10 refle­xio­nes y una cita sobre los resul­ta­dos elec­to­ra­les- Borro­ka Garaia

sip
1- Dios y vie­jas leyes. El PNV en ple­na cri­sis capi­ta­lis­ta de la que es co-res­pon­sa­ble, se ha impues­to en la Eus­kal Herria occi­den­tal y es la pri­me­ra fuer­za de la opo­si­ción en Nafa­rroa Garaia. Duran­te cua­tro años, gran par­te de la estra­te­gia a nivel nacio­nal de la izquier­da aber­tza­le ha gira­do en torno a sedu­cir al PNV cau­san­do el des­en­can­to de bue­na par­te de la base social de izquier­das y aber­tza­le e impi­dien­do nue­vos hori­zon­tes de acu­mu­la­ción por la izquier­da cuan­do las con­di­cio­nes eran ópti­mas para ello. Mien­tras tan­to, el PNV sabia­men­te se ha dedi­ca­do a ase­diar y ata­car a su enemi­go de cla­se: La izquier­da aber­tza­le. Aumen­tan­do con ello hori­zon­tes de acu­mu­la­ción por la derecha.
2- Par­tes de la peque­ña bur­gue­sía vas­ca y el aca­de­mi­cis­mo, obce­ca­dos en una uni­dad de fuer­zas entre PNV y EH Bil­du de cara a un pro­ce­so sobe­ra­nis­ta , está cerran­do posi­bi­li­da­des para pre­ci­sa­men­te abrir un pro­ce­so sobe­ra­nis­ta al no tener en cuen­ta otras varia­bles estra­té­gi­cas como la uni­dad de fuer­zas del pue­blo tra­ba­ja­dor vas­co y su seduc­ción en ese camino.
3- La base social del sobe­ra­nis­mo de izquier­da, y muy espe­cial­men­te de la izquier­da aber­tza­le, está mucho más a la izquier­da que sus representantes.
4- En Nafa­rroa Garaia no ha caí­do el régi­men. Ha caí­do UPN pese a seguir sien­do la pri­me­ra fuer­za. Es aho­ra cuan­do los posi­bles nue­vos ges­to­res del régi­men, y sobre todo la socie­dad orga­ni­za­da, tie­nen que demos­trar más rebel­día y auda­cia que nun­ca para dejar el régi­men atrás. De lo con­tra­rio, el pro­ce­so pue­de ser simi­lar al de Gipuzkoa.
5- Pese a que Geroa Bai es la pri­me­ra fuer­za de la por aho­ra opo­si­ción, EH Bil­du y Pode­mos suman prác­ti­ca­men­te el doble que Geroa Bai y a par­te está I‑E. Es la cla­se tra­ba­ja­do­ra y la socie­dad orga­ni­za­da de una for­ma abier­ta la que debe lide­rar el cam­bio y no deba­tes de des­pa­cho a puer­ta cerra­da ni personalismos.
6- Los núme­ros en frío del sobe­ra­nis­mo de izquierda:
En las elec­cio­nes fora­les de la CAV se ha per­di­do la dipu­tación de Gipuz­koa y votos en todos los herrial­des lle­gan­do casi has­ta 70.000. En el par­la­men­to foral de Nafa­rroa tenien­do en cuen­ta que en el 2011 Ara­lar esta­ba inte­gra­da en Nabai y aho­ra lo está en EH Bil­du, se podría hablar de un estancamiento.
En las elec­cio­nes muni­ci­pa­les en la CAV se han per­di­do bas­tan­tes ayun­ta­mien­tos y los votos per­di­dos lle­ga­rían tam­bién casi has­ta 70.000. Gipuz­koa, don­de se aca­pa­ra­ba el mayor poder de ges­tión ha sido la mayor per­ju­di­ca­da. En Nafa­rroa Garaia por el con­tra­rio se ha pro­du­ci­do un avan­ce elec­to­ral a nivel municipal.
En Nafa­rroa garaia exis­tía “una misión”. Don­de no la hay o no se tie­ne cla­ro, la gen­te al final tien­de a que­dar­se con el original.
7- En Hego Eus­kal Herria, PSOE y PP siguen bajan­do. ¡Ade­lan­te y que siga deca­yen­do!. Ojo a los posi­bles pac­tos de Ciu­da­da­nos, VOX y UPyD para gober­nar las esca­le­ras de sus res­pec­ti­vos edi­fi­cios. Pode­mos ha teni­do unos bue­nos resul­ta­dos pero a dis­tan­cia de lo cose­cha­do en el esta­do español.
8- Pese a cier­to retro­ce­so de EH Bil­du, aun tenien­do en cuen­ta las posi­bi­li­da­des abier­tas en Nafa­rroa Garaia, sigue exis­tien­do una base exten­sa des­de don­de poder rea­li­zar recu­pe­ra­cio­nes y nue­vos avan­ces, pero para ello la estra­te­gia y la tác­ti­ca van a nece­si­tar remo­de­la­cio­nes que pue­dan hacer que el pro­ce­so de libe­ra­ción nacio­nal y social sal­ga del impas­se en el que se encuen­tra median­te una ofen­si­va polí­ti­co-social en base al poder popu­lar vas­co y la rebeldía/​subversión.
9. Las CUP en Cata­lun­ya han mul­ti­pli­ca­do por cua­tro el núme­ro de con­ce­ja­les y tri­pli­ca el núme­ro de votos de hace cua­tro años.
10. Hace cin­co meses hacía un aná­li­sis de cómo creía que esta­ban las cosas a nivel elec­to­ral ante tan­to son­deo que nos esta­ban ponien­do delan­te de las nari­ces. En cuan­to a EH Bil­du escri­bí esto:
“El pri­mer avi­so de estan­ca­mien­to fue en las euro­peas. Escri­bía tras esas elec­cio­nes que “Ini­cia­ti­va Inter­na­cio­na­lis­ta, EA y Ara­lar suma­ron el 19% en las elec­cio­nes del 2009. EH Bil­du ha teni­do unos resul­ta­dos mili­mé­tri­ca­men­te cal­ca­dos a la suma por­cen­tual de esas for­ma­cio­nes hace cua­tro años con lo que se podría supo­ner que apor­ta Alter­na­ti­ba. Es decir, esta vez no ha habi­do avan­ce ni efec­to mul­ti­pli­ca­dor. De ahí se pue­den extraer dos con­clu­sio­nes. Que una par­te del elec­to­ra­do acti­vo del sobe­ra­nis­mo de izquier­da esta vez no le ha vota­do posi­ble­men­te por cier­to des­en­can­to y que no se ha sabi­do acu­mu­lar a la izquier­da del PNV, PSOE y PP pese a la irrup­ción de una bol­sa de votos muy des­ta­ca­ble en ese sen­ti­do al calor de la cri­sis. Izquier­da Uni­da ha pasa­do del 1,9% al 5,8%, y el nue­vo par­ti­do Pode­mos alcan­za el 6,78% en Eus­kal Herria sur. Un por­cen­ta­je nada despreciable.”
Creo que des­de las euro­peas has­ta hoy, del estan­ca­mien­to pro­ba­ble­men­te se haya pasa­do ya a la baja­da por­cen­tual espe­cial­men­te en la CAV. Y jus­to en el con­tex­to obje­ti­vo que se había soña­do siem­pre. El derrum­be del espa­ño­lis­mo, el estan­ca­mien­to e impo­si­bi­li­dad de expan­sión del PNV y la cri­sis gene­ra­li­za­da del capi­ta­lis­mo y el régi­men español.
Razo­nes para ello segu­ra­men­te se encuen­tran en la depen­den­cia ins­ti­tu­cio­nal dañi­na hacia el PNV dán­do­le la lla­ve de la ini­cia­ti­va polí­ti­ca, cosa que en Nafa­rroa Garaia no se sufre de la mis­ma mane­ra al no dar­le ya de un tiem­po a esta par­te al PSN seme­jan­te capa­ci­dad de movi­mien­to. A un enve­je­ci­mien­to y ago­ta­mien­to total de la estruc­tu­ra ins­ti­tu­cio­nal del sobe­ra­nis­mo vas­co detec­ta­do muy tar­de y que no ha sabi­do salir del con­ven­cio­na­lis­mo entran­do en polí­ti­cas cadu­cas basa­das en el “acuer­do” ins­ti­tu­cio­nal y no en la con­fron­ta­ción y la lucha popular.
Esto entre otros fac­to­res rela­cio­na­dos con el “nue­vo tiem­po” ha pro­du­ci­do un des­en­can­to en sec­to­res del sobe­ra­nis­mo de izquier­da vas­co y ha impo­si­bi­li­ta­do un cre­ci­mien­to por la izquier­da cuan­do todos los fac­to­res hubie­ran pro­pi­cia­do que hoy EH Bil­du pudie­ra haber auna­do casi todo el des­ape­go social exis­ten­te hacia el sis­te­ma encau­zán­do­lo hacia una alter­na­ti­va defi­ni­da. La mode­ra­ción, el con­ser­va­du­ris­mo y no tomar ries­gos ha ido en contra.
Para rever­tir esta ten­den­cia, antes que EH Bil­du, el pro­pio Sor­tu debe­ría salir de lo obso­le­to y tener una fuer­te remo­de­la­ción y rege­ne­ra­ción enca­mi­na­da a la cons­truc­ción de una uni­dad popu­lar, que no par­ti­do al uso, que ver­da­de­ra­men­te aúne a todos los sec­to­res inde­pen­den­tis­tas y socia­lis­tas de este país con meca­nis­mos de par­ti­ci­pa­ción y deci­sión inter­nas que mime­ti­zen el pro­ce­so simi­lar nece­sa­rio para que Eus­kal Herria deci­da en todos los cam­pos. Sien­do Sor­tu un pun­to de encuen­tro no de nin­gu­na estra­te­gia sino de los inde­pen­den­tis­tas y socia­lis­tas revo­lu­cio­na­rios de este país que dise­ñan estra­te­gias, las com­par­tan o no com­par­tan en dife­ren­tes gra­dos evi­tan­do así el dis­cur­so úni­co y lo obli­ga­to­rio de lo homo­gé­neo, sin dejar espa­cio a los per­so­na­lis­mos y a lo endó­geno ni que el peso de la estruc­tu­ra cai­ga como una losa sobre la masa social aco­tan­do la ima­gi­na­ción, la diver­gen­cia, la inte­li­gen­cia colec­ti­va y en defi­ni­ti­va la fres­cu­ra. Y en EH Bil­du más de lo mismo.
Mien­tras, como decía un cole­ga, el des­afec­to con la polí­ti­ca par­la­men­ta­ria sigue cre­cien­do en la cla­se tra­ba­ja­do­ra, la ausen­cia de movi­mien­to mina el engan­che social, no empa­ti­zar con las nue­vas (y algu­nas vie­jas) gene­ra­cio­nes está abrien­do una brecha.
Las pis­tas creo que siguen estan­do en los valo­res y ense­ñan­zas del movi­mien­to popu­lar vas­co y tener siem­pre pre­sen­te que nin­gu­na orga­ni­za­ción ni par­ti­do por muy gran­de que sea o por muchos votos que pue­da tener podrá sol­ven­tar los pro­ble­mas de la cla­se tra­ba­ja­do­ra vas­ca, que es ella sola la que pue­de hacer­lo y por tan­to lo prio­ri­ta­rio es ella. Mas allá de la pro­pia apues­ta ins­ti­tu­cio­nal, el pro­pio MLNV en todas sus estruc­tu­ras (y en nue­vas que muy nece­sa­ria­men­te deben apa­re­cer) así como en sus acti­vi­da­des, es el que ver­da­de­ra­men­te nece­si­ta reagru­par­se y resi­tuar­se ante las con­di­cio­nes obje­ti­vas existentes.”


El pro­ce­so revo­lu­cio­na­rio de Nica­ra­gua demos­tró que la ima­gi­na­ción de la huma­ni­dad, de la mujer y el hom­bre, debe libe­rar­se, cobrar poder. Los rebel­des tie­nen que seguir sien­do rebel­des des­pués de la toma del poder. Más que antes, inclu­so. Los rebel­des deben ser fle­xi­bles, crí­ti­cos y auto­crí­ti­cos; poner todo en duda has­ta que no se com­prue­be su efec­ti­vi­dad. Si el revo­lu­cio­na­rio no es rebel­de, no pue­de ser revo­lu­cio­na­rio nun­ca. Y si el rebel­de no es revo­lu­cio­na­rio es pre­ci­so hacer lo posi­ble para que se trans­for­me en un revo­lu­cio­na­rio. El revo­lu­cio­na­rio es un rebel­de orga­ni­za­do colec­ti­va­men­te. En este ámbi­to, los san­di­nis­tas fue­ron muy ima­gi­na­ti­vos. No había nada de orto­do­xia. En 1980, pro­duc­to de la inmen­sa cam­pa­ña de alfa­be­ti­za­ción rea­li­za­da, el san­di­nis­mo ter­mi­nó por ganar el cora­zón de su pue­blo. Eso lue­go sufrió cam­bios debi­do a algu­nos diri­gen­tes san­di­nis­tas que se des­pren­die­ron del pro­pio san­di­nis­mo y por­que la gue­rra y su cos­to en vidas fue feroz. Las cifras en este sen­ti­do son opa­cas y dolo­ro­sas en un país que cuan­do se lle­gó al poder con­ta­ba con menos de tres millo­nes de habi­tan­tes. Los años más duros de la gue­rra corrie­ron entre 1982 y 83.
Andrés Figue­roa Cor­ne­jo, gue­rri­lle­ro san­di­nis­ta a 33 años de la vic­to­ria sandinista

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on Facebook
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.