Ser mujer, lati­no­ame­ri­ca­na y tener que lidiar con vicios capi­ta­lis­tas aun en medios alternativos

Esti­ma­mos que los medios alter­na­ti­vos son nues­tros, de todas y todos los que los lee­mos, escri­bi­mos, hace­mos, difun­di­mos, avi­va­mos en su nece­sa­ria exis­ten­cia para con­tra­rres­tar la hege­mo­nía de los medios del gran capi­tal. Son nues­tros medios por­que son expre­sión pri­me­ra de una infor­ma­ción dis­tin­ta a la fal­si­me­dia, por­que son expre­sión de refle­xio­nes socia­les por la eman­ci­pa­ción, por­que son expre­sión de la lucha cul­tu­ral; por ello los que­re­mos. Y esti­ma­mos pre­ci­sa­men­te por amor, que es nece­sa­ria e indis­pen­sa­ble la crí­ti­ca cons­truc­ti­va fren­te a los vicios bur­gue­ses que en muchas oca­sio­nes las­tran nues­tros medios alternativos.

Por ello pre­sen­ta­mos este tex­to que ilus­tra los las­tres bur­gue­ses que tie­ne muchas veces que enfren­tar una auto­ra mujer y lati­no­ame­ri­ca­na en nues­tros pro­pios medios alter­na­ti­vos. Lo escri­be una com­pa­ñe­ra, y es repre­sen­ta­ti­vo de lo que todas noso­tras vivimos.

· Idio­ma e imperialismo 

Por ser lati­no­ame­ri­ca­na, me encuen­tro, a menu­do, con espa­ño­les que pre­ten­den ense­ñar­me a hablar el cas­te­llano. Muy a menu­do son per­so­nas que no son pre­ci­sa­men­te exper­tos en el idio­ma y menos en el arte de la humildad.

En esas situa­cio­nes, ten­go que hacer aco­pio de todas mis fuer­zas y pacien­cia para tra­tar de expli­car­les, con toda gen­ti­le­za, el por qué de las cosas. Y recor­dar­les que si hablo espa­ñol es pre­ci­sa­men­te por­que soy des­cen­dien­te de un pue­blo colo­ni­za­do, escla­vi­za­do y some­ti­do a un geno­ci­dio físi­co y cul­tu­ral. Geno­ci­dio cul­tu­ral que fue per­pe­tra­do por los colo­ni­za­do­res espa­ño­les que en Amé­ri­ca Lati­na prohi­bie­ron a los pue­blos nati­vos que habla­ran sus res­pec­ti­vos idio­mas. Los colo­nos cas­ti­ga­ban con atro­ces tor­tu­ras el hecho de que una per­so­na se atre­vie­ra a hablar su idio­ma nati­vo. Como resul­ta­do de este geno­ci­dio cul­tu­ral, para muchos lati­no­ame­ri­ca­nos, su idio­ma materno resul­ta hoy ser el espa­ñol, dado que la posi­bi­li­dad de otro idio­ma les ha sido arre­ba­ta­da por siglos de his­to­ria san­grien­ta. No me voy a exten­der: sim­ple­men­te decir que resul­ta suma­men­te inde­sea­ble reci­bir supues­tas lec­cio­nes de cómo hablar el espa­ñol por par­te de per­so­nas que esti­man que lo hablan mejor que un lati­no­ame­ri­cano, sim­ple­men­te por ser ellos espa­ño­les. No deja­ré de uti­li­zar las pala­bras con las que los pue­blos de Amé­ri­ca Lati­na enri­que­cen el espa­ñol, ni deja­ré de decir­le “ve” a la V, que los espa­ño­les lla­man “uve”, dado que en mi país sí se hace la dife­ren­cia foné­ti­ca entre V y B.

· Tam­bién en nues­tros medios 

Me suce­de tam­bién que pese a haber teni­do que exi­liar­me des­de muy joven y haber apren­di­do el fran­cés a la per­fec­ción, al pun­to de ganar con­cur­sos lite­ra­rios y con­cur­sos aca­dé­mi­cos, muchos fran­có­fo­nos pre­ten­den cam­biar, en los tex­tos que escri­bo en fran­cés, cues­tio­nes que rele­van de la elec­ción de una pala­bra en vez de otra: así, recien­te­men­te, en un tex­to don­de yo escri­bí “éta­su­nien” para refe­rir­me a esta­dou­ni­den­se, la per­so­na que revi­só mi tex­to me lo reem­pla­zó por “des USA”. Argu­men­té que la pala­bra “éta­su­nien” exis­tía, y que es rei­vin­di­can­do los neo­lo­gis­mos median­te el uso, que éstos se afin­can, y que yo rei­vin­di­ca­ba el uso del gen­ti­li­cio esta­dou­ni­den­se y recha­za­ba su reem­pla­zo por siglas en inglés. Pues por el momen­to no he sido debi­da­men­te escuchada.

En otro medio que es bilin­güe (fran­cés y espa­ñol), tras tra­ba­jar un tex­to lar­go en espa­ñol para su publi­ca­ción, pedí revi­sar la tra­duc­ción que el medio publi­ca­ría para la ver­sión fran­ce­sa: era un desas­tre. Ante la malí­si­ma tra­duc­ción me pro­pu­se gen­til­men­te rees­cri­bir yo mis­ma el tex­to en fran­cés, y se lo comu­ni­qué al edi­tor con suma diplo­ma­cia y todo mi agra­de­ci­mien­to con el o la tra­duc­to­ra; pero argu­men­tan­do que debi­do a las metá­fo­ras y a las espe­ci­fi­ci­da­des polí­ti­cas del tex­to, lo mejor era que su auto­ra lo hicie­ra en fran­cés, dado que exis­tía esa posi­bi­li­dad. Pues el edi­tor debió pen­sar algo así como: “una ‘suda­ca’ qué va a saber fran­cés”, y me dijo que no, que la tra­duc­ción esta­ba según él muy bien. Y bien, el edi­tor pre­ten­día reem­pla­zar la pala­bra “cla­sis­ta” por “eli­tis­ta”, y a las “minas” las lla­ma­ba “nidos de galli­na”, y así otras per­las. La supues­ta “tra­duc­ción” era tan inexac­ta, que en oca­sio­nes has­ta cam­bia­ba el sen­ti­do polí­ti­co del tex­to. Insis­tí en hacer yo mis­ma la ver­sión en fran­cés: tuve que afron­tar la des­con­si­de­ra­ción total del edi­tor, para que final­men­te acce­die­ra, no sin antes hacer­me sen­tir como un estor­bo. Tra­ba­jé demen­cial­men­te para entre­gar a tiem­po el tex­to de unas quin­ce pági­nas en otro idio­ma, ade­más de ter­mi­nar otro tex­to que iba en esa publi­ca­ción, tam­bién en dos idiomas.

El final de toda la his­to­ria es que al pare­cer al edi­tor le que­dó una espi­ni­ta, y a modo de cas­ti­go por mi “osa­día”, deci­dió cen­su­rar a últi­mo minu­to otro de mis tex­tos para la publi­ca­ción que se iba a hacer, y reci­bí una car­ta en la que se me decía que ese tex­to cen­su­ra­do (sobre pre­sos polí­ti­cos) no sería publi­ca­do has­ta tan­to yo no me ple­ga­ra al edi­tor: dicho en otras pala­bras obvia­men­te, pero esa fue la jus­ti­fi­ca­ción que se me dio, nun­ca se me dijo que había exce­so de con­te­ni­dos ni nada por el esti­lo (como lue­go lo pre­ten­de­ría el edi­tor, ante la per­so­na que fun­dó la pági­na). Una vez más el euro­cen­tris­mo y machis­mo ases­ta­ban un gol­pe. Ante tal arbi­tra­rie­dad pedí que se actua­ra con madu­rez y no se cen­su­ra­ra un tema sobre los pre­sos polí­ti­cos: pedí des­de la dig­ni­dad que fue­ran inclui­dos todos los tra­ba­jos, o que no se inclu­ye­ra nin­guno de mis tra­ba­jos en la publi­ca­ción, dado que lo que se come­tía era una arbi­tra­rie­dad que yo no podía ava­lar. Pues el edi­tor, en vez de razo­nar, dia­lo­gar y deci­dir no cen­su­rar a los pre­sos polí­ti­cos (pobres pre­sos), deci­dió cen­su­rar­lo todo. Y todo esto en un medio alter­na­ti­vo. Cero madu­rez polí­ti­ca. En estos momen­tos he recu­rri­do a la per­so­na que fun­dó la pági­na y espe­ro una reso­lu­ción res­pe­tuo­sa de este asunto.

Pre­gun­to: ¿Son esas mane­ras de pro­ce­der en un medio alternativo?

Si se hubie­ra tra­ta­do de un perió­di­co bur­gués yo hubie­ra hecho valer mi con­tra­to para luchar con­tra la cen­su­ra; pero al tra­tar­se de un tra­ba­jo hecho por pura cons­cien­cia polí­ti­ca y com­pro­mi­so mili­tan­te, pues ni siquie­ra pue­do recu­rrir a la jus­ti­cia. No la hay. Pre­gun­to: ¿No es aca­so cues­tio­na­ble que los vicios capi­ta­lis­tas del ego, de la pre­po­ten­cia, del mal­tra­to a los tra­ba­ja­do­res sean tras­la­da­dos con tan­ta faci­li­dad a los medios alternativos?

· Dis­cri­mi­na­ción de género 

Al pade­ci­mien­to ante­rior, que podría­mos deno­mi­nar ser víc­ti­ma del euro­cen­tris­mo, se suma que ten­go que pade­cer dis­cri­mi­na­ción por ser mujer. Ten­go que sopor­tar el cons­tan­te machis­mo y sub­va­lo­ra­ción de edi­to­res y com­pa­ñe­ros. Estoy har­ta. Bas­ta con una mira­da a los medios alter­na­ti­vos para cons­ta­tar que los hom­bres son mayo­ría abso­lu­ta: ¿tan poco se valo­ra la opi­nión de las muje­res? ¿O aca­so las muje­res esta­mos tan har­tas de la sub­va­lo­ra­ción vinien­do ade­más de com­pa­ñe­ros de lucha, que noso­tras mis­mas aban­do­na­mos los espa­cios? ¿O es aca­so una com­bi­na­ción de ambas cosas? ¿Pero qué expli­ca que haya tan pocas muje­res escri­bien­do en medios alter­na­ti­vos? Pare­ce­ría, a veces, que más res­pe­to reci­bi­ría una bur­gue­sa en medios bur­gue­ses que una com­pa­ñe­ra que inten­ta escri­bir en medios alter­na­ti­vos. Estoy har­ta de sen­tir­me tra­ta­da como una “suda­ca”, “mujer irre­fle­xi­va” y demás este­reo­ti­pos que anu­lan la inteligencia.

No soy una per­so­na que va con su currí­cu­lum por delan­te, ni escri­bo tex­tos des­de una seu­do pers­pec­ti­va mili­tar o diplo­má­ti­ca, fru­to de una supues­ta expe­rien­cia en la mate­ria, como lo hacen otros. No, por el con­tra­rio, soy humil­de, y cuan­do escri­bo, escri­bo des­de el aná­li­sis y el pen­sa­mien­to crí­ti­co. Escri­bo con una sen­si­bi­li­dad que no nie­go ni bus­ca­ré nun­ca negar, pero eso no hace de mis escri­tos unos tex­tos menos ana­lí­ti­cos; al con­tra­rio, creo que me esfuer­zo muchí­si­mo en suplir siem­pre nume­ro­sas fuen­tes, y en ahon­dar más allá de visio­nes super­fi­cia­les. Creo que este tema es rele­van­te pues la dis­cri­mi­na­ción daña la cali­dad de los medios alter­na­ti­vos; y esto nos con­cier­ne a todos, muje­res y hom­bres. Hay injus­ti­cias sobre las que hay que cues­tio­nar­se, más si esta­mos en el cam­po revolucionario.

He escri­to el tex­to en pri­me­ra per­so­na, rela­tan­do algu­nos hechos; pero he con­ver­sa­do del tema con varias com­pa­ñe­ras, y cons­ta­ta­mos que es un tema recu­rren­te, por eso la fir­ma es colec­ti­va. Deci­di­mos plas­mar esta reali­dad en este peque­ño artícu­lo, lo envia­re­mos a los medios alter­na­ti­vos; quién sabe, algu­nos lo podrían publi­car, y podría ser el deto­nan­te de una nece­sa­ria refle­xión sobre los vicios bur­gue­ses que abun­dan tam­bién en nues­tros medios alternativos.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *