En Euro­pa el bru­tal aumen­to de la explo­ta­ción de la fuer­za de tra­ba­jo ha lle­ga­do a la escla­vi­tud

La explo­ta­ción labo­ral gra­ve es gene­ra­li­za­da en la UE en el sec­tor agrí­co­la, cons­truc­ción, hos­te­le­ría y tra­ba­jo domés­ti­co, según el recien­te infor­me de la Agen­cia Euro­pea de Dere­chos Fun­da­men­ta­les. Afec­ta a inmi­gran­tes de ter­ce­ros paí­ses pero tam­bién a los euro­peos que se tras­la­dan den­tro de la UE. En Espa­ña y Por­tu­gal, detec­ta­ron un aumen­to de las situa­cio­nes de escla­vi­tud. El docu­men­to seña­la que en Espa­ña la socie­dad es “cóm­pli­ce”.

Espa­ña, jun­to con Por­tu­gal, Ale­ma­nia, Fran­cia, Croa­cia, Chi­pre, Gre­cia, Hun­gría, Ita­lia, Litua­nia, Mal­ta, Polo­nia y Croa­cia son los tre­ce paí­ses de la UE don­de los exper­tos nacio­na­les han per­ci­bi­do que se pro­du­cen “más fre­cuen­te­men­te” casos de explo­ta­ción labo­ral gra­ve, según el infor­me ‘Explo­ta­ción labo­ral seve­ra en la UE’ de la Agen­cia Euro­pea de Dere­chos Fun­da­men­ta­les que publi­có el mar­tes.

El infor­me denun­cia que la explo­ta­ción labo­ral gra­ve “está gene­ra­li­za­da en la UE” en sec­to­res como el agrí­co­la, cons­truc­ción, hote­le­ro y ser­vi­cios de cate­ring y tra­ba­jo domés­ti­co fun­da­men­tal­men­te, y que el pro­ble­ma y sus efec­tos adver­sos sobre nacio­na­les de ter­ce­ros paí­ses y ciu­da­da­nos de la UE han reci­bi­do esca­sa aten­ción.

En el caso de Espa­ña, los prin­ci­pa­les sec­to­res eco­nó­mi­cos don­de pre­do­mi­na la explo­ta­ción labo­ral son el sec­tor agrí­co­la, fores­tal y de pes­ca, el hote­le­ro y acti­vi­da­des de ser­vi­cios ali­men­ta­rios y el tra­ba­jo domés­ti­co, según el infor­me, que cita el caso con­cre­to de una mujer ecua­to­ria­na emplea­da del hogar en Espa­ña que cui­da­ba de una per­so­na mayor obli­ga­da a “tur­nos exce­si­vos” pero sin cobrar un sala­rio “acor­de” y que acu­dió a una ONG para reci­bir ayu­da, pero no denun­ció su caso ante la jus­ti­cia.

Uno de cada cin­co exper­tos nacio­na­les ‑ins­pec­to­res labo­ra­les, jue­ces, fis­ca­les, poli­cías o per­so­nal de apo­yo a las víc­ti­mas- han reco­no­ci­do a la agen­cia euro­pea que ven “dos o más casos a la sema­na” de explo­ta­ción labo­ral gra­ve, ha expli­ca­do en rue­da de pren­sa el res­pon­sa­ble del infor­me, el doc­tor Albin Deaing. “Esto es la base que nos lle­va a decir que (el pro­ble­ma) es endé­mi­co”, ha pre­ci­sa­do.

Aun­que no cuen­tan con el núme­ro total de per­so­nas que son obje­to de explo­ta­ción labo­ral seve­ra ni el por­cen­ta­je de la fuer­za labo­ral que repre­sen­tan, el exper­to ha deja­do cla­ro que el pro­ble­ma afec­ta a “nacio­na­les de ter­ce­ros paí­ses que se tras­la­dan a la UE y la inmi­gra­ción intra­eu­ro­pea”.

“Ambos son muy impor­tan­tes y no esta­ría en posi­ción de decir cuál está en mayor ries­go”, ha recal­ca­do, si bien ha admi­ti­do que los inmi­gran­tes de ter­ce­ros paí­ses son obje­to de “las for­mas más seve­ras de explo­ta­ción, que lle­van a la ser­vi­dum­bre o escla­vi­tud” y ha pre­ci­sa­do que la mayor o menor explo­ta­ción se dará en fun­ción de “dife­ren­cias de ingre­sos y cos­tes de vida”.

“Muchos de los tra­ba­ja­do­res están ries­go de ser explo­ta­dos en los paí­ses don­de la situa­ción del tra­ba­jo es más atrac­ti­va y el nivel de ingre­sos es más atrac­ti­vo”, ha expli­ca­do. No obs­tan­te, la explo­ta­ción tam­bién afec­ta a los paí­ses afec­ta­dos por la cri­sis eco­nó­mi­ca. Así, los exper­tos nacio­na­les han admi­ti­do a la agen­cia euro­pea “la rela­ción entre la explo­ta­ción labo­ral gra­ve y la cri­sis eco­nó­mi­ca” en Por­tu­gal y Gre­cia y los exper­tos nacio­na­les de Por­tu­gal han reco­no­ci­do en par­ti­cu­lar que “la explo­ta­ción labo­ral, así como situa­cio­nes que impli­can escla­vi­tud pare­cen estar al alza en Por­tu­gal y en Espa­ña”.

La for­ma de explo­ta­ción más común de tra­ba­ja­do­res que se tras­la­dan a otro Esta­do miem­bro o a la UE es la explo­ta­ción de tra­ba­ja­do­res de otros paí­ses, lo que impli­ca situa­cio­nes como tra­ba­jar sin reci­bir el sue­lo corres­pon­dien­te o muy por deba­jo del sala­rio míni­mo, el retorno de par­te de la remu­ne­ra­ción al pro­pio empre­sa­rio, la ausen­cia de pagos a la Segu­ri­dad Social, tra­ba­jar jor­na­das exce­si­va­men­te lar­gas duran­te seis e inclu­so los sie­te días de la sema­na, tra­ba­jo sin con­tra­to o bajo con­ti­nuas ame­na­zas de depor­ta­ción y con­di­cio­nes de haci­na­mien­to y la reten­ción del pasa­por­te, entre otros.

La legis­la­ción entre los dife­ren­tes paí­ses es muy dife­ren­te, has­ta el pun­to que en algu­nos paí­ses la explo­ta­ción labo­ral seve­ra no se con­si­de­ra un deli­to cri­mi­nal y en otros sólo se per­si­gue por ejem­plo en el caso de que una per­so­na esté en situa­ción irre­gu­lar en el país o sólo se pro­te­ge a los nacio­na­les de ter­ce­ros paí­ses, pero no a los de otros paí­ses de la UE y ello difi­cul­tad enor­me­men­te la coope­ra­ción entre paí­ses. Los úni­cos paí­ses que garan­ti­zan el mis­mo nivel de pro­tec­ción fren­te a la explo­ta­ción labo­ral de otros nacio­na­les de la UE como de ter­ce­ros paí­ses son Bél­gi­ca, Ale­ma­nia, Fran­cia y Paí­ses Bajos.

Por lo que se refie­re a la explo­ta­ción de inmi­gran­tes, su situa­ción de irre­gu­la­ri­dad cons­ti­tu­ye un impor­tan­te fac­tor de ries­go en Espa­ña, jun­to con Eslo­va­quia, Aus­tria, Bul­ga­ria, Fran­cia, Gre­cia, Irlan­da, Ita­lia, Mal­ta, Paí­ses Bajos y Polo­nia, según datos del infor­me. Los exper­tos de la agen­cia tam­bién ven pro­ble­má­ti­co el pre­jui­cio con­tra los tra­ba­ja­do­res que se muda a la UE o a otro Esta­do miem­bro por­que “pue­de lle­var a la tole­ran­cia a su explo­ta­ción por par­te del públi­co”.

En Espa­ña, por ejem­plo, se ve a la socie­dad como “cóm­pli­ce” en el fra­ca­so a la hora de actuar con­tra la explo­ta­ción labo­ral gra­ve por los bene­fi­cios de explo­tar a los inmi­gran­tes.

“No hay una con­de­na social. No se frun­ce el ceño cuan­do un empre­sa­rio tie­ne muchos inmi­gran­tes irre­gu­la­res que tra­ba­jan para él y les explo­ta (…) No se con­de­na que los inmi­gran­te vivan en con­di­cio­nes inhu­ma­nas”, ha reco­no­ci­do un repre­sen­tan­te de un sin­di­ca­to en Espa­ña, cita­do por el infor­me. El docu­men­to tam­bién seña­la un pro­ble­ma de “impu­ni­dad” y la fal­ta de con­de­nas, fre­cuen­te­men­te cen­tra­das ade­más en cas­ti­gar el trá­fi­co humano y no tan­to la explo­ta­ción labo­ral en sí, así como la fal­ta de com­pen­sa­ción a las víc­ti­mas, según cri­ti­ca el infor­me. El tex­to cita el caso de un agen­te de las fuer­zas y cuer­pos de segu­ri­dad del Esta­do espa­ñol que admi­tió las difi­cul­ta­des a la hora de ata­jar redes cri­mi­na­les inter­na­cio­na­les res­pon­sa­bles de explo­tar a un gran núme­ro de tra­ba­ja­do­res extran­je­ros al reco­no­cer que “el sis­te­ma judi­cial no está pre­pa­ra­do para asu­mir estos casos enor­mes”, vin­cu­la­dos al cri­men orga­ni­za­do.

El infor­me reco­no­ce que las mul­tas a las empre­sas que explo­tan a tra­ba­ja­do­res extran­je­ros son dema­sia­do bajas, inclui­do en paí­ses como Rei­no Uni­do, Aus­tria, Bél­gi­ca, Repú­bli­ca Che­ca y Litua­nia. Y reco­no­ce que la difi­cul­tad en iden­ti­fi­car a los res­pon­sa­bles tam­bién pue­de plan­tear pro­ble­mas para acu­dir a la jus­ti­cia y cita los casos de Espa­ña, Ita­lia e Irlan­da, don­de las empre­sas cie­rran y reabren bajo dis­tin­tos nom­bres o se decla­ran en quie­bra para evi­tar pagar sala­rios o com­pen­sa­ción y ello difi­cul­ta per­se­guir­les. Ade­más en la mayo­ría de paí­ses “rara­men­te” se admi­te la explo­ta­ción labo­ral infan­til y se vin­cu­la a la men­di­ci­dad, como es el caso de Aus­tria, Repu­bli­ca Che­ca, Gre­cia, Paí­ses Bajos, Polo­nia y Eslo­va­quia.

Uno de los mayo­res desa­fíos detec­ta­dos por la agen­cia euro­pea es lograr cum­plir la obli­ga­ción de los Esta­dos miem­bro de garan­ti­zar que todas las víc­ti­mas cuen­tan con apo­yo, según con­tem­pla la Direc­ti­va sobre Víc­ti­mas.

Sólo 19 paí­ses garan­ti­zan apo­yo a las víc­ti­mas con inde­pen­den­cia de su nacio­na­li­dad, país de ori­gen o esta­tus legal mien­tras que en dos ter­ce­ros de los paí­ses, inclui­do en Espa­ña, los exper­tos cons­ta­tan a par­tir de entre­vis­tas que el ser­vi­cio de apo­yo a las víc­ti­mas es inexis­ten­te o inefi­caz, dado que muchos de los ser­vi­cios se limi­tan a víc­ti­mas de trá­fi­co. La agen­cia euro­pea valo­ra la exis­ten­cia de uni­da­des poli­cia­les espe­cia­li­za­das encar­ga­das de vigi­lar la explo­ta­ción labo­ral al mar­gen de las auto­ri­da­des de ins­pec­ción, como la Uni­dad Cen­tral en Cata­lu­ña y en el seno de la Guar­dia Civil, así como en el caso de Bél­gi­ca.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *