Si legi­ti­mas que se le dé a un vas­co una pali­za, por­qué no a uno que en Madrid está arman­do albo­ro­to. Direc​ta​.Cat entre­vis­ta a Pit­tu de Ahot­sa

Pitu es un perio­dis­ta nava­rro que per­te­ne­ce al colec­ti­vo comu­ni­ca­ti­vo ahot​sa​.info. Vecino de Noain pero natu­ral de Iru­ñea, pasó un año y medio en pri­sión pre­ven­ti­va por su labor perio­dís­ti­ca en la pági­na web anti­re­pre­si­va apur​tu​.org. Des­pués de pagar la fian­za que le impu­sie­ron reco­bró su liber­tad, en un caso que final­men­te no lle­gó a jui­cio y aca­bó archi­va­do por la Audien­cia Nacio­nal espa­ño­la.

¿Que hacías antes de tu deten­ción en enero de 2011?

Unos años antes había­mos crea­do una pagi­na web que se lla­ma­ba apur​tu​.org, en esa web sacá­ba­mos infor­ma­ción acer­ca de lo que ocu­rría en las pri­sio­nes, de la repre­sión que se vivía en las calles de Nava­rra, de las vul­ne­ra­cio­nes de dere­chos huma­nos, civi­les y polí­ti­cos que se pro­du­cían, la mayo­ría rela­cio­na­das con el con­flic­to que hay entre Eus­kal Herria y los esta­dos espa­ñol y fran­cés. Era una pági­na web que se podía til­dar de anti­re­pre­si­va.

En ea épo­ca la polí­ti­ca de ile­ga­li­za­cio­nes esta­ba en pleno apo­geo y tenía­mos reda­das poli­cia­les prác­ti­ca­men­te cada sema­na. Enton­ces ser joven, aber­tza­le y tener un mili­tan­cia polí­ti­ca era casi casi igual a estar en pun­to de mira y mucha gen­te aca­ba­ba en la cár­cel. Todo ese esce­na­rio de repre­sión hizo que unas cuan­tas per­so­nas que está­ba­mos muy sen­si­bi­li­za­das des­de hacia mucho tiem­po con esos temas, nos jun­tá­ra­mos sobre todo por­que veía­mos que había un vacío infor­ma­ti­vo, todo lo que esta­ba pasan­do no tenia un refle­jo real, por ejem­plo, en inter­net.

No hace tan­to tiem­po pero eran épo­cas dis­tin­tas, inter­net no tenia tan­ta reper­cu­sión.

Efec­ti­va­men­te. En aque­lla épo­ca los videos no eran una cosa habi­tual, por ejem­plo. Noso­tros en eso momen­to vimos que había que sacar esa infor­ma­ción, que debia tener un sitio en inter­net y que ade­más había que hacer­lo en for­ma­tos que fue­ran mucho más seduc­to­res para la gen­te que esta­ba empe­zan­do a meter­se en inter­net. En aquel momen­to hacer un video de una rue­da de pren­sa o de una mani­fes­ta­ción era algo revo­lu­cio­na­rio y empe­za­mos a hacer­lo. En poco tiem­po la pági­na tomó una rele­van­cia bas­tan­te impor­tan­te. Deci­di­mos poner en mar­cha lo que lla­ma­mos la pri­me­ra tele­vi­sión anti­re­pre­si­va a tra­vés de inter­net. Una tele­vi­sión que en si no era mas que un canal de live stream don­de noso­tros íba­mos car­gan­do los videos de todo tipo que rea­li­zá­ba­mos. Hacer eso y anun­ciar­lo a bom­bo y pla­ti­llo supu­so entre otras cosas que el ABC saca­se en por­ta­da una infor­ma­ción dicien­do “pro­eta­rras ponen en mar­cha una tele­vi­sión para ani­mar a sus pre­sos”, cuan­do los pre­sos no tie­nen inter­net, enton­ces poco vas a ani­mar­les. Hicie­ron un repor­ta­je que evi­den­te­men­te esta­ba coci­na­do a saber des­de que comi­sa­ria de poli­cía. Ese fue el avi­so de que está­ba­mos en el pun­to de mira.

¿Que suce­de a par­tir de ese momen­to?

Ata­ca­ron la pagi­na web a nivel infor­má­ti­co y deci­di­mos vol­ver a poner­la en mar­cha. Antes de ello hici­mos una cam­pa­ña de apo­yo con un mon­tón de medios de comu­ni­ca­ción, denun­cian­do que lo de ABC había sido un ata­que orques­ta­do y rei­vin­di­can­do la liber­tad de expre­sión, sabien­do que lo que había pasa­do era el pre­lu­dio y ini­cio de lo que iba a ser lue­go un cie­rre de la pagi­na web y que segu­ra­men­te íba­mos a aca­bar dete­ni­dos, un poco lo que esta­ba pasan­do con mucha gen­te más. Así fue.

Poco tiem­po des­pués la Audien­cia Nacio­nal orde­na el cie­rre de apur​tu​.org y lan­za una ope­ra­ción poli­cial con­tra voso­tros.

Nos detie­nen en 2011 jus­to una sema­na des­pués del anun­cio de la tre­gua de ETA. El esta­do nece­si­ta­ba res­pon­der media­ti­ca­men­te a esa ini­cia­ti­va y, entre otras cosas, lo que hicie­ron fue dete­ner­nos a las cua­tro per­so­nas que está­ba­mos más invo­lu­cra­das con apur​tu​.org. En el mis­mo día hubo otra ope­ra­ción poli­cial y en total nos detu­vie­ron a nue­ve per­so­nas, sino recuer­do mal. Nos rela­cio­na­ban a todos pero a noso­tros nos detu­vo la Poli­cía Nacio­nal espa­ño­la y a las otras per­so­nas la Guar­dia Civil. Estu­vi­mos cua­tro días inco­mu­ni­ca­dos, antes de pasar por delan­te del juez. Se nos acu­sa­ba bási­ca­men­te de ser par­te del apa­ra­to de comu­ni­ca­ción de Aska­ta­su­na, orga­ni­za­ción anti­re­pre­si­va de defen­sa de los dere­chos de la gen­te repre­sa­lia­da. Este orga­nis­mo era ile­gal por­que lo con­si­de­ra­ban suce­sor de las Ges­to­ras Pro-amnis­tía. Mili­tar en Aska­ta­su­na era igual a mili­tar en ETA de cara a la AN. Decían que Apur­tu era par­te del apa­ra­to de comu­ni­ca­ción de Aska­ta­su­na y por lo tan­to se nos acu­sa­ba de per­te­ne­cer o cola­bo­rar con ETA. Los tres com­pa­ñe­ros de Apur­tu que­da­ron en liber­tad con car­gos des­pués de pagar sus res­pec­ti­vas fian­zas y a mi me envia­ron a pri­sión por­que me con­si­de­ra­ban el cabe­ci­lla “en gra­do de diri­gen­te”, no sé como decir­lo.

¿Voso­tros pre­veíais que pudie­ra pasar todo eso?

Des­de el momen­to en el cual sale publi­ca­da en ABC esa por­ta­da y sufri­mos un ciber-ata­que noso­tros sabía­mos que tar­de o tem­prano iba a ocu­rrir. Lo que pasa es que en enero de 2011 se da la tre­gua y pien­sas que qui­zás ya te hayas libra­do. De todas mane­ras yo no era muy opti­mis­ta por­que yo sabia que en ese momen­to, como aho­ra, el esta­do no esta­ba por la labor de dar una reso­lu­ción demo­crá­ti­ca al con­flic­to o empe­zar con un cier­to diá­lo­go. Así como anéc­do­ta, yo me acuer­do que mi madre me dijo “joder aho­ra con la tre­gua igual esta­re­mos un poco más tran­qui­los”, yo me que­dé así y le dije “bueno, bueno, eso habrá que ver­lo”. Creía que íba­mos a aca­bar en la cár­cel, no sabia quie­nes, como o por­que, pero la ver­dad es que era­mos bas­tan­te cons­cien­tes de que en un momen­to o otro pasa­ría.

Enton­ces vues­tra deten­ción y tu encar­ce­la­mien­to fue exclu­si­va­men­te por vues­tro tra­ba­jo perio­dís­ti­co.

Ellos mis­mos lo decían en los autos judi­cia­les. Las cosas que se nos impu­taban era publi­car videos de deter­mi­na­das temá­ti­cas, dar cier­tas infor­ma­cio­nes, etc. Para ellos eso eran indi­cios de prue­ba de que está­ba­mos a las orde­nes de ETA, esas eran las prue­bas que tenían en nues­tra con­tra. De nues­tra casa se lle­va­ron cáma­ras de video, cin­tas de gra­ba­cio­nes, orde­na­do­res, dis­cos duros lle­nos de archi­vos de infor­ma­ción y docu­men­ta­ción perio­dís­ti­ca. Aquí no encon­tra­ron ninin­gún arma, ni nin­gún explo­si­vo, ni nada que nos podía rela­cio­nar con una orga­ni­za­ción arma­da. Cuan­do de lo que te acu­san es de hacer una labor perio­dís­ti­ca lo que bus­can es para­li­zar­la. El obje­ti­vo era que se deja­ra de infor­mar sobre esas cues­tio­nes. Tenía­mos segui­mien­tos y inves­ti­ga­cio­nes poli­cia­les des­de hacia muchí­si­mo tiem­po. En cual­quier momen­to podían hacer­lo por una cues­tión de coyun­tu­ra polí­ti­ca y de nece­si­dad de dar un gol­pe repre­si­vo.

¿Cuál fue la reac­ción de la socie­dad vas­ca?

Hubo una mani­fes­ta­ción en Pam­plo­na que reu­nió más de diez mil per­so­nas para denun­ciar las deten­cio­nes de las dos ope­ra­cio­nes desa­rro­lla­das el mis­mo día. Se enten­día que por un lado había un ata­que a la liber­tad de expre­sión pero en con­jun­to se enten­día que era un ata­que con­tra los dere­chos civi­les y polí­ti­cos, y con­tra el pro­ce­so que se había abier­to en Eus­kal Herria. Noso­tros tuvi­mos un apo­yo espe­cial por par­te de medios de comu­ni­ca­ción y perio­dis­tas del País Vas­co y tam­bién de otros luga­res. Llo­vía sobre moja­do, aquí lle­vá­ba­mos ya muchos cie­rres de medios de comu­ni­ca­ción, enton­ces sor­pren­der no sor­pren­día a nadie. Venia­mos de los cie­rres de Egin, diver­sas revis­tas, Egun­ka­ria, ata­ques con­tra radios, etc.

¿A nivel per­so­nal como ges­tio­nas una situa­ción en la que tu sabes que el úni­co moti­vo que te ha lle­va­do a pri­sión es ejer­cer tu dere­cho a infor­mar libre­men­te?

Tenia bas­tan­te cla­ro que iba a pasar dos años en pri­sión y que si el jui­cio se desa­rro­lla­ba antes de salir tenía bas­tan­tes bole­tos de ser con­de­na­do a no ser que las cosas cam­bia­ran mucho. Las prue­bas que había con­tra noso­tros eran evi­den­tes. Nos acu­sa­ban de gra­bar deter­mi­na­dos actos con una deter­mi­na­da inten­cio­na­li­dad. La inten­cio­na­li­dad la iban a dic­ta­mi­nar ellos y evi­den­te­men­te yo había par­ti­ci­pa­do en esas gra­ba­cio­nes, no nos escon­día­mos, noso­tros hacía­mos un tra­ba­jo total­men­te publi­co. Tenia bas­tan­te inte­rio­ri­za­do que iba a pasar una lar­ga tem­po­ra­da en pri­sión. Fue una gran sor­pre­sa por­que cogió otro juez el tema y al año y medio de reclu­sión, nos sacó de pri­sión de for­ma bas­tan­te ines­pe­ra­da des­pués de pagar una fian­za.

Sales de pri­sión pero la cau­sa siguió abier­ta.

Con­ti­nuó abier­ta duran­te un tiem­po. Una vez salí de pri­sión y antes de que se resol­vie­ra la cau­sa, empe­cé a tra­ba­jar con la pági­na web Ateak Ire­ki y al poco tiem­po la AN orde­nó su cie­rre. Lo rela­cio­na­ron con apur​tu​.org por­que decían que Ateak Ire­ki era una suce­sión y que por lo tan­to seguía sien­do igual de mala. A las tres sema­nas de eso me lla­ma­ron las abo­ga­das y me dije­ron que el juez aca­ba­ba de pedir que se archi­va­se la cau­sa de Apur­tu por­que no que­da­ba acre­di­ta­do que se hubie­se pro­du­ci­do deli­to alguno. Final­men­te se cerro el suma­rio con­tra las cua­tro per­so­nas acu­sa­das de per­te­ne­cer a Apur­tu. Eso pro­vo­có una situa­ción extra­ña por­que la AN cerra­ba Ateak Ire­ki en base a que era suce­so­ra de Apur­tu pero a la vez reco­no­cía que en Apur­tu no había nin­gún deli­to. El mate­rial con­fis­ca­do en la ope­ra­ción poli­cial se nos devol­vió hace unos meses, algo muy raro. Se nos devol­vie­ron cáma­ras de video, dis­cos duros que esta­ban daña­dos y que no hemos podi­do acce­der a ellos y una serie de mate­rial y archi­vos que for­ma­ban par­te de lo que se lle­va­ron. Por ese lado nos pode­mos sen­tir inclu­so unos pri­vi­le­gia­dos, pero evi­den­te­men­te nadie nos ha pedi­do dis­cul­pas por lo que nos pasó, no ha habi­do nin­gún tipo de indem­ni­za­ción por el año y medio que pasé en pri­sión en Madrid, dis­per­sa­do a cien­tos de kiló­me­tros de casa como la mayo­ría de pre­sos polí­ti­cos vas­cos. No hubo nin­gún tipo de repa­ra­ción eco­nó­mi­ca ni moral. Sim­ple­men­te se cie­rra el caso y nadie te expli­ca nada más. ¿Si no había prue­bas para lle­var­nos a jui­cio que tipo de indi­cios o prue­bas había para dete­ner­nos y encar­ce­lar­nos? Todos nues­tros nom­bres y imá­ge­nes salie­ron en los medios de comu­ni­ca­ción con todo lo que eso con­trae y lue­go se cerró el caso. ¿Como fun­cio­na la jus­ti­cia en el Esta­do espa­ñol?

¿Que efec­to ha pro­vo­ca­do la repre­sión que has sufri­do tan­to a nivel indi­vi­dual como colec­ti­vo?

La repre­sión siem­pre tie­ne unos efec­tos posi­ti­vos y nega­ti­vos para ellos. Con­si­guen muchas veces des­ac­ti­var a las per­so­nas repre­sa­lia­das y tam­bién con­si­guen crear una sen­sa­ción de mie­do que impi­de que otras per­so­nas se incor­po­ren a esa lucha o labor. Tam­bién gene­ran una ola de soli­da­ri­dad que según como la apro­ve­ches pue­des remon­tar inclu­so con mayor éxi­to. En cier­to modo es real que la repre­sión aca­ba sien­do un fra­ca­so para ellos, pero no tene­mos que minus­va­lo­rar sus efec­tos. Para mi Eus­kal Herria es un ejem­plo de supera­ción y de haber sabi­do salir ade­lan­te ante situa­cio­nes que casi nos ponían en tiem­pos del fran­quis­mo. Los medios nece­si­ta­mos mayor uni­dad para denun­ciar estos atro­pe­llos, hay mucha gen­te que está con un pie en la cár­cel por sacar foto­gra­fias, por infor­mar. Tene­mos que inten­tar lle­gar a que la denun­cia a favor de la liber­tad de expre­sión sea mucho más gene­ral. Hay mucha hipo­cre­sía, por­que hay medios que hablan de liber­tad de expre­sión pero solo exis­te si la pue­des com­prar.

Con noso­tros lo que con­si­guie­ron fue, por un lado que la gen­te se enfa­da­se bas­tan­te, y por otro lado lo que hici­mos fue crear algo más gran­de, crea­mos ahot​sa​.info des­pues de un pro­ce­so en el qual recau­da­mos miles de euros para poder sacar el pro­yec­to ade­lan­te a tra­vés de crowd­fun­ding, reci­bi­mos un mon­tón de apo­yo a todos los nive­les y con­se­gui­mos crear un pro­yec­to que a día de hoy per­vi­ve y que es qui­zás bas­tan­te mas refe­ren­cial a todos los nive­les de lo que fue en su día fue Apur­tu o Ateak Ire­ki. Nues­tra apues­ta era ayu­dar a que se pro­du­je­ra en Nava­rra un cam­bio a nivel polí­ti­co y a nivel social y lo que vemos es que hemos cola­bo­ra­do para que ese cam­bio se haya pro­du­ci­do. Lle­va­mos mas de un año tra­ba­jan­do y esta­mos vien­do los resul­ta­dos

¿Creéis que el esce­na­rio ha cam­bia­do o pen­sáis que­po­déis seguir sien­do obje­ti­vo de los envi­tes repre­si­vos del esta­do?

Evi­den­te­men­te la situa­ción ha cam­bia­do bas­tan­te. Yo creo que hay cier­tas cosas que el esta­do actual­men­te a la hora de hacer­las se las pien­sa bas­tan­te. No debe­mos olvi­dar­nos de que tene­mos la ame­na­za de la ley mor­da­za, pero que son cosas que antes se han apli­ca­do en Eus­kal Herria y que aho­ra se van a apli­car a nivel de todo el esta­do por­que nece­si­tan de la repre­sión para para­li­zar movi­mien­tos disi­den­tes. Pue­de haber repre­sión con­tra los perio­dis­tas fue­ra de la hege­mo­nía de los gran­des medios de comu­ni­ca­ción, por eso se están dotan­do de herra­mien­tas jurí­di­cas y repre­si­vas. Lo harán y no se si nos toca­ra a noso­tros, de hecho ya hemos sufri­do algu­nos seña­la­mien­tos. En la pri­me­ra Ope­ra­ción Ara­ña lle­ga­ron a decir que lo que está­ba­mos pre­ten­dien­do era avi­sar a la gen­te que podía ser obje­ti­vo de esa ope­ra­ción para que inten­ta­ran eva­dir­la por el hecho de haber infor­ma­do de que se esta­ba pro­du­cien­do.

¿Pien­sas que se esta exten­dien­do el mis­mo esta­do de excep­ción que ha habi­do en EH al res­to del estado?Quizás la ley mor­da­za ya se ha esta­do apli­can­do allí duran­te los últi­mos años.

Eus­kal Herria ha sido un labo­ra­to­rio repre­si­vo en muchas oca­sio­nes. Las cosas que aquí les han fun­cio­na­do y que ade­más han sido legi­ti­ma­das por muchos medios de comu­ni­ca­ción, inclu­so medios que se auto­de­no­mi­na­ban pro­gre­sis­tas y de izquier­das, las van a apli­car en el Esta­do espa­ñol. Aquí se han cerra­do medios de comu­ni­ca­ción y en Madrid a la gen­te muchas veces les daba igual por­que eso era cosa de los vascos.Cuando oyes “todo es ETA” ya sabe­mos lo que pasa. Todo lo que aquí se ha uti­li­za­do lo han uti­li­za­do casi de la mis­ma mane­ra en el Esta­do espa­ñol, a veces le dan un cier­to bar­niz pero es la mis­ma cri­mi­na­li­za­ción. Por un lado a mi me entris­te­cen todos los epi­so­dios repre­si­vos que pue­dan estar ocu­rrien­do y me entris­te­ce toda­vía mas que los estén apli­can­do pre­ci­sa­men­te por­que han sido legi­ti­ma­dos a nivel esta­tal por la opi­nión públi­ca. Cuan­do se aplau­día lo que esta­ba hacien­do el juez Gar­zón con­tra la Izquier­da Aber­tza­le, lo que se le esta­ba dan­do al esta­do era una car­ta blan­ca para que lue­go uti­li­za­ra esas medi­das repre­si­vas con­tra otra disi­den­cia. Eso habrá que ana­li­zar­lo des­de esa pers­pec­ti­va y para pró­xi­mas oca­sio­nes ser un poco mas inte­li­gen­tes. Inclu­so aho­ra se pue­den dar epi­so­dios de ese tipo en Eus­kal Herria y des­de el esta­do espa­ñol habría que ver­lo en el sen­ti­do de ofre­cer soli­da­ri­dad “por­que si nos les para­mos alla esto lo van a hacer aquí tam­bién”. Ya sim­ple­men­te por un poco de egoís­mo “cuan­do veas las bar­bar de tu vecino cor­tar pon las tuyas a remojar”.Aquí han car­ga­do con­tra la gen­te en mani­fes­ta­cio­nes de for­ma muy vio­len­ta y en Espa­ña se aplau­día. Aho­ra resul­ta que esa vio­len­cia la están ejer­cien­do con­tra su pro­pio pue­blo. ¿Si legi­ti­mas que se le pegue a un vas­co una pali­za por­que no a uno que en Madrid esta arman­do un poco de albo­ro­to?

¿Que les dirías a los jue­ces que orde­na­ron la ope­ra­ción, a los poli­cías que la eje­cu­ta­ron y a los medios y par­tes de la socie­dad que calla­ron fren­te al atro­pe­llo a la liber­tad de expre­sión que pade­cis­teis?

Han cose­cha­do lo que han esta­do duran­te todos estos años sem­bran­do. Cuan­do se decía aque­llo de “el mie­do va a cam­biar de ban­do”, yo les veo bas­tan­te preo­cu­pa­dos por lo que está pasan­do en el esta­do. La gen­te ha per­di­do en muchos sitios el mie­do a rebe­lar­se y eso les está dan­do mucho mie­do. Están per­dien­do cuo­tas de poder y yo creo que en los pró­xi­mos años per­de­rán toda­vía más. Tene­mos que seguir hacien­do esa labor de infor­ma­ción, de con­ven­cer, para que esos cam­bios se vayan enrai­zan­do y ver­da­de­ra­men­te ten­ga­mos opor­tu­ni­dad de que otras for­mas de enten­der la vida y las rela­cio­nes entre las per­so­nas sean posi­bles. Esa cons­truc­ción es el camino. Men­sa­je para ellos? Más que nada para nues­tra gen­te: vamos por el buen camino, evi­den­te­men­te nos cos­ta­rá pero tene­mos que seguir en la calle luchan­do y, noso­tros, por lo menos des­de nues­tro ámbi­to que es el comu­ni­ca­ti­vo, vamos a seguir dan­do gue­rra por­que esto lo tene­mos que ganar.

Direc​ta​.Cat

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *