Sub­co­man­dan­te ‘Galeano’ (EZLN): “Ayotzi­na­pa sig­ni­fi­ca la bús­que­da de la ver­dad y la jus­ti­cia”

1191dc9b-50b6-4fdc-8320-acf13612f098
Inte­gran­tes del EZLN y el sub­co­man­dan­te ‘Galeano’, en el semi­na­rio “El pen­sa­mien­to crí­ti­co fren­te a la hidra capi­ta­lis­ta”, en ima­gen de ayer en la noche. Foto Víc­tor Camac

San Cris­tó­bal de las Casas, Chis. Cuan­do los fami­lia­res de los nor­ma­lis­tas de Ayotzi­na­pa des­apa­re­ci­dos y ase­si­na­dos levan­tan la deman­da de ver­dad y jus­ti­cia, “están levan­tan­do una deman­da uni­ver­sal” por­que “la cuen­ta no deja de cre­cer y la lar­ga suma” de des­apa­re­ci­dos y ase­si­na­dos “se sale del esta­do de Gue­rre­ro, de Méxi­co, de Cen­tro Amé­ri­ca, del con­ti­nen­te”, afir­mó el sub­co­man­dan­te insur­gen­te Galeano (antes Mar­cos).

Los inte­gran­tes del Ejér­ci­to Zapa­tis­ta de Libe­ra­ción Nacio­nal (EZLN), aña­dió, “no olvi­da­re­mos y no ter­mi­na­re­mos nun­ca de agra­de­cer” que los fami­lia­res de los nor­ma­lis­tas hayan veni­do a pla­ti­car con los zapa­tis­tas, por­que “bien sabe­mos que les dije­ron que no lo hicie­ran, que el zapa­tis­mo ya había pasa­do de moda, que los íba­mos a mal orien­tar, a usar, pero como quie­ra vinie­ron y nos ali­men­ta­ron”.

Refi­rió que, “noso­tros, espe­ra­mos la pala­bra de quie­nes no hacen del dolor y la rabia un espec­tácu­lo; espe­ra­mos la pala­bra de los fami­lia­res de los que hacen fal­ta. Así supi­mos de la vida de ellos, cono­ci­mos, es decir, hici­mos nues­tro el dolor y nues­tra la rabia.

“Ya sabía­mos que los medios nos iban a hablar de algo pasa­do y los fami­lia­res de algo pre­sen­te, que íba­mos a encon­trar en ellas y ellos el futu­ro por­que el por­ve­nir, ami­goos y enemi­goas, se cons­tru­ye cuan­do alguien en cual­quier rin­cón y sin impor­tar si le lle­van o no la cuen­ta no se rin­de, no se ven­de, no clau­di­ca”.

Ase­gu­ró que “allá arri­ba se ahon­da el inte­rés por dar vuel­ta a la hoja, por supe­rar­lo, por mirar para ade­lan­te”, pero “¿cómo se supera una ausen­cia inex­pli­ca­ble?”. Ade­más, “ade­lan­te hay un abis­mo sin fon­do en el que al caer ni siquie­ra que­da el con­sue­lo de un final, por­que la des­apa­ri­ción for­za­da es una caí­da con­ti­nua, el terror alar­gán­do­se más y más”.

Acá aba­jo, reite­ró, “Ayotzi­na­pa sig­ni­fi­ca en cam­bio la bús­que­da por­fia­da de la ver­dad y la jus­ti­cia. Y se bus­ca mar­ti­llan­do pre­gun­tas en el cora­zón de un esta­do, un país, un con­ti­nen­te, un mun­do que resu­ma san­gre y mier­da por todos lados, por­que ¿quién?, ¿para qué?, ¿qué se gana con el cri­men de ase­si­nar y des­apa­re­cer a per­so­nas que ni esta­ban en la cuen­ta de las ame­na­zas pre­sen­tes y futu­ras? La ver­dad y la jus­ti­cia hemos dicho para nom­brar un fal­tan­te, para seña­lar que no está cabal la cuen­ta, que en las sumas y las res­tas segui­mos salien­do con sal­do nega­ti­vo, con núme­ros rojos se dice en con­ta­bi­li­dad; rojo de san­gre, rojo de pér­di­da, rojo de aler­ta”.

Duran­te los tra­ba­jos del semi­na­rio titu­la­do, El pen­sa­mien­to crí­ti­co fren­te a la hidra capi­ta­lis­ta, que se lle­va a cabo en esta ciu­dad, Galeano afir­mó que “aun apa­gán­do­se en los medios de comu­ni­ca­ción, en el entu­sias­mo vir­tual de las redes socia­les, en las movi­li­za­cio­nes y míti­nes, aba­jo per­ma­ne­ce ese dolor, aba­jo sigue la rabia” por el caso Ayotzi­na­pa.

“Como si el deseo de arri­ba de con­ver­tir­la en cica­triz fra­ca­sa­ra una y otra vez ‑y allá arri­ba se esfuer­zan en ofre­cer espec­tácu­los alternativos‑, los gran­des medios y ana­lis­tas que los acom­pa­ñan des­qui­tan paga. ¡Ah, las cam­pa­ñas elec­to­ra­les! De nue­vo la nota sin nece­si­dad de bus­car­la, de inves­ti­gar, de tra­ba­jar la noti­cia, se decía en el gre­mio perio­dís­ti­co”, abun­dó.

Ante cien­tos de per­so­nas reu­ni­das en el audi­to­rio del Cen­tro Inte­gral de Capa­ci­ta­ción Indí­ge­na (Cide­ci), ubi­ca­do en esta ciu­dad, don­de se lle­van a cabo los tra­ba­jos del semi­na­rio que con­clui­rá el 9 de mayo: remar­có: “Pero Ayto­zi­na­pa irrum­pe don­de menos se espe­ra. Allí está por ejem­plo este auto­de­no­mi­na­do semi­na­rio, don­de las y los zapa­tis­tas están de necios en con­tra­de­cir su inexis­ten­cia y en lugar de apor­tar con­cep­tos serios están chin­gue y jode con Ayotzi­na­pa”.

En torno iró­ni­co, con­ti­nuó: “¿Pues qué no leen los perió­di­cos? ¿qué no ven ni escu­chan los noti­cie­ros? ¿Qué no entien­den que lo actual, lo de hoy ya no es Ayotzi­na­pa sino las cam­pa­ñas elec­to­ra­les, es decir, las encues­tas? ¿A quién se le ocu­rre abra­zar a unas muje­res y hom­bres que andan de un lado a otro deman­dan­do ver­dad y jus­ti­cia, cuan­do lo de hoy es andar de un lado a otro inter­cam­bian­do votos, des­pen­sas, gorras, pla­ye­ras, espe­ran­zas?”

Expre­só que “los medios lle­ga­ron” lle­ga­ron a Ayotzi­na­pa “en tro­pel lle­va­dos de las nari­ces como des­de hace algún tiem­po por las redes socia­les. Salió enton­ces cons­trui­da por los medios de paga la coar­ta­da de Los Pelo­nes, man­da­dos al mata­de­ro por una enti­dad per­ver­sa y malig­na. Que esa coar­ta­da haya sur­gi­do pri­me­ro en los medios pro­gre­sis­tas de paga es sólo una de las tan­tas para­do­jas que pue­bla ese mun­do vir­tual”.

Abun­dó: “Que los mis­mos que pre­sen­ta­ran ese aspec­to como expli­ca­ción lógi­ca escri­ban lue­go libros o den con­fe­ren­cias sobre la pesa­di­lla, es sólo una demos­tra­ción de que allá arri­ba la memo­ria y la ver­güen­zas son esca­sas”.

Galeano seña­ló que “en la voz colec­ti­va que somos lo diji­mos antes y lo repe­ti­mos aho­ra, que no debe­mos espe­rar esas bofe­ta­das para des­per­tar, que el sis­te­ma está allí ace­chan­do en todos los rin­co­nes, mor­dien­do nues­tra car­ne y bebien­do nues­tra san­gre todos los días a todas horas, en todas las geo­gra­fías”.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *