Los yiha­dis­tas al ser­vi­cio del imperialismo

Los gobier­nos occi­den­ta­les ya ni siquie­ra tra­tan de escon­der el uso de yiha­dis­tas. ¿Ejem­plos? La OTAN derro­có a Kadha­fi uti­li­zan­do a al-Qae­da como fuer­za terres­tre; Israel sacó a los “cas­cos azu­les” del Golán y los reem­pla­zó por los hom­bres de al-Nus­ra; la coa­li­ción inter­na­cio­nal con­tra el Emi­ra­to Islá­mi­co per­mi­tió que los yiha­dis­tas toma­ran Pal­mi­ra para per­ju­di­car al gobierno de Siria. Es fácil enten­der los intere­ses de las poten­cias occi­den­ta­les, pero resul­ta menos evi­den­te enten­der por qué y de qué mane­ra los yiha­dis­tas pres­tan ser­vi­cio al Tío Sam en nom­bre del Corán. 
JPEG - 43.6 KB
El jeque Yus­suf al-Qara­da­wi, gurú de la Her­man­dad Musul­ma­na y pre­di­ca­dor este­lar del Corán en la tele­vi­sión qata­rí Al-Jazee­ra, ben­di­ce a los yiha­dis­tas que ope­ran en Siria e Irak y afir­ma, muy seria­men­te, que si Maho­ma vivie­se, hoy sería alia­do de la OTAN.

A menu­do nos pre­gun­ta­mos cómo se las arre­glan el Pen­tá­gono y la CIA para mani­pu­lar a millo­nes de musul­ma­nes y lograr que luchen por los intere­ses del Tío Sam. Si bien es cier­to que algu­nos líde­res son agen­tes paga­dos, tam­bién es ver­dad que la mayo­ría de los yiha­dis­tas creen que luchan y mue­ren por ir al paraí­so. La res­pues­ta es extre­ma­da­men­te sim­ple: par­tien­do de la retó­ri­ca de la Her­man­dad Musul­ma­na es posi­ble apar­tar­se de la reali­dad huma­na y enviar­los a matar a cual­quie­ra, como agi­tan­do un tra­po rojo ante un toro.
Ofi­cial­men­te, el Emi­ra­to Islá­mi­co se sepa­ró de al-Qae­da y no reco­no­ce la auto­ri­dad de Ayman al-Zawahi­ri. Sin embar­go, en muchos luga­res, como en la región siria de Qala­mun, es impo­si­ble dife­ren­ciar a los segui­do­res del Emi­ra­to Islá­mi­co de los de al-Qae­da: los mis­mos yiha­dis­tas uti­li­zan simul­tá­nea­men­te las dos etiquetas.
Por supues­to, siem­pre habrá quien res­pon­da que todo no pasa de ser una dife­ren­cia de orden per­so­nal sur­gi­da sim­ple­men­te por­que Abu Bakr al-Bagh­da­di quie­re ser jefe en lugar del jefe. Pero el hecho es que el Emi­ra­to Islá­mi­co y al-Qae­da, aun­que uti­li­zan retó­ri­cas muy dife­ren­tes, recu­rren exac­ta­men­te a las mis­mas prácticas.
Tie­nen en común las con­sig­nas de la Her­man­dad Musul­ma­na: «Nues­tra Cons­ti­tu­ción es el Corán», «La solu­ción es el islam». La vida pia­do­sa se hace así extre­ma­da­men­te sim­ple. No impor­ta que el Crea­dor nos haya hecho inte­li­gen­tes, inva­ria­ble­men­te y sin impor­tar las cir­cuns­tan­cias, hay que apli­car la pala­bra divi­na como si fué­se­mos máqui­nas. Y si la situa­ción no apa­re­ce en El Libro… la solu­ción es des­truir­lo todo. Por supues­to, los resul­ta­dos de esa for­ma de actuar son catas­tró­fi­cos y esas orga­ni­za­cio­nes han sido inca­pa­ces de ins­tau­rar en nin­gún lugar nada que se parez­ca al ini­cio de la socie­dad per­fec­ta que dicen desear.
La dife­ren­cia resi­de en la his­to­ria de ambos grupos:
- Des­de 1979 has­ta 1995, o sea des­de la ope­ra­ción de la CIA en Afga­nis­tán has­ta la Con­fe­ren­cia Ára­be Popu­lar e Islá­mi­ca de Khar­tum, los mer­ce­na­rios de Osa­ma ben Laden lucha­ban con­tra la Unión Sovié­ti­ca con ayu­da públi­ca de Esta­dos Unidos.
- Des­de 1995 has­ta 2011, o sea des­de la Con­fe­ren­cia de Khar­tum has­ta la ope­ra­ción «Tri­den­te de Nep­tuno», al-Qae­da expo­nía una retó­ri­ca con­tra «los judíos y los cru­za­dos» mien­tras seguía luchan­do con­tra Rusia en Yugos­la­via y Chechenia.
- Y a par­tir de 2011, o sea des­de la «pri­ma­ve­ra ára­be», al-Qae­da ha apo­ya­do a la OTAN, en Libia, y a Israel, en la fron­te­ra del Golán ocupado.
Pero la opi­nión públi­ca occi­den­tal no ha segui­do esa evo­lu­ción. Está con­ven­ci­da del peli­gro de un míti­co expan­sio­nis­mo ruso, se obs­ti­na en atri­buir a los yiha­dis­tas los aten­ta­dos del 11 de sep­tiem­bre, no ve la reali­dad sobre lo suce­di­do en Libia y en la fron­te­ra del Golán ocu­pa­do por Israel y se afe­rra por ello a la erró­nea idea que pre­sen­ta a al-Qae­da como una orga­ni­za­ción terro­ris­ta anti­im­pe­ria­lis­ta. Los ára­bes, mien­tras tan­to, no se basan en los hechos sino que eli­gen –según los casos– la reali­dad o la pro­pa­gan­da occi­den­tal para inven­tar­se así una narra­ción román­ti­ca sobre al-Qaeda.
El Emi­ra­to Islá­mi­co, por su par­te, se ale­ja del Corán y se acer­ca a los neo­con­ser­va­do­res. Ase­gu­ra que los prin­ci­pa­les enemi­gos son… otros musul­ma­nes: los chii­tas y sus alia­dos. Pre­fie­re olvi­dar la épo­ca de la gue­rra en Bos­nia, don­de la Legión Ára­be de ben Laden goza­ba del res­pal­do simul­ta­neo de Esta­dos Uni­dos, Ara­bia Sau­di­ta e Irán. Pero, ¿quié­nes son los alia­dos de los chii­tas? La Repú­bli­ca Ára­be Siria (Esta­do lai­co) y la Yihad Islá­mi­ca pales­ti­na (sun­ni­ta). En otras pala­bras, el Emi­ra­to Islá­mi­co lucha prio­ri­ta­ria­men­te con­tra el Eje de la Resis­ten­cia, que se opo­ne al impe­ria­lis­mo. De hecho, el Emi­ra­to Islá­mi­co asu­me su papel como alia­do obje­ti­vo de Esta­dos Uni­dos y de Israel en el «Medio Orien­te amplia­do», aun­que dice ser –teó­ri­ca­men­te– enemi­go de ambos.
La malea­bi­li­dad de ambas orga­ni­za­cio­nes resi­de en su ideo­lo­gía de base, que es la de la Her­man­dad Musul­ma­na. Por eso resul­ta lógi­co el hecho que casi todos los jefes yiha­dis­tas han sido miem­bros en algún momen­to de algu­na rama de la Her­man­dad Musul­ma­na. Por eso es tam­bién total­men­te lógi­co el hecho que la CIA ha res­pal­da­do no sólo la Her­man­dad Musul­ma­na egip­cia, des­de que esta fue reci­bi­da en la Casa Blan­ca por el pre­si­den­te Eisenho­wer –en 1955 – , sino tam­bién todas sus ramas extran­je­ras y todos sus gru­pos disi­den­tes. En defi­ni­ti­va, el cali­fa­to que soña­ba Has­san el-Bana, el mis­mo que dicen que­rer Ayman al-Zawahi­ri y Abu Bakr al-Bagh­da­di, no bus­ca vol­ver a la Edad de Oro del Islam sino ins­tau­rar el rei­no del oscurantismo.
Así lo con­fir­mó, el minis­tro de Rela­cio­nes Exte­rio­res de Fran­cia, Lau­rent Fabius, en 2012 –o sea antes de la esci­sión entre al-Qae­da y el Emi­ra­to Islá­mi­co– cuan­do decla­ra­ba: «En el terreno, ¡están hacien­do un buen tra­ba­jo!»

<:ver_imprimer:> <:recommander:recommander:> Facebook Twitter Delicious Seenthis Digg RSS
Thierry Meys­sanThierry Meyssan Inte­lec­tual fran­cés, pre­si­den­te-fun­da­dor de la Red Vol­tai­re y de la con­fe­ren­cia Axis for Pea­ce. Sus aná­li­sis sobre polí­ti­ca exte­rior se publi­can en la pren­sa ára­be, lati­no­ame­ri­ca­na y rusa. Últi­ma obra publi­ca­da en espa­ñol: La gran impos­tu­ra II. Mani­pu­la­ción y des­in­for­ma­ción en los medios de comu­ni­ca­ción (Mon­te Ávi­la Edi­to­res, 2008). 
En relación con mi entrevista sobre el caso Hermant-Coulibaly

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on Facebook
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.