San­dino, y la con­cien­cia anti­im­pe­ria­lis­ta en Nues­tra Amé­ri­ca- Ati­lio Borón

En este nue­vo ani­ver­sa­rio del naci­mien­to de Augus­to César San­dino (18 de Mayo de 1895) com­par­to la car­ta que el gran patrio­ta nues­tro­ame­ri­cano le envia­ra a Froy­lán Tur­cios, poe­ta, ensa­yis­ta y diplo­má­ti­co hon­du­re­ño, direc­tor de la Revis­ta Ariel, y per­ma­nen­te cola­bo­ra­dor del “gene­ral de hom­bres libres” en su cam­pa­ña con­tra la ocu­pa­ción nor­te­ame­ri­ca­na de Nica­ra­gua. La car­ta carac­te­ri­za con exac­ti­tud la acti­tud de Washing­ton hacia nues­tros paí­ses, ati­zan­do la hogue­ra de las dispu­tas terri­to­ria­les y fomen­tan­do la dis­cor­dia y la des­unión para, de ese modo, caer inde­fen­sos ante la arre­me­ti­da impe­rial. Lo denun­cia­ba San­dino en 1928 y su jui­cio sigue sien­do tan váli­do hoy como lo fue­ra ayer cuan­do se com­prue­ban las manio­bras esta­dou­ni­den­ses para sabo­tear a la UNASUR, la CELAC y para pro­fun­di­zar la riva­li­dad entre nues­tros pue­blos. La figu­ra de este gran revo­lu­cio­na­rio y exi­mio jefe mili­tar ase­si­na­do por el dic­ta­dor Anas­ta­sio Somo­za en 1934 había que­da­do rele­ga­da a la memo­ria oral del pue­blo nica­ra­güen­se. Le debe­mos al perio­dis­ta y ensa­yis­ta argen­tino Gre­go­rio Sel­ser el enor­me méri­to de haber res­ca­ta­do su ejem­plo y pro­yec­ta­do su figu­ra a toda Amé­ri­ca Lati­na y el Cari­be cuan­do en 1955 publi­có en Bue­nos Aires su: San­dino, Gene­ral de Hom­bres Libres, pre­ci­pi­tan­do a par­tir de ese momen­to la reva­lo­ri­za­ción del lega­do anti­im­pe­ria­lis­ta del líder nica­ra­güen­se y la fecun­di­dad de su estra­te­gia mili­tar, exi­to­sa­men­te pues­ta en prác­ti­ca por el Fren­te San­di­nis­ta de Libe­ra­ción Nacional. 

La car­ta dice así:

El Chi­po­tón, 10 de Junio de 1928.

Gran­de esti­ma­do maes­tro y amigo:

Con pro­fun­da sor­pre­sa leí en Ariel del 1° de Mayo últi­mo, sus pala­bras edi­to­ria­les, rela­ti­vas al peli­gro en que se halla la inte­gri­dad terri­to­rial de Hon­du­ras, en lo que res­pec­ta a la cues­tión de lími­tes con Gua­te­ma­la. Tan­to sus pala­bras, como las que repro­du­ce del edi­to­rial de El Cro­nis­ta de esa ciu­dad, hicie­ron que sin­tie­ra por un momen­to hela­da mi san­gre. Pron­to com­pren­dí que per­so­na­jes de la polí­ti­ca impe­ria­lis­ta yan­qui, son los ati­za­do­res de esta hogue­ra centroamericana.

En estos ins­tan­tes me preo­cu­pan más las gra­ves difi­cul­ta­des entre uste­des, los diri­gen­tes de Cen­tro Amé­ri­ca, o sea la Patria Gran­de, que la cau­sa que yo mis­mo estoy defen­dien­do con mis pocos cen­te­na­res de bra­vos; por­que me con­ven­zo que con nues­tra fir­me­za de áni­mo y el terror que hemos logra­do sem­brar en el cora­zón de los pira­tas, nues­tro final será evi­den­te, mien­tras tan­to que uste­des están rodea­dos de patri­ci­das que siem­pre andan al olfa­to de las cau­sas gran­des, para dejar en ellas la semi­lla de la traición.

En nom­bre de Nica­ra­gua, de Hon­du­ras, de Gua­te­ma­la y en nom­bre de Dios, que­ri­do ami­go mío, yo le supli­co a usted y a todos los hom­bres de enten­di­mien­to y cla­ro patrio­tis­mo de Amé­ri­ca Cen­tral, tra­ten de evi­tar por todos los medios posi­bles, el aca­lo­ra­mien­to de áni­mos y la rup­tu­ra de noso­tros mis­mos. Uste­des están en la obli­ga­ción de hacer com­pren­der al pue­blo de Amé­ri­ca Lati­na, que entre noso­tros no deben exis­tir fron­te­ras y que todos esta­mos en el deber pre­ci­so de preo­cu­par­nos por la suer­te de cada uno de los pue­blos de la Amé­ri­ca His­pa­na, por­que todos esta­mos corrien­do la mis­ma suer­te ante la polí­ti­ca colo­ni­za­do­ra y absor­ben­te de los impe­ria­lis­tas yan­quis. Las bes­tias rubias están colo­ca­das en uno de los extre­mos de la Amé­ri­ca Lati­na y des­de allí obser­van ávi­das nues­tros movi­mien­tos polí­ti­cos y eco­nó­mi­cos: ellos cono­cen nues­tra lige­re­za de carác­ter y pro­cu­ran man­te­ner laten­te entre uno y otro país nues­tros gra­ves pro­ble­mas sin resol­ver. Por ejem­plo, la cues­tión de lími­tes entre Gua­te­ma­la y Hon­du­ras, entre Hon­du­ras y Nica­ra­gua: el asun­to cana­le­ro entre Nica­ra­gua y Cos­ta Rica, la cues­tión del Gol­fo de Fon­se­ca entre El Sal­va­dor, Hon­du­ras y Nica­ra­gua; la cues­tión de Tac­na y Ari­ca entre Perú y Chi­le. Y así por el esti­lo, hay un enca­de­na­mien­to de impor­tan­tes asun­tos en reso­lu­ción entre noso­tros. Los yan­quis nos tie­nen bien estu­dia­dos y se apro­ve­chan de nues­tro esta­do de cul­tu­ra y de la lige­re­za de nues­tros carac­te­res para hace­mos peli­grar siem­pre que a los intere­ses de ellos conviene.

Toman­do como se debe, por lema las fra­ses ante­rio­res, los yan­kees sólo pue­den venir a nues­tra Amé­ri­ca Lati­na como hués­pe­des; pero nun­ca como amos y seño­res, como pre­ten­den hacer­lo. No será extra­ño que a mí y a mi Ejér­ci­to se nos encuen­tre en cual­quier país de la Amé­ri­ca Lati­na don­de el inva­sor ase­sino fije sus plan­tas en acti­tud de conquista.

San­dino es indohis­pano y no tie­ne fron­te­ras en la Amé­ri­ca Lati­na. Sin más que reco­men­dar­le por aho­ra, que­ri­do maes­tro, le envío mi cora­zón, con el cual le hablo en esta carta.

Patria y libertad.

Augus­to C. Sandino

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *