Colo­nia­lis­mo israe­lí, puro y duro

Hay una línea rec­ta que conec­ta la aldea pales­ti­na de Susia, en el sur de Cis­jor­da­nia, y Atir/​Um al Hiran, una comu­ni­dad bedui­na del Neguev. Esto fue sub­ra­ya­do la sema­na pasa­da por los jue­ces de la Cor­te Supre­ma.


Se tra­ta de dos comu­ni­da­des de pales­ti­nos que el esta­do judío expul­só de sus casas y tie­rras hace déca­das, y cuyas fami­lias han vivi­do, des­de enton­ces, en pue­blos “no reco­no­ci­dos” en con­di­cio­nes ver­gon­zo­sas, for­za­dos a ello por el gobierno israe­lí. Una comu­ni­dad se ins­ta­ló en sus tie­rras agrí­co­las y la otra en un área a la que el gobierno les tras­la­dó duran­te los pri­me­ros años del esta­do de Israel, cuan­do los ciu­da­da­nos ára­bes vivían bajo un régi­men mili­tar de excep­ción.
Las dos comu­ni­da­des care­cen, por deci­sión del gobierno de Israel, de pode­res para pla­ni­fi­car su desa­rro­llo. En su lugar, Israel les exi­ge que se haci­nen den­tro de los lími­tes del asen­ta­mien­to que les ha asig­na­do, de for­ma que los judíos pue­dan pros­pe­rar en sus nue­vas y siem­pre en expan­sión urba­ni­za­cio­nes de ensue­ño.
Los jue­ces han per­mi­ti­do que el esta­do derri­be estas dos comu­ni­da­des pales­ti­nas, a unos 25 kiló­me­tros de dis­tan­cia una de la otra, pero sepa­ra­das por la fron­te­ra impues­ta por Israel en 1967, la deno­mi­na­da Línea Ver­de. El 4 de mayo, el juez Noam Sohl­berg per­mi­tió que el esta­do, las Fuer­zas de Defen­sa de Israel (FDI) y la Admi­nis­tra­ción Civil de las FDI des­tru­ye­ran las tien­das de cam­pa­ña, las cha­bo­las de hoja­la­ta y los esta­blos para el gana­do de Susia como mejor les pare­cie­ra. La comu­ni­dad recu­rrió la deci­sión de la Admi­nis­tra­ción Civil y se opu­so al plan maes­tro que había pre­pa­ra­do. ¿Qué pue­de ser más razo­na­ble que dete­ner las demo­li­cio­nes de casas mien­tras el asun­to está toda­vía en los tri­bu­na­les? Pero el juez Sohl­berg recha­zó la soli­ci­tud de sus­pen­sión cau­te­lar de las órde­nes de demo­li­ción, soli­ci­tud que fue pre­sen­ta­da por los abo­ga­dos de la orga­ni­za­ción Rabi­nos por los Dere­chos Huma­nos.
La Admi­nis­tra­ción Civil ha exi­gi­do que los resi­den­tes de Susia sean reubi­ca­dos cer­ca de la ciu­dad cis­jor­da­na de Yata, supues­ta­men­te por su pro­pio bien. Yata se encuen­tra en el Área A, un encla­ve para el con­trol de la Auto­ri­dad Pales­ti­na. En otras pala­bras, la Admi­nis­tra­ción Civil pre­ten­de api­ñar a los resi­den­tes de Susia en uno de los ban­tus­ta­nes de Cis­jor­da­nia, como está hacien­do, y tie­ne la inten­ción de seguir hacién­do­lo, con los bedui­nos y otros pales­ti­nos que viven en el Área C, bajo el con­trol total de Israel.
¿De bue­na fe?
Jun­to a las cha­bo­las de hoja­la­ta de la actual Susia pales­ti­na (des­pués de que el ejér­ci­to expul­sa­ra a los resi­den­tes de su anti­guo pue­blo en 1986 y lo con­vir­tie­ra en un sitio arqueo­ló­gi­co don­de los judíos pue­den rea­li­zar sus cele­bra­cio­nes), la Susia judía desa­rro­lla su pla­cen­te­ra vida entre el ver­dor y la abun­dan­cia de la vege­ta­ción. Des­pués de todo, tie­ne que cre­cer y no quie­re ver a los ára­bes en sus cha­bo­las, com­pran­do agua a pre­cios exor­bi­ta­dos en camio­nes cis­ter­na.
¿Pue­de, enton­ces, un juez que per­mi­te que se lle­ven a cabo tra­ba­jos de demo­li­ción como una medi­da pro­vi­sio­nal con­si­de­rar de bue­na fe una peti­ción con­tra la expul­sión final de los resi­den­tes? ¿Y es rele­van­te que Sohl­berg viva en un asen­ta­mien­to judío de Cis­jor­da­nia?
No es ni más ni menos rele­van­te que el hecho de que los otros jue­ces de la Cor­te Supre­ma y sus fami­lias, y todos los judíos israe­líes (inclu­yén­do­me yo mis­ma), ten­ga­mos dere­cho a des­pla­zar­nos en cual­quier momen­to a un asen­ta­mien­to judío de Cis­jor­da­nia y viva­mos en el lado israe­lí de la Línea Ver­de, en barrios bien cui­da­dos solo para judíos y, en algu­nos casos, en tie­rras de las que los pales­ti­nos fue­ron expul­sa­dos hace 65 años o inclu­so ayer mis­mo.
El 5 de mayo, otros dos jue­ces de la Cor­te Supre­ma, Elia­kim Rubins­tein y Nil Hen­del, per­mi­tie­ron que las auto­ri­da­des demo­lie­ran el pue­blo “no reco­no­ci­do” de Atir/​Um al Hiran. Con la opo­si­ción de la juez Daph­ne Barak-Erez, des­es­ti­ma­ron la peti­ción pre­sen­ta­da por Ada­lah, el Cen­tro Legal para los Dere­chos de la Mino­ría Ára­be en Israel, que impug­nó la deci­sión del gobierno de expul­sar a los resi­den­tes, por segun­da vez, del lugar al que fue­ron des­pla­za­dos en los años 50. Id a Hura, les dice el gobierno, y los jue­ces esta­rán de acuer­do. Pero esta comu­ni­dad bedui­na, como otras muchas, ya fue desig­na­da para amon­to­nar bedui­nos tras su pri­me­ra expul­sión de sus tie­rras. Des­pués de todo, ¿cómo pode­mos esta­ble­cer gran­jas para judíos, siem­pre en expan­sión, y cons­truir comu­ni­da­des pio­ne­ras como Hiran si reco­no­cié­ra­mos a los bedui­nos como ciu­da­da­nos con ple­nos dere­chos, his­to­ria y cul­tu­ra?
Los hono­ra­bles jue­ces se con­gra­cia­ron con Haba­yit Hayehu­di inclu­so antes de que este par­ti­do fue­ra selec­cio­na­do como el zorro que guar­da el galli­ne­ro, median­te la desig­na­ción de Uri Ariel como minis­tro de agri­cul­tu­ra (que es el encar­ga­do de los asun­tos de los bedui­nos) y de Eli Ben Dahan como vice­mi­nis­tro de defen­sa y res­pon­sa­ble de la admi­nis­tra­ción civil (que es la encar­ga­da de expul­sar a los pales­ti­nos y de pro­te­ger los asen­ta­mien­tos judíos de Cis­jor­da­nia). No se preo­cu­pen, chi­cos de Hogar Judío, noso­tros apo­ya­mos el dere­cho de los judíos a dis­po­ner de los pales­ti­nos del Área C y del Neguev, dicen los jue­ces. Noso­tros, como voso­tros, esta­mos a favor de amon­to­nar a los ára­bes en ban­tus­ta­nes.
Inclu­so antes de que los jue­ces de la Cor­te Supre­ma supie­ran que Aye­let Cha­ked (de Haba­yit Hayehu­di) iba a ser la nue­va minis­tra de jus­ti­cia, inclu­so antes de que supie­ran que su men­tor Naf­ta­li Ben­nett, líder de su par­ti­do, fue­ra el nue­vo minis­tro de edu­ca­ción, ya nos esta­ban dicien­do en voz alta que la repu­tación de los jue­ces no era lo que la gen­te temía, que la dere­cha les ha retra­ta­do injus­ta­men­te como unos mons­truos que bus­can igual­dad y jus­ti­cia. Los jue­ces habían demos­tra­do que su ima­gen como defen­so­res de los dere­chos huma­nos, sobre todo cuan­do esos huma­nos eran pales­ti­nos o gen­te de izquier­da, era total­men­te dis­tor­sio­na­da.
Ape­nas unas sema­nas antes, el 15 de abril, apo­ya­ron con entu­sias­mo la Ley de Boi­cot. Con esta ley, la dere­cha ame­na­za con mul­tas eco­nó­mi­cas a los disi­den­tes israe­líes de izquier­da que apo­yen públi­ca­men­te la impo­si­ción de san­cio­nes a Israel y el boi­cot de sus ins­ti­tu­cio­nes y pro­duc­tos hechos en los asen­ta­mien­tos, como par­te de la lucha con­tra la des­igual­dad y la dis­cri­mi­na­ción ins­ti­tu­cio­na­li­za­das.
Ese mis­mo día, los jue­ces apo­ya­ron la ley que per­mi­te que Israel robe tie­rras de los resi­den­tes de Belén, Beit Sahur, Beit Yala y Abu Dis. Estas tie­rras son don­de siem­pre han esta­do los pales­ti­nos des­de antes de que estas comu­ni­da­des fue­ron ane­xio­na­das a Jeru­sa­lén (ane­xio­na­da, a su vez, a Israel). Sus pro­pie­ta­rios viven don­de siem­pre han vivi­do, a unos pocos kiló­me­tros de sus tie­rras. Pero aho­ra, el esta­do de Israel les ha decla­ra­do “ausen­tes”, ya que viven más allá del muro de sepa­ra­ción.
Los jue­ces des­es­ti­ma­ron el recur­so con­tra la apli­ca­ción de la Ley de Pro­pie­dad Ausen­te en este caso, con­ti­nuan­do, así, la tra­di­ción judi­cial ini­cia­da en los años 50. Fue enton­ces cuan­do se acu­ñó el oxí­mo­ron de “ausen­tes pre­sen­tes”, con el fin de faci­li­tar la demo­li­ción de pue­blos y el robo de tie­rras de los pales­ti­nos que no habían hui­do, aque­llos que no pudie­ron expul­sar.
Con su apro­ba­ción de la demo­li­ción de Susia y Um al Hiran, los jue­ces han tra­za­do una línea rec­ta que vin­cu­la 1948 con el pre­sen­te. Han con­fir­ma­do lo que los crí­ti­cos más viru­len­tos de Israel dicen sobre el país: que es una enti­dad colo­nial y usur­pa­do­ra. Los jue­ces han repe­ti­do como loros lo que el esta­do ha esta­do voci­fe­ran­do cons­tan­te­men­te: se tra­ta de mi dere­cho a robar, a expul­sar, a demo­ler y a des­pla­zar a la gen­te y amon­to­nar­la en jau­las. He demo­li­do y segui­ré hacién­do­lo. He expul­sa­do y segui­ré hacién­do­lo. He amon­to­na­do a gen­te y segui­ré hacién­do­lo. Nun­ca me impor­tó lo más míni­mo y nun­ca me impor­ta­rá.
Fuen­te: Israe­li colo­nia­lism, plain and sim­ple
Acer­ca del Tra­duc­tor: Javier Villa­te man­tie­ne el blog Disen­so, con artícu­los, aná­li­sis y tra­duc­cio­nes sobre Pales­ti­ne, Israel y Medio Orien­te. Le pue­des seguir en Twit­ter como @bouleusis

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *