Ban­que­ros anglo­sa­jo­nes orga­ni­za­ron la Segun­da Gue­rra Mundial

JPEG - 17.1 KB
De izquier­da a dere­cha, Hjal­mar Schacht, minis­tro de Eco­no­mía de Hitler, con su buen ami­go Mon­ta­gu Nor­man, gober­na­dor del Ban­co de Ingla­te­rra de 1920 a 1944. Según los docu­men­tos del Ban­co de Ingla­te­rra reve­la­dos en 2012, el oro de Che­cos­lo­va­quia había sido depo­si­ta­do en Lon­dres en una sub­cuen­ta a nom­bre del Ban­co de Pagos Inter­na­cio­na­les (BPI). Cuan­do los nazis entra­ron en Pra­ga, en mar­zo de 1939, de inme­dia­to envia­ron sol­da­dos al Ban­co Nacio­nal. Los admi­nis­tra­do­res reci­bie­ron orden, bajo ame­na­za de muer­te, de emi­tir dos órde­nes de trans­fe­ren­cia. La pri­me­ra orde­na­ba al BPI trans­fe­rir 23,1 tone­la­das de oro de su sub­cuen­ta che­co­es­lo­va­ca en el Ban­co de Ingla­te­rra a la sub­cuen­ta del Reichs­bank, tam­bién en el Ban­co de Ingla­te­rra. La segun­da orden encar­ga­ba al Ban­co de Ingla­te­rra trans­fe­rir unas 27 tone­la­das de oro del Ban­co Nacio­nal de Che­co­es­lo­va­quia a la sub­cuen­ta del BPI en el Ban­co de Inglaterra.

La Segun­da Gue­rra Mun­dial no fue pro­vo­ca­da por un rabio­so Fuh­rer que se había apo­de­ra­do de Ale­ma­nia. La Segun­da Gue­rra Mun­dial es obra de una oli­gar­quía mun­dial, o más exac­ta­men­te de los plu­tó­cra­tas anglo-estadounidenses.

Uti­li­zan­do ins­tru­men­tos como la Reser­va Fede­ral de Esta­dos Uni­dos y el Ban­co de Ingla­te­rra, esos ele­men­tos comen­za­ron a pre­pa­rar el siguien­te con­flic­to de enver­ga­du­ra pla­ne­ta­ria inme­dia­ta­men­te des­pués de la Pri­me­ra Gue­rra Mun­dial. Su blan­co era la Unión Soviética.

Los pla­nes Dawes y Young, la crea­ción del Ban­co de Pagos Inter­na­cio­na­les (BPI) [1], la sus­pen­sión del pago por par­te de Ale­ma­nia de las repa­ra­cio­nes de gue­rra pre­vis­tas en el Tra­ta­do de Ver­sa­lles y la acep­ta­ción de aque­lla deci­sión por los ex alia­dos de Rusia, las masi­vas inver­sio­nes extran­je­ras en la eco­no­mía del III Reich, la mili­ta­ri­za­ción de la eco­no­mía ale­ma­na y las vio­la­cio­nes del Tra­ta­do de Ver­sa­lles son eta­pas en el camino que con­du­ce a la guerra.

Detrás de aquel com­plot se halla­ban per­so­na­jes cla­ves: los Roc­ke­fe­ller, los Mor­gan, Lord Mon­ta­gu Nor­man (gober­na­dor del Ban­co de Ingla­te­rra) y Hjal­mar Schacht (pre­si­den­te del Reichs­bank y minis­tro de Eco­no­mía del gobierno de Hitler). El pro­gra­ma estra­té­gi­co de los Roc­ke­fe­ller y los Mor­gan era sojuz­gar Euro­pa eco­nó­mi­ca­men­te, satu­rar Ale­ma­nia de inver­sio­nes y cré­di­tos extran­je­ros y empu­jar­la a ases­tar un gol­pe mor­tal a la Rusia sovié­ti­ca para que esta últi­ma vol­vie­se al capi­ta­lis­mo, en cali­dad de colonia.

Mon­ta­gu Nor­man (1871−1950) desem­pe­ñó un papel impor­tan­te como inter­me­dia­rio en el diá­lo­go entre los medios finan­cie­ros esta­dou­ni­den­ses y los jefes de empre­sas ale­ma­nas. Hjal­mar Schacht orga­ni­zó la recons­truc­ción del sec­tor vin­cu­la­do a la defen­sa en la eco­no­mía ale­ma­na. La ope­ra­ción de los plu­tó­cra­tas con­ta­ba con la cober­tu­ra que le ofre­cían polí­ti­cos como Fran­klin Roo­se­velt, Nevi­lle Cham­ber­lain y Wins­ton Chur­chill. En Ale­ma­nia los eje­cu­to­res de aque­llos pro­yec­tos eran Hitler y Hjal­mar Schacht. Según varios his­to­ria­do­res, Hjal­mar Schacht desem­pe­ñó un papel más impor­tan­te que Hitler, pero se man­te­nía en la sombra.

Al tér­mino de la Pri­me­ra Gue­rra Mun­dial, el Plan Dawes tenía como obje­ti­vo com­pro­me­ter la Tri­ple Enten­te y cobrar las repa­ra­cio­nes de gue­rra que debía pagar Ale­ma­nia. El Plan Daves –pro­pues­to por el Comi­té pre­si­di­do por Char­les G. Dawes– desig­na­ba un inten­to rea­li­za­do en 1924 por resol­ver el pro­ble­ma de las repa­ra­cio­nes de gue­rra, que esta­ba minan­do la polí­ti­ca inter­na­cio­nal des­de el fin de la Pri­me­ra Gue­rra Mun­dial y la fir­ma del Tra­ta­do de Ver­sa­lles –reti­cen­te, Fran­cia cobró más del 50% del mon­to de las repa­ra­cio­nes. Entre 1924 y 1929, Ale­ma­nia reci­bió 2 500 millo­nes de dóla­res de Esta­dos Uni­dos y 1 500 millo­nes de Gran Bre­ta­ña en el mar­co del Plan Dawes. Son sumas con­si­de­ra­bles que corres­pon­den a 1 000 millar­dos [2] de dóla­res actuales

Hjal­mar Schacht desem­pe­ñó un papel acti­vo en la apli­ca­ción del Plan Dawes. En 1929, resu­mió los resul­ta­dos del plan decla­ran­do que Ale­ma­nia había reci­bi­do en 5 años más prés­ta­mos extran­je­ros que Esta­dos Uni­dos en los 40 años ante­rio­res a la Pri­me­ra Gue­rra Mun­dial. Por con­si­guien­te, en 1929, Ale­ma­nia se había con­ver­ti­do en la segun­da poten­cia indus­trial a nivel mun­dial, por delan­te de Gran Bretaña.

Duran­te los años 1930, Ale­ma­nia siguió obte­nien­do inver­sio­nes y prés­ta­mos. Redac­ta­do en 1929 y adop­ta­do ofi­cial­men­te en 1930, el deno­mi­na­do Plan Dawes era un pro­gra­ma ten­dien­te a garan­ti­zar el pago de las deu­das de gue­rra que Ale­ma­nia debía pagar al tér­mino de la Pri­me­ra Gue­rra Mun­dial. Fue pre­sen­ta­do por el comi­té pre­si­di­do (de 1929 a 1930) por el indus­trial esta­dou­ni­den­se Owen D. Young, fun­da­dor y pri­mer pre­si­den­te de la RCA (Radio Cor­po­ra­tion of Ame­ri­ca). En aque­lla épo­ca, Young era tam­bién miem­bro del con­se­jo de admi­nis­tra­ción de la Fun­da­ción Roc­ke­fe­ller y había sido, ade­más, uno de los repre­sen­tan­tes impli­ca­dos en un dis­po­si­ti­vo de redi­se­ño de las repa­ra­cio­nes de gue­rra, el Plan Dawes de 1924.

Según el plan, el Ban­co de Pagos Inter­na­cio­na­les (BPI) fue crea­do en 1930 para que Ale­ma­nia paga­se las repa­ra­cio­nes a los ven­ce­do­res. En reali­dad, el dine­ro tomó un camino muy dife­ren­te: salió de Esta­dos Uni­dos y Gran Bre­ta­ña para ate­rri­zar en Alemania.

El capi­tal de la mayo­ría de las empre­sas ale­ma­nas estra­té­gi­ca­men­te impor­tan­tes era, par­cial o com­ple­ta­men­te, esta­dou­ni­den­se. Una par­te esta­ba bajo con­trol de los inver­sio­nis­tas bri­tá­ni­cos. Los sec­to­res como las refi­ne­rías de petró­leo y el pro­ce­so de licue­fac­ción de car­bón de la eco­no­mía ale­ma­na esta­ban en manos de Stan­dard Oil, per­te­ne­cien­te a los Roc­ke­fe­ller. El gigan­te de la indus­tria quí­mi­ca Far­be­n­in­dus­trie AG pasó al con­trol del gru­po Mor­gan. Un 40% de la red tele­fó­ni­ca y un 30% de las accio­nes de Foc­ke Wulf se halla­ban bajo con­trol de la fir­ma esta­dou­ni­den­se ITT. La radio y los gigan­tes de la indus­tria eléc­tri­ca AEG, Sie­mens y Osram pasa­ron al con­trol de Gene­ral Elec­tric, de Esta­dos Uni­dos. ITT y Gene­ral Elec­tric eran par­te del impe­rio Mor­gan. El 100% de las accio­nes de Volks­wa­gen per­te­ne­cía a Ford, tam­bién de Esta­dos Unidos.

En el momen­to de la lle­ga­da de Hitler al poder, el capi­tal finan­cie­ro esta­dou­ni­den­se con­tro­la­ba, como vemos, prác­ti­ca­men­te todos los sec­to­res de impor­tan­cia estra­té­gi­ca de la indus­tria ale­ma­na –refi­ne­rías de petró­leo, pro­duc­ción de com­bus­ti­ble líqui­do a par­tir del car­bón, quí­mi­ca, cons­truc­ción de vehícu­los auto­mo­to­res, inge­nie­ría eléc­tri­ca, radio– así como gran par­te de la indus­tria de cons­truc­ción mecá­ni­ca (278 empre­sas en total). Los gran­des ban­cos ale­ma­nes, como el Deu­ts­che Bank, el Dresd­ner Bank, el Donat Bank y otros, se halla­ban bajo con­trol estadounidense.

El 30 de enero de 1938, Hitler se con­ver­tía en can­ci­ller de Ale­ma­nia. Pero antes, los ban­que­ros esta­dou­ni­den­ses habían estu­dia­do muy cui­da­do­sa­men­te su can­di­da­tu­ra. Hjal­mar Schacht había via­ja­do a Esta­dos Uni­dos duran­te el oto­ño de 1930 para hablar de aque­lla nomi­na­ción con varios cole­gas esta­dou­ni­den­ses. La desig­na­ción de Hitler fue apro­ba­da final­men­te duran­te una reu­nión secre­ta de per­so­na­li­da­des de las finan­zas en Esta­dos Uni­dos. En 1932, Schacht pasó todo el año con­ven­cien­do a los ban­que­ros ale­ma­nes de que el mejor can­di­da­to al car­go de can­ci­ller era Hitler. Y lo logró.

A media­dos de noviem­bre de 1932, 17 de los más pode­ro­sos ban­que­ros e indus­tria­les ale­ma­nes diri­gie­ron al pre­si­den­te Hin­den­burg una car­ta exi­gién­do­le que nom­bra­ra can­ci­ller a Hitler. La últi­ma reu­nión de tra­ba­jo de los finan­cie­ros ale­ma­nes pre­via a la elec­ción tuvo lugar el 4 de enero de 1933 en Colo­nia, en la resi­den­cia del ban­que­ro Kurt von Schro­der. El par­ti­do nazi lle­gó al poder inme­dia­ta­men­te des­pués. Las rela­cio­nes finan­cie­ras y eco­nó­mi­cas de Ale­ma­nia con los anglo­sa­jo­nes se hicie­ron enton­ces aún más estrechas.

Hitler anun­ció inme­dia­ta­men­te su nega­ti­va a pagar las repa­ra­cio­nes de gue­rra. Puso en duda que Ingla­te­rra y Fran­cia pudie­sen pagar sus pro­pias deu­das, acu­mu­la­das duran­te la Pri­me­ra Gue­rra Mun­dial, a Esta­dos Uni­dos. Se reu­nió con el pre­si­den­te Fran­klin Roo­se­velt y con los gran­des ban­que­ros esta­dou­ni­den­ses para pedir una línea de cré­di­to por 1 000 millo­nes de dólares.

En junio del mis­mo año, Hjal­mar Schacht via­jó a Lon­dres para entre­vis­tar­se con Mon­ta­gu Nor­man. Los bri­tá­ni­cos acce­die­ron a con­ce­der un prés­ta­mo de 2 000 millo­nes de dóla­res. No pusie­ron nin­gu­na obje­ción en cuan­to a la deci­sión de Ale­ma­nia de sus­pen­der el pago de su deuda.

Según algu­nos his­to­ria­do­res, Esta­dos Uni­dos y Gran Bre­ta­ña se mos­tra­ron tan com­pla­cien­tes por­que, des­de 1932, la Unión Sovié­ti­ca había imple­men­ta­do su plan quin­que­nal de desa­rro­llo eco­nó­mi­co ten­dien­te a alcan­zar nue­vas metas como poten­cia indus­trial. En el sec­tor de la indus­tria pesa­da habían sur­gi­do miles de empre­sas y la depen­den­cia de la URSS en mate­ria de impor­ta­ción de pro­duc­tos indus­tria­les había dis­mi­nui­do con­si­de­ra­ble­men­te. Como con­se­cuen­cia de ello, las posi­bi­li­da­des de estran­gu­lar eco­nó­mi­ca­men­te a la Unión Sovié­ti­ca se habían redu­ci­do prác­ti­ca­men­te a cero. Se deci­dió enton­ces recu­rrir a la gue­rra y, en fun­ción de ese obje­ti­vo, empren­der la mili­ta­ri­za­ción ace­le­ra­da de Alemania.

Para esta últi­ma, la obten­ción de cré­di­tos en Esta­dos Uni­dos no pre­sen­ta­ba prác­ti­ca­men­te nin­gún pro­ble­ma. Hitler había lle­ga­do al poder en Ale­ma­nia casi al mis­mo tiem­po que Fran­klin Roo­se­velt en Esta­dos Uni­dos. Los ban­que­ros que apo­ya­ron a Hitler en 1931 son pre­ci­sa­men­te los mis­mos que apo­ya­ron la elec­ción de Roo­se­velt. Ya en el car­go, el nue­vo pre­si­den­te no podía hacer otra cosa que con­ce­der gene­ro­sos cré­di­tos a Ale­ma­nia. Por cier­to, muchos nota­ron la gran simi­li­tud entre el New Deal de Roo­se­velt y la polí­ti­ca eco­nó­mi­ca del III Reich. No había en ello nada sor­pren­den­te ya que eran los mis­mos quie­nes esta­ban garan­ti­zan­do con sus con­se­jos el sal­va­men­to de los dos gobier­nos. Y repre­sen­ta­ban prin­ci­pal­men­te los medios finan­cie­ros estadounidenses.

El New Deal de Roo­se­velt no tar­dó pre­sen­tar pro­ble­mas. En 1937, Esta­dos Uni­dos se hun­día en la cri­sis eco­nó­mi­ca. En 1939, la eco­no­mía esta­dou­ni­den­se fun­cio­na­ba a un 33% de su capa­ci­dad indus­trial (19% en los peo­res momen­tos de la cri­sis regis­tra­da de 1929 a 1933).

Rex­ford G. Tug­well, un eco­no­mis­ta del pri­mer Brain Trust, un equi­po de aca­dé­mi­cos de la Uni­ver­si­dad de Colum­bia crea­do por Fran­klin Roo­se­velt y que con­tri­bu­yó a las reco­men­da­cio­nes polí­ti­cas que con­du­je­ron al New Deal de ese pre­si­den­te, escri­bía en 1939 que la admi­nis­tra­ción había fra­ca­sa­do. La situa­ción se man­tu­vo sin cam­bios has­ta que Hitler inva­dió Polo­nia. Sólo los pode­ro­sos vien­tos de la gue­rra podían disi­par la bru­ma. Todas las ini­cia­ti­va de Roo­se­velt esta­ban con­de­na­das al fra­ca­so [3]. Lo úni­co que podía sal­var el capi­ta­lis­mo esta­dou­ni­den­se era una gue­rra mun­dial. En 1939, los plu­tó­cra­tas recu­rrie­ron a todos los medios a su dis­po­si­ción para pre­sio­nar a Hitler e inci­tar­lo a des­atar una gue­rra a gran esca­la en el este de Europa.

El ya men­cio­na­do Ban­co de Pagos Inter­na­cio­na­les (BPI) tuvo un papel impor­tan­te en la Segun­da Gue­rra Mun­dial. Ver­da­de­ra cabe­za de pla­ya de los intere­ses esta­dou­ni­den­ses en Euro­pa, el BPI garan­ti­za­ba el víncu­lo de las empre­sas de Esta­dos Uni­dos y Gran Bre­ta­ña con las empre­sas ale­ma­nas. Era una espe­cie de zona fran­ca que pro­te­gía al capi­tal cos­mo­po­li­ta ante ini­cia­ti­vas polí­ti­cas, gue­rras, san­cio­nes, etc.

El Ban­co de Pagos Inter­na­cio­na­les se creó bajo la for­ma de una enti­dad comer­cial públi­ca. Su inmu­ni­dad ante inter­fe­ren­cias guber­na­men­ta­les y, por ejem­plo, los impues­tos, esta­ba garan­ti­za­da por el acuer­do inter­na­cio­nal fir­ma­do en La Haya, en 1930.

Los ban­que­ros de la Reser­va Fede­ral de Nue­va York –muy vin­cu­la­dos a Mor­gan, a Mon­ta­gu Nor­man (gober­na­dor del Ban­co de Ingla­te­rra) y a los finan­cie­ros ale­ma­nes como Hjal­mar Schacht (de quien ya hemos pre­ci­sa­do que fue pre­si­den­te del Reichs­bank y minis­tro de Eco­no­mía del gobierno de Hitler), Walther Funk (quien sus­ti­tu­yó a Hjal­mar Schacht como pre­si­den­te del Reichs­bank) y Emil Puhl– desem­pe­ña­ron todos un papel impor­tan­te en la fun­da­ción del BPI. Entre sus fun­da­do­res figu­ra­ban los ban­cos cen­tra­les de Gran Bre­ta­ña, Fran­cia, Ita­lia, Ale­ma­nia y Bél­gi­ca, así como algu­nos ban­cos privados.

El Ban­co Fede­ral de Nue­va York hizo lo mejor que pudo, pero no estu­vo entre los esta­ble­ci­mien­tos fun­da­do­res del BPI. Esta­dos Uni­dos esta­ba repre­sen­ta­do por First Natio­nal Bank of New York, J.P. Mor­gan and Com­pany, First Natio­nal Bank of Chica­go, per­te­ne­cien­tes todos al impe­rio Mor­gan. Japón tam­bién estu­vo repre­sen­ta­do por ban­cos pri­va­dos. En 1931 – 1932, 19 ban­cos cen­tra­les euro­peos se unían al Ban­co de Pagos Inter­na­cio­na­les. Gates W. McGa­rrah, ban­que­ro del clan Roc­ke­fe­ller, fue el pri­mer pre­si­den­te del con­se­jo de admi­nis­tra­ción del BPI. Lue­go fue reem­pla­za­do por León Fra­ser, repre­sen­tan­te del clan Mor­gan. Duran­te la gue­rra, el pre­si­den­te del BPI fue Tho­mas H. McKit­trick, de Esta­dos Unidos.

Mucho se ha escri­to sobre las acti­vi­da­des del BPI al ser­vi­cio de los intere­ses del III Reich. Entre otras cosas, estu­vo impli­ca­do en tran­sac­cio­nes con dife­ren­tes paí­ses, inclu­si­ve aque­llos con los que Ale­ma­nia esta­ba en guerra.

Des­pués de Pearl Har­bor, el Ban­co de Pagos Inter­na­cio­na­les actua­ba como corres­pon­sal de la Fede­ral Reser­ve Bank de Nue­va York. Y duran­te la gue­rra estu­vo bajo con­trol de los nazis, a pesar de que su pre­si­den­te era el esta­dou­ni­den­se Tho­mas Hun­ting­ton McKit­trick. Mien­tras los sol­da­dos morían en los cam­pos de bata­lla, la direc­ción del BPI se reu­nía en Basi­lea con los ban­que­ros de Ale­ma­nia, Japón, Ita­lia, Bél­gi­ca, Gran Bre­ta­ña y Esta­dos Uni­dos. Los repre­sen­tan­tes de las poten­cias beli­ge­ran­tes tra­ba­ja­ban tran­qui­la­men­te, en un cli­ma de com­pren­sión mutua, en el oasis de paz suizo.

Fue en Sui­za don­de Ale­ma­nia depo­si­tó, para man­te­ner­lo a buen recau­do, el oro del que se había apo­de­ra­do en los cua­tro pun­tos car­di­na­les de Euro­pa. En mar­zo de 1938, cuan­do Hitler se apo­de­ró de Vie­na, par­te del oro de Aus­tria había sido trans­fe­ri­do a las cajas fuer­tes del BPI. Lo mis­mo había suce­di­do con el oro del Ban­co Nacio­nal che­co­es­lo­va­co (48 millo­nes de dóla­res). Cuan­do esta­lló la gue­rra, el oro entra­ba cons­tan­te­men­te al Ban­co de Pagos Inter­na­cio­na­les. Ale­ma­nia lo obte­nía en los cam­pos de con­cen­tra­ción y median­te el saqueo de los paí­ses ocu­pa­dos –inclu­yen­do todo lo que per­te­ne­cía a los civi­les: joyas, ciga­rre­ras, uten­si­lios de todo tipo… dien­tes de oro. Fue todo eso lo que se ha dado en lla­mar “el oro nazi”. Se fun­día en lin­go­tes para alma­ce­nar­lo en el Ban­co de Pagos Inter­na­cio­na­les, en Sui­za o fue­ra de Europa.

En su libro Tra­ding With The Enemy: An Expo­se of The Nazi-Ame­ri­can Money Plot 1933 – 1949, Char­les Higham escri­be que duran­te la Gue­rra los nazis trans­fi­rie­ron 378 millo­nes de dóla­res a las cuen­tas del Ban­co de Pagos Internacionales.

Es impor­tan­te men­cio­nar el oro de Che­co­es­lo­va­quia. Algu­nas infor­ma­cio­nes han sali­do a la luz des­pués de la aper­tu­ra de los archi­vos del Ban­co de Ingla­te­rra, en 2012, [4]. En mar­zo de 1939, Ale­ma­nia ocu­pa­ba Pra­ga. Los nazis exi­gie­ron 48 millo­nes de dóla­res de las reser­vas nacio­na­les de oro. Se les res­pon­dió que aque­lla suma ya había sido trans­fe­ri­da al Ban­co de Pagos Inter­na­cio­na­les. Por orden de Ber­lín, el oro fue trans­fe­ri­do a la cuen­ta del Reichs­bank en el mis­mo Ban­co de Pagos Inter­na­cio­na­les. Pos­te­rior­men­te, el Ban­co de Ingla­te­rra estu­vo impli­ca­do en las tran­sac­cio­nes efec­tua­das por orden del Reichs­bank al Ban­co de Pagos Inter­na­cio­na­les. Aque­llas órde­nes se retrans­mi­tían a Lon­dres. Por con­si­guien­te, hubo com­pli­ci­dad entre el Reichs­bank ale­mán, el Ban­co de Pagos Inter­na­cio­na­les y el Ban­co de Ingla­te­rra. En 1939 esta­lló un escán­da­lo en Gran Bre­ta­ña cuan­do se supo que el Ban­co de Ingla­te­rra eje­cu­ta­ba las tran­sac­cio­nes con oro che­co según las órde­nes no del gobierno che­co sino de Ber­lín o de Basi­lea. Por ejem­plo, en junio de 1939, 3 meses antes del ini­cio de la gue­rra entre Gran Bre­ta­ña y Ale­ma­nia, el Ban­co de Ingla­te­rra ayu­dó a los nazis a trans­fe­rir hacia la cuen­ta de Ale­ma­nia el oro equi­va­len­te a 440 000 libras ester­li­nas y a enviar par­te del oro a Nue­va York ‑Ale­ma­nia garan­ti­za­ba así la neu­tra­li­dad de Esta­dos Uni­dos en caso de inter­ven­ción ale­ma­na en Polonia.

Aque­llas tran­sac­cio­nes ile­ga­les con oro che­co se rea­li­za­ron con el acuer­do táci­to del gobierno de Gran Bre­ta­ña, que esta­ba per­fec­ta­men­te al corrien­te de lo que esta­ba suce­dien­do. El pri­mer minis­tro bri­tá­ni­co Nevi­lle Cham­ber­lain, el minis­tro de Finan­zas sir John Simon y los demás res­pon­sa­bles bri­tá­ni­cos de alto ran­go hicie­ron todo lo posi­ble por ocul­tar la ver­dad, recu­rrien­do inclu­so a la men­ti­ra más des­ca­ra­da al afir­mar que el oro había sido res­ti­tui­do a su legí­ti­mo pro­pie­ta­rio o que nun­ca había sido trans­fe­ri­do al Reichsbank.

Los docu­men­tos del Ban­co de Ingla­te­rra publi­ca­dos últi­ma­men­te reve­lan los hechos y demues­tran que los res­pon­sa­bles guber­na­men­ta­les min­tie­ron, para pro­te­ger­se a sí mis­mos y para encu­brir las acti­vi­da­des del Ban­co de Ingla­te­rra y del Ban­co de Pagos Inter­na­cio­na­les. La coor­di­na­ción de aque­llas acti­vi­da­des cri­mi­na­les era un jue­go de niños ya que el direc­tor del Ban­co de Ingla­te­rra Mon­ta­gu Nor­man tam­bién pre­si­día el Con­se­jo de Admi­nis­tra­ción del Ban­co de Pagos Inter­na­cio­na­les. Por cier­to, Mon­ta­gu Nor­man nun­ca disi­mu­ló su sim­pa­tía por los fascistas.

La Con­fe­ren­cia de Bret­ton Woods –ofi­cial­men­te Con­fe­ren­cia Mone­ta­ria y Finan­cie­ra de las Nacio­nes Uni­das– reu­nió a los 730 dele­ga­dos de los 44 paí­ses alia­dos en el hotel Mount Washing­ton, en Bret­ton Woods (New Ham­pshi­re), Esta­dos Uni­dos, con vis­ta a regu­lar la vida mone­ta­ria y finan­cie­ra inter­na­cio­nal al tér­mino de la Segun­da Gue­rra Mun­dial. Esta con­fe­ren­cia se desa­rro­lló del 1º al 22 de julio de 1944. El Ban­co de Pagos Inter­na­cio­na­les se veía repen­ti­na­men­te bajo los pro­yec­to­res. Se decía que había cola­bo­ra­do con la Ale­ma­nia fas­cis­ta. Sin entrar en deta­lles, me limi­ta­ré a decir que des­pués de una serie de peri­pe­cias –algu­nos dele­ga­dos esta­dou­ni­den­ses se opu­sie­ron a la moción– los dele­ga­dos coin­ci­die­ron en que había que cerrar el BPI. Aque­lla deci­sión de la con­fe­ren­cia inter­na­cio­nal nun­ca lle­gó a apli­car­se. Se ente­rró todo lo que podía des­acre­di­tar las acti­vi­da­des del BPI duran­te la Segun­da Gue­rra Mun­dial. Lo cual con­tri­bu­ye, aún hoy en día, a fal­sear la his­to­ria de la Segun­da Gue­rra Mundial.

Para ter­mi­nar, vale la pena decir unas pala­bras sobre Hjal­mar Schacht (1877−1970), el ex pre­si­den­te del Reichs­bank y minis­tro de Eco­no­mía del gobierno fas­cis­ta de Ale­ma­nia. En 1945, Schacht jue juz­ga­do en Núrem­berg pero resul­tó absuel­to el 1º de octu­bre de 1946. Así esca­pa­ba a las acu­sa­cio­nes de asesinato.

Por razo­nes que nun­ca han sido expli­ca­das, Hjal­mar Schacht no figu­ra­ba en la lis­ta de los prin­ci­pa­les cri­mi­na­les de gue­rra de 1945. Lo más intere­san­te es que vol­vió a su vida pro­fe­sio­nal como si no hubie­se suce­di­do nada y fun­dó la fir­ma Schacht GmbH en Dus­sel­dorf. Este deta­lle pue­de pare­cer insig­ni­fi­can­te. Pero con­fir­ma una vez más que los plu­tó­cra­tas anglo-esta­dou­ni­den­ses y sus repre­sen­tan­tes ple­ni­po­ten­cia­rios en Ale­ma­nia habían pre­pa­ra­do y, en cier­ta medi­da, influi­do en todo el pro­ce­so de la Segun­da Gue­rra Mundial.

Aho­ra los plu­tó­cra­tas quie­ren rees­cri­bir la his­to­ria de la Segun­da Gue­rra Mun­dial y modi­fi­car ade­más sus resultados.

<:ver_imprimer:> <:recommander:recommander:> Facebook Twitter Delicious Seenthis Digg RSS

[1] Tam­bién cono­ci­do como BIS, siglas en inglés corres­pon­dien­tes a Bank for Inter­na­tio­nal Settle­ments, o BRI, siglas en fran­cés corres­pon­dien­tes a Ban­que des Regle­ments Inter­na­tio­naux, así como BIZ, siglas en ale­mán corres­pon­dien­tes a Bank für Inter­na­tio­na­len Zah­lung­saus­gleich. Tie­ne su sede en la ciu­dad sui­za de Basi­lea. Nota de la Red Vol­tai­re.

[2] 1 millar­do = 1 000 millones

[3] P. Tug­well, The Demo­cra­tic Roo­se­velt, A Bio­graphy of Fran­klin D. Roo­se­velt, Nue­va York, 1957, p 477.

[4] http://​www​.ban​ko​fen​gland​.co​.uk/​a​rch…

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *