La OTAN finan­cia al yiha­dis­mo con ali­jos de dro­gas

El sába­do de la sema­na pasa­da la Direc­ción Gene­ral de Puer­tos de la pro­vin­cia cos­te­ra siria de Lata­kia, se apo­de­ró de cer­ca de dos tone­la­das de dro­gas cer­ca de la pla­ya del Cabo Ras al-Bas­sit. Las dro­gas deco­mi­sa­das flo­ta­ban en el mar en bol­sas de cue­ro y con­sis­tían en más de 800 kilo­gra­mos de pas­ta de hachís y casi seis millo­nes de table­tas de Cap­ta­gon, la dro­ga esti­mu­lan­te pre­fe­ri­da por los miem­bros del Cali­fa­to Islá­mi­co.

El direc­tor gene­ral de Puer­tos de Lata­kia, Maitham al-You­suf, dijo a los perio­dis­tas que el ali­jo fue des­cu­bier­to por una patru­lla que reco­rría la pla­ya, a unos 400 kiló­me­tros al noroes­te de la capi­tal. No es la pri­me­ra vez que las auto­ri­da­des y el ejér­ci­to sirio deco­mi­san impor­tan­tes ali­jos de dro­gas. El año pasa­do lle­ga­ron a cap­tu­rar un camión cis­ter­na con una tone­la­da de Cap­ta­gon y la poli­cía anti­dro­gas de Líbano incau­tó 12 millo­nes de pas­ti­llas.

El gober­na­dor de Lata­kia Ibrahim Kha­der al-Salem acu­só a los paí­ses que patro­ci­nan el terro­ris­mo con­tra Siria de ser res­pon­sa­bles de esas dro­gas.

Cap­ta­gon es la mar­ca comer­cial del clorhi­dra­to de fene­ti­li­na. Se empe­zó a pro­du­cir en los años 60 para tra­tar la hiper­ac­ti­vi­dad, la nar­co­lep­sia y la depre­sión, pero fue prohi­bi­da en muchos paí­ses en​los años 80 por ser dema­sia­do adic­ti­vo. La OTAN ini­ció la pro­duc­ción de Cap­ta­gon en 2011 en un labo­ra­to­rio en Bul­ga­ria. Aun­que es una dro­ga prác­ti­ca­men­te desconocid​a​en otras par­tes del mun­do, se con­su­me mucho en Orien­te Pró­xi­mo.

Una par­te de las ganan­cias del trá­fi­co ile­gal de Cap­ta­gon se uti­li­za para finan­ciar los gru­pos extre­mis­tas arma­dos que tra­tan de derro­car al gobierno sirio enca­be­za­do por el pre­si­den­te Bashar al-Assad.

Tras regis­trar sus per­te­nen­cias, a los faná­ti­cos del Cali­fa­to Islá­mi­co muer­tos en la bata­lla de Koba­ni les encon­tra­ron pas­ti­llas de Cap­ta­gon. Los yiha­dis­tas no ali­men­tan su fana­tis­mo con la lec­tu­ra del Corán. Las deca­pi­ta­cio­nes y otras atro­ci­da­des come­ti­das por los miem­bros del Cali­fa­to Islá­mi­co se eje­cu­ta­ron bajo la influen­cia del Cap­ta­gon.

Los kur­dos afir­man que el con­su­mo de estas píl­do­ras expli­ca la impa­vi­dez sui­ci­da de los yiha­dis­tas duran­te las bata­llas y la bru­ta­li­dad bes­tial con la que rea­li­zan sus atro­ci­da­des: vio­la­cio­nes, deca­pi­ta­cio­nes y cru­ci­fi­xio­nes.

«Lle­van can­ti­da­des de pas­ti­llas que siguen toman­do. Esto pare­ce vol­ver­los aún más locos. Se vuel­ven agi­ta­dos y están dis­pues­tos a cas­ti­gar a niños inclu­so por cosas insig­ni­fi­can­tes», con­ta­ron a “Daily Mirror” tras des­alo­jar­les de Koba­ni.

El aná­li­sis de la voz del yiha­dis­ta “John” sugi­rió, según “The Inter­na­tio­nal Busi­ness Times”, que esta­ba bajo la influen­cia de anfe­ta­mi­nas cuan­do deca­pi­tó al rehén bri­tá­ni­co David Hai­nes. Es muy posi­ble que se tra­ta­ra de Cap­ta­gon.

De acuer­do con Reuters, el colap­so de la infra­es­truc­tu­ra esta­tal, el debi­li­ta­mien­to de las fron­te­ras y la pro­li­fe­ra­ción de gru­pos arma­dos duran­te los casi tres años de con­flic­to, ha trans­for­ma­do a Siria en un impor­tan­te cen­tro de pro­duc­ción de dro­gas, en espe­cial de cap­ta­gon.

El con­su­mo de Cap­ta­gon ha cre­ci­do nota­ble­men­te. Es una espe­cie de anfe­ta­mi­na que pro­vo­ca eufo­ria e insen­si­bi­li­dad al dolor, qui­ta el sue­ño, depri­me el ape­ti­to, pro­por­cio­na una eufo­ria que ayu­da a los faná­ti­cos a sopor­tar duras bata­llas, lar­gas jor­na­das sin dor­mir e inclu­so el dolor si son tor­tu­ra­dos.

Tam­bién los civi­les sirios están expe­ri­men­tan­do cada vez más con estas pas­ti­llas, que se pue­den con­se­guir por un pre­cio de entre 5 y 20 dóla­res.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *