Spain will kill teh inter­net- Borro­ka Garaia

internet-kill-switch-ars
El otro día un gru­po de geeks dis­cu­tían sobre el futu­ro de inter­net. Unos decían que tenía el futu­ro ase­gu­ra­do, otros ase­gu­ra­ban que “des­apa­re­ce­ría” y se inte­gra­ría en la vida huma­na aun­que no expli­ca­ban cla­ra­men­te de qué mane­ra. Me hubie­ra gus­ta­do meter­me en esa dis­cu­sión pero ya se sabe que colar­se en una dis­cu­sión de geeks pue­de ser algo pelia­gu­do si no sabes hablar en códi­go bina­rio.
El caso es que les hubie­ra dicho que la red de redes cla­ro que peli­gra y qui­zás ten­ga los días con­ta­dos. Que el esta­do espa­ñol se iba a encar­gar de ello cuan­do de con el mapa de inter­net, los cables que lo conec­tan y reúna las tije­ras nece­sa­rias. Mien­tras tan­to, se dedi­can a dete­ner a usua­rios de las redes socia­les.
Si ayer la ertzain­tza vol­vía a dar ver­güen­za aje­na apa­lean­do a pla­cer, dejan­do gen­te incons­cien­te, ame­na­zan­do, cau­san­do dece­nas de heri­dos, prac­ti­can­do deten­cio­nes y lle­van­do a la cár­cel a mas jóve­nes por la cara, hoy le toca el turno a sus pri­mos her­ma­nos de la guar­dia civil prac­ti­can­do dece­nas de deten­cio­nes.
El 30 de noviem­bre de 1997 y en home­na­je al enton­ces octo­gé­si­mo ani­ver­sa­rio de la Revo­lu­ción Rusa, apa­re­ció en la web la pági­na Bas­que Red Net ( La red vas­ca roja). Una pági­na for­ma­do por per­so­nas comu­nis­tas e inde­pen­den­tis­tas vas­cas, femi­nis­tas y eco­lo­gis­tas radi­ca­les, intere­sa­das en la infor­ma­ción y la comu­ni­ca­ción. Inter­net enton­ces no tenía la expan­sión e inci­den­cia actual pero rápi­da­men­te se con­vir­tió en un refe­ren­te y una de las pre­sen­cias más fuer­te de la izquier­da vas­ca en la red en inglés, eus­ka­ra y cas­te­llano.
Antes de que la mayo­ría de la pobla­ción vas­ca supie­ra siquie­ra que era eso de inter­net, los esta­dos ya tenían muy cla­ro la poten­cia­li­dad que podía tener para un movi­mien­to de libe­ra­ción nacio­nal como el vas­co al que se le ha some­ti­do a la máxi­ma cen­su­ra, mar­gi­na­ción y silen­cia­mien­to. Los ata­ques no se hicie­ron espe­rar des­de el mis­mo momen­to de la pre­sen­cia vas­ca en el ciber­es­pa­cio.
Duran­te 1996 diver­sas pági­nas web sufrie­ron ata­ques meno­res. Sin embar­go, en 1997 la web Eus­kal Herria Jour­nal fue obje­ti­vo de una gran cam­pa­ña mediá­ti­ca con el fin de sabo­tear­la ya que con­ta­ba con el mayor con­te­ni­do alter­na­ti­vo en inglés sobre el con­flic­to en Eus­kal Herria .Con­si­guie­ron tum­bar el ser­vi­dor jun­to a cien­tos de pági­nas que tam­bién esta­ban alo­ja­das en el mis­mo lugar. Posi­ble­men­te este fue el pri­mer ata­que direc­to en la red y orga­ni­za­do por el esta­do usan­do de tapa­de­ra a “incon­tro­la­dos”.
En el 2000 otra pági­na vas­ca se vio obli­ga­da a cerrar. La de la Aso­cia­ción Con­tra la Tor­tu­ra que publi­ca­ba infor­mes sobre las denun­cias por tor­tu­ras con­tra fun­cio­na­rios públi­cos. La Agen­cia de Pro­tec­ción de Datos espa­ño­la ale­gó ile­gal tra­ta­mien­to de la infor­ma­ción en una manio­bra para cen­su­rar las denun­cias de tor­tu­ras.
Por esas fechas ya esta­ba en acti­vo una pro­fun­da cam­pa­ña cri­mi­na­li­za­do­ra con­tra medios alter­na­ti­vos vas­cos pre­pa­ran­do el terreno de lo que iba a venir. En el 2002, al calor de la ile­ga­li­za­ción de Bata­su­na, el enton­ces juez espa­ñol Gar­zón que­ría cerrar todas las pági­nas rela­cio­na­das con la izquier­da aber­tza­le, pero al estar muchas de ellas alo­ja­das fue­ra de Eus­kal Herria y del esta­do espa­ñol orde­nó a los pro­vee­do­res de inter­net que toma­ran las medi­das téc­ni­cas nece­sa­rias para que estas no pudie­ran ser acce­si­bles des­de den­tro del esta­do. Los pro­vee­do­res empe­za­ron a uti­li­zar proxys, téc­ni­ca para ace­le­rar la car­ga y el flu­jo de los datos entre el esta­do y el extran­je­ro en este caso, pero en el esta­do espa­ñol se empe­zó a uti­li­zar para fil­trar el con­te­ni­do acce­si­ble des­de el esta­do. Algo que de hecho es ile­gal. Una for­ma de gue­rra sucia esti­lo GAL ciber­né­ti­co. Poco tiem­po des­pués se lega­li­za­ron estas prác­ti­cas median­te la ley que per­mi­ti­ría la cen­su­ra como la LSSI. Median­te esa ley se podría cerrar cual­quier web ale­gan­do el artícu­lo 8 y obli­gar a los pro­vee­do­res a blo­quear las pági­nas que están en el exte­rior.
Lle­ga­rían de esta mane­ra el cie­rre cen­su­ra­dor de webs como la del par­ti­do polí­ti­co Bata­su­na, del perió­di­co Egun­ka­ria o la de Bas­que red net entre otras. Por ejem­plo, la empre­sa cana­dien­se Tera-byte ale­gó para pro­ce­der al cie­rre, el absur­do de que “Bas­que-Red Net está actual­men­te cata­lo­ga­da como una cono­ci­da orga­ni­za­ción terro­ris­ta por el Gobierno cana­dien­se”.
Con el tiem­po, a los cie­rres de webs se aña­di­rían deten­cio­nes y cár­cel. En julio del 2009 la guar­dia civil entró en la sede de la pági­na web alter­na­ti­va de temá­ti­ca juve­nil Gaz­te Sarea rea­li­zan­do tres deten­cio­nes. Nue­ve impu­tados que­da­ron para jui­cio. Esta situa­ción de repre­sión y per­se­cu­ción difi­cul­tó su tarea infor­ma­ti­va y en el 2010 se vio for­za­da a aban­do­nar el pro­yec­to.
En el 2011, la pági­na web Apur­tu, tes­ti­go incó­mo­da de la vio­len­cia de esta­do, tras una ope­ra­ción poli­cial con cua­tro deten­cio­nes fue clau­su­ra­da por orden de la audien­cia nacio­nal y lle­van­do a la cár­cel y a la dis­per­sión a Miguel Angel Lla­mas, “Pitu” .
Diver­sos pro­ce­sos ile­ga­li­za­do­res tam­bién ser­vi­rían como excu­sa para cerrar innu­me­ra­bles webs de diver­sas agru­pa­cio­nes a lo lar­go de los años.
El tiem­po sigue pasa­do y hemos cono­ci­do nue­vos epi­so­dios como el cie­rre de Bur­la­ta Herria, la per­se­cu­ción inqui­si­to­rial con­tra Ernai en la red, a lo que hay que unir las peti­cio­nes de cár­cel a perio­dis­tas de Topa­tu, o como recien­te­men­te se cono­cía de La Hai­ne. Todo ello uni­do a la cada vez mas fuer­te per­se­cu­ción con­tra los usua­rio de redes socia­les jun­to con las vuel­tas de tuer­ca en leyes mor­da­za de con­trol social.
¿Has­ta cuan­do segui­rá esta mier­da? Pues eso, has­ta que el esta­do espa­ñol tum­be inter­net por­que des­de lue­go no pare­ce que las medi­das fas­cis­tas de un esta­do decré­pi­to hagan callar a la gen­te tam­po­co en inter­net. Como des­de ayer bien pode­mos ver, lle­nan­do has­ta la ban­de­ra de denun­cias las redes socia­les ante las sal­va­ja­das poli­cia­les

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *