tos eco­nó­mi­cos de las poten­cias occi­den­ta­les y obli­gó al res­ca­te de esas enti­da­des con cien­tos de miles de millo­nes en fon­dos públicos.

Hace un año, Wiki­leaks ya fil­tró una peque­ña par­te de la nego­cia­ción del TiSA (el ane­xo refe­ri­do a Ser­vi­cios Finan­cie­ros, a fecha 19 de junio de 2014), pero has­ta hoy no se había teni­do acce­so a las actas de las nego­cia­cio­nes secre­tas sobre todos los aspec­tos que cubri­rá el futu­ro acuer­do: Finan­zas (lo acor­da­do a 23 de febre­ro de 2015), Tele­co­mu­ni­ca­cio­nes, Comer­cio Elec­tró­ni­co, Trans­por­te Aéreo y Marí­ti­mo, Dis­tri­bu­ción y Envíos, Ser­vi­cios Pro­fe­sio­na­les, Trans­pa­ren­cia, Movi­mien­tos de Per­so­nas Físi­cas, Regu­la­cio­nes Nacio­na­les Inter­nas, Ser­vi­cios Pos­ta­les Universales…

Públi­co ha teni­do inclu­so acce­so a las notas inter­nas sobre las nego­cia­cio­nes con Israel Tur­quía para que se adhi­rie­sen al tra­ta­do secre­to, algo que en cam­bio se negó a Chi­na y Uru­guay cuan­do lo soli­ci­ta­ron, pro­ba­ble­men­te temien­do que fil­tra­rían los con­te­ni­dos del pac­to en cuan­to com­pren­die­ran el alcan­ce de lo que se pretende.

Es reve­la­dor el lis­ta­do de las nacio­nes lati­no­ame­ri­ca­nas que par­ti­ci­pan en el TiSA, todas ellas fie­les alia­das de EEUU como Colom­bia, Méxi­co y Pana­má (paraí­so fis­cal que es muy acti­vo en la nego­cia­ción), así como la exclu­sión no sólo de los paí­ses boli­va­ria­nos sino inclu­so de Bra­sil y otras poten­cias regio­na­les de las que Washing­ton no se fía. En reali­dad, todas las poten­cias emer­gen­tes del lla­ma­do BRICS (Bra­sil, Rusia, India, Chi­na y Surá­fri­ca) han que­da­do apar­ta­das del tra­ta­do secre­to, pre­ci­sa­men­te por­que serán las que más pier­dan al apli­car­se las con­di­cio­nes pactadas.

No cabe duda de que se bus­ca impe­dir el deba­te que recla­ma­ron muchos paí­ses, sobre todo Ecua­dor, tras el crash finan­cie­ro sobre las razo­nes que lo pro­vo­ca­ron y las solu­cio­nes para que no vuel­va a pro­du­cir­se. EEUU, Cana­dá, Aus­tra­lia, Sui­za y la UE se opu­sie­ron fron­tal­men­te inclu­so a las con­clu­sio­nes de la Comi­sión Sti­glitz de la ONU, en 2009, negán­do­se a acep­tar la evi­den­te rela­ción entre la des­re­gu­la­ción bancaria/​bursátil y la cri­sis, y en 2013 blo­quea­ron todo inten­to de dis­cu­tir­lo en el seno de la OMC.

Entre lo más sar­cás­ti­co del con­te­ni­do del TiSA que aho­ra sale a la luz está la exi­gen­cia de trans­pa­ren­cia total a las auto­ri­da­des nacio­na­les, que debe­rán anun­ciar de ante­mano y abrir a dis­cu­sión pre­via todas las regu­la­cio­nes y nor­ma­ti­vas que se dis­pon­gan a apli­car, ase­gu­ran­do así que las gran­des cor­po­ra­cio­nes y los lob­bies comer­cia­les inter­na­cio­na­les ten­gan tiem­po y recur­sos para con­tra­rres­tar, modi­fi­car o inclu­so impe­dir esas deci­sio­nes sobe­ra­nas en fun­ción de sus intereses.

Una impo­si­ción a los esta­men­tos públi­cos que exi­gen los que no sólo pac­tan en secre­to su pro­pio modus ope­ran­di, sino que inclu­so pre­ten­den que sus acuer­dos ya en vigor per­ma­nez­can duran­te años como top secret, negan­do a los órga­nos de la sobe­ra­nía popu­lar has­ta el cono­ci­mien­to de las reglas que van a apli­car los gobier­nos de cada país en sus rela­cio­nes internacionales.

En cam­bio, los acuer­dos del TiSA –que se nego­cian al mar­gen del Acuer­do Gene­ral de Comer­cio en Ser­vi­cios (GATS) y de la OMC– toman en cuen­ta todas y cada una de las exi­gen­cias de la indus­tria finan­cie­ra de Wall Street y la City lon­di­nen­se, así como los intere­ses de las gran­des cor­po­ra­cio­nes mul­ti­na­cio­na­les, para las que el tra­ta­do no sólo no es secre­to sino su pro­pio engen­dro. Como aler­tó hace meses la cate­drá­ti­ca de Dere­cho de la Uni­ver­si­dad de Auc­kland (Nue­va Zelan­da), Jane Kel­sey, «el mayor peli­gro es que el TiSA impe­di­rá a los gobier­nos for­ta­le­cer las reglas del sec­tor finan­cie­ro».

Dise­ña­do en estre­cha con­sul­ta con ese sec­tor finan­cie­ro mun­dial, el TiSA obli­ga­rá a los gobier­nos fir­man­tes a apun­ta­lar y ampliar la des­re­gu­la­ción y libe­ra­li­za­ción bur­sá­til cau­san­tes de la cri­sis; les qui­ta­rá el dere­cho de man­te­ner y con­tro­lar los datos finan­cie­ros den­tro de sus terri­to­rios; los for­za­rá a acep­tar deri­va­dos cre­di­ti­cios tóxi­cos; y los ata­rá de manos si tra­tan de adop­tar medi­das para impe­dir o res­pon­der a otra rece­sión indu­ci­da por el neo­li­be­ra­lis­mo. Y todo ello será impues­to por unos acuer­dos secre­tos, sin que la opi­nión públi­ca se pue­da ente­rar de los ver­da­de­ros moti­vos que arras­tran su socie­dad a la ruina.

A menos que los órga­nos de la sobe­ra­nía popu­lar impi­dan este gol­pe de Esta­do eco­nó­mi­co mundial.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on Facebook
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.