Así fun­cio­na el Ejér­ci­to de Hezbolá

Aquel que no conoz­ca la his­to­ria de la Resis­ten­cia en los años noven­ta (del pasa­do siglo) y des­pués del año 2000 no podrá com­pren­der la ampli­tud de los cam­bios que han teni­do lugar en su inte­rior, no sólo en lo que se refie­re al núme­ro de com­ba­tien­tes y a la cali­dad de sus equi­pos, sino tam­bién en lo que res­pec­ta a la cali­dad de la for­ma­ción, las nue­vas estruc­tu­ras y las tác­ti­cas a las que ellos recu­rren para hacer fren­te a cada caso concreto.

En esta últi­ma bata­lla de Qala­mún, todos los datos dis­po­ni­bles en el cam­po de bata­lla son sufi­cien­tes para dar­nos una idea inicial.

Cier­tas uni­da­des están encar­ga­das de reco­ger infor­ma­cio­nes sumi­nis­tra­das por los dife­ren­tes ser­vi­cios de segu­ri­dad. Esto per­mi­te cono­cer cual es la estruc­tu­ra del enemi­go y cono­cer sus pun­tos fuer­tes y los débi­les. A esto se aña­de la uni­dad encar­ga­da de los medios de espio­na­je téc­ni­co, que uti­li­za medios tec­no­ló­gi­cos y téc­ni­cas muy sofis­ti­ca­dos, inclu­yen­do dro­nes, que son mane­ja­dos por otra uni­dad espe­cí­fi­ca que los mane­ja con mucho cui­da­do para que sobre­vue­len la zona desea­da y envíen infor­ma­cio­nes sobre el enemigo.

Tras reci­bir estas infor­ma­cio­nes téc­ni­cas, se aña­den a las mis­mas otras eva­lua­cio­nes de tipo polí­ti­co refe­ri­das a la situa­ción actual así como otras de “alto secre­to” reci­bi­das de fuen­tes des­co­no­ci­das para a con­ti­nua­ción pre­sen­tar todo esto a un equi­po espe­cial­men­te con­ce­bi­do para efec­tuar un aná­li­sis de la operación.

Hez­bo­lá ha con­sa­gra­do tam­bién una uni­dad espe­cial a reco­ger datos de los gru­pos tak­fi­ris. Ella reco­ge datos sobre su estruc­tu­ra, ideo­lo­gía, creen­cias reli­gio­sas y su capa­ci­dad orga­ni­za­ti­va y mili­tar. Está inte­gra­da por per­so­nas que pue­den ser con­ta­dos entre los mejo­res exper­tos sobre este mundo.

Al final y tenien­do en cuen­ta esta infor­ma­ción Hez­bo­lá toma una deci­sión sobre el obje­ti­vo y la natu­ra­le­za del enfren­ta­mien­to, su tiem­po, la ampli­tud del ata­que y las fuer­zas que son nece­sa­rias así como la natu­ra­le­za de los medios mili­ta­res y téc­ni­cos que han de ser emplea­dos para lle­var la bata­lla a buen fin.

Más tar­de, esos datos pasan al coman­dan­te a car­go de la ope­ra­ción y a sus cola­bo­ra­do­res. A con­ti­nua­ción tie­ne lugar una dis­cu­sión teó­ri­ca sobre la misión. Se ponen a pun­to car­tas geo­grá­fi­cas de la zona de ope­ra­cio­nes. Y en ter­cer lugar se nom­bra una uni­dad para lle­var a cabo una vigi­lan­cia direc­ta sobre el terreno bien sea a tra­vés de medios téc­ni­cos o de la infil­tra­ción de com­ba­tien­tes en el cora­zón de la región para ela­bo­rar infor­mes sobre el esta­do del terreno y las fuer­zas enemigas.

Des­pués de ello, son esco­gi­das las uni­da­des de com­ba­te, las de reem­pla­zo y las de reser­va que toma­rán par­te en el ata­que. Se deci­de núme­ro de com­ba­tien­tes que esta­rá impli­ca­do en la ope­ra­ción. Por últi­mo, se da la orden de ini­ciar la ope­ra­ción y de movi­li­za­ción de los com­ba­tien­tes. Éste es un pro­ce­so con­fia­do a una uni­dad especializada.

Son tam­bién rea­li­za­dos ejer­ci­cios y manio­bras en una zona simi­lar a aque­lla don­de ten­drán lugar los com­ba­tes. Los com­ba­tien­tes tie­nen que lle­var todas sus armas ade­más de un peso suple­men­ta­rio, cami­nar en con­di­cio­nes cli­má­ti­cas difí­ci­les, en un terreno com­pli­ca­do y mar­char sin des­can­so has­ta dis­tan­cias de 50 o 70 kms. Ellos son tam­bién entre­na­dos en el mane­jo de todo tipo de armas y par­ti­ci­pan en sesio­nes polí­ti­cas y religiosas.

Exis­ten uni­da­des de infan­te­ría espe­cia­li­za­da, otras equi­pa­das con misi­les anti­tan­ques y otras encar­ga­das de la defen­sa anti­aé­rea, tan­to con­tra avio­nes como heli­cóp­te­ros. Algu­nas uni­da­des están espe­cia­li­za­das en demo­li­cio­nes y actos de sabo­ta­je, otras en tareas de comu­ni­ca­ción, labo­res de crip­to­gra­fía etc, y otras más lle­van a cabo tareas logís­ti­cas o de inge­nie­ría y dis­po­nen de vehícu­los pesa­dos y bull­do­zers para abrir rutas. Tam­bién garan­ti­zan la entre­ga pun­tual de armas y muni­cio­nes a las uni­da­des que com­ba­ten en el frente.

La asis­ten­cia sani­ta­ria está tam­bién garan­ti­za­da, en cola­bo­ra­ción con las uni­da­des de soco­rro mili­tar. Exis­ten uni­da­des encar­ga­das de esta­ble­cer hos­pi­ta­les de cam­pa­ña móvi­les cuyo núme­ro y exten­sión depen­den de la bata­lla y las fuer­zas impli­ca­das en ella. Ellos cuen­tan con médi­cos espe­cia­lis­tas, ciru­ja­nos, anes­te­sis­tas y otros. Las ambu­lan­cias trans­por­tan los casos más gra­ves fue­ra de la zona de operaciones.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *