El amor color de un arcoí­ris- Ilka Oli­va Cora­do

Un día yen­do de com­pras en un cen­tro comer­cial, con mi her­ma­na, me detu­ve en un ana­quel lleno de revis­tas de moda y la lla­mé, seña­lé una revis­ta y le dije: esa mujer me vuel­ve loca. Era Julian­ne Moo­re. Y ella me dijo, ¿no es que Queen Lati­fah? Y comen­zó a reír. Bueno, le dije, es que me gus­tan todas. Y es cier­to, las muje­res me gus­tan todas. Con algu­nas excep­cio­nes que tie­nen que ver con la arro­gan­cia, la apa­tía y la dis­cri­mi­na­ción. Mi her­ma­na cuan­do está cam­bian­do canal en la tele­vi­sión y apa­re­ce Meryl Streep me dice, ¡Negra encon­tré una pelí­cu­la de tu amor! ¿La que­rés ver? Como ser humano y actriz me fas­ci­na Audrey Hep­burn. Aun­que mi amor de amo­res siem­pre será la Vio­le­ta Parra​.Me suce­de que cuan­do voy a un tea­tro, a un res­tau­ran­te, a un museo o esté den­tro de cual­quier recin­to, apa­re­ce una mujer que se con­vier­te en la musa, en el aire que res­pi­ro, me suce­de tam­bién con hom­bres, a veces son ambos un hom­bre y una mujer, com­ple­ta­men­te extra­ños, a quie­nes nun­ca he vis­to en mi vida pero que en ese ins­tan­te lo son todo. Des­pier­tan mis infier­nos y tam­bién con­tra­dic­to­ria­men­te cal­man mis ansie­da­des. Y no les hablo, ni siquie­ra tie­nen que estar cer­ca, pero son esas almas diá­fa­nas que se con­vier­ten en nie­bla. Un alma así es la de Ange­li­na Jolie que tras­pa­sa las pan­ta­llas, su esen­cia huma­na va más allá. Ale­jan­dra Pizar­nik y Maya Ange­lou. Susan Son­tag y Fede­ri­co Gar­cía Lor­ca.
Con mis aman­tes hom­bres, cuan­do vamos cami­nan­do por la calle y me deten­go a admi­rar la belle­za de las muje­res, de pron­to me paro en seco y los jalo del bra­zo y les digo: ¡mirá esa her­mo­su­ra de mujer! Y ellos bien tran­qui­los con­tes­tan: sí, está sim­pá­ti­ca. ¿Sim­pá­ti­ca? Es un muje­rón, no jodás, mirá esas pier­nas bien tra­ba­ja­das, esa mira­da que lo dice todo. Y ellos comien­zan a reír a car­ca­ja­das. Saben mi mal. Tam­bién me suce­de con los hom­bres, que les digo: qué man­go de hom­bre. Y ellos con­tes­tan: sí, está galán. ¿Galán? Mirá qué bar­ba tan espe­sa, qué altu­ra. Y se doblan de la risa. Mi fas­ci­na­ción siem­pre han sido los hom­bres atlé­ti­cos, altos, con bar­ba espe­sa y cabe­llo cano. Y las muje­res me enlo­que­cen feme­ni­nas a morir. Esas que des­ti­lan sen­sua­li­dad con un solo ges­to, con una mira­da. Me fas­ci­nan mayo­res, míni­mo que me lle­ven 20 años de edad. Con las muje­res tam­bién, vamos por la calle y veo otras Venus recién apea­das de saber qué Olim­po y sien­to taqui­car­dia en el cora­zón, una espe­cie de batu­ca­da que bien o me encien­de en lla­mas de pasión o hace aflo­rar la suti­le­za y me que­do embe­le­sa­da con­te­nien­do el aire.
Des­de siem­pre he sido así, me da exac­ta­men­te igual lo de los géne­ros y sus patro­nes patriar­ca­les. Me encan­tan los hom­bres finos, esos que son más sen­sua­les que las muje­res. Me encan­ta que se atre­van a ser. Me encan­tan las muje­res que por den­tro de sien­ten hom­bres, que se atre­van a vivir lo que sien­ten. Me fas­ci­nan las per­so­nas tran­se­xua­les, ellas van más allá de lo que sig­ni­fi­ca ser recha­za­da, barren con todo, son todo o nada. Esa acti­tud me col­ma. Una admi­ra­ción pro­fun­da pro­fe­so por las que rom­pen el mol­de. Por aque­llas que no se sien­ten de nin­gún géne­ro. Me fas­ci­nan las que aman en lugar de odiar.
De pron­to ver a dos hom­bres toma­dos de la mano en ple­na vía públi­ca, o besán­do­se en un res­tau­ran­te, como cual­quier pare­ja hete­ro­se­xual. Ver a dos muje­res que son pare­ja y mamás. A dos hom­bres que son padres. Eso col­ma. Col­ma que las per­so­nas vivan lo que son y lo que sien­ten. Que nadie los seña­le y los dis­cri­mi­ne.
Soña­do es que todos ten­ga­mos los mis­mos dere­chos sin que nues­tra iden­ti­dad sexual sea un refe­ren­te o con­tra­tiem­po. Soña­do es aca­bar con ese odio. Con la dis­cri­mi­na­ción. Con la homo­fo­bia. Soña­do es que abra­mos los bra­zos y apren­da­mos que las dife­ren­cias nos engran­de­cen.
Apren­da­mos que los géne­ros no nos deben limi­tar, que el amor humano no entien­de de razas, colo­res, idio­mas, fron­te­ras. Oja­lá que la pala­bra jus­ti­cia tam­bién nos lle­gue al cere­bro y reapren­da­mos y ter­mi­ne­mos con los este­reo­ti­pos y los pre­jui­cios. El amor no tie­ne color, pero si insis­ti­mos es del color del arcoí­ris.
En el Día Inter­na­cio­nal Con­tra la Homo­fo­bia. Sea­mos todos par­te del cam­bio.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *