El capi­tal finan­cie­ro vuel­ve a dar su ben­di­ción a Podemos

Dicen los curas que algo ten­drá el agua cuan­do la ben­di­cen. Pues si los bui­tres del capi­tal finan­cie­ro inter­na­cio­nal, a tra­vés de su por­ta­voz, el dia­rio lon­di­nen­se “Finan­cial Times”, ben­di­cen a Pode­mos, es por­que algún encan­to tie­nen para ellos las hues­tes de Pablo Igle­sias que sólo ellos saben.

Si ade­más el “Finan­cial Times” con­si­de­ra que Pode­mos es una orga­ni­za­ción de extre­ma izquier­da, como dicen, todo resul­ta aún más extra­ño. ¿Cómo es posi­ble que los espe­cu­la­do­res de la City ben­di­gan a un gru­po polí­ti­co de extre­ma izquierda?

En prin­ci­pio sólo se nos ocu­rre una posi­bi­li­dad: Pode­mos no es lo que “Finan­cial Times” dice que es, o sea, la extre­ma izquier­da, sino más bien lo con­tra­rio. Por con­si­guien­te, lo que “Finan­cial Times” ben­di­ce es una mix­ti­fi­ca­ción o, en otras pala­bras, un fraude.

Los gran­des finan­cie­ros son más papis­tas que el Papa, por­que si Pode­mos ni siquie­ra se cali­fi­ca a sí mis­mo como de “izquier­da”, ¿como es posi­ble que en la City lon­di­nen­se no sólo los cali­fi­quen así sino que los pon­gan en un extremo?

La ben­di­ción se con­vier­te en una san­ti­fi­ca­ción si tene­mos en cuen­ta que no es la pri­me­ra vez que “Finan­cial Times” elo­gia a Pode­mos. En noviem­bre del año pasa­do ya apo­ya­ron a esta “extre­ma izquier­da” en su pro­pó­si­to de rees­truc­tu­rar la deu­da espa­ño­la. El artícu­lo se titu­la­ba “La izquier­da radi­cal tie­ne razón sobre la deu­da euro­pea”, por lo que las altas finan­zas están insis­tien­do macha­co­na­men­te en su cali­fi­ca­ción de Pode­mos como “izquier­da” y ade­más “radi­cal”.

El artícu­lo de noviem­bre ponía a Pode­mos en un pedes­tal: inclu­so era mucho mejor que otras orga­ni­za­cio­nes “radi­ca­les” euro­peas, como el par­ti­do ale­mán Die Lin­ke (La Izquier­da) o el grie­go Syri­za. De los par­ti­dos radi­ca­les que han sur­gi­do en Euro­pa, decían los bui­tres de las finan­zas, “al que hay que pres­tar más aten­ción es a Pode­mos” por­que tie­ne “un enfo­que cohe­ren­te para ges­tio­nar el ries­go eco­nó­mi­co pos­te­rior a la cri­sis”.

No se can­san de repe­tir­lo bien cla­ro: los espe­cu­la­do­res inter­na­cio­na­les res­pal­dan el pro­gra­ma de Pode­mos. A ello le aña­dían algo toda­vía más impor­tan­te pro­ce­dien­do de quien pro­ce­de: los finan­cie­ros bri­tá­ni­cos apo­yan inclu­so una “qui­ta par­cial” sobre la deu­da espa­ño­la, lo cual es muy sig­ni­fi­ca­ti­vo por­que si hubie­ra una qui­ta de la deu­da espa­ño­la sería a cos­ta del capi­tal finan­cie­ro inter­na­cio­nal pre­ci­sa­men­te.

¿Cómo es posi­ble que el capi­tal finan­cie­ro aten­te con­tra sus pro­pios intere­ses? Natu­ral­men­te por­que “Finan­cial Times” no repre­sen­ta a todos los intere­ses del capi­tal finan­cie­ro inter­na­cio­nal, sino sólo a una par­te. ¿Cuál es esa par­te? Aque­lla que den­tro de la Unión Euro­pea está fron­tal­men­te enfren­ta­da a la Unión Euro­pea; más en con­cre­to, aque­lla que vie­ne denun­cian­do a la mone­da úni­ca, es decir, Came­ron, los lla­ma­dos “euro­es­cép­ti­cos” ingle­ses, enfren­ta­dos a los pla­nes euro­peís­tas de Ale­ma­nia y, en espe­cial, de Merkel.

No hay más que seguir la nego­cia­ción que Ale­ma­nia man­tie­ne con Syri­za sobre la deu­da exte­rior de Gre­cia, don­de no quie­ren qui­tar ni un cén­ti­mo, para con­tras­tar­la con la gene­ro­si­dad de la que “Finan­cial Times” hace gala. Con el dine­ro ajeno, el ale­mán, los espe­cu­la­do­res de Lon­dres pare­cen una ONG.

El capi­tal finan­cie­ro inter­na­cio­nal, como cual­quier otro, no for­ma una uni­dad y la frac­ción que se está decla­ran­do a favor de Pode­mos y de la polí­ti­ca eco­nó­mi­ca que Pode­mos repre­sen­ta, pro­ce­de pre­ci­sa­men­te de su sec­tor más reac­cio­na­rio, estre­cha­men­te alia­do a la polí­ti­ca impe­ria­lis­ta de Esta­dos Uni­dos, por lo que no es de extra­ñar que con­si­de­ren a Pode­mos como la “extre­ma izquier­da”. Ya se sabe: los extre­mos se tocan, y que Pode­mos y el ala más reac­cio­na­ria del par­ti­do con­ser­va­dor bri­tá­ni­co sin­to­ni­cen no es tan extra­ño como pare­ce. Les une un mis­mo enemi­go. “El enemi­go de mi enemi­go es mi ami­go”, podrían recitar.

Las nue­vas orga­ni­za­cio­nes polí­ti­cas del esti­lo de Pode­mos y simi­la­res son la herra­mien­ta per­fec­ta en las pug­nas que en Euro­pa unos impe­ria­lis­tas man­tie­nen con otros. No sólo pue­den con­tar con un caba­llo de Tro­ya en Gre­cia (Syri­za) o en Espa­ña (Pode­mos) sino que, ade­más, “Finan­cial Times” con­si­de­ra que Die Lin­ke pue­de ser su pica en Flan­des: en el pro­pio cora­zón de la Ale­ma­nia de Merkel.

El impe­ria­lis­mo siem­pre encuen­tra sor­pren­den­tes com­pa­ñe­ros de cama. “Finan­cial Times” no sólo ben­di­ce un frau­de como Pode­mos sino algo que va mucho más allá: el cam­bio de ali­nea­mien­to de Espa­ña en el esce­na­rio inter­na­cio­nal. La rup­tu­ra del bipar­ti­dis­mo es el comien­zo de la rup­tu­ra del ali­nea­mien­to tra­di­cio­nal de Espa­ña con Ale­ma­nia a tra­vés de la Unión Euro­pea. El nue­vo papel que Esta­dos Uni­dos ha adju­di­ca­do recien­te­men­te a la base aérea de Morón de la Fron­te­ra es un pro­yec­to estra­té­gi­co, impen­sa­ble si Washing­ton no con­fia­ra en la fide­li­dad abso­lu­ta de quien lle­gue a La Mon­cloa, cual­quie­ra que sea, espe­cial­men­te si se tra­ta de Podemos

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *