La gue­rra de Yemen y el sus­tra­to de la coa­li­ción ára­be- Conn Hallinan

Yemen es el país más pobre del mun­do ára­be. Des­pro­vis­to de recur­sos, frac­tu­ra­do por divi­sio­nes tri­ba­les y reli­gio­sas, se halla actual­men­te gan­gre­na­do por la gue­rra civil. Y sin embar­go este peque­ño país del sur de la penín­su­la Ará­bi­ga pro­vo­ca el esta­lli­do de vie­jas alian­zas y gene­ra el sur­gi­mien­to de nue­vas y por lo menos sor­pren­den­tes alian­zas. Mien­tras Ara­bia Sau­dí sigue bom­bar­dean­do a los insur­gen­tes hutíes, los defen­so­res y los opo­si­to­res a la monar­quía de Riad tra­tan de remo­de­lar el pai­sa­je polí­ti­co para que una vez que los com­ba­tes se hayan apa­ci­gua­do no se desmorone.
La ver­sión sau­dí de la gue­rra es que el Irán chií quie­re apro­piar­se del Yemen suní uti­li­zan­do inter­me­dia­rios –los hutíes- con el pro­pó­si­to de ame­na­zar la fron­te­ra sur del rei­no y afir­mar su estra­té­gi­co con­trol sobre el estre­cho de Bab-el-Man­deb sobre el mar Rojo. Los ira­quíes se defien­den afir­man­do que ellos no tie­nen nin­gún con­trol sobre los hutíes, nin­gún inte­rés sobre el estre­cho y que la gue­rra de Yemen res­pon­de a pro­ble­mas inter­nos del país que ellos mis­mos debe­rán resolver.
Los sau­díes han ven­ci­do en prin­ci­pio a lo que pare­cía una for­mi­da­ble coa­li­ción for­ma­da por la Liga Ára­be, los paí­ses miem­bros del Con­se­jo de Coope­ra­ción del Gol­fo, Tur­quía y EE.UU. Sin embar­go esa “coa­li­ción” no es tan sóli­da como pare­ce y resul­ta más intere­san­te por los miem­bros que no inclu­ye antes que por sus pro­pios miem­bros. Egip­to y Tur­quía son los pila­res de esa alian­za, pero ese apo­yo es más ver­bal que concreto.
En un pri­mer momen­to Egip­to hizo correr la voz de que podía enviar tro­pas terres­tres. El ejér­ci­to sau­dí no pue­de con­te­ner a los hutíes y a sus alia­dos. Lue­go, bajo la pre­sión de Al-Moni­tor, el emba­ja­dor de El Cai­ro en Yemen Yous­sef al-Shar­qawy acla­ró su posi­ción: “No soy yo quién deci­di­rá la inter­ven­ción en Yemen, esa deci­sión sur­gi­rá de la eva­lua­ción de la auto­ri­dad supre­ma de Egip­to y depen­de de la segu­ri­dad nacio­nal del país”.
Lue­go de que Ara­bia Sau­dí apo­ya­ra el gol­pe de Esta­do egip­cio con­tra los Her­ma­nos Musul­ma­nes y apo­ya­se al régi­men con con­si­de­ra­bles can­ti­da­des de dine­ro, Riad podría pre­sio­nar a El Cai­ro para que envíe tro­pas a Yemen. Sin embar­go la últi­ma vez que Egip­to com­ba­tió a los hutíes sufrió milla­res de víc­ti­mas. Ade­más Egip­to se halla preo­cu­pa­do por la insu­rrec­ción islá­mi­ca en el Sinaí.
Cuan­do se com­pro­me­tió con el apo­yo a Ango­ra duran­te una “inter­ven­ción sau­dí” y pidió el reti­ro de los “ira­níes y de los gru­pos terro­ris­tas” el pre­si­den­te tur­co Recep Tay­yip Erdo­gan se tomó tiem­po para decir que “podría poten­cial­men­te ofre­cer apo­yo logís­ti­co según como evo­lu­cio­na­se la situación”.
Erdo­gan quie­re cas­ti­gar a Irán por su apo­yo al régi­men de Assad en Siria y su pre­sen­cia mili­tar en Irak, don­de Tehe­rán está ayu­dan­do al Gobierno de Bag­dad con­tra el Fren­te islá­mi­co. Tra­tan­do de recu­pe­rar del mis­mo modo el dine­ro sau­dí. Efec­ti­va­men­te la eco­no­mía tur­ca se halla en difi­cul­ta­des, su deu­da públi­ca ha alcan­za­do el mayor nivel de estos diez últi­mos años y las tasas de inte­rés están aumen­tan­do en todo el mun­do. Con una elec­ción pri­mor­dial en junio, Erdo­gan espe­ra la inter­ven­ción saudí.
Pero por el momen­to tie­ne otras preo­cu­pa­cio­nes. Los tur­cos pien­san que los sau­díes están en apu­ros, será difí­cil ganar la gue­rra a Yemen y los bom­bar­deos no tie­nen nin­gu­na posi­bi­li­dad de pro­du­cir fru­tos sin la inter­ven­ción de las tro­pas de infantería.
Cuan­do los ira­níes reac­cio­na­ron viva­men­te ante los comen­ta­rios de Erdo­gan, el pre­si­den­te dio mar­cha atrás. Irán es un socio comer­cial muy impor­tan­te para los tur­cos y con la posi­bi­li­dad de que se apli­quen san­cio­nes inter­na­cio­na­les a Tehe­rán, los tur­cos quie­ren par­ti­ci­par de la fie­bre del oro que las suce­de­rá. Duran­te el recien­te via­je de Erdo­gan a Tehe­rán, el pre­si­den­te tur­co y el minis­tro de Asun­tos Exte­rio­res Moham­mad Javad Zarif lle­ga­ron a un acuer­do para lograr el fin de la gue­rra en Yemen y con­se­guir una “solu­ción polí­ti­ca”. Se está lejos de la beli­ge­ran­cia ini­cial de Erdogan.
La Liga Ára­be apo­ya la gue­rra, pero solo mesu­ra­da­men­te. Irak se opo­ne a los ata­ques sau­díes y Arge­lia man­tie­ne dis­tan­cia lla­man­do al cese de “toda inter­ven­ción extran­je­ra”. Has­ta el con­ci­lia­dor GCC (1), que repre­sen­ta los intere­ses de las monar­quía petro­le­ras del Gol­fo, tie­ne un tráns­fu­ga. Omán se ha ple­ga­do a Yemen y su diri­gen­te, el sul­tán Qaboos, tie­ne mie­do de que el caos lle­gue has­ta sus fron­te­ras. Y dado que los Emi­ra­tos Ára­bes Uni­dos rea­li­zan ata­ques aéreos sobre Yemen, están igual­men­te dis­pues­tos a meter la mano en la bille­te­ra si se pro­du­cen las san­cio­nes sobre Irán. “Tehe­rán es nues­tra puer­ta de entra­da, debe­mos estar pre­sen­tes allí”, decía al Finan­cial Times Mar­wan Sheha­deh, un hom­bre de nego­cios de los Emi­ra­tos, “eso podría redis­tri­buir las cartas”.
La ausen­cia más nota­ble sin embar­go en el seno de esta coa­li­ción sau­dí es la de Pakis­tán, un país que ha reci­bi­dos miles de millo­nes dóla­res de ayu­da de Ara­bia sau­dí y cuyo pri­mer minis­tro, Nawaz Sha­rif, se refu­gió en Riad en opor­tu­ni­dad de los san­grien­tos com­ba­tes en su país en 1999.
Cuan­do los sau­díes decla­ra­ron su inten­ción de ata­car a Yemen, inclu­ye­ron a Pakis­tán en su coa­li­ción. Un orgu­llo que los per­ju­di­có, El Par­la­men­to pakis­ta­ní pidió un deba­te sobre el tema y final­men­te votó por una­ni­mi­dad por la neu­tra­li­dad. Mien­tras Isla­ma­bad decla­ra­ba su inten­ción de “defen­der la sobe­ra­nía de Ara­bia Sau­dí” nadie pen­sa­ba que los hutíes esta­ban diri­gién­do­se a Yeda.
La gue­rra yeme­ní es pro­fun­da­men­te impo­pu­lar en Pakis­tán y las deci­sio­nes del Par­la­men­to han sido amplia­men­te apo­ya­das, Un perio­dis­ta tam­bién con­vo­có a recha­zar el dik­tac del GCC. Solo la orga­ni­za­ción extre­mis­ta Lash­kar-e-Tai­ba, que pla­ni­fi­có las masa­cres de Mum­bai en 2008, mani­fes­tó su apo­yo a los sau­díes. En efec­to, Pakis­tán apro­ve­chó se de los rega­los sau­díes y a cam­bio ha garan­ti­za­do la segu­ri­dad de Riad, pero es una rela­ción que pen­de de un hilo. En pri­mer lugar suce­de que los sau­di­tas apo­yan a gru­pos isla­mis­tas extre­mis­tas, algu­nos de los cua­les están en gue­rra con el Gobierno pakis­ta­ní. El año pasa­do una de esas orga­ni­za­cio­nes, Teh­rik-i-Tali­ban, masa­cró a 145 per­so­nas, 135 de ellas estu­dian­tes en Pesha­war. La lucha con­tra estos gru­pos en el nor­te wazi­ris­tano ha pro­vo­ca­do gran­des pér­di­das en el ejér­ci­to paquis­ta­ní, que se ve obli­ga­do a pro­te­ger tam­bién sus fron­te­ras de su veci­na del sur, la India.
Los sau­díes con su rigu­ro­sa inter­pre­ta­ción del islam (el waha­bis­mo) tam­bién son cri­ti­ca­dos por haber gene­ra­do ten­sio­nes entre los suníes y los chiíes en Pakistan.
Últi­ma­men­te Isla­ma­bad ha pro­fun­di­za­do su rela­ción con Chi­na. A media­dos de abril el pre­si­den­te chino Xi Jining pro­me­tió inver­tir 46.000 millo­nes de dóla­res para finan­ciar una nue­va ruta de la seda de Pekín, que par­tien­do del oes­te de Chi­na ter­mi­na­rá en el gol­fo Pér­si­co. Dichos tra­ba­jos indu­ci­rán una con­si­de­ra­ble amplia­ción del puer­to de Gwa­dar, situa­do en el agi­ta­do terri­to­rio de Balu­kis­tán. Un puer­to que Bru­ce Rie­del con­si­de­ra des­ti­na­do a “riva­li­zar con Dubái o Doha, como polo eco­nó­mi­co regional”.
Rie­del, un inves­ti­ga­dor del Ins­ti­tu­to Broo­kings y pro­fe­sor de la John Hop­kins, es un exper­to en segu­ri­dad del sur de Asia. Dubai se halla ubi­ca­da en los Emi­ra­tos Ára­bes Uni­dos y Doha en Catar. Ambos son miem­bros del GCC.
Chi­na está preo­cu­pa­da por la situa­ción de Balu­kis­tán y la repe­ti­ción de las insu­rrec­cio­nes con­tra el Gobierno del lugar, pero tam­bién a cau­sa de la actual resis­ten­cia de los “tur­có­fo­nos”, en su mayor par­te musul­ma­nes y de los uigu­res, un pue­blo de la pro­vin­cia de Xin­giang del oes­te chino. Los uigu­res que son unos 10 millo­nes de per­so­nas, se hallan mar­gi­na­dos por el actual flu­jo de chi­nos han, etnia chi­na dominante.
Los ricos sau­díes han ayu­da­do a finan­ciar a algu­nos de estos gru­pos, lo que ha dis­gus­ta­do a Pekín y a Isla­ma­bad. Pakis­tán se ha com­pro­me­ti­do a crear una “Divi­sión de Segu­ri­dad Espe­cial” de 10.000 per­so­nas para pro­te­ger las inver­sio­nes chi­nas. Según Rie­del los chi­nos habrían dicho a los pakis­ta­níes que se man­ten­drían jun­to a Pakis­tán si sus ten­ta­ti­vas de apro­xi­mar­se a Ara­bia Sau­dí y a los Emi­ra­tos Ára­bes fracasaba.
Esta­dos Uni­dos ha desem­pe­ña­do un papel muy impor­tan­te aun­que poco feliz en la gue­rra de Yemen. Ha ayu­da­do a infor­mar a los sau­díes, ha cen­tra­do sus infor­mes y ha reabas­te­ci­do a sus avio­nes de gue­rra en pleno vue­lo. Tam­bién inter­cep­tó una flo­ti­lla que se diri­gía a Yemen. Los esta­dou­ni­den­ses infor­ma­ron de que con­te­nía armas des­ti­na­das a los hutíes. Sin embar­go Irán nie­ga todo envío de este tipo y exis­ten pocas prue­bas de que Irán sumi­nis­tre armas a los insur­gen­tes. Pero mien­tras Washing­ton apo­ya­ba a los sau­díes, los esta­dou­ni­den­ses exhor­ta­ron a Riad para que res­ca­ta­ra sus cazas y opta­se por una solu­ción polí­ti­ca. Los esta­dou­ni­den­ses se inquie­tan por la anar­quía que ha gene­ra­do la gue­rra, pues­to que podría per­mi­tir a Al Qae­da impo­ner­se en la penín­su­la ará­bi­ga. Los hutíes, aún sitia­dos, eran el pri­mer adver­sa­rio del gru­po terrorista.
La cri­sis huma­ni­ta­ria se está vol­vien­do crí­ti­ca en Yemen. Más de mil per­so­nas, la mayo­ría civi­les, han sido ase­si­na­das y bom­bar­dea­das y los com­ba­tes han gene­ra­do 300.000 refu­gia­dos. El blo­queo marí­ti­mo esta­dou­ni­den­se-sau­dí y la recien­te des­truc­ción del aero­puer­to inter­na­cio­nal de Yemen impi­den el abas­te­ci­mien­to de ali­men­tos, agua y medi­ca­men­tos a un país que depen­de enor­me­men­te de sus impor­ta­cio­nes de ali­men­tos. Sin embar­go los esta­dou­ni­den­ses no quie­ren ofen­der más a los sau­díes, que están ya muy eno­ja­dos por la nego­cia­ción de EE.UU. del tra­ta­do nuclear con Irán. Más allá de la ayu­da esta­dou­ni­den­se pro­por­cio­na­da a los ata­ques sau­díes, EE.UU. de nue­vo ha abier­to amplia­men­te sus bra­zos a Riad.
El tra­ta­do nuclear con Irán ha con­du­ci­do a la for­ma­ción de las más impre­vi­si­bles alian­zas: Israel y Ara­bia Sau­dí. Riad está en la mis­ma lon­gi­tud de onda que el Gobierno de Netan­yahu sobre el tema ira­ní y ambos paí­ses pre­sio­nan para sabo­tear el tra­ta­do. Según el perio­dis­ta de inves­ti­ga­ción Robert Perry la alian­za entre Tel Aviv y Riad se ha sella­do median­te un rega­lo secre­to de 16.000 millo­nes de dóla­res depo­si­ta­dos por Riad en una cuen­ta para el “desa­rro­llo israe­lí” en Euro­pa, el mis­mo tipo de cuen­ta que las que sir­vie­ron para cons­truir bases ile­ga­les en los terri­to­rios ocupados.
Los sau­díes y los israe­líes están del mis­mo lado en la gue­rra de Siria y pese a las her­mo­sas pala­bras de Riad los úni­cos miem­bros del GCC que han ayu­da­do finan­cie­ra­men­te a Pales­ti­na a recons­truir Gaza lue­go de los ata­ques israe­líes del año últi­mo fue­ron Catar y Kuwait.
Todos estos engra­na­jes con­du­ci­rán a un fin impre­vi­si­ble. Lo úni­co que está cla­ro es que a pesar de su poten­cia finan­cie­ra los sau­díes no pue­den cap­tar a su favor a los prin­ci­pa­les acto­res regio­na­les (excep­to Israel). Y una alian­za con Israel, un país que se halla cada vez más a cau­sa de sus con­tro­ver­ti­das polí­ti­cas de ocu­pa­ción, no podrá ser esta­ble. Robert Fisk, un corres­pon­sal de The Inde­pen­dent de anti­gua pre­sen­cia en Medio Orien­te cree que los sau­díes viven con “mie­do” a Irán, a los chiíes, al Esta­do islá­mi­co, a Al Qae­da, a la poten­cial trai­ción de EE.UU., a un com­plot israe­lí y a ellos mismos.
Pero, ¿de dón­de se des­en­ca­de­na­rá una revo­lu­ción suní en Ara­bia sino es de la mis­ma fami­lia real? Es ese “mie­do” el que ha des­en­ca­de­na­do la gue­rra en Yemen. Es esa la razón por la que EE.UU. debe­ría dejar de soplar las bra­sas y jun­tar­se a la UE para reque­rir un inme­dia­to alto el fue­go, una ayu­da huma­ni­ta­ria y el apo­yo a una solu­ción polí­ti­ca que debe­rían asu­mir los pro­pios yemeníes.

Nota: 

(1) The Coope­ra­tion Coun­cil of the Arabs Sta­tes of the Gulf

Tra­du­ci­do del inglés por T.F.
Fuen­te: http://​www​.michel​co​llon​.info/​L​a​-​g​u​e​r​r​e​-​a​u​-​Y​e​m​e​n​-​e​t​-​l​e​s​-​d​e​s​s​o​u​s​.​h​t​m​l​?​l​a​n​g​=fr

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *