El mar­xis­mo-leni­nis­mo es insu­pe­ra­ble como cien­cia de la revo­lu­ción- Mikel Koba

karl-marx

El comu­nis­ta bel­ga Ludo Mar­tens nos pre­vino sobre el tru­co de la bur­gue­sía que con­sis­te en hablar bien de Marx para des­pués ata­car con saña a con­ti­nua­do­res de su obra como Lenin y Sta­lin. Hoy cues­ta encon­trar a un bur­gués cul­to que des­pre­cie a Marx, pero la cru­za­da de la bur­gue­sía, la aca­de­mia, peque­ña bur­gue­sía y trots­kis­mo es per­ma­nen­te con­tra la supues­ta teo­ría malig­na, tota­li­ta­ria y dog­má­ti­ca que es, según ellos, el marxismo-leninismo.

En reali­dad, como dijo Sta­lin, el mar­xis­mo-leni­nis­mo es el mar­xis­mo de la épo­ca del impe­ria­lis­mo y de las revo­lu­cio­nes socia­lis­tas. Dado que esta­mos más que nun­ca en la épo­ca del impe­ria­lis­mo, la vigen­cia del mar­xis­mo-leni­nis­mo es más inten­sa que jamás antes. Es la sín­te­sis plan­tea­da por Sta­lin en su obra Cues­tio­nes del Leni­nis­mo, entre los des­cu­bri­mien­tos genia­les teó­ri­cos de Marx y Engels y las con­tri­bu­cio­nes de Lenin, no menos genia­les, que son, a saber, una Teo­ría del Esta­do, del Par­ti­do de van­guar­dia, de la Revo­lu­ción, de la tran­si­ción y del impe­ria­lis­mo y, ade­más, una prác­ti­ca de carác­ter uni­ver­sal de la toma del Poder, la cons­truc­ción del nue­vo poder revo­lu­cio­na­rio, de una Inter­na­cio­nal revo­lu­cio­na­ria de la cons­truc­ción eco­nó­mi­ca del socia­lis­mo y la revo­lu­ción cul­tu­ral. El inte­lec­tual orgá­ni­co comu­nis­ta Althus­ser dis­tin­gue en la cien­cia del mar­xis­mo-leni­nis­mo una cien­cia de la His­to­ria y del modo de pro­duc­ción que es el mate­ria­lis­mo his­tó­ri­co y una filo­so­fía que es el mate­ria­lis­mo dialéctico.

El que auto­de­no­mi­na­dos comu­nis­tas no hayan ni estu­dia­do ni com­pren­di­do ni asi­mi­la­do el mar­xis­mo-leni­nis­mo, come­tien­do gra­ves erro­res en su prác­ti­ca, no lo inva­li­da como “la gran teo­ría revo­lu­cio­na­ria de nues­tra épo­ca”, en expre­sión del comu­nis­ta uru­gua­yo Rod­ney Aris­men­di. Lenin, Sta­lin y Grams­ci lla­ma­ron con­ti­nua­men­te a la for­ma­ción per­ma­nen­te de los cua­dros y los mili­tan­tes para apro­piar­se de la herra­mien­ta fun­da­men­tal a fin de que un Par­ti­do Comu­nis­ta pue­da diri­gir de algu­na mane­ra el pro­ce­so social hacia el socia­lis­mo y el comu­nis­mo. La vali­dez del mar­xis­mo-leni­nis­mo ha sido refren­da­da en la prác­ti­ca polí­ti­ca y cien­tí­fi­ca en toda oca­sión. No así la vali­dez de algu­nos Par­ti­dos comu­nis­tas que fue­ron inca­pa­ces de cohe­sio­nar sus filas, cor­tar des­via­cio­nes, enten­der los pro­ce­sos, mane­jar las con­tra­dic­cio­nes y orien­tar a las masas. La vida es impla­ca­ble con los que come­ten errores.

Como insis­te el Maes­tro Ramón Losa­da Alda­na, la esen­cia del mar­xis­mo-leni­nis­mo es pro­fun­da­men­te anti­dog­má­ti­ca. Se refres­ca con­ti­nua­men­te en con­tac­to con la reali­dad, con la lucha, la cien­cia y las masas. Repe­tir “leni­nis­ta” como un son­so­ne­te no da a nadie nin­gún cono­ci­mien­to espe­cial. Losa­da seña­la agu­da­men­te que es al calor de la lucha polí­ti­ca y social como se asi­mi­lan pro­fun­da­men­te las leyes del mar­xis­mo-leni­nis­mo, de modo que cono­cer­lo no es un ejer­ci­cio pura­men­te aca­dé­mi­co sino mili­tan­te. El Mar­xis­mo sin Leni­nis­mo es insu­fi­cien­te y es una mane­ra de negar­lo al recha­zar los apor­tes de Lenin.

Com­pren­de­mos bien el odio vis­ce­ral de la bur­gue­sía con­tra el mar­xis­mo-leni­nis­mo. Com­pren­de­mos mucho menos seme­jan­te acti­tud en quien se dice revo­lu­cio­na­rio y des­de sus publi­ca­cio­nes, edi­to­ria­les y foros lo calum­nia y fal­si­fi­ca para tra­tar de pri­var a la cla­se obre­ra y al pue­blo de una herra­mien­ta filo­só­fi­ca y cien­tí­fi­ca indis­pen­sa­ble en su libe­ra­ción plena.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *