50 paí­ses pac­tan en secre­to un tra­ta­do aún más anti­de­mo­crá­ti­co y neo­li­be­ral que el TTIP

Wiki­leaks fil­tra el con­te­ni­do de las nego­cia­cio­nes clan­des­ti­nas entre medio cen­te­nar de gobier­nos para esta­ble­cer un acuer­do mun­dial secre­to de comer­cio inter­na­cio­nal de ser­vi­cios que esta­rá por enci­ma de todas las regu­la­cio­nes y nor­ma­ti­vas esta­ta­les y par­la­men­ta­rias, en bene­fi­cio de las cor­po­ra­cio­nes

El secre­tis­ta tra­ta­do de libre comer­cio TTIP entre EEUU y la UE pare­cía imba­ti­ble como Caba­llo de Tro­ya de las mul­ti­na­cio­na­les. Pero en reali­dad es casi una cor­ti­na de humo para tapar la ver­da­de­ra alian­za neo­li­be­ral pla­ne­ta­ria: el Tra­de in Ser­vi­ces Agree­ment (TiSA), un acuer­do toda­vía más anti­de­mo­crá­ti­co de inter­cam­bio de ser­vi­cios entre medio cen­te­nar de paí­ses, inclui­da Espa­ña, que no sólo se está nego­cian­do en el más abso­lu­to de los secre­tos sino que se pre­ten­de que siga cla­si­fi­ca­do, ocul­to al cono­ci­mien­to públi­co, duran­te otros cin­co años cuan­do ya haya entra­do en vigor y esté con­di­cio­nan­do el 68,2% del comer­cio mun­dial de ser­vi­cios.

El nivel de encu­bri­mien­to con el que se ela­bo­ran los artícu­los y ane­xos del TiSA –que cubren todos los cam­pos, des­de tele­co­mu­ni­ca­cio­nes y comer­cio elec­tró­ni­co has­ta ser­vi­cios finan­cie­ros, segu­ros y trans­por­tes– es inclu­so supe­rior al del Trans-Paci­fic Part­nership Agree­ment (TPPA) entre Washing­ton y sus socios asiá­ti­cos, para el que se pre­vén cua­tro años de vigen­cia en la clan­des­ti­ni­dad. Sin embar­go, Públi­co ha acce­di­do –gra­cias a su cola­bo­ra­ción con Wiki­leaks–, en exclu­si­va para Espa­ña, a los docu­men­tos ori­gi­na­les reser­va­dos de la nego­cia­ción en cur­so, don­de que­da paten­te que se está cons­tru­yen­do un com­ple­jo entra­ma­do de nor­mas y reglas dise­ña­das para eva­dir las regu­la­cio­nes esta­ta­les y bur­lar los con­tro­les par­la­men­ta­rios sobre el mer­ca­do glo­bal.

Los aso­cia­dos perio­dís­ti­cos de Wiki­leaks que par­ti­ci­pan jun­to a Públi­co en esta exclu­si­va mun­dial son: The Age (Aus­tra­lia), Süd­deuts­che Zei­tung (Ale­ma­nia), Kathi­me­ri­ni (Gre­cia), Kjar­ninn (Islan­dia), L’Es­pres­so (Ita­lia), La Jor­na­da (Méxi­co), Punto24 (Tur­quía), OWINFS (Esta­dos Uni­dos) y Bre­cha (Uru­guay).

Ade­más, el TiSA es impul­sa­do por los mis­mos gobier­nos (EEUU y los de la UE) que impu­sie­ron el falli­do mode­lo finan­cie­ro des­re­gu­la­do de la Orga­ni­za­ción Mun­dial de Comer­cio (OMC) y que pro­vo­ca­ron la cri­sis finan­cie­ra glo­bal de 2007 – 2008 (el crash del casino bur­sá­til mun­dial sim­bo­li­za­do por el hun­di­mien­to de Leh­man Brothers) que arras­tró a las eco­no­mías occi­den­ta­les y toda­vía esta­mos pagan­do tras casi un dece­nio de aus­te­ri­dad empo­bre­ce­do­ra, recor­tes socia­les y res­ca­tes ban­ca­rios. Y lo que pre­ci­sa­men­te tra­ta de impo­ner este nue­vo pac­to neo­li­be­ral mun­dial es la con­ti­nui­dad e inten­si­fi­ca­ción de ese sis­te­ma, en bene­fi­cio desor­bi­ta­do de las gran­des com­pa­ñías pri­va­das trans­na­cio­na­les y atan­do las manos de gobier­nos e ins­ti­tu­cio­nes públi­cas.

Esos obje­ti­vos son evi­den­tes en la inten­ción de man­te­ner el tra­ta­do secre­to duran­te años, pues­to que así se impi­de que los gobier­nos que lo eje­cu­tan ten­gan que ren­dir cuen­tas ante sus par­la­men­tos y ciu­da­da­nos. Tam­bién es paten­te la inten­ción frau­du­len­ta de esa nego­cia­ción clan­des­ti­na por su des­ca­ra­da vio­la­ción de la Con­ven­ción de Vie­na sobre la Ley de Tra­ta­dos, que requie­re tra­ba­jos pre­pa­ra­to­rios y deba­tes pre­vios entre exper­tos y aca­dé­mi­cos, agen­cias no guber­na­men­ta­les, par­ti­dos polí­ti­cos y otros acto­res… algo a todo pun­to impo­si­ble cuan­do la ela­bo­ra­ción de un acuer­do se efec­túa en estric­to secre­to y a escon­di­das de la luz públi­ca.

Por el momen­to, los gobier­nos impli­ca­dos en la nego­cia­ción secre­ta del TiSA son: Aus­tra­lia, Cana­da, Chi­le, Colom­bia, Corea del Sur, Cos­ta Rica, Esta­dos Uni­dos, Hong Kong, Islan­dia, Israel, Japón, Liech­tens­tein, Méxi­co, Nue­va Zelan­da, Norue­ga, Pakis­tán, Pana­má, Para­guay, Perú, Sui­za, Tai­wán, Tur­quía y la Comi­sión Euro­pea, en repre­sen­ta­ción de los 28 paí­ses miem­bros de la UE, pese a ser un orga­nis­mo no elec­to por sufra­gio uni­ver­sal. Ade­más, entre los socios hay tres paraí­sos fis­ca­les decla­ra­dos, que par­ti­ci­pan acti­va­men­te en la ela­bo­ra­ción de los artícu­los, espe­cial­men­te Sui­za.

Los tex­tos de la nego­cia­ción secre­ta del TiSA que aho­ra des­ve­la Wiki­leaks mues­tran que lo que se pre­ten­de es eli­mi­nar todos los con­tro­les y obs­tácu­los para la libe­ra­li­za­ción glo­bal de los ser­vi­cios finan­cie­ros, supri­mien­do todo lími­te a sus ins­ti­tu­cio­nes y cual­quier res­tric­ción a sus pro­duc­tos inno­va­do­res, a pesar de que fue­ron pre­ci­sa­men­te esos inven­tos finan­cie­ros, como los deri­va­dos o los CDS (cre­dit default swaps) –autén­ti­cas apues­tas sobre posi­bles quie­bras – , los que gene­ra­ron la bur­bu­ja bur­sá­til mun­dial que al esta­llar en 2007 – 2008 des­tru­yó los fun­da­men­tos eco­nó­mi­cos de las poten­cias occi­den­ta­les y obli­gó al res­ca­te de esas enti­da­des con cien­tos de miles de millo­nes en fon­dos públi­cos.

Hace un año, Wiki­leaks ya fil­tró una peque­ña par­te de la nego­cia­ción del TiSA (el ane­xo refe­ri­do a Ser­vi­cios Finan­cie­ros, a fecha 19 de junio de 2014), pero has­ta hoy no se había teni­do acce­so a las actas de las nego­cia­cio­nes secre­tas sobre todos los aspec­tos que cubri­rá el futu­ro acuer­do: Finan­zas (lo acor­da­do a 23 de febre­ro de 2015), Tele­co­mu­ni­ca­cio­nes, Comer­cio Elec­tró­ni­co, Trans­por­te Aéreo y Marí­ti­mo, Dis­tri­bu­ción y Envíos, Ser­vi­cios Pro­fe­sio­na­les, Trans­pa­ren­cia, Movi­mien­tos de Per­so­nas Físi­cas, Regu­la­cio­nes Nacio­na­les Inter­nas, Ser­vi­cios Pos­ta­les Uni­ver­sa­les…

Públi­co ha teni­do inclu­so acce­so a las notas inter­nas sobre las nego­cia­cio­nes con Israel Tur­quía para que se adhi­rie­sen al tra­ta­do secre­to, algo que en cam­bio se negó a Chi­na y Uru­guay cuan­do lo soli­ci­ta­ron, pro­ba­ble­men­te temien­do que fil­tra­rían los con­te­ni­dos del pac­to en cuan­to com­pren­die­ran el alcan­ce de lo que se pre­ten­de.

Es reve­la­dor el lis­ta­do de las nacio­nes lati­no­ame­ri­ca­nas que par­ti­ci­pan en el TiSA, todas ellas fie­les alia­das de EEUU como Colom­bia, Méxi­co y Pana­má (paraí­so fis­cal que es muy acti­vo en la nego­cia­ción), así como la exclu­sión no sólo de los paí­ses boli­va­ria­nos sino inclu­so de Bra­sil y otras poten­cias regio­na­les de las que Washing­ton no se fía. En reali­dad, todas las poten­cias emer­gen­tes del lla­ma­do BRICS (Bra­sil, Rusia, India, Chi­na y Surá­fri­ca) han que­da­do apar­ta­das del tra­ta­do secre­to, pre­ci­sa­men­te por­que serán las que más pier­dan al apli­car­se las con­di­cio­nes pac­ta­das.

No cabe duda de que se bus­ca impe­dir el deba­te que recla­ma­ron muchos paí­ses, sobre todo Ecua­dor, tras el crash finan­cie­ro sobre las razo­nes que lo pro­vo­ca­ron y las solu­cio­nes para que no vuel­va a pro­du­cir­se. EEUU, Cana­dá, Aus­tra­lia, Sui­za y la UE se opu­sie­ron fron­tal­men­te inclu­so a las con­clu­sio­nes de la Comi­sión Sti­glitz de la ONU, en 2009, negán­do­se a acep­tar la evi­den­te rela­ción entre la des­re­gu­la­ción bancaria/​bursátil y la cri­sis, y en 2013 blo­quea­ron todo inten­to de dis­cu­tir­lo en el seno de la OMC.

Entre lo más sar­cás­ti­co del con­te­ni­do del TiSA que aho­ra sale a la luz está la exi­gen­cia de trans­pa­ren­cia total a las auto­ri­da­des nacio­na­les, que debe­rán anun­ciar de ante­mano y abrir a dis­cu­sión pre­via todas las regu­la­cio­nes y nor­ma­ti­vas que se dis­pon­gan a apli­car, ase­gu­ran­do así que las gran­des cor­po­ra­cio­nes y los lob­bies comer­cia­les inter­na­cio­na­les ten­gan tiem­po y recur­sos para con­tra­rres­tar, modi­fi­car o inclu­so impe­dir esas deci­sio­nes sobe­ra­nas en fun­ción de sus intere­ses.

Una impo­si­ción a los esta­men­tos públi­cos que exi­gen los que no sólo pac­tan en secre­to su pro­pio modus ope­ran­di, sino que inclu­so pre­ten­den que sus acuer­dos ya en vigor per­ma­nez­can duran­te años como top secret, negan­do a los órga­nos de la sobe­ra­nía popu­lar has­ta el cono­ci­mien­to de las reglas que van a apli­car los gobier­nos de cada país en sus rela­cio­nes inter­na­cio­na­les.

En cam­bio, los acuer­dos del TiSA –que se nego­cian al mar­gen del Acuer­do Gene­ral de Comer­cio en Ser­vi­cios (GATS) y de la OMC– toman en cuen­ta todas y cada una de las exi­gen­cias de la indus­tria finan­cie­ra de Wall Street y la City lon­di­nen­se, así como los intere­ses de las gran­des cor­po­ra­cio­nes mul­ti­na­cio­na­les, para las que el tra­ta­do no sólo no es secre­to sino su pro­pio engen­dro. Como aler­tó hace meses la cate­drá­ti­ca de Dere­cho de la Uni­ver­si­dad de Auc­kland (Nue­va Zelan­da), Jane Kel­sey, «el mayor peli­gro es que el TiSA impe­di­rá a los gobier­nos for­ta­le­cer las reglas del sec­tor finan­cie­ro».

Dise­ña­do en estre­cha con­sul­ta con ese sec­tor finan­cie­ro mun­dial, el TiSA obli­ga­rá a los gobier­nos fir­man­tes a apun­ta­lar y ampliar la des­re­gu­la­ción y libe­ra­li­za­ción bur­sá­til cau­san­tes de la cri­sis; les qui­ta­rá el dere­cho de man­te­ner y con­tro­lar los datos finan­cie­ros den­tro de sus terri­to­rios; los for­za­rá a acep­tar deri­va­dos cre­di­ti­cios tóxi­cos; y los ata­rá de manos si tra­tan de adop­tar medi­das para impe­dir o res­pon­der a otra rece­sión indu­ci­da por el neo­li­be­ra­lis­mo. Y todo ello será impues­to por unos acuer­dos secre­tos, sin que la opi­nión públi­ca se pue­da ente­rar de los ver­da­de­ros moti­vos que arras­tran su socie­dad a la rui­na.

A menos que los órga­nos de la sobe­ra­nía popu­lar impi­dan este gol­pe de Esta­do eco­nó­mi­co mun­dial.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *