51 años de apor­te de las muje­res a la cons­truc­ción del ejér­ci­to del pueblo

b_250_0_16777215_00_images_51_anos_de_aporte.jpg

«El nivel de con­cien­cia de los pue­blos se mide por el nivel de par­ti­ci­pa­ción de la mujer en la lucha».
Vla­di­mir ílich Lenin.

Hace 51 años la his­to­ria esta­ba parien­do un peque­ño pero enér­gi­co pro­yec­to revo­lu­cio­na­rio que cam­bia­ría la his­to­ria de nues­tras vidas para siem­pre, y que los his­to­ria­do­res medio­cres quie­ren invi­si­bi­li­zar y que pase sin regis­tro en las gran­des pági­nas de la his­to­ria colombiana.
Como dicen popu­lar­men­te, nos qui­ta­mos el som­bre­ro ante la valen­tía de aque­llos hom­bres y muje­res que nacie­ron en nues­tros cam­pos sin la con­cien­cia que los acon­te­ci­mien­tos que les tocó vivir los pro­yec­ta­ría para siem­pre en la his­to­ria de nues­tro país. Fue­ron obli­ga­dos a levan­tar­se en armas con­tra un Esta­do que nos les dejó nin­gu­na otra opción para defen­der sus vidas, la de sus ami­gos, fami­lia­res y copartidarios.
Gra­cias Isaías Par­do, gra­cias Manuel Maru­lan­da, gra­cias Jaco­bo Are­nas, gra­cias Isau­ro Yosa, Her­nan­do Gon­zá­lez, Judith Gri­sa­les, Miriam Nar­váez, Geor­gi­na Ortiz.
Y todos los héroes que inte­gra­ron este embrión revo­lu­cio­na­rio que nues­tros padres fun­da­do­res lo bau­ti­za­ron con el nom­bre de Fuer­zas Arma­das Revo­lu­cio­na­rias de Colom­bia FARC, y que más ade­lan­te agre­ga­ría a sus siglas EP, Ejer­ci­to del Pueblo.
En miles de pági­nas de bole­ti­nes, perió­di­cos, revis­tas, libros, en la tra­di­ción oral y fíl­mi­ca, y aho­ra en el mun­do vir­tual, hemos con­ta­do impor­tan­te par­te de nues­tra his­to­ria, y de cómo nos fui­mos for­jan­do cual la dure­za del acero.
Quie­ro dedi­car unos párra­fos de cómo ha sido la par­ti­ci­pa­ción de las muje­res en la lucha gue­rri­lle­ra des­de sus ini­cios; y de cómo cada cam­bio que se fue dan­do al inte­rior de la gue­rri­lla que per­mi­tía la par­ti­ci­pa­ción más acti­va y amplia de ellas, tam­bién esta era sinó­ni­mo de trans­for­ma­ción y avan­ce de nues­tro movimiento.
Cuen­tan nues­tros mar­que­ta­lia­nos que aún nos acom­pa­ñan: Jai­me Gua­ra­ca, Fer­nan­do Bus­tos y Miguel Pas­cuas, que cuan­do el gobierno lle­va­ba a cabo la más gran­de ope­ra­ción mili­tar para la épo­ca, con­tra esta peque­ña vere­da, ya la pers­pi­ca­cia y la mali­cia indí­ge­na de quie­nes esta­ban diri­gien­do la resis­ten­cia cal­cu­la­ba lo que se venía y en pre­ven­ción ade­lan­ta­ron la sali­da de la mayo­ría de muje­res ancia­nos y niños de la región.
Se que­da­ron quie­nes esta­ban en capa­ci­dad de com­ba­tir. Des­ta­cán­do­se que tres heroi­cas muje­res se inte­gra­ron a la resis­ten­cia arma­da des­de sus inicios.
Al pasar de los días y en medio de la dure­za de la gue­rra estas muje­res se fue­ron for­jan­do como gue­rri­lle­ras, 6 años des­pués, en (1970), la Cuar­ta Con­fe­ren­cia Nacio­nal de Gue­rri­lle­ros, reco­no­ció en sus docu­men­tos a las muje­res que per­ma­ne­cían en la gue­rri­lla como com­ba­tien­tes, con los mis­mos debe­res y dere­chos de los varo­nes. Esto impli­ca­ba mayo­res retos para ellas.
Estas pri­me­ras com­ba­tien­tes no por­ta­ban armas; entre otras por­que no habían sufi­cien­tes para todos, al pun­to que en los pri­me­ros com­ba­tes varios gue­rri­lle­ros se enfren­ta­ron a mache­te con el adversario.
Fue­ron años de muchas difi­cul­ta­des y sacri­fi­cio, en este lap­so de tiem­po entre com­ba­te y com­ba­te las armas recu­pe­ra­das al enemi­go fue­ron aumen­tan­do, la gue­rri­lla fue cre­cien­do y ya en los 70 y 80 ese semi­lle­ro insur­gen­te se había triplicado.
Y la situa­ción para el sec­tor feme­nino, si bien es cier­to que mayo­ri­ta­ria­men­te era de extrac­ción cam­pe­si­na, dio un sal­to de cali­dad y can­ti­dad pre­sen­tán­do­se un nota­ble incre­men­to de muje­res en las filas gue­rri­lle­ras, don­de comien­zan a copar nue­vos espa­cios, se les ve en el com­ba­te, algu­nas ya ejer­cen como coman­dan­tes diri­gien­do tro­pas, otras ejer­cien­do como médi­cas, enfer­me­ras, odon­tó­lo­gas, rea­li­zan­do tra­ba­jo polí­ti­co y orga­ni­za­ti­vo den­tro de las comu­ni­da­des, tam­bién se ins­tru­yen en el cam­po de las comu­ni­ca­cio­nes, finan­zas, inte­li­gen­cia de combate.
b_296_196_16777215_00_images_guerrilleras_farc.jpg
La pre­sen­cia de las muje­res en las dife­ren­tes acti­vi­da­des se plas­ma en las con­clu­sio­nes de la 8ª Con­fe­ren­cia que en su pun­to 14 dice: “En las FARC-EP no pue­de haber dis­cri­mi­na­ción para la mujer, quien de la mis­ma mane­ra que asu­me las exi­gen­cias regla­men­ta­rias, tam­bién como el hom­bre tie­ne los mis­mos dere­chos. Quien dis­cri­mi­ne a la mujer será san­cio­na­do con­for­me al Regla­men­to, trá­te­se de Coman­dan­tes o gue­rri­lle­ros de base. La mujer en la gue­rri­lla es libre”.
Para los 90 y 2000, la cua­li­fi­ca­ción de la mujer pro­si­gue, muchas con­so­li­dan su for­ma­ción polí­ti­ca, pro­fe­sio­nal y aca­dé­mi­ca antes de optar por el ingre­so a la gue­rri­lla, muje­res con títu­los en dife­ren­tes pro­fe­sio­nes. Abo­ga­das, perio­dis­tas, medi­cas, soció­lo­gas, poli­tó­lo­gas, sicó­lo­gas, poli­glo­tas. etc.
Para ese momen­to se cal­cu­la que el 40% de nues­tra fuer­za; son muje­res y la ten­den­cia es a aumentar.
Aho­ra con­ta­mos con gue­rri­lle­ras de has­ta más de 37 años de ingre­so a filas. Como deci­mos en el docu­men­to pre­sen­ta­do a la seño­ra Zai­nab Ban­gu­ra, repre­sen­tan­te espe­cial del Secre­ta­rio gene­ral de ONU sobre la vio­len­cia sexual en los con­flic­tos: “Hemos vivi­do y pade­ci­do, al igual que nues­tros cama­ra­das, esta gue­rra de más de 50 años; hemos reco­gi­do el lega­do y expe­rien­cia de nues­tras com­pa­ñe­ras de antes y des­pués de Mar­que­ta­lia. Nos hemos for­ta­le­ci­do en el cuer­po y en el alma. Hemos con­quis­ta­do espa­cios y reco­no­ci­mien­to al inte­rior de la orga­ni­za­ción, ante las muje­res de nues­tro país y el mundo”.
“La cen­su­ra y la invi­si­bi­li­za­ción con­tra las FARC-EP ha sido diri­gi­da de mane­ra espe­cial con­tra las gue­rri­lle­ras, con cual­quier can­ti­dad de men­ti­ras y mon­ta­jes ela­bo­ra­dos des­de los labo­ra­to­rios de espio­na­je y de gue­rra sucia, con los que han pre­ten­di­do des­le­gi­ti­mar nues­tro apor­te en la lucha, nues­tro papel como suje­tos polí­ti­cos, con debe­res y dere­chos, y en capa­ci­dad de resis­tir los emba­tes y asi­mi­lar los cam­bios”.1
Con for­ma­ción polí­ti­ca, ideo­ló­gi­ca, con inte­li­gen­cia, pacien­cia y cons­tan­cia, hemos demos­tra­do lo que pode­mos hacer y que somos indi­vi­dual­men­te tan deci­si­vas como el con­jun­to mis­mo de éste ejér­ci­to. Valien­tes como “Maria­na Páez, Luce­ro Pal­me­ra, San­dra Gran­de, Lau­ra Gon­zá­lez, Mayer­li, Yura­ní, Xio­ma­ra, Yar­ti­za y tan­tas heroí­nas que nos han lega­do su ejem­plo, su for­ta­le­za y su espí­ri­tu”.2
Hoy en la Comi­sión de Diá­lo­gos en La Haba­na, Cuba, asu­mi­mos deci­si­vas tareas.
Este impor­tan­te sal­to jamás lo pen­sa­ron las 3 cam­pe­si­nas mar­que­ta­lia­nas que hoy se han mul­ti­pli­ca­do por miles en cada una de las com­ba­tien­tes de las FARC-EP, y de las ague­rri­das lucha­do­ras popu­la­res de nues­tro indó­mi­to pue­blo colombiano.
Apro­ve­cha­mos hoy 27 de mayo, día de la fun­da­ción del ejer­ci­to del pue­blo, para ren­dir honor y glo­ria a todas y todos nues­tros héroes y már­ti­res caí­dos en el cam­po de bata­lla. Glo­ria eter­na para ellas y ellos.
1. Dele­ga­ción de paz FARC-EP. Sin ellas no exis­ti­ría­mos. Docu­men­to entre­ga­do a Zai­nab Ban­gu­ra, repre­sen­tan­te espe­cial del Secre­ta­rio gene­ral de ONU sobre la vio­len­cia sexual en los conflictos.
2. San­dino, V. http://​mujer​fa​ria​na​.org/​i​n​d​e​x​.​p​h​p​/​v​i​s​i​o​n​-​d​e​-​m​u​j​e​r​/​1​1​5​-​f​a​r​i​a​n​a​s​-​e​n​-​e​l​-​5​0​-​a​n​i​v​e​r​s​a​rio

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *