La nada no es meta ni camino, es nada (III de IV)

Pri­me­ra par­te del texto
http://​boltxe​.info/​?​p​=​7​1​000
Segun­da par­te del texto
http://​boltxe​.info/​?​p​=​7​1​443
Recor­de­mos que en la pri­me­ra entre­ga argu­men­ta­mos que la direc­ción actual de Sor­tu es buro­crá­ti­ca y ver­ti­ca­lis­ta por­que nie­ga el dere­cho y la nece­si­dad de su mili­tan­cia para cono­cer los resul­ta­dos del deba­te sobre la línea estra­té­gi­ca y pos­po­ne inde­fi­ni­da­men­te la cele­bra­ción de la segun­da par­te de la Asam­blea fun­da­cio­nal, por citar solo dos ejem­plos. En la segun­da entre­ga ana­li­za­mos el con­te­ni­do refor­mis­ta, difu­so e impre­ci­so de tres docu­men­tos ofi­cia­les de EH Bil­du y Sor­tu, vien­do cómo la mili­tan­cia de base no solo es man­te­ni­da en la igno­ran­cia de sus pro­pias deci­sio­nes ‑el resul­ta­do ofi­cial del deba­te ideo­ló­gi­co de hace varios años‑, sino que tam­po­co dis­po­ne de un pro­gra­ma de for­ma­ción y aná­li­sis de la reali­dad com­ple­ja vas­ca. En esta ter­ce­ra par­te vere­mos la dia­léc­ti­ca entre refor­ma y revo­lu­ción en Sor­tu, y en la últi­ma y cuar­ta, las pers­pec­ti­vas y nece­si­da­des a las que se enfren­tan tan­to las bases de Sor­tu como de la izquier­da aber­tza­le en su conjunto.
Pue­de pare­cer que resu­ci­ta­mos del cemen­te­rio de la teo­ría polí­ti­ca un deba­te extin­gui­do ya a fina­les del siglo XIX y deses­pe­ra­da­men­te redi­vi­vo por Rosa Luxem­bur­go en 1906 con su libro Refor­ma o revo­lu­ción.
Sin embar­go bas­ta repa­sar solo cua­tro prác­ti­cas recien­tes de la izquier­da aber­tza­le para com­pren­der la urgen­te nece­si­dad de deba­tir sobre la inter­ac­ción entre refor­mas a secas, refor­mas revo­lu­cio­na­rias, pers­pec­ti­va estra­té­gi­ca y obje­ti­vos his­tó­ri­cos irre­nun­cia­bles. El aná­li­sis sobre cómo fun­cio­na y qué efec­ti­vi­dad tie­ne la inter­re­la­ción entre medios y fines es algo casi «ins­tin­ti­vo» en la prác­ti­ca coti­dia­na de nues­tra espe­cie: sin la fre­cuen­te eva­lua­ción per­so­nal y colec­ti­va entre nues­tros actos, deseos y obje­ti­vos siem­pre en fun­ción de los medios dis­po­ni­bles y nece­sa­rios, nues­tra vida sería un caó­ti­co des­or­den siem­pre den­tro del orden opresor.
En la his­to­ria de las luchas con­tra la opre­sión, la úni­ca que pue­de ela­bo­rar lec­cio­nes teó­ri­cas y éti­cas, se cons­ta­tan, ade­más de otros meno­res, tres gran­des pro­ble­mas de ajus­te, diso­nan­cia y dife­ren­cia, opo­si­ción y has­ta con­tra­dic­ción entre tác­ti­ca, estra­te­gia y obje­ti­vos, o sim­ple­men­te entre medios y fines: uno, que la inefi­ca­cia orga­ni­za­ti­va difi­cul­te y has­ta impi­da una ágil inter­ac­ción entre ambos polos de la uni­dad; otro, que la tác­ti­ca y la estra­te­gia no se orien­ten hacia los obje­ti­vos his­tó­ri­cos irre­con­ci­lia­bles con la opre­sión que se sufre sino hacia con­quis­tas par­cia­les a medio pla­zo; y, el últi­mo, que se olvi­den o se recha­cen de algún modo los obje­ti­vos por los que se ha luchado.
La pri­me­ra de las cua­tro prác­ti­cas que vamos a nom­brar es el del ascen­so del sin­di­ca­lis­mo socio­po­lí­ti­co aber­tza­le, de LAB, así como la ten­den­cia a la recu­pe­ra­ción de los movi­mien­tos popu­la­res muchos de los cua­les están muy dis­tan­tes del ins­ti­tu­cio­na­lis­mo de EH Bil­du y Sor­tu. La segun­da es la fluen­cia de estas orga­ni­za­cio­nes y movi­mien­tos, y de la mili­tan­cia de EH Bil­du y Sor­tu, en el ascen­so del vas­quis­mo y de los idea­les pro­gre­sis­tas espe­cial­men­te en Ara­ba y Nafa­rroa. La ter­ce­ra es el inexis­ten­te «pro­ce­so de paz» como se apre­cia leyen­do el tex­to de EH Bil­du Vía Vas­ca para la Paz, y la opor­tu­na y váli­da res­pues­ta de Amnis­tia­ren Alde­ko eta Erre­pre­sioa­ren Aur­ka­ko Mugi­men­dua Sobre la «Vía Vas­ca para la Paz» de EH Bil­du, ambas dis­po­ni­bles en inter­net. Y la cuar­ta el resul­ta­do de las elec­cio­nes fora­les y muni­ci­pa­les del 24‑M en Hego Eus­kal Herria.
Muy rápi­da­men­te resu­mi­do, en las cua­tro áreas apre­cia­mos cin­co cons­tan­tes que a su vez se expre­san con for­mas dife­ren­tes: la pri­me­ra es que se ha difu­mi­na­do mucho, casi has­ta des­apa­re­cer de hecho en algu­nas par­tes de la izquier­da aber­tza­le, el obje­ti­vo his­tó­ri­co del socia­lis­mo como com­po­nen­te esen­cial e insus­ti­tui­ble de la inde­pen­den­cia nacio­nal en el capi­ta­lis­mo tal cual exis­te defi­ni­ti­va­men­te hoy en día. Ten­dría­mos que echar cohe­tes de ale­gría si leyé­se­mos un docu­men­to rigu­ro­so de la actual direc­ción de Sor­tu sobre qué socia­lis­mo y qué inde­pen­den­cia. Que se nos entien­da bien: habla­mos de docu­men­to rigu­ro­so. LAB reali­zó un pro­me­te­dor deba­te sobre los pro­ble­mas del sin­di­ca­lis­mo actual en el que a ratos ulu­la­ba ante el «fan­tas­ma del comu­nis­mo», el con­te­ni­do socia­lis­ta de lucha radi­cal con­tra el capi­tal, pero ape­nas más, si bien es un cla­ro avan­ce com­pa­ra­do con aquel simu­la­cro de deba­te sobre el sin­di­ca­lis­mo ini­cia­do por Naiz-Gara pero mis­te­rio­sa­men­te des­apa­re­ci­do de sus archi­vos digitales.
La segun­da es que ha sur­gi­do una con­tra­dic­ción fron­tal entre opues­tas solu­cio­nes a la opre­sión nacio­nal de cla­se que pade­ce­mos. Por un lado, el Movi­mien­to Pro Amnis­tía que se afian­za a pesar de los ata­ques del Esta­do y del marru­lle­ris­mo de las actua­les direc­cio­nes de EH Bil­du y Sor­tu, y por el lado opues­to la pro­pues­ta glo­bal pre­sen­ta­da en el cita­do docu­men­to de EH Bil­du. Dos opcio­nes que cho­can en lo esen­cial de los obje­ti­vos his­tó­ri­cos por­que sus plan­tea­mien­tos de fon­do, o sea la inter­ac­ción entre obje­ti­vos y estra­te­gia, van más allá de la Amnis­tía o del arre­pen­ti­mien­to para defi­nir­se sin tapu­jos por mode­los irre­con­ci­lia­bles de socie­dad demo­crá­ti­ca. Según cómo defi­na­mos a víc­ti­mas, dere­chos huma­nos, ins­ti­tu­cio­nes, sis­te­mas pena­les, rein­te­gra­ción, cau­ces lega­les, excar­ce­la­ción con­di­cio­nal anti­ci­pa­da, nue­vo esce­na­rio abier­to, renun­cia del dere­cho a la rebe­lión, daño cau­sa­do, des­mi­li­ta­ri­za­ción, poli­cía vas­ca, etc., defi­ni­mos el mode­lo de Esta­do y de Repú­bli­ca Socia­lis­ta Vas­ca por los que luchamos.
La ter­ce­ra es que es que, a pesar de estas dife­ren­cias y anta­go­nis­mos, cuan­do la amplia y diver­sa mili­tan­cia de base aber­tza­le se acti­va en luchas con­cre­tas con rei­vin­di­ca­cio­nes pre­ci­sas, enton­ces demues­tra su capa­ci­dad avan­ce y de arras­tre de masas aun­que los obje­ti­vos his­tó­ri­cos que sir­ven de guía estén difu­mi­na­dos o hayan sido aban­do­na­dos. Real­men­te, ocu­rre que casi sesen­ta años de lucha en durí­si­mas con­di­cio­nes y den­tro del capi­ta­lis­mo desa­rro­lla­do, con sus efec­ti­vos sis­te­mas repre­sión, nor­ma­li­za­ción y alie­na­ción, han gene­ra­do pese a ello una fuer­za socio­po­lí­ti­ca, cul­tu­ral y éti­ca que ope­ra en for­ma de redes de expe­rien­cias conec­ta­das en las bases obre­ras, popu­la­res y socia­les, de mane­ra que a nada que apa­rez­ca o reapa­rez­ca un obje­ti­vo común pro­gre­sis­ta y radi­cal enton­ces se avan­za. No es este el sitio para deta­llar uno a uno los movi­mien­tos popu­la­res y sus res­pec­ti­vas rei­vin­di­ca­cio­nes que se están recu­pe­ran­do en los últi­mos tiempos.
La cuar­ta es que, sin embar­go, seme­jan­te fuer­za ape­nas dis­po­ne de medios coor­di­na­dos e inte­gra­dos en un pro­yec­to obje­ti­va­do común que, median­te vías varias, revi­se crí­ti­ca y auto­crí­ti­ca­men­te la dia­léc­ti­ca entre los medios y los fines, entre las luchas por las refor­mas nece­sa­rias y su sub­sun­ción en la estra­te­gia que le dota de direc­ción hacia los obje­ti­vos his­tó­ri­cos. Por ejem­plo, la exce­len­te cam­pa­ña masi­va de Gure Esku Dago podría mul­ti­pli­car sus efec­tos acu­mu­la­ti­vos si estu­vie­ra refor­za­da por char­las y deba­tes sobre las ver­da­de­ras difi­cul­ta­des insal­va­bles a las que ten­dre­mos que enfren­tar­nos con­for­me avan­ce­mos en nues­tra libe­ra­ción como pue­blo. Uno de los peo­res erro­res es ais­lar tan­to los medios de los fines para inte­grar a más gen­te con menos con­cien­cia, que al final los medios, las tác­ti­cas, las movi­li­za­cio­nes de masas cada deter­mi­na­do tiem­po, ter­mi­nan sien­do sim­ple fines en sí mis­mos des­co­nec­ta­dos de los ver­da­de­ros obje­ti­vos históricos.
La quin­ta es que lo arri­ba vis­to se ha refle­ja­do a su modo en el resul­ta­do elec­to­ral del 24‑M, ade­más de las espe­cí­fi­cas cir­cuns­tan­cias de todo pro­ce­so elec­to­ral. Una cosa que sigue lla­man­do la aten­ción es esa espe­cie de pro­fe­sio­na­li­za­ción, de dis­tan­cia­mien­to e indi­fe­ren­cia cre­cien­te de las bases aber­tza­les ante una mecá­ni­ca elec­to­ral que ape­nas nece­si­ta de ellas, recor­dan­do cómo eran las cam­pa­ñas ante­rio­res a eso que lla­man «nue­vo esce­na­rio abier­to». Tenien­do en cuen­ta la impor­tan­cia que siem­pre han teni­do y tie­nen los ayun­ta­mien­tos y las dipu­tacio­nes en la izquier­da aber­tza­le, el dis­tan­cia­mien­to entre bases y direc­ción ha sido enor­me en amplias zonas, pero menos en Nafa­rroa y Ara­ba: un sín­to­ma del bajón en Gipuz­koa y del des­cen­so en Biz­kaia y par­tes de Áraba.
Otra cosa lla­ma­ti­va es el esfuer­zo de Naiz-Gara por hin­char pom­pas de jabón para embe­lle­cer una pers­pec­ti­va inquie­tan­te, cuan­do lo que hace fal­ta es ela­bo­rar un sis­te­ma ana­lí­ti­co inte­gral que dé cuen­ta de las fun­da­men­ta­les varia­bles des­de una pers­pec­ti­va úni­ca. Han apro­ve­cha­do la subi­da en Iru­ñea y Nafa­rroa para agran­dar la ima­gen de vic­to­ria y redu­cir la de retro­ce­so elec­to­ral. Los resul­ta­dos del 24- M sugie­ren que esta­mos ya den­tro de una estan­ca­mien­to elec­to­ral que pue­de osci­lar un poco al alza pero que lo hará más a la baja sobre todo en las pró­xi­mas elec­cio­nes gene­ra­les en el Esta­do espa­ñol, si no se corri­gen des­de aho­ra los erro­res cometidos.
La ausen­cia de la lucha de cla­ses y de la lla­ma­da «cues­tión social» en EH Bil­du y Sor­tu ha hecho que se pier­dan votos por la izquier­da que se ha abs­te­ni­do y que otros muchos hayan ido a Podemos.
En Gipuz­koa se libra­ba una áspe­ra bata­lla dia­ria con­tra EH Bil­du has­ta por la más míni­ma medi­da foral o de los ayun­ta­mien­tos, una bata­lla mediá­ti­ca en la que la izquier­da aber­tza­le solo podía res­pon­der con la movi­li­za­ción teó­ri­ca y polí­ti­ca de su mili­tan­cia a pie de calle. Pero res­pon­der vic­to­rio­sa­men­te a las men­ti­ras dia­rias sobre las refor­mas de impues­tos, sobre las basu­ras, sobre las decla­ra­cio­nes de ren­ta, sobre el eus­ka­ra, sobre el con­jun­to de la polí­ti­ca aber­tza­le o solo sobre sus par­tes deci­si­vas, esta res­pues­ta nece­si­ta­ba de una pre­pa­ra­ción míni­ma de la mili­tan­cia de base con char­las y cur­sos de for­ma­ción que die­sen argu­men­tos para res­pon­der en la calle, en el tra­ba­jo curros, en la fami­lia, en las cua­dri­llas, allí don­de la inter­ac­ción coti­dia­na per­mi­te inter­ve­nir, y lo exi­ge en perío­do elec­to­ral. Pero prác­ti­ca­men­te no se ha hecho nada de eso.
El fun­cio­na­mien­to ver­ti­cal y diri­gis­ta de Sor­tu ape­nas ha varia­do, e inclu­so se ha refor­za­do con las urgen­cias de una cam­pa­ña elec­to­ral meca­ni­za­da y sin vida colec­ti­va en las herri­kos y hel­kar­tes para pre­pa­rar los sobre con las pape­le­tas y pan­car­tas, buzo­near, hacer ron­das de poteo, hacer ron­das con coches, etc.; méto­dos esen­cia­les en el pasa­do cuan­do nos enfren­tá­ba­mos a un enemi­go más feroz enton­ces que aho­ra; méto­dos de pre­sen­cia popu­lar en los barrios que aho­ra han sido aban­do­na­dos sin expli­ca­ción algu­na para impo­ner tam­po­co sin expli­ca­ción una mecá­ni­ca elec­to­ral lega­lis­ta, fría y gris, sin ilu­sio­nes, una mecá­ni­ca en la que el PNV esta­ba feliz.
La implo­ra­ción cons­tan­te al PNV rea­li­za­da duran­te cua­tro años ha teni­do su con­ti­nui­dad en una cam­pa­ña elec­to­ral «nor­ma­li­za­da». Así nos ha ido.
Petri Reka­ba­rren

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *