La Orga­ni­za­ción Mun­dial de la Salud está podri­da has­ta la médula

Por cier­to, ya que habla­mos de la corrup­ción de los orga­nis­mos inter­na­cio­na­les, recor­de­mos tam­bién que des­de el 18 de mayo la Orga­ni­za­ción Mun­dial de la Salud ha esta­do cele­bran­do en Gine­bra, Sui­za, su 68 sesión anual, en la que vol­vió a apar­car del orden del día un espi­no­so asun­to que siem­pre ha mar­ca­do su actua­ción, y aho­ra más que nun­ca, y que, en su pro­pia ter­mi­no­lo­gía, se titu­la así: la cola­bo­ra­ción de la Orga­ni­za­ción Mun­dial de la Salud con indus­trias, socie­da­des filan­tró­pi­cas y orga­ni­za­cio­nes no guber­na­men­ta­les sin fines de lucro.
Sin ana­li­zar esa podre­dum­bre no se entien­den los moti­vos por los cua­les perió­di­ca­men­te el mun­do pade­ce terri­bles pan­de­mias, como el Ébo­la o las dis­tin­tas gri­pes, capa­ces de arra­sar con la pobla­ción mun­dial. Aun­que la corrup­ción impe­ra en todos los orga­nis­mos inter­na­cio­na­les, por su pro­pia natu­ra­le­za, en la Orga­ni­za­ción Mun­dial de la Salud, es escandalosa.
La Orga­ni­za­ción Mun­dial de la Salud se dedi­ca perió­di­ca­men­te a sem­brar la para­noia con fal­sas pan­de­mias a fin de man­te­ner ate­rro­ri­za­do al mun­do ente­ro y ven­der medi­ci­nas (“vacu­nas”) masi­va­men­te que lle­nen los bol­si­llos de las gran­des mul­ti­na­cio­na­les far­ma­céu­ti­cas. Todo esto se lle­va a cabo en nom­bre de:
1. La salud y el bien­es­tar de la huma­ni­dad, espe­cial­men­te del Ter­cer Mundo
2. Por moti­vos altruis­tas, filan­tró­pi­cos, de fun­da­cio­nes, de bene­fi­cen­cia y de las ONG
3. De la cien­cia y de la medicina
La medi­ci­na no tie­ne nada que ver con la cien­cia, ni con la salud de las per­so­nas. Se tra­ta de un sec­tor eco­nó­mi­co que, como cual­quier otro, se rige por los prin­ci­pios del bene­fi­cio máxi­mo. Su obje­ti­vo es ven­der los reme­dios que fabri­can y ven­den gran­des mono­po­lios inter­na­cio­na­les, la indus­tria far­ma­céu­ti­ca, que nece­si­ta enfer­me­da­des y enfer­mos, espe­cial­men­te gran­des pla­gas inter­na­cio­na­les, como el Ébo­la, para poder ven­der mercancías.
Es el nego­cio más ren­ta­ble que se ha inven­ta­do. Sin embar­go, un aná­li­sis super­fi­cial de esta indus­tria pon­dría de mani­fies­to pre­ci­sa­men­te todo lo con­tra­rio: la pro­li­fe­ra­ción de ins­ti­tu­cio­nes bené­fi­cas, de fun­da­cio­nes y de ONG “sin áni­mo de lucro”. Uno de los mayo­res empe­ños de este tipo de mer­ca­de­res encu­bier­tos es abrir nue­vos y mayo­res mer­ca­dos para las gran­des mul­ti­na­cio­na­les far­ma­céu­ti­cas. La pre­sen­ta­ción ideo­ló­gi­ca de esta cam­pa­ña de ven­tas es el acce­so de las gigan­tes­cas masas de habi­tan­tes del Ter­cer Mun­do a unas medi­ci­nas cuyos pre­cios no pue­den pagar.
Hay todo un dis­cur­so llo­rón e hipó­cri­ta en torno a ese mer­ca­deo repug­nan­te: una de las gran­des lacras del Ter­cer Mun­do es la pobre­za, como los pobres no pue­den pagar la aten­ción médi­ca, son pre­sa fácil de enfer­me­da­des; el reme­dio es que los ricos pague­mos los fár­ma­cos que los pobres no se pue­den per­mi­tir. Esta cam­pa­ña publi­ci­ta­ria, que es en sí mis­ma un nego­cio, no sólo pre­ten­de ampliar el mer­ca­do de las mul­ti­na­cio­na­les far­ma­céu­ti­cas, sino además:
1. Con­ver­tir a la pobla­ción del Ter­cer Mun­do en coba­yas para expe­ri­men­tar los efec­tos de cier­tos fár­ma­cos que lue­go se ven­de­rán en las gran­des metró­po­lis (a aque­llos que pue­dan pagarlas)
2. Este­ri­li­zar de mane­ra encu­bier­ta a las muje­res, espe­cial­men­te a las per­te­ne­cien­tes a mino­rías étni­cas, con supues­tas “vacu­nas” diri­gi­das apa­ren­te­men­te a curar enfermedades
3. Eli­mi­na­ción de la aten­ción local y la crea­ción de gru­pos de pre­sión y Esta­dos para­le­los en torno a los hos­pi­ta­les, los médi­cos, las medi­ci­nas, las ONG y la beneficencia
La Orga­ni­za­ción Mun­dial de la Salud es el mejor ejem­plo de la abso­lu­ta subor­di­na­ción de la medi­ci­na moder­na a los intere­ses de las mul­ti­na­cio­na­les far­ma­céu­ti­cas, has­ta el pun­to de que un 80 por cien­to de su pre­su­pues­to lo cubren ellas, bien direc­ta­men­te, bien a tra­vés de fun­da­cio­nes repug­nan­tes como la de Bill Gates, o de ONG que son más de lo mis­mo: el bra­zo encu­bier­to de las multinacionales.
Bas­ta­rá un ejem­plo recien­te para ilus­trar­lo. A pesar de que es har­to cono­ci­do que los azú­ca­res con­te­ni­dos en las bebi­das indus­tria­les son una de la cau­sas más impor­tan­tes de que el índi­ce de dia­be­tes y otras enfer­me­da­des se haya dis­pa­ra­do, las pre­sio­nes de la patro­nal que las fabri­ca, la Alian­za Inter­na­cio­nal de Ali­men­tos y Bebi­das, ha impe­di­do una regu­la­ción del tipo de azú­ca­res que deben con­te­ner o del por­cen­ta­je admisible.
Pero si el azú­car de los refres­cos indus­tria­les es un pro­ble­ma de salud públi­ca, las bebi­das sin azú­car son aún peo­res ya que lo sus­ti­tu­yen aspar­ta­mo, un edul­co­ran­te arti­fi­cial cono­ci­do en Euro­pa como E‑951, que es un neurotóxico.
No hay nin­gu­na razón para que, lo mis­mo que los paque­tes de ciga­rri­llos, las bebi­das lle­ven tam­bién en sus eti­que­tas bien visi­ble una con­sig­na como: este refres­co per­ju­di­ca seria­men­te su salud. La úni­ca dife­ren­cia es que unas mul­ti­na­cio­na­les han fra­ca­sa­do en su cam­pa­ña de ven­tas y las otras mar­chan vien­to en popa.
Si eso ocu­rre con las bebi­das que se comer­cia­li­zan en el mun­do ente­ro, lo de los fár­ma­cos, anal­gé­si­cos, vita­mi­nas, vacu­nas y demás es aún peor.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *