El capi­tal finan­cie­ro vuel­ve a dar su ben­di­ción a Podemos

Dicen los curas que algo ten­drá el agua cuan­do la ben­di­cen. Pues si los bui­tres del capi­tal finan­cie­ro inter­na­cio­nal, a tra­vés de su por­ta­voz, el dia­rio lon­di­nen­se “Finan­cial Times”, ben­di­cen a Pode­mos, es por­que algún encan­to tie­nen para ellos las hues­tes de Pablo Igle­sias que sólo ellos saben.

Si ade­más el “Finan­cial Times” con­si­de­ra que Pode­mos es una orga­ni­za­ción de extre­ma izquier­da, como dicen, todo resul­ta aún más extra­ño. ¿Cómo es posi­ble que los espe­cu­la­do­res de la City ben­di­gan a un gru­po polí­ti­co de extre­ma izquierda?

En prin­ci­pio sólo se nos ocu­rre una posi­bi­li­dad: Pode­mos no es lo que “Finan­cial Times” dice que es, o sea, la extre­ma izquier­da, sino más bien lo con­tra­rio. Por con­si­guien­te, lo que “Finan­cial Times” ben­di­ce es una mix­ti­fi­ca­ción o, en otras pala­bras, un fraude.

Los gran­des finan­cie­ros son más papis­tas que el Papa, por­que si Pode­mos ni siquie­ra se cali­fi­ca a sí mis­mo como de “izquier­da”, ¿como es posi­ble que en la City lon­di­nen­se no sólo los cali­fi­quen así sino que los pon­gan en un extremo?

La ben­di­ción se con­vier­te en una san­ti­fi­ca­ción si tene­mos en cuen­ta que no es la pri­me­ra vez que “Finan­cial Times” elo­gia a Pode­mos. En noviem­bre del año pasa­do ya apo­ya­ron a esta “extre­ma izquier­da” en su pro­pó­si­to de rees­truc­tu­rar la deu­da espa­ño­la. El artícu­lo se titu­la­ba “La izquier­da radi­cal tie­ne razón sobre la deu­da euro­pea”, por lo que las altas finan­zas están insis­tien­do macha­co­na­men­te en su cali­fi­ca­ción de Pode­mos como “izquier­da” y ade­más “radi­cal”.

El artícu­lo de noviem­bre ponía a Pode­mos en un pedes­tal: inclu­so era mucho mejor que otras orga­ni­za­cio­nes “radi­ca­les” euro­peas, como el par­ti­do ale­mán Die Lin­ke (La Izquier­da) o el grie­go Syri­za. De los par­ti­dos radi­ca­les que han sur­gi­do en Euro­pa, decían los bui­tres de las finan­zas, “al que hay que pres­tar más aten­ción es a Pode­mos” por­que tie­ne “un enfo­que cohe­ren­te para ges­tio­nar el ries­go eco­nó­mi­co pos­te­rior a la cri­sis”.

No se can­san de repe­tir­lo bien cla­ro: los espe­cu­la­do­res inter­na­cio­na­les res­pal­dan el pro­gra­ma de Pode­mos. A ello le aña­dían algo toda­vía más impor­tan­te pro­ce­dien­do de quien pro­ce­de: los finan­cie­ros bri­tá­ni­cos apo­yan inclu­so una “qui­ta par­cial” sobre la deu­da espa­ño­la, lo cual es muy sig­ni­fi­ca­ti­vo por­que si hubie­ra una qui­ta de la deu­da espa­ño­la sería a cos­ta del capi­tal finan­cie­ro inter­na­cio­nal pre­ci­sa­men­te.

¿Cómo es posi­ble que el capi­tal finan­cie­ro aten­te con­tra sus pro­pios intere­ses? Natu­ral­men­te por­que “Finan­cial Times” no repre­sen­ta a todos los intere­ses del capi­tal finan­cie­ro inter­na­cio­nal, sino sólo a una par­te. ¿Cuál es esa par­te? Aque­lla que den­tro de la Unión Euro­pea está fron­tal­men­te enfren­ta­da a la Unión Euro­pea; más en con­cre­to, aque­lla que vie­ne denun­cian­do a la mone­da úni­ca, es decir, Came­ron, los lla­ma­dos “euro­es­cép­ti­cos” ingle­ses, enfren­ta­dos a los pla­nes euro­peís­tas de Ale­ma­nia y, en espe­cial, de Merkel.

No hay más que seguir la nego­cia­ción que Ale­ma­nia man­tie­ne con Syri­za sobre la deu­da exte­rior de Gre­cia, don­de no quie­ren qui­tar ni un cén­ti­mo, para con­tras­tar­la con la gene­ro­si­dad de la que “Finan­cial Times” hace gala. Con el dine­ro ajeno, el ale­mán, los espe­cu­la­do­res de Lon­dres pare­cen una ONG.

El capi­tal finan­cie­ro inter­na­cio­nal, como cual­quier otro, no for­ma una uni­dad y la frac­ción que se está decla­ran­do a favor de Pode­mos y de la polí­ti­ca eco­nó­mi­ca que Pode­mos repre­sen­ta, pro­ce­de pre­ci­sa­men­te de su sec­tor más reac­cio­na­rio, estre­cha­men­te alia­do a la polí­ti­ca impe­ria­lis­ta de Esta­dos Uni­dos, por lo que no es de extra­ñar que con­si­de­ren a Pode­mos como la “extre­ma izquier­da”. Ya se sabe: los extre­mos se tocan, y que Pode­mos y el ala más reac­cio­na­ria del par­ti­do con­ser­va­dor bri­tá­ni­co sin­to­ni­cen no es tan extra­ño como pare­ce. Les une un mis­mo enemi­go. “El enemi­go de mi enemi­go es mi ami­go”, podrían recitar.

Las nue­vas orga­ni­za­cio­nes polí­ti­cas del esti­lo de Pode­mos y simi­la­res son la herra­mien­ta per­fec­ta en las pug­nas que en Euro­pa unos impe­ria­lis­tas man­tie­nen con otros. No sólo pue­den con­tar con un caba­llo de Tro­ya en Gre­cia (Syri­za) o en Espa­ña (Pode­mos) sino que, ade­más, “Finan­cial Times” con­si­de­ra que Die Lin­ke pue­de ser su pica en Flan­des: en el pro­pio cora­zón de la Ale­ma­nia de Merkel.

El impe­ria­lis­mo siem­pre encuen­tra sor­pren­den­tes com­pa­ñe­ros de cama. “Finan­cial Times” no sólo ben­di­ce un frau­de como Pode­mos sino algo que va mucho más allá: el cam­bio de ali­nea­mien­to de Espa­ña en el esce­na­rio inter­na­cio­nal. La rup­tu­ra del bipar­ti­dis­mo es el comien­zo de la rup­tu­ra del ali­nea­mien­to tra­di­cio­nal de Espa­ña con Ale­ma­nia a tra­vés de la Unión Euro­pea. El nue­vo papel que Esta­dos Uni­dos ha adju­di­ca­do recien­te­men­te a la base aérea de Morón de la Fron­te­ra es un pro­yec­to estra­té­gi­co, impen­sa­ble si Washing­ton no con­fia­ra en la fide­li­dad abso­lu­ta de quien lle­gue a La Mon­cloa, cual­quie­ra que sea, espe­cial­men­te si se tra­ta de Podemos

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on Facebook
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.