La poli­cía auto­no­ma espa­ño­la de Urku­llu y del PNV, de nue­vo actua con gran vio­len­cia, entre­ga a 3 jóve­nes vas­cos a las cár­ce­les espa­ño­las y deja un regue­ro de [email protected][email protected]

Sobre las 9 de la maña­na un enor­me dis­po­si­ti­vo for­ma­do por más de una vein­te­na de fur­go­nas ha toma­do posi­cio­nes en la pla­za y tras echar a fue­ra a la pren­sa, a algu­nos de ellos a empu­jo­nes, han pro­ce­di­do al des­alo­jo y a loca­li­zar a las tres per­so­nas con­de­na­das. La pri­me­ra que ha sido loca­li­za­da ha sido Aia­la Zal­di­bar, la cuál se halla­ba enca­de­na­da y uni­da con un tubo metá­li­co jun­to con otras 5 personas.

Final­men­te la poli­cia vas­con­ga­da del PNV ha con­se­gui­do ais­lar a este gru­po y lle­var­los a un fur­gón. Mas tar­de sobre las 11:30 eran loca­li­za­dos Igar­ki e Ibon, los otros dos con­de­na­dos los cuá­les tam­bién se halla­ban
enca​de​na​dos​.La vio­len­ta actua­ción de lapo­li­cia para des­man­te­lar el muro popu­lar de Gas­teiz y dete­ner a los jóve­nes, con­de­na­dos por su mili­tan­cia poli­ti­ca, se ha sal­da­do con la deten­ción de 20 per­so­nas y más de 70 heri­dos, según los datos ofre­ci­dos por Txe­rra Boli­na­ga, por­ta­voz del movi­mien­to Eleak, a Info­zaz­pi Irra­tia. Inte­rior de Lakua ha con­fir­ma­do a Euro­pa Press once arres­tos.

El Depar­ta­men­to de Inte­rior ha envia­do una trein­te­na de fur­go­ne­tas con efec­ti­vos anti­dis­tur­bios para des­alo­jar a las per­so­nas que arro­pa­ban a los tres jóve­nes con­de­na­dos por la Audien­cia Nacio­nal espa­ño­la y pro­ce­der a arres­tar­los, en una ope­ra­ción que ha dura­do más de tres horas. Duran­te todo ese tiem­po los agen­tes han emplea­do la fuer­za y han arre­me­ti­do a gol­pes y porra­zos para sacar arras­tras, en volan­das o median­te tiro­nes de pelo a los con­gre­ga­dos en el muro popu­lar. Como con­sen­cuen­cia de ello, ha habi­do nume­ro­sos con­tu­sio­na­dos, dos per­so­nas habrían per­di­do el cono­ci­mien­to y al menos una ha teni­do que ser tras­la­da­da al hos­pi­tal, de acuer­do con los datos que se disponen.

A las 9.15 han comen­za­do a apa­lear a las per­so­nas allí reu­ni­das y reti­rar­las vio­len­ta­men­te. Hay cer­ca de un cen­te­nar de poli­cías fuer­te­men­te per­tre­cha­dos ata­can­do a las per­so­nas soli­da­rias con los tres jóve­nes lucha­do­res que con­for­man el muro humano. Si bien la idea “for­mal” es reti­rar­les de allí para des­pe­jar el camino, no dudan en gol­pear­les y pegar­les fuer­te­men­te con saña. A medi­da que avan­za el ope­ra­ti­vo de des­alo­jo, aumen­ta la vio­len­cia hacia las per­so­nas soli­da­rias. Se pide a los médi­cos y enfer­me­ros que se acer­quen a la pla­za. Ya hay muchas per­so­nas heri­das. Una de ellas ha reci­bi­do un gol­pe en la cabe­za y pre­sen­ta una heri­da cor­tan­te de consideración.

Como es cos­tum­bre en estos des­alo­jos de con­cen­tra­cio­nes, encie­rros o mani­fe­ta­cio­nes pací­fi­cas, las fuer­zas poli­ca­les car­gan vio­len­ta­men­te y a veces son tres o cua­tro poli­cías para dete­ner a una sola per­so­na. esyo hace que la bru­ta­li­dad poli­cial sea más osten­si­ble. Ni más ni menos que tres suje­tos adies­tra­dos, arma­dos y per­tre­cha­dos con­tra una per­so­na des­ar­ma­da indefensa.

Harresia_16

Enlace permanente de imagen incrustada


Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *