Sexua­li­dad femi­nis­ta y libe­ra­ción social

La sexua­li­dad que tene­mos es, como todo, una cons­truc­ción social. Se ha con­fi­gu­ra­do en torno a un mode­lo hete­ro­se­xual, occi­den­tal y patriar­cal. En ese mode­lo, el pla­cer, sobre todo el de las muje­res, se invi­si­bi­li­za y se pre­sen­ta como cons­trui­do para otros. Des­de la infan­cia se impo­ne un úni­co mode­lo de sexua­li­dad: falo­cén­tri­co y este­reo­ti­pa­do, don­de el suje­to del dis­cur­so es el varón, lo masculino.
El cuer­po de las muje­res es el lugar des­de el que se teje la mara­ña de repre­sión patriar­cal en la que todas las per­so­nas están, en mayor o menor medi­da, atra­pa­das des­de su naci­mien­to. Los man­da­tos socia­les más des­truc­ti­vos se han cons­trui­do a par­tir de dos ele­men­tos esen­cia­les: la repre­sión y la hiper­se­xua­ción del cuer­po de las muje­res. La moral repre­si­va, en nues­tro con­tex­to cató­li­ca, se ha des­car­ga­do fun­da­men­tal­men­te sobre las muje­res, tan­to invi­si­bi­li­zan­do y anu­lan­do – con fre­cuen­cia con vio­len­cia – su sexua­li­dad acti­va, como cons­tru­yen­do y exa­cer­ban­do su poten­cial ero­ti­zan­te al ser­vi­cio del pla­cer del hom­bre hete­ro­se­xual. Se ha cons­trui­do un mode­lo tre­men­da­men­te útil: muje­res des­ti­na­das de for­ma supues­ta­men­te natu­ral a repro­du­cir­se para el sis­te­ma y ser al mis­mo tiem­po suje­tos pasi­vos hiper­se­xua­dos con la fun­ción social de garan­ti­zar satis­fac­ción y pla­cer a otros. El tra­ba­jo repro­duc­ti­vo tra­di­cio­nal­men­te asig­na­do a las muje­res – el de cui­da­dos afec­ti­vos, mate­ria­les, pero tam­bién sexua­les, en la ins­ti­tu­ción fami­liar y en todos los gru­pos socia­les – es uno de los ele­men­tos cla­ve que per­mi­ten expli­car la con­so­li­da­ción del engra­na­je de explo­ta­ción capitalista.
Y en este entra­ma­do tan con­ve­nien­te, la reli­gión ha sabi­do acti­var siem­pre meca­nis­mos de cas­ti­go y recom­pen­sa, con el mie­do y el olvi­do pro­gra­ma­do como gran­des cata­li­za­do­res de obe­dien­cia y paz social. El ejem­plo para­dig­má­ti­co es la ter­gi­ver­sa­ción e invi­si­bi­li­za­ción de la caza de bru­jas en los libros de his­to­ria, que ha supues­to borrar uno de los focos de resis­ten­cia más impor­tan­tes de la tran­si­ción del Feu­da­lis­mo al capi­ta­lis­mo. Dos­cien­tos años de eje­cu­cio­nes y tor­tu­ras que con­de­na­ron a miles de muje­res a una muer­te terri­ble fue­ron eli­mi­na­dos de la His­to­ria ofi­cial y redu­ci­dos a algo per­te­ne­cien­te al fol­clo­re (1).
Con la adap­ta­ción de las nor­mas patriar­ca­les al con­tex­to capi­ta­lis­ta toma fuer­za un ter­cer ele­men­to: el espe­jis­mo de la libe­ra­ción. Los avan­ces for­ma­les hacia la igual­dad de géne­ro, limi­ta­dos en su alcan­ce tan­to en con­te­ni­do como geo­grá­fi­ca­men­te, fun­cio­nan como la rama que no deja ver el bos­que. Si el pac­tis­mo sin­di­cal y el Par­la­men­ta­ris­mo com­pra­ron el silen­cio y la paz social de la mayor par­te de sin­di­ca­tos, los avan­ces for­ma­les en mate­ria de igual­dad – y las sub­ven­cio­nes que el poder da con la otra mano – se han hecho median­te la eli­mi­na­ción de la esen­cia anti­sis­te­ma de bue­na par­te del movi­mien­to femi­nis­ta. Así, la opre­sión de géne­ro per­ma­ne­ce casi intac­ta pero se expan­de la sen­sa­ción fic­ti­cia de trans­for­ma­ción profunda.
En este con­tex­to, per­sis­te el cues­tio­na­mien­to gene­ral de pau­tas sexua­les real­men­te libres. Aun hoy, salir­se de la nor­ma de géne­ro, de los már­ge­nes estre­chos de los este­reo­ti­pos hete­ro­pa­triar­ca­les – del man­da­to sobre lo que es mas­cu­lino y feme­nino, lo deco­ro­so y lo trans­gre­sor, lo acep­ta­ble y lo inacep­ta­ble – sue­le ser muy dolo­ro­so. Esta­mos atra­pa­das en com­par­ti­men­tos estan­cos afec­ti­vos, socia­les, sexua­les, que limi­tan des­de el naci­mien­to a todas las per­so­nas, pero muti­la de mil for­mas a todas las muje­res sin excepción.
La sexua­li­dad que tene­mos es, como todo, una cons­truc­ción social. Se ha con­fi­gu­ra­do en torno a un mode­lo hete­ro­se­xual, occi­den­tal y patriar­cal. En ese mode­lo, el pla­cer, sobre todo el de las muje­res, se invi­si­bi­li­za y se pre­sen­ta como cons­trui­do para otros. Des­de la infan­cia se impo­ne un úni­co mode­lo de sexua­li­dad: falo­cén­tri­co y este­reo­ti­pa­do, don­de el suje­to del dis­cur­so es el varón, lo masculino.
La moral repre­si­va afec­ta a todo el mun­do, pero no por igual. La mayo­ría de los niños pue­den encon­trar­la, aun­que dis­tor­sio­na­da, a tra­vés del humor o las imá­ge­nes. En el caso de las niñas has­ta la vul­va es inter­na, difí­cil de cono­cer de un vistazo.
Cre­cen para ser lim­pias, coque­tas, dis­cre­tas, lle­var ropa incó­mo­da, y es posi­ble que pasen muchos años antes de que sepan qué for­ma tie­ne su vul­va. Su pla­cer, si exis­te, es invi­si­ble e inconcebible.
En nues­tro país no ha habi­do nun­ca un pro­gra­ma de edu­ca­ción sexual inte­gra­do en sis­te­ma edu­ca­ti­vo, exis­tien­do, en el mejor de los casos, sesio­nes ais­la­das que depen­den del per­fil del AMPA o del Con­se­jo Esco­lar. Esto supo­ne en la prác­ti­ca per­pe­tuar en una socie­dad la igno­ran­cia del pro­pio cuer­po y, en un Esta­do fal­sa­men­te acon­fe­sio­nal, ins­ti­tu­cio­na­li­zar pau­tas de com­por­ta­mien­to atra­ve­sa­das por la repre­sión, la alie­na­ción y el moralismo.
El apren­di­za­je de cues­tio­nes tan bási­cas como la auto­ex­plo­ra­ción, el reco­no­ci­mien­to de las muchas fuen­tes de pla­cer o la fun­ción del orgas­mo son aje­nas al pro­ce­so edu­ca­ti­vo habi­tual y por supues­to al fami­liar, con rarí­si­mas excepciones.
Son cues­tio­nes que tam­po­co han preo­cu­pa­do a las orga­ni­za­cio­nes de izquier­das. Si el femi­nis­mo de cla­se ha sido un com­po­nen­te invi­si­ble – y a menu­do sos­pe­cho­so de “refor­mis­mo” – para la mayor par­te de las luchas socia­les y obre­ras, el tra­ba­jo de una sexua­li­dad femi­nis­ta ha sido ya prác­ti­ca­men­te inexis­ten­te. La agen­da femi­nis­ta de la izquier­da se ha limi­ta­do has­ta aho­ra, con dema­sia­da fre­cuen­cia, a la lucha por el dere­cho al abor­to. Y si bien es cier­to que luchar por la mater­ni­dad como opción y no como man­da­to es un con­cep­to trans­for­ma­dor en sí mis­mo, el dere­cho a deci­dir sobre el pro­pio cuer­po es algo mucho más amplio. Abar­ca ele­men­tos esen­cia­les como el dere­cho al pla­cer y a desa­rro­llar una iden­ti­dad sexual y de géne­ro ple­na y auto­de­ter­mi­na­da. Aun­que sabe­mos que esa sexua­li­dad esen­cial­men­te libre no es posi­ble en el con­tex­to capi­ta­lis­ta, la crí­ti­ca al patrón sexual machis­ta y hete­ro­cen­tra­do deben estar en la agen­da y for­mar par­te de un pro­ce­so cons­tan­te de autocrítica.
El tra­ba­jo de estas cues­tio­nes debe­ría abor­dar­se liga­do a las cues­tio­nes de salud men­tal y tener siem­pre en cuen­ta los efec­tos devas­ta­do­res de la moral repre­si­va, la frus­tra­ción, la ansie­dad y la angus­tia en las per­so­nas que nos rodean. Avan­zar en el tra­ba­jo de géne­ro y en la nor­ma­li­za­ción de la sexua­li­dad femi­nis­ta en la acti­vi­dad dia­ria es una cues­tión de super­vi­ven­cia, muchas veces en sen­ti­do estricto.
________________
1. Cali­bán y la bru­ja. Muje­res, cuer­po y acu­mu­la­ción pri­mi­ti­va. Sil­via Fede­ri­ci. 2004. http://​www​.lahai​ne​.org/​c​a​l​i​b​a​n​-​y​-​l​a​-​b​r​uja
Artícu­lo publi­ca­do en la Revis­ta Espi­ne­ta amb Cara­go­lins nº 13.

Tex­to com­ple­to en: http://​www​.lahai​ne​.org/​s​e​x​u​a​l​i​d​a​d​-​f​e​m​i​n​i​s​t​a​-​y​-​l​i​b​e​r​a​c​i​o​n​-​s​o​c​ial

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *