El Archi­vo de la Inter­na­cio­nal Comu­nis­ta, acce­si­ble en ver­sión digi­tal

El archi­vo de la Komin­tern (la Inter­na­cio­nal Comu­nis­ta, fun­da­da en 1919 y disuel­ta 1943) fue abier­to al públi­co en ver­sión elec­tró­ni­ca en el Archi­vo Esta­tal de His­to­ria Social y Polí­ti­ca de Rusia (AEHSPR) de Mos­cú.
Los mate­ria­les esca­nea­dos y divul­ga­dos en la web equi­va­len a cer­ca del 10% del con­jun­to de
docu­men­tos de la enti­dad que unió a dece­nas de par­ti­dos y orga­ni­za­cio­nes comu­nis­tas de todo el mun­do en la Ter­ce­ra Inter­na­cio­nal. El mate­rial digi­ta­li­za­do supo­ne cer­ca de 89 colec­cio­nes (de un total de 500) y más de 1,5 millo­nes de docu­men­tos. El equi­va­len­te a 10 colec­cio­nes de docu­men­tos de la Komin­tern tie­nen toda­vía carác­ter secre­to, aun­que se tra­ba­ja en su des­cla­si­fi­ca­ción, afir­mó la inves­ti­ga­do­ra.
Con moti­vo del lan­za­mien­to del archi­vo digi­tal se cele­bró en el AEHSPR una expo­si­ción en la que figu­ran corres­pon­den­cia de los diri­gen­tes polí­ti­cos, inclui­do Sta­lin, car­te­les, foto­gra­fías (tam­bién de la gue­rra de Espa­ña y las Bri­ga­das Inter­na­cio­na­les), todo ello en ver­sión ori­gi­nal.
El acce­so a los fon­dos digi­ta­li­za­dos es libre y gra­tui­to. Antes, los inves­ti­ga­do­res podían con­sul­tar­los en la sala de lec­tu­ra del AEHSPR.
El AEHSPR, que diri­ge el his­to­ria­dor ruso Soro­kin, ha divul­ga­do tam­bién en la web los docu­men­tos per­so­na­les de Sta­lin así como la docu­men­ta­ción del Polit­bu­ró del Par­ti­do Comu­nis­ta de la URSS (órgano de direc­ción colec­ti­va del PCUS). Asi­mis­mo, son acce­si­bles los docu­men­tos de las Bri­ga­das Inter­na­cio­na­les que lucha­ron en la Gue­rra Civil.
En rela­ción a los archi­vos sovié­ti­cos, hay que recor­dar aquí, como com­ple­men­to a la entra­da, que uno de los argu­men­tos uti­li­za­dos comun­men­te por los anti­co­mu­nis­tas, prin­ci­pal­men­te antes del final de la U.R.S.S. en los noven­ta, es el de que los «enor­mes e indes­crip­ti­bles crí­me­nes de los comu­nis­tas» sal­drían a la luz cuan­do se abrie­ran los archi­vos de la KGB o del PCUS. Sin embargo,una vez abier­tos, que ya lle­van unos añi­tos, pare­ce que guar­dan silen­cio por­que lo demos­tra­do es que el fas­cis­mo, lo que algu­nos lla­man capi­ta­lis­mo para escon­der su carac­ter san­gui­na­rio, mien­ta inclu­so más que mata.
Afor­tu­na­da­men­te, his­to­ria­do­res como Mario Sou­sa, Gro­ver Furr o Ludo Mar­tens han demos­tra­do, estu­dian­do esos archi­vos, citan­do a uno de ellos, «que el perio­do de la his­to­ria sovié­ti­ca con Sta­lin al fren­te ha sido com­ple­ta­men­te ter­gi­ver­sa­do. No solo “un error aquí y allá”, sino bási­ca­men­te un enor­me frau­de, la men­ti­ra más gran­de del siglo. Y gra­cias a mi cole­ga de Mos­cú, Vla­di­mir L. Bobrov, que fue el pri­me­ro que me mos­tró estos docu­men­tos, me dio valio­sos con­se­jos en varias oca­sio­nes y reali­zó un exce­len­te tra­ba­jo de tra­duc­ción».
Así que para los comu­nis­tas, el acce­so a los archi­vos, su des­cla­si­fi­ca­ción, siem­pre es una bue­na noti­cia, por­que, como diría Lenin, la ver­dad siem­pre es revo­lu­cio­na­ria.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *