¿Cuál es el obje­ti­vo de la ofen­si­va con­tra inter­net del Minis­te­rio del inte­rior?- Maxi­mo Ret­ti

El Par­ti­do Popu­lar está deci­di­do a con­tro­lar la comu­ni­ca­ción vía Inter­net. Des­de hace meses,el Minis­te­rio del Inte­rior des­ata, de mane­ra recu­rren­te, autén­ti­cas cam­pa­ñas de ame­dren­ta­mien­to social en con­tra de la libre comu­ni­ca­ción a tra­vés de la Red.
Este tipo de ope­ra­cio­nes resul­tan cohe­ren­tes con los fenó­me­nos que se están pro­du­cien­do en la comu­ni­ca­ción en todo el pla­ne­ta. Los medios de comu­ni­ca­ción en papel se hun­den en caí­da libre. Ya es tan sólo una exigua mino­ría social la que se deci­de a adqui­rir coti­dia­na­men­te perió­di­cos o revis­tas. La gen­te pre­fie­re recu­rrir a fuen­tes infor­ma­ti­vas más fia­bles que las que pro­por­cio­nan los medios con­ven­cio­na­les, con­tro­la­dos por la ban­ca y los gran­des con­sor­cios eco­nó­mi­cos. Y estas fuen­tes se encuen­tran en la Red.
Con la ver­ti­gi­no­sa inno­va­ción elec­tró­ni­ca, las cade­nas tele­vi­si­vas tam­bién están vien­do inva­di­dos sus has­ta ahra indispu­tados terri­to­rios por la tele­vi­sión vía Inter­net, en la que el con­trol ideo­ló­gi­co resul­ta cada día más difí­cil de impo­ner. De igual for­ma, a tra­vés de la comu­ni­ca­ción inter­per­so­nal impor­tan­tes sec­to­res de la pobla­ción mun­dial inter­cam­bian ideas, opi­nio­ne­se ini­cia­ti­vas.
La comu­ni­ca­ción cons­ti­tu­ye una herra­mien­ta impres­cin­di­ble para el poder. A tra­vés de ella las cla­ses domi­nan­tes cons­tru­yen la opi­nión de impor­tan­tes sec­to­res socia­les, a los que tra­tan de dome­ñar ideo­ló­gi­ca­men­te, uti­li­zán­do­los para crear una suer­te de nue­vo «sen­ti­do común» que, mági­ca­men­te, logra que lo injus­to parez­ca jus­to, los opre­so­res, bene­fac­to­res, y los opri­mi­dos, gen­te peli­gro­sa a la que hay que vigi­lar y cas­ti­gar.
Con­tra­ria­men­te a lo que no pocos pien­san, las per­se­cu­cio­nes inter­náu­ti­cas orde­na­das por el minis­tro del Inte­rior, Fer­nán­dez Díaz, en el cur­so de las últi­mas fechas, no son sólo la expre­sión de la vesa­nia de los ultra­con­ser­va­do­res del PP. Con el PSOE, o con cual­quier otro par­ti­do que ten­ga como obje­ti­vo lapre­ser­va­ción del orden esta­ble­ci­do, habría suce­di­do lo mis­mo. Y es así por­que quie­nes están situa­dos en la tras­tien­da del Sis­te­ma, es decir, la Ban­ca y los gran­des gru­pos eco­nó­mi­cos, se aper­ci­ben de que ya no resul­ta tan fácil recon­du­cir a la opi­nión públi­ca como lo era hace tan sólo unos pocos años.
Las ideas se trans­mi­ten a velo­ci­dad de vér­ti­go a tra­vés de las redes socia­les y los medios de comu­ni­ca­ción alter­na­ti­vos al sis­te­ma. Las ver­da­des incues­tio­na­bles se van gra­dual­men­te ero­sio­nan­do. El temor a pen­sar de for­ma dife­ren­te se esfu­ma inexo­ra­ble­men­te. ¿Alguien pue­de creer que eso pasa des­aper­ci­bi­do para los think tanks del sis­te­ma?
Las cla­ses hege­mó­ni­cas son cons­cien­tes de que si lle­gan a per­der la bata­lla ideo­ló­gi­ca se verán obli­ga­das a defen­der sus pri­vi­le­gios de cla­se a tra­vés de la vio­len­cia. Y no es que ten­gan escrú­pu­los a la hora de des­en­ca­de­nar­la, como ha mos­tra­do la his­to­ria reite­ra­da­men­te, pero des­atar esa vio­len­cia con­tra una par­te impor­tan­te de la socie­dad impli­ca siem­pre ries­gos seve­ros para la pre­ser­va­ción de los intere­ses intan­gi­bles de la bur­gue­sía. Esa es la razón, – y no la que pre­tex­ta el Minis­te­rio del Inte­rior -, de la inquie­tud que pro­vo­can en los gla­dia­do­res y cus­to­dios del Poder las nue­vas for­mas de comu­ni­ca­ción.
Pero para los tra­ba­ja­do­res, para la mayor par­te de la socie­dad, empie­za a resul­tar impres­cin­di­ble un cam­bio de ópti­ca en rela­ción con los medios a los que sole­mos lla­mar «alter­na­ti­vos». Cree­mos que ha lle­ga­do la hora de que éstos dejen de ser meros trans­mi­so­res de la «otra opi­nión». Ante la ofen­si­va que se ave­ci­na, se hace pre­ci­so que, a par­tir de aho­ra, empie­cen a con­ver­tir­se en núcleos que no sean sola­men­te por­ta­vo­ces de colec­ti­vos, sino ver­da­de­ros vehícu­los para la orga­ni­za­ción social.
A estas altu­ras, cuan­do el poder se apres­ta a ini­ciar una inten­sa ofen­si­va en con­tra de la libre opi­nión expre­sa­da a tra­vés de Inter­net, resul­ta obso­le­ta la ima­gen de unos órga­nos de pren­sa digi­ta­les de cla­se cons­ti­tui­dos tan sólo por los miem­bros que inte­gran sus res­pec­ti­vas redac­cio­nes. Se hace peren­to­ria la nece­si­dad de arti­cu­lar a tra­vés de ellos tan­to la resis­ten­cia como la ofen­si­va popu­lar. Nos va en ello no solo la liber­tad para pen­sar y la posi­bi­li­dad de trans­mi­tir ideas. Están en jue­go las esca­sas liber­ta­des for­ma­les toda­vía exis­ten­tes.
CONTINÚA LA OLA DE DETENCIONES
La Guar­dia Civil ha pro­ta­go­ni­za­do este mar­tes una ola de deten­cio­nes a gran esca­la que vie­ne a sumar­se al empren­di­da este lunes, y que afec­ta a usua­rios de las redes socia­les que según el Minis­te­rio del Inte­rior, hacen «apo­lo­gía» de un terro­ris­mo que ya no exis­te en Espa­ña, pero que el Par­ti­do Popu­lar per­se­ve­ra en man­te­ner­lo teó­ri­ca­men­te vivo.
Según infor­man las Agen­cias de Pren­sa las deten­cio­nes alcan­zan ya a 40 per­so­nas. A los arres­ta­dos se les impu­ta la difu­sión de men­sa­jes difa­ma­to­rios con­tra víc­ti­mas del terro­ris­mo o alen­tar a la comi­sión de actos terro­ris­tas a tra­vés de las redes socia­les.
Los arres­tos son con­ti­nua­ción de la deno­mi­na­da ope­ra­ción Ara­ña, lle­va­da a cabo des­de el año pasa­do y en la que se detu­vo en dos fases —abril y octu­bre— a 21 y 19 per­so­nas, res­pec­ti­va­men­te, en dife­ren­tes comu­ni­da­des autó­no­mas por ese mis­mo deli­to.
Entre los dete­ni­dos en la ope­ra­ción se encuen­tra el can­tan­te del gru­po “Def con Dos», César Mon­ta­ña, cono­ci­do como César Straw­berry, al pare­cer, que­dó en liber­tad tras pres­tar decla­ra­ción.
Sig­ni­fi­ca­ti­va­men­te el últi­mo tuit de Straw­berry el día antes de su deten­ción fue uno en el que pro­cla­ma­ba su “asco” por varios diri­gen­tes del PP.
César Straw­berry es cono­ci­do por sus spots musi­ca­les en los que la figu­ra y tra­yec­to­ria del ex monar­ca abdi­ca­do Juan Car­los I es ata­ca­da sin con­te

mpla­cio­nes.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *