Gre­cia revi­si­ta­da. Syri­za sin más­ca­ra- Miguel Urbano

Los diri­gen­tes de las prin­ci­pa­les poten­cias de la Unión Euro­pea y los medios con­tro­la­dos por el capi­tal pro­yec­tan una ima­gen de Gre­cia gro­se­ra­men­te deformada.

Al carac­te­ri­zar la cri­sis empie­zan por ocul­tar que los prés­ta­mos con­ce­di­dos a Gre­cia se des­ti­na­ron a finan­ciar al gran capi­tal en el ámbi­to de la estra­te­gia de la UE.

Al con­tra­rio de lo que amplios sec­to­res socia­les admi­tie­ron, el gobierno Syri­za-Anel fue bien reci­bi­do por las orga­ni­za­cio­nes y repre­sen­tan­tes del mun­do empresarial.

La coa­li­ción de Syri­za con el Anel ‑par­ti­do nacio­na­lis­ta xenó­fo­bo- se for­mó en pocas horas por­que exis­tía un acuer­do pre­vio. Es sig­ni­fi­ca­ti­vo que la Fede­ra­ción Helé­ni­ca de Empre­sas y el direc­tor gene­ral de Busi­nes­seu­ro­pe feli­ci­ta­ron a Ale­xis Tsi­pras des­pués de su nom­bra­mien­to como pri­mer ministro.

Las líneas gene­ra­les de la polí­ti­ca capi­tu­la­do­ra del nue­vo gobierno fue­ron tra­za­das pre­via­men­te, pero Tsi­pras y su minis­tro de Eco­no­mía, Varou­fa­kis, se esfor­za­ron ini­cial­men­te por trans­mi­tir al mun­do la ima­gen de un gobierno de izquier­da deci­di­do a empren­der refor­mas pro­gre­sis­tas en rup­tu­ra con la polí­ti­ca de Nue­va Demo­cra­cia y PASOK, que aten­die­sen a aspi­ra­cio­nes del pueblo.

Con­fun­dir a las masas fue obje­ti­vo prio­ri­ta­rio. Acom­pa­ñan­do una llu­via de pro­me­sas, el gobierno creó un len­gua­je enga­ña­dor. El memo­ran­do pasó a lla­mar­se «acuer­do –puen­te», la troi­ka «gru­po de Bru­se­las», las pri­va­ti­za­cio­nes «cola­bo­ra­cio­nes».

HIPOCRESIA Y VASALLAJE

El éxi­to elec­to­ral de Syri­za el 25 de enero fue con­se­cuen­cia del pro­fun­do des­con­ten­to popu­lar. El pue­blo votó con­tra la polí­ti­ca de Nue­va Demo­cra­cia-PASOK que había arrui­na­do el país, redu­ci­do a la pobre­za y la mise­ria a millo­nes de tra­ba­ja­do­res, invo­can­do la com­pe­ti­ti­vi­dad y la ren­ta­bi­li­dad del capital.

En un con­tex­to en que el des­em­pleo había lle­ga­do al 26, 8%, Syri­za hizo pro­me­sas que prác­ti­ca­men­te no supe­ra­ban polí­ti­cas asis­ten­cia­lis­tas simi­la­res a las apli­ca­das por otros gobier­nos bur­gue­ses, inclu­si­ve los de PASOK y la Nue­va Demo­cra­cia para la ges­tión de la pobre­za extre­ma y de la mise­ria abso­lu­ta. No tenia sin embar­go la inten­ción de res­pe­tar­las como que­dó demostrado.

Pro­me­tió con­cre­ta­men­te res­ta­ble­cer el sala­rio míni­mo en 751 euros, pero lo man­tu­vo en 580 euros. Afir­mó que redu­ci­ría drás­ti­ca­men­te el IVA, pero olvi­dó rápi­da­men­te la pro­me­sa; y des­pués nego­ció su aumen­to. La con­de­na fron­tal de la «aus­te­ri­dad» cedió lugar a una «aus­te­ri­dad suave»

Trans­cu­rri­das pocas sema­nas, fue aun más trans­pa­ren­te que el gobierno Syri­za-Anel se pro­po­nía a dar con­ti­nui­dad a una polí­ti­ca capi­ta­lis­ta total­men­te ali­nea­da con la estra­te­gia y las polí­ti­cas de la Unión Europea.

Afir­ma aho­ra sin pudor que Gre­cia paga­rá inte­gral­men­te su gigan­tes­ca deu­da exter­na de

374 mil millo­nes de euros, por la cual no cabe al pue­blo grie­go nin­gu­na responsabilidad.

La len­ti­tud de las nego­cia­cio­nes con Bru­se­las no debe gene­rar ilu­sio­nes. Como ambas par­tes desea­ban, aca­ba­ron por lle­gar a un acuer­do. Según Varou­fa­kis, será fir­man­do al final de junio. Pero la enor­mi­dad de las con­ce­sio­nes fue tama­ña que en la ulti­ma reu­nión del comi­té cen­tral del par­ti­do 44% de sus miem­bros cri­ti­ca­ron el acuerdo .

Para favo­re­cer los gru­pos mono­po­lis­tas y a los patro­nes en gene­ral, el gobierno pre­ci­sa rea­li­zar tími­das refor­mas en las áreas de polí­ti­ca fis­cal y mone­ta­ria. Las con­tra­dic­cio­nes exis­ten­tes en la Unión Euro­pea y en sus rela­cio­nes con EEUU tenían inevi­ta­ble­men­te que pesar en el dia­lo­go del gober­nó de Tsi­pras con las poten­cias imperialistas.

No hay que olvi­dar que Washing­ton dispu­ta a Ale­ma­nia la hege­mo­nía en Euro­pa y hace todo lo posi­ble para sabo­tear las rela­cio­nes eco­nó­mi­cas del gobierno de Ange­la Mer­kel con Rusia.

El ale­ja­mien­to de Varou­fa­kis como «nego­cia­dor» fue tema de inter­pre­ta­cio­nes fan­ta­sio­sas. En reali­dad, esa deci­sión no tuvo moti­va­cio­nes ideo­ló­gi­cas, fue resul­ta­do de su per­so­na­li­dad y estilo.

Varou­fa­kis fue pro­fe­sor de una uni­ver­si­dad nor­te-ame­ri­ca­na y es un key­ne­siano defen­sor del capi­ta­lis­mo y de mejo­res rela­cio­nes con EEUU. Decla­ró enfá­ti­ca­men­te que está de acuer­do con un 70% del memo­ran­do impues­to por la troika.

El «Acuer­do del 20 febre­ro», nego­cia­do con el Euro­gru­po, pro­rro­gó la vali­dez del memo­ran­do. El gobierno Syri­za –Anel man­tu­vo todos los com­pro­mi­sos del gobierno de Sama­ras y los ante­rio­res. Y abrió la puer­ta a nue­vas medi­das anti­po­pu­la­res: aumen­to de impues­tos, pri­va­ti­za­cio­nes de infra­es­truc­tu­ras estra­té­gi­cas, recor­tes en sec­to­res socia­les (salud, edu­ca­ción y segu­ri­dad social), en sala­rios de la fun­ción publi­ca, y con­ce­sión de bene­fi­cios fis­ca­les a gran­des gru­pos eco­nó­mi­cos, etc.

La pri­va­ti­za­ción del puer­to de Pireo será inten­si­fi­ca­da con aumen­to del con­trol pri­va­do has­ta el 51%, así como otras estruc­tu­ras por­tua­rias y 14 aero­puer­tos regionales.

Des­de lue­go la Nue­va Demo­cra­cia, el PASOK y el Pota­mi se apre­su­ra­ron a decla­rar que vota­rán por el «Acuer­do del 20 de febre­ro» si es some­ti­do al Par­la­men­to y expre­sa­ron su dis­po­ni­bi­li­dad para apro­bar cual­quier acuer­do que man­ten­ga a Gre­cia en la Eurozona.

MAYOR INTEGRACIÓN EN LA OTAN

El gobierno Syri­za-Anel afir­ma que pre­ten­de mejo­rar las rela­cio­nes con EEUU y con la OTAN, ins­tru­men­to mili­tar de su estra­te­gia de domi­na­ción planetaria.

El minis­tro de Defen­sa (polí­ti­co de extre­ma dere­cha) defien­de una pro­fun­da coope­ra­ción con Israel. Al visi­tar EEUU sugi­rió una explo­ta­ción con­jun­ta de los recur­sos ener­gé­ti­cos del Mar Egeo.

El gobierno coli­ga­do creó con­di­cio­nes para la inten­si­fi­ca­ción de manio­bras de la OTAN en el país, amplian­do la coope­ra­ción con las bases mili­ta­res de la orga­ni­za­ción en el terri­to­rio nacio­nal. El minis­tro de Defen­sa pro­po­ne inclu­so la ins­ta­la­ción de una nue­va base mili­tar de la OTAN en la isla de Karpathos.

Pese a la asfi­xia finan­cie­ra del país, el gobierno de Tsi­pras apro­bó una cuan­tía de 500 millo­nes de dóla­res para moder­ni­za­ción de avio­nes Lockheed, obso­le­tos, des­ti­na­dos a misio­nes de vigi­lan­cia de la OTAN en el sur­es­te de Mediterráneo.

Exhi­bien­do sus con­tra­dic­cio­nes, dis­cre­pó pri­me­ro de la impo­si­ción de nue­vas san­cio­nes a Rusia, pero pos­te­rior­men­te las apro­bó. Acep­tó tam­bién par­ti­ci­par en la esca­la­da mili­tar en el Medio Orien­te invo­can­do como jus­ti­fi­ca­ción «la pro­tec­ción de los cris­tia­nos» con­tra el lla­ma­do Esta­do Islámico.

Se amplían las rela­cio­nes con el esta­do terro­ris­ta de Israel que asu­men el per­fil de una alian­za estra­té­gi­ca. En los pri­me­ros días del actual gobierno, el minis­tro de Defen­sa sugi­rió la crea­ción de un «espa­cio común de defen­sa» que inclua Chi­pre y Israel.

Gre­cia se encuen­tra cada vez más invo­lu­cra­da en los pro­yec­tos agre­si­vos del impe­ria­lis­mo para la región y por lo tan­to cada vez más expues­ta a los peli­gros inse­pa­ra­bles de esa política.

Es en ese con­tex­to que el capi­tal grie­go ve sus rela­cio­nes con otras poten­cias capi­ta­lis­tas. La visi­ta de Tsi­pras a Mos­cú se inser­tó en ese cuadro.

IRREDUTIBLE OPOSICIÓN DEL KKE 

La direc­ción del KKE [Par­ti­do Comu­nis­ta Grie­go] decla­ró des­de el ini­cio de la cam­pa­ña elec­to­ral que no acep­ta­ría en cual­quier cir­cuns­tan­cia par­ti­ci­par en un gobierno burgués.

EL Par­ti­do Comu­nis­ta está cons­cien­te de la difi­cul­tad de su posición.

El hecho de que Syna­pis­mos, el núcleo del actual Syri­za, fue for­ma­do por disi­den­tes del KKE, con­tri­bu­yó para que los gran­des medios inter­na­cio­na­les pre­sen­ta­sen el par­ti­do de Tsi­pras como una fuer­za polí­ti­ca radi­cal, inclu­so revo­lu­cio­na­ria. El apo­yo al gobierno Syri­za – Anel del Par­ti­do de la Izquier­da Euro­pea (crea­do para des­mo­vi­li­zar la cla­se obre­ra ), de par­ti­dos comu­nis­tas refor­mis­tas como el PCF y el PCE, y de la social demo­cra­cia euro­pea en gene­ral, tam­bién gene­ró algu­na confusión.

El KKE cum­ple un papel insus­ti­tui­ble en la orga­ni­za­ción de la lucha con­tra las medi­das anti­po­pu­la­res del actual gobierno.

La vota­ción del pro­yec­to de ley que some­tió al Par­la­men­to para abo­li­ción inme­dia­ta del memo­ran­do y de las leyes anti­po­pu­la­res ha sido apla­za­da. Pero será segu­ra­men­te derro­ta­do por la mayoría.

El con­trol del Legis­la­ti­vo por Syri­za ‑que ha reci­bi­do el apo­yo trans­pa­ren­te de la bur­gue­sía- no impi­de la ascen­sión de la lucha de masas.

Syri­za, con su popu­lis­mo dema­gó­gi­co, con­ti­núa con­fun­dien­do a amplios sec­to­res socia­les. Pero su más­ca­ra pre­sen­ta cada vez más huecos.

En el momen­to en que escri­bo esto se mul­ti­pli­can en toda Gre­cia las mani­fes­ta­cio­nes y huel­gas. El éxi­to de los des­fi­les del Pri­mer de Mayo ilu­mi­nó bien la acti­tud de miles de tra­ba­ja­do­res ante una polí­ti­ca cla­sis­ta favo­ra­ble al gran capi­tal. Para los días 11 y 23 de junio fue­ron ya con­vo­ca­das por el PAME –el fren­te de tra­ba­ja­do­res y orga­ni­za­cio­nes sin­di­ca­les en el cual el KKE tie­ne un papel fun­da­men­tal– gran­des manifestaciones.

El capi­ta­lis­mo no tie­ne solu­cio­nes para su cri­sis estruc­tu­ral. Está con­de­na­do a des­apa­re­cer y la úni­ca alter­na­ti­va es el socialismo.

El KKE no igno­ra que en el actual con­tex­to euro­peo y mun­dial la ago­nía del mons­truo­so sis­te­ma de explo­ta­ción del hom­bre será pro­ba­ble­men­te len­ta. Pero como par­ti­do revo­lu­cio­na­rio mar­xis­ta-leni­nis­ta su estra­te­gia no es ela­bo­ra­da en fun­ción de un calen­da­rio para la toma del poder.

Los comu­nis­tas grie­gos no exclu­yen la posi­bi­li­dad de una agu­di­za­ción de con­tra­dic­cio­nes y anta­go­nis­mos –situa­ción esa que podría lle­var a una gue­rra impe­ria­lis­ta en la región.

De diri­gen­tes del KKE escu­ché repe­ti­das veces la afir­ma­ción de que está pre­pa­ra­do para «todas las eventualidades».

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on Facebook
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.