«La úni­ca sen­ten­cia que acep­ta­re­mos será la abso­lu­ción». Dia­go­nal entre­vis­ta a Iraitz Sale­gi, perio­dis­ta de Topa​tu​.Info

La joven perio­dis­ta vas­ca Iraitz Sale­gi ha sido impu­tada por la Audien­cia Nacio­nal por un supues­to deli­to de apo­lo­gía al terro­ris­mo y se enfren­ta a una pena de 18 meses de prisión. 
Más de 7.000 jóve­nes se die­ron cita los días 29, 30 y 31 de mar­zo de 2013 en el fes­ti­val Gaz­te Dan­ba­da para cele­brar el naci­mien­to de Ernai, una orga­ni­za­ción juve­nil del inde­pen­den­tis­mo vas­co. Dos años des­pués, la perio­dis­ta del por­tal infor­ma­ti­vo Topa​tu​.info será juz­ga­da en el alto tri­bu­nal por cubrir este acto. Iraitz Sale­gui, una de las acu­sa­das, habla con Dia­go­nal sobre el caso.
¿Algu­na vez ima­gi­nas­te que serías impu­tada por el sim­ple hecho de difun­dir infor­ma­ción en el ejer­ci­cio de la pro­fe­sión periodística?
Has­ta que te pasa no te lo ima­gi­nas, pero lue­go te pones a pen­sar y… Recuer­do que cuan­do reci­bí la noti­cia no me sor­pren­dió nada. Es una pena que reac­cio­ne­mos así pero, ¿qué nos pode­mos espe­rar de un sis­te­ma judi­cial que ha cerra­do con total impu­ni­dad varios medios de comu­ni­ca­ción de Eus­kal Herria, y que ha dete­ni­do y encar­ce­la­do perio­dis­tas? El nues­tro es un cla­ro caso de cen­su­ra y repre­sión. Es un ata­que a la liber­tad de pren­sa y de infor­ma­ción, y un ata­que al dere­cho que todas las ciu­da­da­nas tene­mos a estar informadas.
¿Qué os lle­vó como perio­dis­tas a cubrir el fes­ti­val Gaz­te Dan­ba­da de 2013?
La Gaz­te Dan­ba­da fue un fes­ti­val orga­ni­za­do por Ernai, la orga­ni­za­ción juve­nil de la izquier­da aber­tza­le. Ernai fue el motor, pero todo el movi­mien­to juve­nil se impli­có muchí­si­mo en esos días. Se lle­va­ron a cabo dece­nas de talle­res, des­de la auto­de­fen­sa femi­nis­ta y pan­to­jis­mo, has­ta cómo hacer con­ser­vas o cómo mon­tar una radio. Tam­bién hubo un mon­tón de char­las: sobre la hege­mo­nía, inter­na­cio­na­lis­mo, eco­no­mía social y soli­da­ria, reci­cla­je… Inclu­so se ofre­ció un espa­cio impor­tan­te para el ocio y que alber­gó con­cier­tos como los de The Toy Dolls, South Cen­tral o Bon­go Botra­ko. Creo que para un medio de comu­ni­ca­ción como el nues­tro, que da voz sobre­to­do al movi­mien­to juve­nil, tie­ne el sufi­cien­te inte­rés infor­ma­ti­vo el que 7.000 jóve­nes se reúnan duran­te tres días para tomar par­te en todas esas actividades.
En el fes­ti­val Gaz­te Dan­ba­da de 2013 se encon­tra­ban nume­ro­sos medios de comu­ni­ca­ción como ABC o GARA cubrien­do los actos, pero las impu­tacio­nes se han cen­tra­do en Neka­ne, Iza­ro Zin­ku­ne­gi y en ti. ¿A qué crees que se debe esto? ¿Por qué a vosotras?
La lec­tu­ra que hace­mos es que todo esto no se debe a una casua­li­dad. Duran­te los tres días que duró el fes­ti­val noso­tras infor­ma­mos de todo lo que ocu­rría en Ordu­ña, de los temas que se tra­ba­ja­ron el los talle­res y en las char­las, del ambien­te que había en los con­cier­tos o en el lugar de acam­pa­da… Es decir, infor­ma­mos sobre las ganas y la ambi­ción que tie­ne la juven­tud de cam­biar el pano­ra­ma polí­ti­co y social que vivi­mos. Diría que mi impu­tación se debe a que a algu­nas no les gus­tó la ima­gen que trans­mi­ti­mos duran­te el festival.
La Audien­cia Nacio­nal tam­bién ha impu­tado a sie­te par­ti­ci­pan­tes de aquel acto por apo­lo­gía al terro­ris­mo. ¿Cómo es posi­ble que recai­ga la mis­ma pena sobre el supues­to infrac­tor que sobre el perio­dis­ta que cubre y difun­de la acción en sí?
Cuan­do decla­ra­mos ante el juez Eloy Velas­co le expli­ca­mos que era­mos perio­dis­tas y que cubrien­do ese acto públi­co, que está­ba­mos hacien­do nues­tro tra­ba­jo como cual­quie­ra perio­dis­ta de otro medio. En un auto de 30 hojas sólo me nom­bran en cua­tro líneas, y no con­cre­tan que soy perio­dis­ta, dicen que somos una «pla­ta­for­ma afín». Las mis­mas pala­bras que uti­li­zó ABC para seña­lar­nos con el dedo. Me gus­ta­ría pre­gun­tar­les afín a qué o a quién. Que me expli­quen las razo­nes por la cua­les no nos tra­tan como un medio de comu­ni­ca­ción. Pare­ce ser que alguien tie­ne el dere­cho de deci­dir quien es perio­dis­ta y quien no, a quien le dan en dere­cho a infor­mar y a quien se lo denie­gan. Es un modo cla­ro de cen­su­rar lo que no quie­ren que se cuen­te. Yo podría decir que ABC es una pla­ta­for­ma afín al PP, y que tam­bién es su res­pon­sa­bi­li­dad la masa­cre que está hacien­do la Guar­dia Civil en Meli­lla, ya que me pue­de pare­cer que en algu­nos artícu­los jus­ti­fi­can la vio­len­cia que ejer­cen las poli­cías. Podría decir­lo, pero no pien­so así. Pue­de ser res­pon­sa­ble de ali­men­tar una for­ma de pen­sar en la socie­dad, pero al men­sa­je­ro no se le pue­de acu­sar de un deli­to, ya que somos los medios de comu­ni­ca­ción quie­nes garan­ti­za­mos el dere­cho a estar infor­ma­das que tene­mos todas las ciu­da­da­nas. Ese dere­cho esta­rá cum­pli­do cuan­do se reco­noz­ca y se res­pe­te la labor de todos los medios de comu­ni­ca­ción, no sólo de los que ron­dan en torno al poder. Tam­bién pode­mos traer­lo a nues­tro caso. Los cua­tro vídeos del acto polí­ti­co que publi­ca­mos y que la Audien­cia Nacio­nal cen­su­ró no sólo los difun­di­mos noso­tras. Varios medios tam­bién lo hicie­ron, y segu­ra­men­te mucho más que noso­tras, ya que tie­nen un públi­co más amplio.
La repre­sión con­tra los medios de comu­ni­ca­ción alter­na­ti­vos se encuen­tra en auge, y no se espe­ra que men­gue pre­ci­sa­men­te con la futu­ra apro­ba­ción de la Ley Mor­da­za y la refor­ma del Códi­go Penal. ¿Crees que se está inten­tan­do legi­ti­mar y lega­li­zar esta repre­sión con­tra aque­llos perio­dis­tas más moles­tos para el Esta­do español?
Está cla­ro. La Ley Mor­da­za sis­te­ma­ti­za­rá la repre­sión que sufri­mos las perio­dis­tas de medios alter­na­ti­vos. Has­ta aho­ra han inten­ta­do maqui­llar esa repre­sión median­te supues­tos deli­tos de otro tipo. Aho­ra no les hará fal­ta ni el maqui­lla­je, ten­drán vía libre a todo. Median­te esa ley vul­ne­ra­rán el dere­cho que tene­mos todas las ciu­da­da­nas a mani­fes­tar­nos, y por si eso fue­ra poco, tam­bién pre­ten­den que las perio­dis­tas nos con­vir­ta­mos en delin­cuen­tes por el sim­ple hecho de infor­mar sobre unos hechos. Uno de los obje­ti­vos más evi­den­tes que tie­nen a tra­vés de esta ley es con­tar sólo una ver­sión de lo ocu­rri­do, para que sólo se cuen­te la his­to­ria que les intere­sa. Esa his­to­ria que va cogi­da de la mano del poder. La his­to­ria que nun­ca ten­drá como pro­ta­go­nis­tas a las ciudadanas.
Por la expe­rien­cia vivi­da y cono­ci­da, y por la reali­dad tan­gi­ble en Eus­kal Herria, ¿podría­mos afir­mar que este tipo de impu­tacio­nes se rea­li­zan más con­tra la pren­sa vas­ca que con­tra la del res­to del Esta­do espa­ñol? ¿Por qué crees que la acu­sa­ción más repe­ti­da con­sis­te en el enal­te­ci­mien­to del terrorismo?
Con la escu­sa del con­flic­to polí­ti­co se han come­ti­do bar­ba­ri­da­des con­tra la pren­sa vas­ca. Se han cerra­do medios de comu­ni­ca­ción y se han arres­ta­do, tor­tu­ra­do y encar­ce­la­do a perio­dis­tas por hacer su tra­ba­jo. En el Esta­do espa­ñol tam­bién sufren repre­sión los medios y perio­dis­tas que cues­tio­nan al poder, pero diría que a cau­sa del con­flic­to polí­ti­co en Eus­kal Herria algu­nas tie­nen espe­cial inte­rés en con­tar la his­to­ria de ven­ce­do­ras y ven­ci­das. Para ello, tie­nen que silen­ciar el tra­ba­jo que está hacien­do una gran par­te de la socie­dad vas­ca en la reso­lu­ción del con­flic­to y en la cons­truc­ción de alter­na­ti­vas socia­les y polí­ti­cas. Y la mane­ra más direc­ta de con­se­guir ese obje­ti­vo es ejer­cer la cen­su­ra en los medios que damos voz, entre otras, a esa gente.
Más de 400 perio­dis­tas y cer­ca de 80 medios de comu­ni­ca­ción ya os han mos­tra­do su apo­yo fir­man­do vues­tro mani­fies­to titu­la­do “El perio­dis­mo no es deli­to”. ¿Espe­ra­bais esta soli­da­ri­dad y este apo­yo masivo?
La ver­dad es que la cam­pa­ña a teni­do una res­pues­ta mag­ní­fi­ca. Esta vez se ha cen­tra­do en mi caso, pero el obje­ti­vo es arti­cu­lar y orga­ni­zar nues­tro sec­tor para poder res­pon­der colec­ti­va­men­te a casos como el mío. Sólo luchan­do con­jun­ta­men­te con­se­gui­re­mos que se res­pe­te el dere­cho a infor­mar y a ser infor­ma­dos libre­men­te. Esta­mos har­tas de tener que jus­ti­fi­car nues­tro tra­ba­jo cuan­do esta­mos cubrien­do perio­dís­ti­ca­men­te actos en la calle, e inclu­so delan­te de una jueza.
¿Tenéis pen­sa­do lle­var a cabo algún tipo de movi­li­za­ción o de acti­vi­dad a nivel esta­tal para visi­bi­li­zar el caso antes del juicio?
La ver­dad es que has­ta aho­ra nos hemos cen­tra­do en difun­dir la cam­pa­ña en Eus­kal Herria. Poco a poco inten­ta­re­mos dar a cono­cer y denun­ciar el caso en otras nacio­nes y en el Esta­do espa­ñol. Toda­vía no tene­mos nada deci­di­do, pero que­re­mos defi­nir los siguien­tes pasos a dar con las más de 400 perio­dis­tas que han fir­ma­do el manifiesto.
El 28 y 29 de mayo se cele­bra en la Audien­cia Nacio­nal el jui­cio por el supues­to deli­to de apo­lo­gía al terro­ris­mo y te enfren­tas a 18 meses de pri­sión. ¿Qué expec­ta­ti­vas tie­nes ante el proceso?
La úni­ca sen­ten­cia que acep­ta­re­mos será la abso­lu­ción. Iré tran­qui­la, ya que no ten­go moti­vos para no estar­lo. A la vez, sé que en la Audien­cia Nacio­nal no todo es tan demo­crá­ti­co como mucha gen­te cree. Haré defen­sa de mi tra­ba­jo, con­ta­ré lo mis­mo que le con­té a Velas­co. Espe­ro que esta vez ten­gan en cuen­ta que soy perio­dis­ta y que, como tal, ten­go dere­cho a infor­mar libre­men­te. Aun­que parez­ca men­ti­ra, ésa será mi defensa. 
Itu­rria: Diagonal

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on Facebook
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.