Los yiha­dis­tas al ser­vi­cio del impe­ria­lis­mo

Los gobier­nos occi­den­ta­les ya ni siquie­ra tra­tan de escon­der el uso de yiha­dis­tas. ¿Ejem­plos? La OTAN derro­có a Kadha­fi uti­li­zan­do a al-Qae­da como fuer­za terres­tre; Israel sacó a los “cas­cos azu­les” del Golán y los reem­pla­zó por los hom­bres de al-Nus­ra; la coa­li­ción inter­na­cio­nal con­tra el Emi­ra­to Islá­mi­co per­mi­tió que los yiha­dis­tas toma­ran Pal­mi­ra para per­ju­di­car al gobierno de Siria. Es fácil enten­der los intere­ses de las poten­cias occi­den­ta­les, pero resul­ta menos evi­den­te enten­der por qué y de qué mane­ra los yiha­dis­tas pres­tan ser­vi­cio al Tío Sam en nom­bre del Corán.
JPEG - 43.6 KB
El jeque Yus­suf al-Qara­da­wi, gurú de la Her­man­dad Musul­ma­na y pre­di­ca­dor este­lar del Corán en la tele­vi­sión qata­rí Al-Jazee­ra, ben­di­ce a los yiha­dis­tas que ope­ran en Siria e Irak y afir­ma, muy seria­men­te, que si Maho­ma vivie­se, hoy sería alia­do de la OTAN.

A menu­do nos pre­gun­ta­mos cómo se las arre­glan el Pen­tá­gono y la CIA para mani­pu­lar a millo­nes de musul­ma­nes y lograr que luchen por los intere­ses del Tío Sam. Si bien es cier­to que algu­nos líde­res son agen­tes paga­dos, tam­bién es ver­dad que la mayo­ría de los yiha­dis­tas creen que luchan y mue­ren por ir al paraí­so. La res­pues­ta es extre­ma­da­men­te sim­ple: par­tien­do de la retó­ri­ca de la Her­man­dad Musul­ma­na es posi­ble apar­tar­se de la reali­dad huma­na y enviar­los a matar a cual­quie­ra, como agi­tan­do un tra­po rojo ante un toro.
Ofi­cial­men­te, el Emi­ra­to Islá­mi­co se sepa­ró de al-Qae­da y no reco­no­ce la auto­ri­dad de Ayman al-Zawahi­ri. Sin embar­go, en muchos luga­res, como en la región siria de Qala­mun, es impo­si­ble dife­ren­ciar a los segui­do­res del Emi­ra­to Islá­mi­co de los de al-Qae­da: los mis­mos yiha­dis­tas uti­li­zan simul­tá­nea­men­te las dos eti­que­tas.
Por supues­to, siem­pre habrá quien res­pon­da que todo no pasa de ser una dife­ren­cia de orden per­so­nal sur­gi­da sim­ple­men­te por­que Abu Bakr al-Bagh­da­di quie­re ser jefe en lugar del jefe. Pero el hecho es que el Emi­ra­to Islá­mi­co y al-Qae­da, aun­que uti­li­zan retó­ri­cas muy dife­ren­tes, recu­rren exac­ta­men­te a las mis­mas prác­ti­cas.
Tie­nen en común las con­sig­nas de la Her­man­dad Musul­ma­na: «Nues­tra Cons­ti­tu­ción es el Corán», «La solu­ción es el islam». La vida pia­do­sa se hace así extre­ma­da­men­te sim­ple. No impor­ta que el Crea­dor nos haya hecho inte­li­gen­tes, inva­ria­ble­men­te y sin impor­tar las cir­cuns­tan­cias, hay que apli­car la pala­bra divi­na como si fué­se­mos máqui­nas. Y si la situa­ción no apa­re­ce en El Libro… la solu­ción es des­truir­lo todo. Por supues­to, los resul­ta­dos de esa for­ma de actuar son catas­tró­fi­cos y esas orga­ni­za­cio­nes han sido inca­pa­ces de ins­tau­rar en nin­gún lugar nada que se parez­ca al ini­cio de la socie­dad per­fec­ta que dicen desear.
La dife­ren­cia resi­de en la his­to­ria de ambos gru­pos:
- Des­de 1979 has­ta 1995, o sea des­de la ope­ra­ción de la CIA en Afga­nis­tán has­ta la Con­fe­ren­cia Ára­be Popu­lar e Islá­mi­ca de Khar­tum, los mer­ce­na­rios de Osa­ma ben Laden lucha­ban con­tra la Unión Sovié­ti­ca con ayu­da públi­ca de Esta­dos Uni­dos.
- Des­de 1995 has­ta 2011, o sea des­de la Con­fe­ren­cia de Khar­tum has­ta la ope­ra­ción «Tri­den­te de Nep­tuno», al-Qae­da expo­nía una retó­ri­ca con­tra «los judíos y los cru­za­dos» mien­tras seguía luchan­do con­tra Rusia en Yugos­la­via y Che­che­nia.
- Y a par­tir de 2011, o sea des­de la «pri­ma­ve­ra ára­be», al-Qae­da ha apo­ya­do a la OTAN, en Libia, y a Israel, en la fron­te­ra del Golán ocu­pa­do.
Pero la opi­nión públi­ca occi­den­tal no ha segui­do esa evo­lu­ción. Está con­ven­ci­da del peli­gro de un míti­co expan­sio­nis­mo ruso, se obs­ti­na en atri­buir a los yiha­dis­tas los aten­ta­dos del 11 de sep­tiem­bre, no ve la reali­dad sobre lo suce­di­do en Libia y en la fron­te­ra del Golán ocu­pa­do por Israel y se afe­rra por ello a la erró­nea idea que pre­sen­ta a al-Qae­da como una orga­ni­za­ción terro­ris­ta anti­im­pe­ria­lis­ta. Los ára­bes, mien­tras tan­to, no se basan en los hechos sino que eli­gen –según los casos– la reali­dad o la pro­pa­gan­da occi­den­tal para inven­tar­se así una narra­ción román­ti­ca sobre al-Qae­da.
El Emi­ra­to Islá­mi­co, por su par­te, se ale­ja del Corán y se acer­ca a los neo­con­ser­va­do­res. Ase­gu­ra que los prin­ci­pa­les enemi­gos son… otros musul­ma­nes: los chii­tas y sus alia­dos. Pre­fie­re olvi­dar la épo­ca de la gue­rra en Bos­nia, don­de la Legión Ára­be de ben Laden goza­ba del res­pal­do simul­ta­neo de Esta­dos Uni­dos, Ara­bia Sau­di­ta e Irán. Pero, ¿quié­nes son los alia­dos de los chii­tas? La Repú­bli­ca Ára­be Siria (Esta­do lai­co) y la Yihad Islá­mi­ca pales­ti­na (sun­ni­ta). En otras pala­bras, el Emi­ra­to Islá­mi­co lucha prio­ri­ta­ria­men­te con­tra el Eje de la Resis­ten­cia, que se opo­ne al impe­ria­lis­mo. De hecho, el Emi­ra­to Islá­mi­co asu­me su papel como alia­do obje­ti­vo de Esta­dos Uni­dos y de Israel en el «Medio Orien­te amplia­do», aun­que dice ser –teó­ri­ca­men­te– enemi­go de ambos.
La malea­bi­li­dad de ambas orga­ni­za­cio­nes resi­de en su ideo­lo­gía de base, que es la de la Her­man­dad Musul­ma­na. Por eso resul­ta lógi­co el hecho que casi todos los jefes yiha­dis­tas han sido miem­bros en algún momen­to de algu­na rama de la Her­man­dad Musul­ma­na. Por eso es tam­bién total­men­te lógi­co el hecho que la CIA ha res­pal­da­do no sólo la Her­man­dad Musul­ma­na egip­cia, des­de que esta fue reci­bi­da en la Casa Blan­ca por el pre­si­den­te Eisenho­wer –en 1955 – , sino tam­bién todas sus ramas extran­je­ras y todos sus gru­pos disi­den­tes. En defi­ni­ti­va, el cali­fa­to que soña­ba Has­san el-Bana, el mis­mo que dicen que­rer Ayman al-Zawahi­ri y Abu Bakr al-Bagh­da­di, no bus­ca vol­ver a la Edad de Oro del Islam sino ins­tau­rar el rei­no del oscu­ran­tis­mo.
Así lo con­fir­mó, el minis­tro de Rela­cio­nes Exte­rio­res de Fran­cia, Lau­rent Fabius, en 2012 –o sea antes de la esci­sión entre al-Qae­da y el Emi­ra­to Islá­mi­co– cuan­do decla­ra­ba: «En el terreno, ¡están hacien­do un buen tra­ba­jo!»

<:ver_imprimer:> <:recommander:recommander:> Facebook Twitter Delicious Seenthis Digg RSS
Thierry Meys­sanThierry Meyssan Inte­lec­tual fran­cés, pre­si­den­te-fun­da­dor de la Red Vol­tai­re y de la con­fe­ren­cia Axis for Pea­ce. Sus aná­li­sis sobre polí­ti­ca exte­rior se publi­can en la pren­sa ára­be, lati­no­ame­ri­ca­na y rusa. Últi­ma obra publi­ca­da en espa­ñol: La gran impos­tu­ra II. Mani­pu­la­ción y des­in­for­ma­ción en los medios de comu­ni­ca­ción (Mon­te Ávi­la Edi­to­res, 2008).
En relación con mi entrevista sobre el caso Hermant-Coulibaly

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *