La poli­cía auto­no­ma espa­ño­la de Urku­llu y del PNV, de nue­vo actua con gran vio­len­cia, entre­ga a 3 jóve­nes vas­cos a las cár­ce­les espa­ño­las y deja un regue­ro de [email protected][email protected]

Sobre las 9 de la maña­na un enor­me dis­po­si­ti­vo for­ma­do por más de una vein­te­na de fur­go­nas ha toma­do posi­cio­nes en la pla­za y tras echar a fue­ra a la pren­sa, a algu­nos de ellos a empu­jo­nes, han pro­ce­di­do al des­alo­jo y a loca­li­zar a las tres per­so­nas con­de­na­das. La pri­me­ra que ha sido loca­li­za­da ha sido Aia­la Zal­di­bar, la cuál se halla­ba enca­de­na­da y uni­da con un tubo metá­li­co jun­to con otras 5 personas.

Final­men­te la poli­cia vas­con­ga­da del PNV ha con­se­gui­do ais­lar a este gru­po y lle­var­los a un fur­gón. Mas tar­de sobre las 11:30 eran loca­li­za­dos Igar­ki e Ibon, los otros dos con­de­na­dos los cuá­les tam­bién se halla­ban
enca​de​na​dos​.La vio­len­ta actua­ción de lapo­li­cia para des­man­te­lar el muro popu­lar de Gas­teiz y dete­ner a los jóve­nes, con­de­na­dos por su mili­tan­cia poli­ti­ca, se ha sal­da­do con la deten­ción de 20 per­so­nas y más de 70 heri­dos, según los datos ofre­ci­dos por Txe­rra Boli­na­ga, por­ta­voz del movi­mien­to Eleak, a Info­zaz­pi Irra­tia. Inte­rior de Lakua ha con­fir­ma­do a Euro­pa Press once arres­tos.

El Depar­ta­men­to de Inte­rior ha envia­do una trein­te­na de fur­go­ne­tas con efec­ti­vos anti­dis­tur­bios para des­alo­jar a las per­so­nas que arro­pa­ban a los tres jóve­nes con­de­na­dos por la Audien­cia Nacio­nal espa­ño­la y pro­ce­der a arres­tar­los, en una ope­ra­ción que ha dura­do más de tres horas. Duran­te todo ese tiem­po los agen­tes han emplea­do la fuer­za y han arre­me­ti­do a gol­pes y porra­zos para sacar arras­tras, en volan­das o median­te tiro­nes de pelo a los con­gre­ga­dos en el muro popu­lar. Como con­sen­cuen­cia de ello, ha habi­do nume­ro­sos con­tu­sio­na­dos, dos per­so­nas habrían per­di­do el cono­ci­mien­to y al menos una ha teni­do que ser tras­la­da­da al hos­pi­tal, de acuer­do con los datos que se disponen.

A las 9.15 han comen­za­do a apa­lear a las per­so­nas allí reu­ni­das y reti­rar­las vio­len­ta­men­te. Hay cer­ca de un cen­te­nar de poli­cías fuer­te­men­te per­tre­cha­dos ata­can­do a las per­so­nas soli­da­rias con los tres jóve­nes lucha­do­res que con­for­man el muro humano. Si bien la idea “for­mal” es reti­rar­les de allí para des­pe­jar el camino, no dudan en gol­pear­les y pegar­les fuer­te­men­te con saña. A medi­da que avan­za el ope­ra­ti­vo de des­alo­jo, aumen­ta la vio­len­cia hacia las per­so­nas soli­da­rias. Se pide a los médi­cos y enfer­me­ros que se acer­quen a la pla­za. Ya hay muchas per­so­nas heri­das. Una de ellas ha reci­bi­do un gol­pe en la cabe­za y pre­sen­ta una heri­da cor­tan­te de consideración.

Como es cos­tum­bre en estos des­alo­jos de con­cen­tra­cio­nes, encie­rros o mani­fe­ta­cio­nes pací­fi­cas, las fuer­zas poli­ca­les car­gan vio­len­ta­men­te y a veces son tres o cua­tro poli­cías para dete­ner a una sola per­so­na. esyo hace que la bru­ta­li­dad poli­cial sea más osten­si­ble. Ni más ni menos que tres suje­tos adies­tra­dos, arma­dos y per­tre­cha­dos con­tra una per­so­na des­ar­ma­da indefensa.

Harresia_16

Enlace permanente de imagen incrustada


Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on Facebook
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.