Los pales­ti­nos res­pon­sa­bi­li­zan al mun­do de 48 años de ocupación

5644220150605060156447

“El mun­do es res­pon­sa­ble de los con­ti­nuos crí­me­nes come­ti­dos con­tra nues­tro pue­blo”, ase­gu­ró en un comu­ni­ca­do el miem­bro des­ta­ca­do de la Orga­ni­za­ción para la Libe­ra­ción Pales­ti­na (OLP), Saeb Ere­kat, que pro­me­tió “con­ti­nuar fre­nan­do el inten­to de Israel de borrar y ente­rrar la iden­ti­dad nacio­nal pales­ti­na pro­lon­gan­do su ocu­pa­ción de nues­tra tierra”.

Ere­kat acu­só al Gobierno israe­lí enca­be­za­do por Ben­ja­mín Netan­yahu de estar “deci­di­do a minar el dere­cho pales­tino de vivir en dig­ni­dad” y “obs­truir su dere­cho a la autodeterminación”.

Tras casi cin­co déca­das de ocu­pa­ción mili­tar y más de dos de infruc­tuo­sas nego­cia­cio­nes de paz, los pales­ti­nos exi­gen a la comu­ni­dad de nacio­nes que tome las rien­das y pon­ga fin a su peno­sa situación.

“Esta con­me­mo­ra­ción de hoy nos recuer­da la com­pli­ci­dad que la comu­ni­dad inter­na­cio­nal ha teni­do con Israel. Se va a cum­plir medio siglo de ocu­pa­ción en el que hemos vis­to muchas pala­bras y muy poca acción. A Israel, des­afor­tu­na­da­men­te, se le con­ti­núa pre­mian­do por vio­lar el dere­cho inter­na­cio­nal”, decla­ró a Efe Xavier Abú Eid, por­ta­voz de la OLP.

Ase­gu­ra que “exis­te una res­pon­sa­bi­li­dad que no se ha asu­mi­do” y apun­ta que Israel “hace lo que ha hecho duran­te todo este tiem­po por­que tie­ne una cul­tu­ra de impu­ni­dad de la que pocos han dis­fru­ta­do. No tie­ne nin­gún incen­ti­vo para ter­mi­nar con esta ocupación”.

Según este por­ta­voz “no pue­de ser que en Euro­pa digan que apo­yan la solu­ción de dos Esta­dos pero se nie­guen a reco­no­cer el Esta­do pales­tino y sigan com­pran­do pro­duc­tos de las colo­nias (judías en terri­to­rio ocu­pa­do). Eso es, lite­ral­men­te, borrar con fue­go lo que se escri­be con la mano”.

La de Pales­ti­na, recuer­da, es la ocu­pa­ción mili­tar más lar­ga de la épo­ca moder­na, una situa­ción que a su enten­der se per­pe­túa por­que “es tole­ra­da” por el res­to de países.

La prue­ba es que esta “no ha influi­do en las rela­cio­nes entre Israel y el res­to del mun­do, con el que man­tie­ne inter­cam­bios cul­tu­ra­les y eco­nó­mi­cos como si el tema de la ocu­pa­ción y la vio­la­ción sis­te­má­ti­ca de los dere­chos de un pue­blo fue­se un tema secundario”.

Cien­tos de per­so­nas se mani­fes­ta­ron hoy en varias par­tes de Cis­jor­da­nia para mar­car la oca­sión, entre ellas en Belén y Ramala.

En Gaza alre­de­dor de medio cen­te­nar de sim­pa­ti­zan­tes de par­ti­dos pales­ti­nos de izquier­das se con­cen­tra­ron ano­che ante la Ofi­ci­na de Coor­di­na­ción de la ONU para exi­gir a ese orga­nis­mo que ayu­de a la crea­ción del Esta­do pales­tino y aca­be con el “sta­tu quo”.

La inexis­ten­cia de un pro­ce­so nego­cia­dor con Israel, la apa­ren­te apa­tía de muchos paí­ses hacia el con­flic­to y el sur­gi­mien­to de otras gra­ves cri­sis en la región hacen que los pales­ti­nos se enfren­ten a esta efe­mé­ri­des con el pesi­mis­mo de quien no ve sali­da a la lar­ga ocu­pa­ción militar.

Ade­más, muchos ven ya impo­si­ble la solu­ción de dos Esta­dos con las fron­te­ras ante­rio­res a 1967, apo­ya­da mayo­ri­ta­ria­men­te por la comu­ni­dad internacional.

Samih She­beb, ana­lis­ta polí­ti­co en Rama­la, comen­tó a Efe que esa solu­ción pare­ce aho­ra imprac­ti­ca­ble, por “la dere­chi­za­ción del Gobierno israe­lí, que no acep­ta un Esta­do pales­tino inde­pen­dien­te, y la locu­ra del cre­ci­mien­to de las colo­nias, que ha con­ver­ti­do Cis­jor­da­nia en una región de cantones”.

En Israel ape­nas hay voces crí­ti­cas que lla­men al cese de una situa­ción con la que muchos se han acos­tum­bra­do a vivir.

Hagai El-Ad, direc­tor de la ONG israe­lí Betse­lem, seña­la que “cuan­do están a pun­to de cum­plir­se cin­cuen­ta años des­de que comen­zó la ocu­pa­ción, hay millo­nes de per­so­nas naci­das en este con­tex­to que no cono­cen otro Israel ni otra Palestina”.

Una situa­ción que se ini­ció como “tem­po­ral”, denun­cia, se ha con­ver­ti­do en la norma.

“Yo nací des­pués de 1967. No conoz­co otra reali­dad, sin embar­go, sé que no pue­do sopor­tar esta”, dice el acti­vis­ta, quien cree que la ocu­pa­ción “aca­ba­rá algún día” y recla­ma que, mien­tras tan­to, “hay que dejar de acep­tar men­ti­ras, dejar de lla­mar esta reali­dad tem­po­ral y dejar de lla­mar­la demo­cra­cia, por­que millo­nes de per­so­nas no pue­den par­ti­ci­par en deci­sio­nes sobre su futu­ro ni votar a las ins­ti­tu­cio­nes que con­tro­lan sus vidas”.

“Mien­tras con­ti­núe la ocu­pa­ción, con­ti­nua­re­mos luchan­do con­tra las vio­la­cio­nes de dere­chos huma­nos que trae con­si­go: la des­po­se­sión, el blo­queo al desa­rro­llo, el uso habi­tual de fuer­za mili­tar con­tra civi­les, dos sis­te­mas lega­les para­le­los para israe­líes y pales­ti­nos y la buro­cra­cia de per­mi­sos que con­tro­la cada aspec­to de la vida de los pales­ti­nos que viven en los terri­to­rios ocu­pa­dos”, promete.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *