51 años de apor­te de las muje­res a la cons­truc­ción del ejér­ci­to del pueblo

b_250_0_16777215_00_images_51_anos_de_aporte.jpg

«El nivel de con­cien­cia de los pue­blos se mide por el nivel de par­ti­ci­pa­ción de la mujer en la lucha».
Vla­di­mir ílich Lenin.

Hace 51 años la his­to­ria esta­ba parien­do un peque­ño pero enér­gi­co pro­yec­to revo­lu­cio­na­rio que cam­bia­ría la his­to­ria de nues­tras vidas para siem­pre, y que los his­to­ria­do­res medio­cres quie­ren invi­si­bi­li­zar y que pase sin regis­tro en las gran­des pági­nas de la his­to­ria colombiana.
Como dicen popu­lar­men­te, nos qui­ta­mos el som­bre­ro ante la valen­tía de aque­llos hom­bres y muje­res que nacie­ron en nues­tros cam­pos sin la con­cien­cia que los acon­te­ci­mien­tos que les tocó vivir los pro­yec­ta­ría para siem­pre en la his­to­ria de nues­tro país. Fue­ron obli­ga­dos a levan­tar­se en armas con­tra un Esta­do que nos les dejó nin­gu­na otra opción para defen­der sus vidas, la de sus ami­gos, fami­lia­res y copartidarios.
Gra­cias Isaías Par­do, gra­cias Manuel Maru­lan­da, gra­cias Jaco­bo Are­nas, gra­cias Isau­ro Yosa, Her­nan­do Gon­zá­lez, Judith Gri­sa­les, Miriam Nar­váez, Geor­gi­na Ortiz.
Y todos los héroes que inte­gra­ron este embrión revo­lu­cio­na­rio que nues­tros padres fun­da­do­res lo bau­ti­za­ron con el nom­bre de Fuer­zas Arma­das Revo­lu­cio­na­rias de Colom­bia FARC, y que más ade­lan­te agre­ga­ría a sus siglas EP, Ejer­ci­to del Pueblo.
En miles de pági­nas de bole­ti­nes, perió­di­cos, revis­tas, libros, en la tra­di­ción oral y fíl­mi­ca, y aho­ra en el mun­do vir­tual, hemos con­ta­do impor­tan­te par­te de nues­tra his­to­ria, y de cómo nos fui­mos for­jan­do cual la dure­za del acero.
Quie­ro dedi­car unos párra­fos de cómo ha sido la par­ti­ci­pa­ción de las muje­res en la lucha gue­rri­lle­ra des­de sus ini­cios; y de cómo cada cam­bio que se fue dan­do al inte­rior de la gue­rri­lla que per­mi­tía la par­ti­ci­pa­ción más acti­va y amplia de ellas, tam­bién esta era sinó­ni­mo de trans­for­ma­ción y avan­ce de nues­tro movimiento.
Cuen­tan nues­tros mar­que­ta­lia­nos que aún nos acom­pa­ñan: Jai­me Gua­ra­ca, Fer­nan­do Bus­tos y Miguel Pas­cuas, que cuan­do el gobierno lle­va­ba a cabo la más gran­de ope­ra­ción mili­tar para la épo­ca, con­tra esta peque­ña vere­da, ya la pers­pi­ca­cia y la mali­cia indí­ge­na de quie­nes esta­ban diri­gien­do la resis­ten­cia cal­cu­la­ba lo que se venía y en pre­ven­ción ade­lan­ta­ron la sali­da de la mayo­ría de muje­res ancia­nos y niños de la región.
Se que­da­ron quie­nes esta­ban en capa­ci­dad de com­ba­tir. Des­ta­cán­do­se que tres heroi­cas muje­res se inte­gra­ron a la resis­ten­cia arma­da des­de sus inicios.
Al pasar de los días y en medio de la dure­za de la gue­rra estas muje­res se fue­ron for­jan­do como gue­rri­lle­ras, 6 años des­pués, en (1970), la Cuar­ta Con­fe­ren­cia Nacio­nal de Gue­rri­lle­ros, reco­no­ció en sus docu­men­tos a las muje­res que per­ma­ne­cían en la gue­rri­lla como com­ba­tien­tes, con los mis­mos debe­res y dere­chos de los varo­nes. Esto impli­ca­ba mayo­res retos para ellas.
Estas pri­me­ras com­ba­tien­tes no por­ta­ban armas; entre otras por­que no habían sufi­cien­tes para todos, al pun­to que en los pri­me­ros com­ba­tes varios gue­rri­lle­ros se enfren­ta­ron a mache­te con el adversario.
Fue­ron años de muchas difi­cul­ta­des y sacri­fi­cio, en este lap­so de tiem­po entre com­ba­te y com­ba­te las armas recu­pe­ra­das al enemi­go fue­ron aumen­tan­do, la gue­rri­lla fue cre­cien­do y ya en los 70 y 80 ese semi­lle­ro insur­gen­te se había triplicado.
Y la situa­ción para el sec­tor feme­nino, si bien es cier­to que mayo­ri­ta­ria­men­te era de extrac­ción cam­pe­si­na, dio un sal­to de cali­dad y can­ti­dad pre­sen­tán­do­se un nota­ble incre­men­to de muje­res en las filas gue­rri­lle­ras, don­de comien­zan a copar nue­vos espa­cios, se les ve en el com­ba­te, algu­nas ya ejer­cen como coman­dan­tes diri­gien­do tro­pas, otras ejer­cien­do como médi­cas, enfer­me­ras, odon­tó­lo­gas, rea­li­zan­do tra­ba­jo polí­ti­co y orga­ni­za­ti­vo den­tro de las comu­ni­da­des, tam­bién se ins­tru­yen en el cam­po de las comu­ni­ca­cio­nes, finan­zas, inte­li­gen­cia de combate.
b_296_196_16777215_00_images_guerrilleras_farc.jpg
La pre­sen­cia de las muje­res en las dife­ren­tes acti­vi­da­des se plas­ma en las con­clu­sio­nes de la 8ª Con­fe­ren­cia que en su pun­to 14 dice: “En las FARC-EP no pue­de haber dis­cri­mi­na­ción para la mujer, quien de la mis­ma mane­ra que asu­me las exi­gen­cias regla­men­ta­rias, tam­bién como el hom­bre tie­ne los mis­mos dere­chos. Quien dis­cri­mi­ne a la mujer será san­cio­na­do con­for­me al Regla­men­to, trá­te­se de Coman­dan­tes o gue­rri­lle­ros de base. La mujer en la gue­rri­lla es libre”.
Para los 90 y 2000, la cua­li­fi­ca­ción de la mujer pro­si­gue, muchas con­so­li­dan su for­ma­ción polí­ti­ca, pro­fe­sio­nal y aca­dé­mi­ca antes de optar por el ingre­so a la gue­rri­lla, muje­res con títu­los en dife­ren­tes pro­fe­sio­nes. Abo­ga­das, perio­dis­tas, medi­cas, soció­lo­gas, poli­tó­lo­gas, sicó­lo­gas, poli­glo­tas. etc.
Para ese momen­to se cal­cu­la que el 40% de nues­tra fuer­za; son muje­res y la ten­den­cia es a aumentar.
Aho­ra con­ta­mos con gue­rri­lle­ras de has­ta más de 37 años de ingre­so a filas. Como deci­mos en el docu­men­to pre­sen­ta­do a la seño­ra Zai­nab Ban­gu­ra, repre­sen­tan­te espe­cial del Secre­ta­rio gene­ral de ONU sobre la vio­len­cia sexual en los con­flic­tos: “Hemos vivi­do y pade­ci­do, al igual que nues­tros cama­ra­das, esta gue­rra de más de 50 años; hemos reco­gi­do el lega­do y expe­rien­cia de nues­tras com­pa­ñe­ras de antes y des­pués de Mar­que­ta­lia. Nos hemos for­ta­le­ci­do en el cuer­po y en el alma. Hemos con­quis­ta­do espa­cios y reco­no­ci­mien­to al inte­rior de la orga­ni­za­ción, ante las muje­res de nues­tro país y el mundo”.
“La cen­su­ra y la invi­si­bi­li­za­ción con­tra las FARC-EP ha sido diri­gi­da de mane­ra espe­cial con­tra las gue­rri­lle­ras, con cual­quier can­ti­dad de men­ti­ras y mon­ta­jes ela­bo­ra­dos des­de los labo­ra­to­rios de espio­na­je y de gue­rra sucia, con los que han pre­ten­di­do des­le­gi­ti­mar nues­tro apor­te en la lucha, nues­tro papel como suje­tos polí­ti­cos, con debe­res y dere­chos, y en capa­ci­dad de resis­tir los emba­tes y asi­mi­lar los cam­bios”.1
Con for­ma­ción polí­ti­ca, ideo­ló­gi­ca, con inte­li­gen­cia, pacien­cia y cons­tan­cia, hemos demos­tra­do lo que pode­mos hacer y que somos indi­vi­dual­men­te tan deci­si­vas como el con­jun­to mis­mo de éste ejér­ci­to. Valien­tes como “Maria­na Páez, Luce­ro Pal­me­ra, San­dra Gran­de, Lau­ra Gon­zá­lez, Mayer­li, Yura­ní, Xio­ma­ra, Yar­ti­za y tan­tas heroí­nas que nos han lega­do su ejem­plo, su for­ta­le­za y su espí­ri­tu”.2
Hoy en la Comi­sión de Diá­lo­gos en La Haba­na, Cuba, asu­mi­mos deci­si­vas tareas.
Este impor­tan­te sal­to jamás lo pen­sa­ron las 3 cam­pe­si­nas mar­que­ta­lia­nas que hoy se han mul­ti­pli­ca­do por miles en cada una de las com­ba­tien­tes de las FARC-EP, y de las ague­rri­das lucha­do­ras popu­la­res de nues­tro indó­mi­to pue­blo colombiano.
Apro­ve­cha­mos hoy 27 de mayo, día de la fun­da­ción del ejer­ci­to del pue­blo, para ren­dir honor y glo­ria a todas y todos nues­tros héroes y már­ti­res caí­dos en el cam­po de bata­lla. Glo­ria eter­na para ellas y ellos.
1. Dele­ga­ción de paz FARC-EP. Sin ellas no exis­ti­ría­mos. Docu­men­to entre­ga­do a Zai­nab Ban­gu­ra, repre­sen­tan­te espe­cial del Secre­ta­rio gene­ral de ONU sobre la vio­len­cia sexual en los conflictos.
2. San­dino, V. http://​mujer​fa​ria​na​.org/​i​n​d​e​x​.​p​h​p​/​v​i​s​i​o​n​-​d​e​-​m​u​j​e​r​/​1​1​5​-​f​a​r​i​a​n​a​s​-​e​n​-​e​l​-​5​0​-​a​n​i​v​e​r​s​a​rio

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on Facebook
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.