Ante la cri­sis de la demo­cra­cia libe­ral; el poder obre­ro y popu­lar- Par­ti­do Comu­nis­ta de Mexi­co

Méxi­co y el feti­chis­mo de la demo­cra­cia

Julo Cota, Direc­tor de El Comu­nis­ta

Ope­ra­ti­vos poli­cia­co mili­ta­res anti­dis­tur­bios, ase­si­na­tos, des­apa­ri­cio­nes y deten­cio­nes arbi­tra­rias son algu­nos de los hechos que suce­den con mayor inten­si­dad a unos cuan­tos días de las vota­cio­nes en Méxi­co. Este es el ver­da­de­ro ros­tro la demo­cra­cia que los mono­po­lios quie­ren ocul­tar median­te cam­pa­ñas publi­ci­ta­rias, encues­tas de opi­nión a tra­vés de sus apa­ra­tos ideo­ló­gi­cos como la pren­sa, la radio y la tele­vi­sión. Ante la pér­di­da de la obe­dien­cia de las cla­ses explo­ta­das y capas popu­la­res, la maqui­na­ria del Esta­do capi­ta­lis­ta mexi­cano inten­si­fi­ca la repre­sión expli­ci­ta o vela­da para garan­ti­zar su domi­na­ción a tra­vés de las elec­cio­nes.

En Méxi­co como en la mayo­ría de los paí­ses capi­ta­lis­tas se ha feti­chi­za­do el valor de la demo­cra­cia. En nom­bre de la demo­cra­cia se sigue jus­ti­fi­can­do la repre­sión, la divi­sión de cla­ses socia­les y la domi­na­ción de una mino­ría posee­do­ra sobre la mayo­ría des­po­seí­da. La demo­cra­cia como valor, fue impues­ta por los mono­po­lios como dis­cur­so hege­mó­ni­co, úni­co y váli­do, lue­go de la con­tra­rre­vo­lu­ción momen­tá­nea en la Unión Sovié­ti­ca y el blo­que socia­lis­ta. Sin embar­go, hoy la demo­cra­cia está en cri­sis, cues­tio­na­da y arrin­co­na­da por las fuer­zas de la his­to­ria, por las masas explo­ta­das; esas que Fran­cis Fuku­ya­ma dio por resig­na­das a fina­les del siglo XX ante la demo­cra­cia libe­ral.

En nues­tro país diver­sas orga­ni­za­cio­nes polí­ti­cas han ido­la­tra­do a la demo­cra­cia como valor supre­mo y meta polí­ti­ca inme­dia­ta, resul­ta­do de un aná­li­sis cadu­co de la reali­dad que reto­ma la con­cep­ción de la ideo­lo­gía de la Revo­lu­ción Mexi­ca­na. Un pen­sa­mien­to que sigue lle­van­do a muchas orga­ni­za­cio­nes que se deno­mi­nan pro­gre­sis­tas y “revo­lu­cio­na­rias”, al “res­cá­ta­te y mate­ria­li­za­ción” de los idea­les incon­clu­sos de la Revo­lu­ción Mexi­ca­na, así como la inde­pen­den­cia eco­nó­mi­ca de los Esta­dos Uni­dos. Pero al final, estas orga­ni­za­cio­nes se han colo­ca­do en el cam­po del refor­mis­mo y del opor­tu­nis­mo al momen­to de jus­ti­fi­car su lucha por la demo­cra­cia.

Todos los ins­tru­men­tos elec­to­ra­les, ‑mal lla­ma­dos par­ti­dos polí­ti­cos, inclu­yen­do los social­de­mó­cra­tas como el PRD, PT, More­na- ceden la razón a los mono­po­lios y la tesis de “El fin de la his­to­ria” de Fuku­ya­ma, por­que según ellos: no exis­te for­ma más ele­va­da y efi­cien­te de gene­rar cam­bios “pací­fi­cos” y de con­vi­ven­cia social que la demo­cra­cia repre­sen­ta­ti­va, plu­ral, par­la­men­ta­ria y con elec­cio­nes de voto libre y secre­to. Para la cla­se obre­ra con­sien­te, los sec­to­res popu­la­res, indí­ge­nas y estu­dian­ti­les esto es una fala­cia. Es pre­ci­sa­men­te este dis­cur­so de valo­res demo­crá­ti­cos, del pen­sa­mien­to domi­nan­te, arbi­tra­rio y dog­má­ti­co el que debe­mos cues­tio­nar.

Por un lado, los mono­po­lios empren­den una cam­pa­ña ideo­ló­gi­ca para incul­car a la pobla­ción los “valo­res” de la demo­cra­cia bur­gue­sa repre­sen­ta­ti­va como: la par­ti­ci­pa­ción ciu­da­da­na, el plu­ra­lis­mo, la res­pon­sa­bi­li­dad, la tole­ran­cia y la paz; mien­tras que por el otro, con­ti­núan su cam­pa­ña de cri­mi­na­li­za­ción, repre­sión, simu­la­ción y legis­la­ción de refor­mas estruc­tu­ra­les a favor de las ganan­cias e intere­ses mono­pó­li­cos, acos­ta de la exclu­sión, el racis­mo, la explo­ta­ción y la pre­ca­ri­za­ción de la vida de los tra­ba­ja­do­res.

¿Demo­cra­cia libe­ral, la más efi­cien­te?

La des­igual­dad, la corrup­ción y la impu­ni­dad sólo son los sín­to­mas más per­cep­ti­bles de la cri­sis de la demo­cra­cia libe­ral, una cri­sis que debe ser ana­li­za­da ante posi­bles sali­das auto­ri­ta­rias y mili­ta­res que los mono­po­lios pre­ten­den rea­li­zar para recom­po­ner el orden del capi­tal a san­gre y fue­go. Los resul­ta­dos de la demo­cra­cia libe­ral hicie­ron que Méxi­co ocu­pe el segun­do lugar de mayor indi­fe­ren­cia de apo­yo a la demo­cra­cia en Amé­ri­ca Lati­na con un 25%, sólo supe­ra­do por Chi­le con un 26%, de acuer­do con los resul­ta­dos de un estu­dio de opi­nión públi­ca rea­li­za­do por la Cor­po­ra­ción Lati­no­ba­ró­me­tro que apli­ca anual­men­te alre­de­dor de 20 mil entre­vis­tas en 18 paí­ses de Amé­ri­ca Lati­na repre­sen­tan­do a más de 600 millo­nes de habi­tan­tes.

Asi­mis­mo, en Amé­ri­ca Lati­na, Méxi­co se encuen­tra en el penúl­ti­mo lugar de satis­fac­ción de la demo­cra­cia con 21% des­pués de Hon­du­ras con 18%. Ade­más, el estu­dio da cuen­ta que los dipu­tados y los par­ti­dos polí­ti­cos elec­to­ra­les en nues­tro país ocu­pan el últi­mo nivel de con­fian­za de los elec­to­res. Aun­que no hay cifras exac­tas, este pro­ce­so elec­to­ral pue­de lle­gar a tener un nivel de abs­ten­cio­nis­mo de más del 60%. Otro estu­dio, el Índi­ce Glo­bal de Impu­ni­dad reve­la que Méxi­co ocu­pa el segun­do lugar más corrup­to y con mayor nivel de impu­ni­dad con 75.7 % y sólo Fili­pi­nas lo supera con un 80% en un ran­king de 59 paí­ses.

En ese con­tex­to, es pre­ci­so reite­rar que los comu­nis­tas no somos abs­ten­cio­nis­tas ni anti elec­to­ra­les por prin­ci­pio, sin embar­go lo que se encuen­tra en cri­sis de legi­ti­mi­dad no sólo es el pro­ce­so elec­to­ral y sus ins­ti­tu­cio­nes, sino la tota­li­dad del sis­te­ma capi­ta­lis­ta y su con­cep­to de demo­cra­cia. Por eso lan­za­mos la pre­gun­ta: ¿En estas con­di­cio­nes, con estas reglas, el par­ti­do polí­ti­co de la cla­se obre­ra pue­de par­ti­ci­par en las elec­cio­nes? La res­pues­ta es sim­ple, no. Por eso, en esta situa­ción con­cre­ta, nues­tro papel ha sido y debe seguir sien­do el cues­tio­na­mien­to a la far­sa elec­to­ral y el boi­cot, en la medi­da de nues­tras con­di­cio­nes a los pro­ce­sos de la demo­cra­cia libe­ral.

K. Marx en su estu­dio del capi­tal des­cu­brió que en el inter­cam­bio de las mer­can­cías per­ma­ne­cen ocul­tas las rela­cio­nes socia­les de domi­na­ción de una cla­se sobre la otra. Hacien­do la ana­lo­gía del feti­chis­mo, en los pro­ce­sos elec­to­ra­les, los votos escon­den la domi­na­ción de la cla­se bur­gue­sa sobre la cla­se obre­ra y sec­to­res popu­la­res, gra­cias a la creen­cia de la demo­cra­cia. La demo­cra­cia libe­ral tam­bién se con­vir­tió en un valor de uso como todas las mer­can­cías pro­du­ci­das en el capi­ta­lis­mo, lis­ta para ser com­pra­da y ven­di­da a quien ten­ga más capi­tal.

Por eso los comu­nis­tas afir­ma­mos que la meta de la social­de­mo­cra­cia: PRD, More­na, PT, Movi­mien­to Ciu­da­dano etc., no es su cons­truir una socie­dad mejor, libre de explo­ta­ción del hom­bre por el hom­bre y aca­bar la con­trac­ción capi­tal con­tra tra­ba­jo; sino “cons­truir” una socie­dad más “demo­crá­ti­ca”, es decir, una socie­dad con una maqui­na­ria más efi­cien­te que legi­ti­me y garan­ti­ce la repro­duc­ción del capi­tal. Una maqui­na esta­tal que garan­ti­ce la admi­nis­tra­ción y ges­tión del capi­ta­lis­mo con “menos” uso de la fuer­za letal y con más valo­res mora­les bur­gue­ses de la demo­cra­cia para con­vi­ven­cia social.

Si acep­ta­mos que en Méxi­co hay demo­cra­cia enton­ces: demo­cra­cia es que maten a tole­ta­zos a un pro­fe­sor invá­li­do, des­apa­rez­can cada día a más de 43 estu­dian­tes, muje­res y niños; des­cu­brir cada día fosas clan­des­ti­nas, per­mi­tir más vio­la­cio­nes a muje­res en ope­ra­ti­vos poli­cia­cos como en Aten­co; y per­mi­tir eje­cu­cio­nes extra­ju­di­cia­les por par­te de los cuer­pos repre­si­vos como el Ejér­ci­to, la Gen­dar­me­ría y la Poli­cía Fede­ral y para­mi­li­ta­res en casos como los de Tlatla­ya, Cuya de Bení­tez, Aguas Blan­cas, Acteal.

Por todo lo ante­rior pode­mos afir­mar con segu­ri­dad que la demo­cra­cia libe­ral es obso­le­ta para las gran­des mayo­rías tra­ba­ja­do­ras y muy ren­ta­ble para y bene­fi­cio­sa para los mono­po­lios y la mino­ría oli­gár­qui­ca que nos gobier­na a san­gre y fue­go.

Ante la cri­sis de la demo­cra­cia libe­ral; el poder obre­ro y popu­lar

“La repú­bli­ca demo­crá­ti­ca es la mejor envol­tu­ra polí­ti­ca de la que pue­de reves­tir­se el capi­ta­lis­mo”, escri­bió Lenin en su obra “El Esta­do y la Revo­lu­ción”. Por ello, nues­tro plan­tea­mien­to va más allá del 7 de junio y de las elec­cio­nes pre­si­den­cia­les en 2018. No hay alter­na­ti­va den­tro de los már­ge­nes lega­les de la demo­cra­cia libe­ral. La ten­den­cia a la insu­mi­sión cre­ce len­ta y pro­lon­ga­da­men­te, peque­ños y gran­des bro­tes de incon­for­mi­dad se expre­san en esta­dos como Gue­rre­ro, Oaxa­ca, Chia­pas, Vera­cruz, Baja Cali­for­nia y en otras enti­da­des del país. Con gran­des esfuer­zos en estas regio­nes comien­zan a sur­gir los bro­tes del poder popu­lar, con­se­jos popu­la­res etc., no sólo como for­mas orga­ni­za­ti­vas sino como for­mas de ejer­ci­cio de poder admi­nis­tra­dor de un nue­vo Esta­do sur­gi­do des­de las bases y res­pal­da­do por el pue­blo en armas.

La corre­la­ción de fuer­zas en la lucha de cla­ses es rela­ti­va y cam­bia rápi­da­men­te. El Esta­do bur­gués mexi­cano pre­ten­de reto­mar su ini­cia­ti­va median­te la repre­sión y la vio­len­cia masi­va, esto con la fina­li­dad de legi­ti­mar­se y tener un res­pi­ro para orde­nar al sis­te­ma. Inclu­so pue­de haber un peque­ño replie­gue y reflu­jo del movi­mien­to popu­lar. Sin embar­go, el perio­do de la insu­mi­sión, la cri­sis eco­nó­mi­ca, la ten­den­cia a la insu­mi­sión con­ti­nua­rá agu­di­zán­do­se.

Por eso es nece­sa­rio reite­rar e insis­tir que la huel­ga polí­ti­ca gene­ral así como otra for­mas de lucha pací­fi­ca den­tro de los lími­tes de la lega­li­dad bur­gue­sa, sólo serán posi­bles has­ta ganar la mayo­ría de las con­cien­cias de los más avan­za­do de la cla­se obre­ra den­tro de los sin­di­ca­tos y cen­tros de tra­ba­jo. Rom­per las correas de con­trol de la CTM y dotar al movi­mien­to de los petro­le­ros de PEMEX, CFE, magis­te­rio, mine­ros y jor­na­le­ros un pro­gra­ma de lucha común que movi­li­ce en la calles a los tra­ba­ja­res y para­li­ce den­tro de los cen­tros de tra­ba­jo, la pro­duc­ción de la que se ali­men­ta el Esta­do y sus cuer­pos repre­si­vos. Sólo de esta mane­ra podre­mos pasar de una lucha de posi­cio­nes a una ver­da­de­ra lucha de masas y abrir un perio­do pre insu­rrec­cio­nal.

Cruen­tas luchas se ave­ci­nan en nues­tro país y sólo las orga­ni­za­cio­nes revo­lu­cio­na­rias con cla­ri­dad polí­ti­ca ideo­ló­gi­ca, capa­ci­dad orga­ni­za­ti­va y logís­ti­ca, podre­mos enfren­tar lo que vie­ne. De ahí que la opción para los comu­nis­tas sea la orga­ni­za­ción par­ti­da­ria, la com­bi­na­ción de todas las for­mas de lucha, sabien­do siem­pre cuál es la prin­ci­pal en cada situa­ción con­cre­ta. El dile­ma no está en votar o no votar, creer o no creer en la demo­cra­cia libe­ral, sino en cons­truir herra­mien­tas orga­ni­za­ti­vas cada vez más efi­cien­tes para las pró­xi­mas bata­llas des­pués de las elec­cio­nes

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *