Syri­za y la social­de­mo­cra­cia en gene­ral son un muro de con­ten­ción del movi­mien­to revo­lu­cio­na­rio- P. C. Mexico


El muro de la socialdemocracia
Ángel Chá­vez
Res­pon­sa­ble de la Comi­sión de Ideo­lo­gía del CC del PCM
Hace unos días Gui­ller­mo Almey­ra escri­bien­do sobre la situa­ción en la que se encuen­tra Syri­za con­cluía “pare­ce no que­dar­le otra sali­da que aca­tar a rega­ña­dien­tes las órde­nes de la Troi­ka (FMI, BCE y CEB), tra­tan­do siem­pre de limar las aris­tas de las medi­das que se le impo­nen y endul­zar la píl­do­ra para los grie­gos con decla­ra­cio­nes nacio­na­lis­ta Sin duda esa no era la inten­ción de Tsipras”(1). ¿Has­ta qué pun­to esto es cier­to? es lo que a con­ti­nua­ción vamos a analizar.
La ima­gen de poner con­tra el muro a alguien sugie­re un some­ti­mien­to vio­len­to por par­te de un agre­sor de fuer­za des­me­di­da que obli­ga a acep­tar sus con­di­cio­nes. Tal ima­gen no va con la reali­dad en que se encuen­tra el gobierno grie­go en estos momen­tos, se pare­ce más a un some­ti­mien­to maso­quis­ta en que el agre­sor y el agre­di­do son par­te del mis­mo jue­go, y es que en nin­gún momen­to Syri­za ha bus­ca­do alte­rar la posi­ción de Gre­cia den­tro de la UE. La nego­cia­ción de la deu­da grie­ga fue la pro­me­sa que le dio a sus votan­tes y no otra cosa.
Cuan­do Almey­ra escri­bió el artícu­lo (10 de mayo) daba a enten­der que Syri­za pese a sus deseos de nego­ciar la deu­da se veía obli­ga­da a pagar a sus acree­do­res, acción para la cual orde­nó a los muni­ci­pios de Gre­cia trans­fe­rir sus fon­dos al gobierno cen­tral para pagar al FMI los 750 millo­nes de euros cuyo pla­zo se ven­cía hoy 12 de mayo. El día de ayer 11 de mayo el pago fue rea­li­za­do mos­tran­do que el capi­tal inter­na­cio­nal es infle­xi­ble a las nego­cia­cio­nes. Almey­ra jus­ti­fi­ca por ade­lan­ta­do a Tsi­pras y los males­ta­res como fal­ta de ser­vi­cios y una dis­mi­nu­ción en la cali­dad de vida que pade­ce­rán los tra­ba­ja­do­res grie­gos por la trans­fe­ren­cia de los fon­dos loca­les. El argu­men­to es que si no se paga la otra sali­da sería la sali­da de la UE y esto trae­ría mayo­res cala­mi­da­des al pue­blo grie­go. Almey­ra al igual que la social­de­mo­cra­cia ape­la al supues­to “rea­lis­mo” que pre­di­ca la sali­da de Gre­cia de la UE como una catás­tro­fe mayor que debi­li­ta­ría más al país y has­ta posi­bi­li­ta­ría una posi­ble agre­sión turca.
La ver­dad es otro, la sali­da más rea­lis­ta a los pro­ble­mas de la cla­se obre­ra grie­ga no lle­ga­rá por una ges­tión capi­ta­lis­ta con un enfo­que más “humano”, el popu­lis­mo no es la res­pues­ta, sino el for­ta­le­ci­mien­to de las orga­ni­za­cio­nes revo­lu­cio­na­rias, la cons­truc­ción de una alter­na­ti­va que erra­di­que las cau­sas que gene­ran la mise­ria y la explo­ta­ción de la cla­se obre­ra y los sec­to­res popu­la­res: pasa por enar­bo­lar un pro­yec­to ver­da­de­ra­men­te revo­lu­cio­na­rio como lo hace el KKE. Las refor­mas que pro­po­ne Syri­za están en la lógi­ca de la UE y los gran­des mono­po­lios detrás de ins­ti­tu­cio­nes como el FMI, y no se nece­si­ta ser un genio para saber que de esta lógi­ca no se pue­de espe­rar otra cosa que no sea el bene­fi­cio del gran capi­tal, por lo que Tsi­pras en reali­dad ha mon­ta­do una esce­na en la que se pre­sen­ta como some­ti­do por la Troi­ka, aun­que en reali­dad nun­ca se ha insu­bor­di­na­do a esta ni al capi­ta­lis­mo, de tal mane­ra que con­ti­nua enga­ñan­do el pue­blo grie­go hacién­do­le creer que si la eco­no­mía capi­ta­lis­ta se for­ta­le­ce el pue­blo se beneficia.
Con el pago de la deu­da no es que Siry­za esté trai­cio­nan­do a sus votan­tes, des­de su cam­pa­ña el ver­da­de­ro com­pro­mi­so fue con la Troi­ka y al ser­vi­cio de los mono­po­lios. La toga de radi­cal que se la ha que­ri­do poner a Siry­za se cae por sí mis­ma, sus pos­tu­ras crí­ti­cas ante la UE y el FMI sólo son dema­go­gia, pues el verum fac­tum se impo­ne y lo que ha hecho es sen­tar­se a nego­ciar con los acree­do­res y pagar al FMI los 750 millo­nes que le exi­gía. Las nego­cia­cio­nes que Tisi­pras pro­me­tió incli­na­rían la balan­za a favor del pue­blo grie­go no han pro­ce­di­do ni pro­ce­de­rán pues la sali­da que pro­po­ne está den­tro de la lógi­ca de la UE y del poder de los mono­po­lios y la úni­ca lógi­ca que domi­na es la de la máxi­ma ganan­cia y la explo­ta­ción asa­la­ria­do. La ver­da­de­ra cues­tión es si con­ti­nuar con la explo­ta­ción asa­la­ria­da y la par­ti­ci­pa­ción en la alian­za impe­ria­lis­ta que es la UE con su bra­zo arma­do OTAN, o cor­tar de tajo con los males que aque­jan a los tra­ba­ja­do­res grie­gos enar­bo­lan­do un pro­gra­ma radical.
Syri­za aho­ra, ade­más de hacer que el pue­blo grie­go pague una deu­da que no ha crea­do, con tal de con­ti­nuar el pago exi­ge que los tra­ba­ja­do­res se aprie­ten más el cin­tu­rón a cos­ta de chan­ta­jes: “si no paga­mos el otro camino es la sali­da de la euro­zo­na y eso es algo que el pue­blo no quie­re”. Tsi­pras que se ha opues­to a la sali­da de la UE y con­ven­ció bus­có con­ven­cer a sus votan­tes de ello, en los días pasa­dos dejó que los grie­gos pen­sa­ran esa sería la solu­ción si no se paga­ba, lo que no es extra­ño pues uno de los pun­tos cla­ve del pro­gra­ma de Syri­za en las elec­cio­nes de ini­cios de año era “ame­na­za con aban­do­nar la zona euro si Bru­se­las no aca­ba con par­te de la deu­da”. Pare­ce que tal ame­na­za no ha sur­ti­do efec­to con la Troi­ka, y no sur­ti­rá efec­to pues ésta bien sabe que Tsi­pras no bus­ca eso, enton­ces se reve­la que la ame­na­za de salir del euro fue siem­pre un chan­ta­je para quie­nes fue­ron sus votantes.
Almey­ra al igual que los polí­ti­cos social­de­mó­cra­tas de Gre­cia se esfuer­zan en mos­trar que la sali­da del euro es el camino erró­neo para los intere­ses eco­nó­mi­cos de Gre­cia. Pero ade­más la social­de­mo­cra­cia grie­ga tam­bién bus­ca mos­trar que la pobla­ción de Gre­cia no ve tal sali­da como correc­ta, por lo que no es casua­li­dad que hace muy poco la Uni­ver­si­dad de Mace­do­nia al ser­vi­cio de una tele­vi­so­ra grie­ga expi­die­ra una encues­ta que según se repor­tó arro­jó que el 66,5% de los encues­ta­dos defien­de la mone­da úni­ca fren­te al 27% que pre­fie­re vol­ver a la drac­ma; el 55,5%, fren­te al 35%, apo­ya seguir en la euro­zo­na aún a cos­ta de un ter­cer paque­te de ayu­da. Tales resul­ta­dos se difun­den para res­pal­dar el posi­cio­na­mien­to de Syri­za y adver­tir que lo que en reali­dad vio­la­ría los intere­ses del pue­blo sería salir del Euro y no con­ti­nuar pagan­do la deuda.
Aun­que hemos hecho refe­ren­cia al deba­te sobre la sali­da de Gre­cia del Euro, debe­mos dejar en cla­ro que no con­si­de­ra­mos esto una medi­da que por su mis­ma cam­bie la situa­ción de los tra­ba­ja­do­res grie­gos, sino que ejem­pli­fi­ca que la social­de­mo­cra­cia en reali­dad está al ser­vi­cio de los mono­po­lios y la alian­za impe­ria­lis­ta que es la UE, es decir, que ni bus­ca rom­per con la explo­ta­ción asa­la­ria­da. El KKE pro­mue­ve la sali­da del Euro como par­te de una serie de medi­das enca­mi­na­das a con­fron­tar al capi­tal y los mono­po­lios, es decir, no es un fin por sí mis­mo sino expre­sión de su pro­gra­ma anti­ca­pi­ta­lis­ta que inclú­ye­la sali­da de la OTAN, ins­tru­men­to impe­ria­lis­ta de la UE.
Lla­ma la aten­ción por sus pos­tu­ras revo­lu­cio­na­rias Almey­ra til­de al KKE de sec­ta­rio, con lo cuál se mues­tra su ver­da­de­ro ros­tro: el de refor­mis­mo. Por esto es que el cie­rre del artícu­lo no son fra­ses hue­ras pues aun­que pre­di­ca que “la úni­ca alter­na­ti­va es pre­pa­rar la rup­tu­ra con el capi­ta­lis­mo y no su impo­si­ble huma­ni­za­ción” de hecho se colo­ca del lado de la fal­sa huma­ni­za­ción y cri­ti­ca al par­ti­do que está pre­pa­ran­do la rup­tu­ra con el capi­ta­lis­mo, es decir, sus pala­bras no coin­ci­den con su acción pues está del lado de las filas enemi­gas de la socialdemocracia.
Syri­za no está con­tra el muro pues sus pla­nes nun­ca fue­ron rebe­lar­se con­tra el capi­tal, Syri­za y la social­de­mo­cra­cia en gene­ral son un muro de con­ten­ción del movi­mien­to revo­lu­cio­na­rio que bus­ca dis­gre­gar­lo y ase­gu­rar la domi­na­ción cla­sis­ta de la bur­gue­sía para que la explo­ta­ción con­ti­núe. Syri­za y Tsi­pras son el muro que los obre­ros y tra­ba­ja­do­res grie­gos deben derri­bar para abrir paso a una sali­da revo­lu­cio­na­ria a la cri­sis, sus medi­das popu­lis­tas y su ges­tión del capi­tal dis­fra­za­da de bien­es­tar social son un muro que se va corro­yen­do y ter­mi­na­rá cayen­do por acción de la lucha de clases.
1 Gui­ller­mo Almey­ra, “Syri­za con­tra el muro” en La jor­na­da, domin­go 10 de mayo, 2015.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on Facebook
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.