Nece­si­dad de prin­ci­pios polí­ti­cos- Erro­se Erezuma

Recien­te­men­te se ha publi­ca­do en diver­sos medios de comu­ni­ca­ción un escri­to ava­la­do por un nume­ro­so gru­po de expre­sos polí­ti­cos sobre el tema de la Amnis­tía. La impor­tan­cia del escri­to radi­ca en que en su con­te­ni­do se reco­gen una serie de prin­ci­pios polí­ti­cos váli­dos para cual­quier tipo de repre­sa­lia­dos como con­se­cuen­cia del con­flic­to polí­ti­co his­tó­ri­co en el que está inmer­so nues­tro pue­blo. De ahí que ese docu­men­to nos per­mi­ta hacer una refle­xión polí­ti­ca de carác­ter general. 
2015/​05/​27
Los repre­sa­lia­dos son mili­tan­tes polí­ti­cos y por lo tan­to no solo víc­ti­mas del con­flic­to. Mili­tan­tes volun­ta­rios que han sufri­do la repre­sión por par­ti­ci­par en la lucha de libe­ra­ción nacio­nal y social de Eus­kal Herria. Como muy bien reco­no­ce Ampa­ro Lashe­ras, a los pre­sos –y por ende, en nues­tra opi­nión, al con­jun­to de repre­sa­lia­dos vivos o falle­ci­dos– hay que con­si­de­rar­los como mili­tan­tes com­pro­me­ti­dos por la liber­tad de nues­tro pue­blo. Y ella teme que esta idea que­de rele­ga­da en la reso­lu­ción del con­flic­to, pues por enci­ma de con­se­cuen­cias tie­ne cau­sas que com­ba­tir y metas que alcanzar.
La reso­lu­ción del con­flic­to no ven­drá exclu­si­va­men­te por el fin de la lucha arma­da, la sali­da de los pre­sos de la cár­cel o el reco­no­ci­mien­to de algu­nos afec­ta­dos por la vio­len­cia del Esta­do, inclui­do el terro­ris­mo del Esta­do (gue­rra sucia). El con­flic­to polí­ti­co se ha gene­ra­do por la nega­ción a Eus­kal Herria de sus dere­chos nacio­na­les. El fin del con­flic­to por lo tan­to lle­ga­rá con el reco­no­ci­mien­to de esos dere­chos. Como afir­man los expre­sos, mien­tras no se supere el con­flic­to polí­ti­co segui­rán exis­tien­do repre­sa­lia­dos y mien­tras haya repre­sa­lia­dos no se podrá dar por supe­ra­do el conflicto.
El dis­cur­so sobre los dere­chos huma­nos es legí­ti­mo en el sen­ti­do de que los mili­tan­tes polí­ti­cos han vis­to vio­la­dos sus dere­chos por la repre­sión del esta­do. Sin embar­go es nece­sa­rio dar un paso más por­que si no se vuel­ve a rein­ci­dir en el tema de las víc­ti­mas, escon­dien­do el carác­ter polí­ti­co de los repre­sa­lia­dos. Los expre­sos nos recuer­dan que su des­po­li­ti­za­ción trae con­si­go la des­po­li­ti­za­ción de las luchas popu­la­res y faci­li­ta su cri­mi­na­li­za­ción pues apa­re­cen ante los ojos de los ciu­da­da­nos como delin­cuen­tes o cri­mi­na­les, ofre­cien­do faci­li­da­des a los esta­dos para seguir vul­ne­ran­do sus dere­chos. La situa­ción actual en este sen­ti­do en Eus­kal Herria con­fir­ma la ver­dad de esa afir­ma­ción. El pro­pio Patxi Zaba­le­ta reco­no­ce que el con­flic­to de los pre­sos –y el de todos los repre­sa­lia­dos, aña­di­ría­mos noso­tros– debe abor­dar­se des­de un pun­to de vis­ta polí­ti­co y no penal, ya que en el ori­gen del con­flic­to arma­do –y del con­flic­to en gene­ral– exis­ten razo­nes polí­ti­cas y las solu­cio­nes deben ser tam­bién políticas.
La paz, como nos recuer­da Anto­nio Loza­da de las FARC, requie­re un pro­ce­so de ver­dad, jus­ti­cia y repa­ra­ción inte­gral. Sin embar­go, eso no será posi­ble si no exis­ten garan­tías de no repe­ti­ción y eso, nos dice, solo será posi­ble si se supe­ran las cau­sas polí­ti­cas que die­ron lugar al con­flic­to. Para él la rebe­lión es un dere­cho reco­no­ci­do por la ONU ante una situa­ción de injus­ti­cia, opre­sión y fal­ta de sobe­ra­nía. De ahí que esas cau­sas del con­flic­to den legi­ti­mi­dad a los lucha­do­res y por eso mis­mo estos tie­nen dere­cho a salir de las cár­ce­les y a que no entren más mili­tan­tes en ellas. Ese es el sen­ti­do, cree­mos noso­tros, que el escri­to de los expre­sos otor­ga al con­cep­to de amnistía.
La memo­ria no debe anclar­se solo en el recuer­do de los sufri­mien­tos del pasa­do ni en el dolor de los afec­ta­dos. La memo­ria de los mili­tan­tes debe apun­tar al reco­no­ci­mien­to de su con­tri­bu­ción a la lucha por la libe­ra­ción de nues­tro pue­blo y a su esfuer­zo y sacri­fi­cio por defen­der esta cau­sa justa.
La jus­ti­cia no debe ser enten­di­da úni­ca­men­te como el espa­cio de los tri­bu­na­les, sobre todo de los tri­bu­na­les espa­ño­les. La ver­da­de­ra jus­ti­cia tie­ne que ver con el camino empren­di­do por nues­tro pue­blo en la bús­que­da de su liber­tad con­tra la opre­sión de los esta­dos. Por ello los expre­sos afir­man que la lucha de los repre­sa­lia­dos ha sido res­pon­sa­bi­li­dad del pue­blo y la liber­tad de ellos, por con­si­guien­te, tam­bién debe­rá serlo.
La ver­dad no es exclu­si­va­men­te el rela­to de las dife­ren­tes par­tes de las heri­das pro­du­ci­das por el con­flic­to. La ver­dad para noso­tros es la ver­dad de los dere­chos nacio­na­les y socia­les con­cul­ca­dos por los esta­dos opre­so­res y la ver­dad de sus mili­tan­tes que lucha­ron por ellos para cons­truir un espa­cio de liber­tad y jus­ti­cia social para todos. 

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *