Ban­que­ros anglo­sa­jo­nes orga­ni­za­ron la Segun­da Gue­rra Mundial

JPEG - 17.1 KB
De izquier­da a dere­cha, Hjal­mar Schacht, minis­tro de Eco­no­mía de Hitler, con su buen ami­go Mon­ta­gu Nor­man, gober­na­dor del Ban­co de Ingla­te­rra de 1920 a 1944. Según los docu­men­tos del Ban­co de Ingla­te­rra reve­la­dos en 2012, el oro de Che­cos­lo­va­quia había sido depo­si­ta­do en Lon­dres en una sub­cuen­ta a nom­bre del Ban­co de Pagos Inter­na­cio­na­les (BPI). Cuan­do los nazis entra­ron en Pra­ga, en mar­zo de 1939, de inme­dia­to envia­ron sol­da­dos al Ban­co Nacio­nal. Los admi­nis­tra­do­res reci­bie­ron orden, bajo ame­na­za de muer­te, de emi­tir dos órde­nes de trans­fe­ren­cia. La pri­me­ra orde­na­ba al BPI trans­fe­rir 23,1 tone­la­das de oro de su sub­cuen­ta che­co­es­lo­va­ca en el Ban­co de Ingla­te­rra a la sub­cuen­ta del Reichs­bank, tam­bién en el Ban­co de Ingla­te­rra. La segun­da orden encar­ga­ba al Ban­co de Ingla­te­rra trans­fe­rir unas 27 tone­la­das de oro del Ban­co Nacio­nal de Che­co­es­lo­va­quia a la sub­cuen­ta del BPI en el Ban­co de Inglaterra.

La Segun­da Gue­rra Mun­dial no fue pro­vo­ca­da por un rabio­so Fuh­rer que se había apo­de­ra­do de Ale­ma­nia. La Segun­da Gue­rra Mun­dial es obra de una oli­gar­quía mun­dial, o más exac­ta­men­te de los plu­tó­cra­tas anglo-estadounidenses.

Uti­li­zan­do ins­tru­men­tos como la Reser­va Fede­ral de Esta­dos Uni­dos y el Ban­co de Ingla­te­rra, esos ele­men­tos comen­za­ron a pre­pa­rar el siguien­te con­flic­to de enver­ga­du­ra pla­ne­ta­ria inme­dia­ta­men­te des­pués de la Pri­me­ra Gue­rra Mun­dial. Su blan­co era la Unión Soviética.

Los pla­nes Dawes y Young, la crea­ción del Ban­co de Pagos Inter­na­cio­na­les (BPI) [1], la sus­pen­sión del pago por par­te de Ale­ma­nia de las repa­ra­cio­nes de gue­rra pre­vis­tas en el Tra­ta­do de Ver­sa­lles y la acep­ta­ción de aque­lla deci­sión por los ex alia­dos de Rusia, las masi­vas inver­sio­nes extran­je­ras en la eco­no­mía del III Reich, la mili­ta­ri­za­ción de la eco­no­mía ale­ma­na y las vio­la­cio­nes del Tra­ta­do de Ver­sa­lles son eta­pas en el camino que con­du­ce a la guerra.

Detrás de aquel com­plot se halla­ban per­so­na­jes cla­ves: los Roc­ke­fe­ller, los Mor­gan, Lord Mon­ta­gu Nor­man (gober­na­dor del Ban­co de Ingla­te­rra) y Hjal­mar Schacht (pre­si­den­te del Reichs­bank y minis­tro de Eco­no­mía del gobierno de Hitler). El pro­gra­ma estra­té­gi­co de los Roc­ke­fe­ller y los Mor­gan era sojuz­gar Euro­pa eco­nó­mi­ca­men­te, satu­rar Ale­ma­nia de inver­sio­nes y cré­di­tos extran­je­ros y empu­jar­la a ases­tar un gol­pe mor­tal a la Rusia sovié­ti­ca para que esta últi­ma vol­vie­se al capi­ta­lis­mo, en cali­dad de colonia.

Mon­ta­gu Nor­man (1871−1950) desem­pe­ñó un papel impor­tan­te como inter­me­dia­rio en el diá­lo­go entre los medios finan­cie­ros esta­dou­ni­den­ses y los jefes de empre­sas ale­ma­nas. Hjal­mar Schacht orga­ni­zó la recons­truc­ción del sec­tor vin­cu­la­do a la defen­sa en la eco­no­mía ale­ma­na. La ope­ra­ción de los plu­tó­cra­tas con­ta­ba con la cober­tu­ra que le ofre­cían polí­ti­cos como Fran­klin Roo­se­velt, Nevi­lle Cham­ber­lain y Wins­ton Chur­chill. En Ale­ma­nia los eje­cu­to­res de aque­llos pro­yec­tos eran Hitler y Hjal­mar Schacht. Según varios his­to­ria­do­res, Hjal­mar Schacht desem­pe­ñó un papel más impor­tan­te que Hitler, pero se man­te­nía en la sombra.

Al tér­mino de la Pri­me­ra Gue­rra Mun­dial, el Plan Dawes tenía como obje­ti­vo com­pro­me­ter la Tri­ple Enten­te y cobrar las repa­ra­cio­nes de gue­rra que debía pagar Ale­ma­nia. El Plan Daves –pro­pues­to por el Comi­té pre­si­di­do por Char­les G. Dawes– desig­na­ba un inten­to rea­li­za­do en 1924 por resol­ver el pro­ble­ma de las repa­ra­cio­nes de gue­rra, que esta­ba minan­do la polí­ti­ca inter­na­cio­nal des­de el fin de la Pri­me­ra Gue­rra Mun­dial y la fir­ma del Tra­ta­do de Ver­sa­lles –reti­cen­te, Fran­cia cobró más del 50% del mon­to de las repa­ra­cio­nes. Entre 1924 y 1929, Ale­ma­nia reci­bió 2 500 millo­nes de dóla­res de Esta­dos Uni­dos y 1 500 millo­nes de Gran Bre­ta­ña en el mar­co del Plan Dawes. Son sumas con­si­de­ra­bles que corres­pon­den a 1 000 millar­dos [2] de dóla­res actuales

Hjal­mar Schacht desem­pe­ñó un papel acti­vo en la apli­ca­ción del Plan Dawes. En 1929, resu­mió los resul­ta­dos del plan decla­ran­do que Ale­ma­nia había reci­bi­do en 5 años más prés­ta­mos extran­je­ros que Esta­dos Uni­dos en los 40 años ante­rio­res a la Pri­me­ra Gue­rra Mun­dial. Por con­si­guien­te, en 1929, Ale­ma­nia se había con­ver­ti­do en la segun­da poten­cia indus­trial a nivel mun­dial, por delan­te de Gran Bretaña.

Duran­te los años 1930, Ale­ma­nia siguió obte­nien­do inver­sio­nes y prés­ta­mos. Redac­ta­do en 1929 y adop­ta­do ofi­cial­men­te en 1930, el deno­mi­na­do Plan Dawes era un pro­gra­ma ten­dien­te a garan­ti­zar el pago de las deu­das de gue­rra que Ale­ma­nia debía pagar al tér­mino de la Pri­me­ra Gue­rra Mun­dial. Fue pre­sen­ta­do por el comi­té pre­si­di­do (de 1929 a 1930) por el indus­trial esta­dou­ni­den­se Owen D. Young, fun­da­dor y pri­mer pre­si­den­te de la RCA (Radio Cor­po­ra­tion of Ame­ri­ca). En aque­lla épo­ca, Young era tam­bién miem­bro del con­se­jo de admi­nis­tra­ción de la Fun­da­ción Roc­ke­fe­ller y había sido, ade­más, uno de los repre­sen­tan­tes impli­ca­dos en un dis­po­si­ti­vo de redi­se­ño de las repa­ra­cio­nes de gue­rra, el Plan Dawes de 1924.

Según el plan, el Ban­co de Pagos Inter­na­cio­na­les (BPI) fue crea­do en 1930 para que Ale­ma­nia paga­se las repa­ra­cio­nes a los ven­ce­do­res. En reali­dad, el dine­ro tomó un camino muy dife­ren­te: salió de Esta­dos Uni­dos y Gran Bre­ta­ña para ate­rri­zar en Alemania.

El capi­tal de la mayo­ría de las empre­sas ale­ma­nas estra­té­gi­ca­men­te impor­tan­tes era, par­cial o com­ple­ta­men­te, esta­dou­ni­den­se. Una par­te esta­ba bajo con­trol de los inver­sio­nis­tas bri­tá­ni­cos. Los sec­to­res como las refi­ne­rías de petró­leo y el pro­ce­so de licue­fac­ción de car­bón de la eco­no­mía ale­ma­na esta­ban en manos de Stan­dard Oil, per­te­ne­cien­te a los Roc­ke­fe­ller. El gigan­te de la indus­tria quí­mi­ca Far­be­n­in­dus­trie AG pasó al con­trol del gru­po Mor­gan. Un 40% de la red tele­fó­ni­ca y un 30% de las accio­nes de Foc­ke Wulf se halla­ban bajo con­trol de la fir­ma esta­dou­ni­den­se ITT. La radio y los gigan­tes de la indus­tria eléc­tri­ca AEG, Sie­mens y Osram pasa­ron al con­trol de Gene­ral Elec­tric, de Esta­dos Uni­dos. ITT y Gene­ral Elec­tric eran par­te del impe­rio Mor­gan. El 100% de las accio­nes de Volks­wa­gen per­te­ne­cía a Ford, tam­bién de Esta­dos Unidos.

En el momen­to de la lle­ga­da de Hitler al poder, el capi­tal finan­cie­ro esta­dou­ni­den­se con­tro­la­ba, como vemos, prác­ti­ca­men­te todos los sec­to­res de impor­tan­cia estra­té­gi­ca de la indus­tria ale­ma­na –refi­ne­rías de petró­leo, pro­duc­ción de com­bus­ti­ble líqui­do a par­tir del car­bón, quí­mi­ca, cons­truc­ción de vehícu­los auto­mo­to­res, inge­nie­ría eléc­tri­ca, radio– así como gran par­te de la indus­tria de cons­truc­ción mecá­ni­ca (278 empre­sas en total). Los gran­des ban­cos ale­ma­nes, como el Deu­ts­che Bank, el Dresd­ner Bank, el Donat Bank y otros, se halla­ban bajo con­trol estadounidense.

El 30 de enero de 1938, Hitler se con­ver­tía en can­ci­ller de Ale­ma­nia. Pero antes, los ban­que­ros esta­dou­ni­den­ses habían estu­dia­do muy cui­da­do­sa­men­te su can­di­da­tu­ra. Hjal­mar Schacht había via­ja­do a Esta­dos Uni­dos duran­te el oto­ño de 1930 para hablar de aque­lla nomi­na­ción con varios cole­gas esta­dou­ni­den­ses. La desig­na­ción de Hitler fue apro­ba­da final­men­te duran­te una reu­nión secre­ta de per­so­na­li­da­des de las finan­zas en Esta­dos Uni­dos. En 1932, Schacht pasó todo el año con­ven­cien­do a los ban­que­ros ale­ma­nes de que el mejor can­di­da­to al car­go de can­ci­ller era Hitler. Y lo logró.

A media­dos de noviem­bre de 1932, 17 de los más pode­ro­sos ban­que­ros e indus­tria­les ale­ma­nes diri­gie­ron al pre­si­den­te Hin­den­burg una car­ta exi­gién­do­le que nom­bra­ra can­ci­ller a Hitler. La últi­ma reu­nión de tra­ba­jo de los finan­cie­ros ale­ma­nes pre­via a la elec­ción tuvo lugar el 4 de enero de 1933 en Colo­nia, en la resi­den­cia del ban­que­ro Kurt von Schro­der. El par­ti­do nazi lle­gó al poder inme­dia­ta­men­te des­pués. Las rela­cio­nes finan­cie­ras y eco­nó­mi­cas de Ale­ma­nia con los anglo­sa­jo­nes se hicie­ron enton­ces aún más estrechas.

Hitler anun­ció inme­dia­ta­men­te su nega­ti­va a pagar las repa­ra­cio­nes de gue­rra. Puso en duda que Ingla­te­rra y Fran­cia pudie­sen pagar sus pro­pias deu­das, acu­mu­la­das duran­te la Pri­me­ra Gue­rra Mun­dial, a Esta­dos Uni­dos. Se reu­nió con el pre­si­den­te Fran­klin Roo­se­velt y con los gran­des ban­que­ros esta­dou­ni­den­ses para pedir una línea de cré­di­to por 1 000 millo­nes de dólares.

En junio del mis­mo año, Hjal­mar Schacht via­jó a Lon­dres para entre­vis­tar­se con Mon­ta­gu Nor­man. Los bri­tá­ni­cos acce­die­ron a con­ce­der un prés­ta­mo de 2 000 millo­nes de dóla­res. No pusie­ron nin­gu­na obje­ción en cuan­to a la deci­sión de Ale­ma­nia de sus­pen­der el pago de su deuda.

Según algu­nos his­to­ria­do­res, Esta­dos Uni­dos y Gran Bre­ta­ña se mos­tra­ron tan com­pla­cien­tes por­que, des­de 1932, la Unión Sovié­ti­ca había imple­men­ta­do su plan quin­que­nal de desa­rro­llo eco­nó­mi­co ten­dien­te a alcan­zar nue­vas metas como poten­cia indus­trial. En el sec­tor de la indus­tria pesa­da habían sur­gi­do miles de empre­sas y la depen­den­cia de la URSS en mate­ria de impor­ta­ción de pro­duc­tos indus­tria­les había dis­mi­nui­do con­si­de­ra­ble­men­te. Como con­se­cuen­cia de ello, las posi­bi­li­da­des de estran­gu­lar eco­nó­mi­ca­men­te a la Unión Sovié­ti­ca se habían redu­ci­do prác­ti­ca­men­te a cero. Se deci­dió enton­ces recu­rrir a la gue­rra y, en fun­ción de ese obje­ti­vo, empren­der la mili­ta­ri­za­ción ace­le­ra­da de Alemania.

Para esta últi­ma, la obten­ción de cré­di­tos en Esta­dos Uni­dos no pre­sen­ta­ba prác­ti­ca­men­te nin­gún pro­ble­ma. Hitler había lle­ga­do al poder en Ale­ma­nia casi al mis­mo tiem­po que Fran­klin Roo­se­velt en Esta­dos Uni­dos. Los ban­que­ros que apo­ya­ron a Hitler en 1931 son pre­ci­sa­men­te los mis­mos que apo­ya­ron la elec­ción de Roo­se­velt. Ya en el car­go, el nue­vo pre­si­den­te no podía hacer otra cosa que con­ce­der gene­ro­sos cré­di­tos a Ale­ma­nia. Por cier­to, muchos nota­ron la gran simi­li­tud entre el New Deal de Roo­se­velt y la polí­ti­ca eco­nó­mi­ca del III Reich. No había en ello nada sor­pren­den­te ya que eran los mis­mos quie­nes esta­ban garan­ti­zan­do con sus con­se­jos el sal­va­men­to de los dos gobier­nos. Y repre­sen­ta­ban prin­ci­pal­men­te los medios finan­cie­ros estadounidenses.

El New Deal de Roo­se­velt no tar­dó pre­sen­tar pro­ble­mas. En 1937, Esta­dos Uni­dos se hun­día en la cri­sis eco­nó­mi­ca. En 1939, la eco­no­mía esta­dou­ni­den­se fun­cio­na­ba a un 33% de su capa­ci­dad indus­trial (19% en los peo­res momen­tos de la cri­sis regis­tra­da de 1929 a 1933).

Rex­ford G. Tug­well, un eco­no­mis­ta del pri­mer Brain Trust, un equi­po de aca­dé­mi­cos de la Uni­ver­si­dad de Colum­bia crea­do por Fran­klin Roo­se­velt y que con­tri­bu­yó a las reco­men­da­cio­nes polí­ti­cas que con­du­je­ron al New Deal de ese pre­si­den­te, escri­bía en 1939 que la admi­nis­tra­ción había fra­ca­sa­do. La situa­ción se man­tu­vo sin cam­bios has­ta que Hitler inva­dió Polo­nia. Sólo los pode­ro­sos vien­tos de la gue­rra podían disi­par la bru­ma. Todas las ini­cia­ti­va de Roo­se­velt esta­ban con­de­na­das al fra­ca­so [3]. Lo úni­co que podía sal­var el capi­ta­lis­mo esta­dou­ni­den­se era una gue­rra mun­dial. En 1939, los plu­tó­cra­tas recu­rrie­ron a todos los medios a su dis­po­si­ción para pre­sio­nar a Hitler e inci­tar­lo a des­atar una gue­rra a gran esca­la en el este de Europa.

El ya men­cio­na­do Ban­co de Pagos Inter­na­cio­na­les (BPI) tuvo un papel impor­tan­te en la Segun­da Gue­rra Mun­dial. Ver­da­de­ra cabe­za de pla­ya de los intere­ses esta­dou­ni­den­ses en Euro­pa, el BPI garan­ti­za­ba el víncu­lo de las empre­sas de Esta­dos Uni­dos y Gran Bre­ta­ña con las empre­sas ale­ma­nas. Era una espe­cie de zona fran­ca que pro­te­gía al capi­tal cos­mo­po­li­ta ante ini­cia­ti­vas polí­ti­cas, gue­rras, san­cio­nes, etc.

El Ban­co de Pagos Inter­na­cio­na­les se creó bajo la for­ma de una enti­dad comer­cial públi­ca. Su inmu­ni­dad ante inter­fe­ren­cias guber­na­men­ta­les y, por ejem­plo, los impues­tos, esta­ba garan­ti­za­da por el acuer­do inter­na­cio­nal fir­ma­do en La Haya, en 1930.

Los ban­que­ros de la Reser­va Fede­ral de Nue­va York –muy vin­cu­la­dos a Mor­gan, a Mon­ta­gu Nor­man (gober­na­dor del Ban­co de Ingla­te­rra) y a los finan­cie­ros ale­ma­nes como Hjal­mar Schacht (de quien ya hemos pre­ci­sa­do que fue pre­si­den­te del Reichs­bank y minis­tro de Eco­no­mía del gobierno de Hitler), Walther Funk (quien sus­ti­tu­yó a Hjal­mar Schacht como pre­si­den­te del Reichs­bank) y Emil Puhl– desem­pe­ña­ron todos un papel impor­tan­te en la fun­da­ción del BPI. Entre sus fun­da­do­res figu­ra­ban los ban­cos cen­tra­les de Gran Bre­ta­ña, Fran­cia, Ita­lia, Ale­ma­nia y Bél­gi­ca, así como algu­nos ban­cos privados.

El Ban­co Fede­ral de Nue­va York hizo lo mejor que pudo, pero no estu­vo entre los esta­ble­ci­mien­tos fun­da­do­res del BPI. Esta­dos Uni­dos esta­ba repre­sen­ta­do por First Natio­nal Bank of New York, J.P. Mor­gan and Com­pany, First Natio­nal Bank of Chica­go, per­te­ne­cien­tes todos al impe­rio Mor­gan. Japón tam­bién estu­vo repre­sen­ta­do por ban­cos pri­va­dos. En 1931 – 1932, 19 ban­cos cen­tra­les euro­peos se unían al Ban­co de Pagos Inter­na­cio­na­les. Gates W. McGa­rrah, ban­que­ro del clan Roc­ke­fe­ller, fue el pri­mer pre­si­den­te del con­se­jo de admi­nis­tra­ción del BPI. Lue­go fue reem­pla­za­do por León Fra­ser, repre­sen­tan­te del clan Mor­gan. Duran­te la gue­rra, el pre­si­den­te del BPI fue Tho­mas H. McKit­trick, de Esta­dos Unidos.

Mucho se ha escri­to sobre las acti­vi­da­des del BPI al ser­vi­cio de los intere­ses del III Reich. Entre otras cosas, estu­vo impli­ca­do en tran­sac­cio­nes con dife­ren­tes paí­ses, inclu­si­ve aque­llos con los que Ale­ma­nia esta­ba en guerra.

Des­pués de Pearl Har­bor, el Ban­co de Pagos Inter­na­cio­na­les actua­ba como corres­pon­sal de la Fede­ral Reser­ve Bank de Nue­va York. Y duran­te la gue­rra estu­vo bajo con­trol de los nazis, a pesar de que su pre­si­den­te era el esta­dou­ni­den­se Tho­mas Hun­ting­ton McKit­trick. Mien­tras los sol­da­dos morían en los cam­pos de bata­lla, la direc­ción del BPI se reu­nía en Basi­lea con los ban­que­ros de Ale­ma­nia, Japón, Ita­lia, Bél­gi­ca, Gran Bre­ta­ña y Esta­dos Uni­dos. Los repre­sen­tan­tes de las poten­cias beli­ge­ran­tes tra­ba­ja­ban tran­qui­la­men­te, en un cli­ma de com­pren­sión mutua, en el oasis de paz suizo.

Fue en Sui­za don­de Ale­ma­nia depo­si­tó, para man­te­ner­lo a buen recau­do, el oro del que se había apo­de­ra­do en los cua­tro pun­tos car­di­na­les de Euro­pa. En mar­zo de 1938, cuan­do Hitler se apo­de­ró de Vie­na, par­te del oro de Aus­tria había sido trans­fe­ri­do a las cajas fuer­tes del BPI. Lo mis­mo había suce­di­do con el oro del Ban­co Nacio­nal che­co­es­lo­va­co (48 millo­nes de dóla­res). Cuan­do esta­lló la gue­rra, el oro entra­ba cons­tan­te­men­te al Ban­co de Pagos Inter­na­cio­na­les. Ale­ma­nia lo obte­nía en los cam­pos de con­cen­tra­ción y median­te el saqueo de los paí­ses ocu­pa­dos –inclu­yen­do todo lo que per­te­ne­cía a los civi­les: joyas, ciga­rre­ras, uten­si­lios de todo tipo… dien­tes de oro. Fue todo eso lo que se ha dado en lla­mar “el oro nazi”. Se fun­día en lin­go­tes para alma­ce­nar­lo en el Ban­co de Pagos Inter­na­cio­na­les, en Sui­za o fue­ra de Europa.

En su libro Tra­ding With The Enemy: An Expo­se of The Nazi-Ame­ri­can Money Plot 1933 – 1949, Char­les Higham escri­be que duran­te la Gue­rra los nazis trans­fi­rie­ron 378 millo­nes de dóla­res a las cuen­tas del Ban­co de Pagos Internacionales.

Es impor­tan­te men­cio­nar el oro de Che­co­es­lo­va­quia. Algu­nas infor­ma­cio­nes han sali­do a la luz des­pués de la aper­tu­ra de los archi­vos del Ban­co de Ingla­te­rra, en 2012, [4]. En mar­zo de 1939, Ale­ma­nia ocu­pa­ba Pra­ga. Los nazis exi­gie­ron 48 millo­nes de dóla­res de las reser­vas nacio­na­les de oro. Se les res­pon­dió que aque­lla suma ya había sido trans­fe­ri­da al Ban­co de Pagos Inter­na­cio­na­les. Por orden de Ber­lín, el oro fue trans­fe­ri­do a la cuen­ta del Reichs­bank en el mis­mo Ban­co de Pagos Inter­na­cio­na­les. Pos­te­rior­men­te, el Ban­co de Ingla­te­rra estu­vo impli­ca­do en las tran­sac­cio­nes efec­tua­das por orden del Reichs­bank al Ban­co de Pagos Inter­na­cio­na­les. Aque­llas órde­nes se retrans­mi­tían a Lon­dres. Por con­si­guien­te, hubo com­pli­ci­dad entre el Reichs­bank ale­mán, el Ban­co de Pagos Inter­na­cio­na­les y el Ban­co de Ingla­te­rra. En 1939 esta­lló un escán­da­lo en Gran Bre­ta­ña cuan­do se supo que el Ban­co de Ingla­te­rra eje­cu­ta­ba las tran­sac­cio­nes con oro che­co según las órde­nes no del gobierno che­co sino de Ber­lín o de Basi­lea. Por ejem­plo, en junio de 1939, 3 meses antes del ini­cio de la gue­rra entre Gran Bre­ta­ña y Ale­ma­nia, el Ban­co de Ingla­te­rra ayu­dó a los nazis a trans­fe­rir hacia la cuen­ta de Ale­ma­nia el oro equi­va­len­te a 440 000 libras ester­li­nas y a enviar par­te del oro a Nue­va York ‑Ale­ma­nia garan­ti­za­ba así la neu­tra­li­dad de Esta­dos Uni­dos en caso de inter­ven­ción ale­ma­na en Polonia.

Aque­llas tran­sac­cio­nes ile­ga­les con oro che­co se rea­li­za­ron con el acuer­do táci­to del gobierno de Gran Bre­ta­ña, que esta­ba per­fec­ta­men­te al corrien­te de lo que esta­ba suce­dien­do. El pri­mer minis­tro bri­tá­ni­co Nevi­lle Cham­ber­lain, el minis­tro de Finan­zas sir John Simon y los demás res­pon­sa­bles bri­tá­ni­cos de alto ran­go hicie­ron todo lo posi­ble por ocul­tar la ver­dad, recu­rrien­do inclu­so a la men­ti­ra más des­ca­ra­da al afir­mar que el oro había sido res­ti­tui­do a su legí­ti­mo pro­pie­ta­rio o que nun­ca había sido trans­fe­ri­do al Reichsbank.

Los docu­men­tos del Ban­co de Ingla­te­rra publi­ca­dos últi­ma­men­te reve­lan los hechos y demues­tran que los res­pon­sa­bles guber­na­men­ta­les min­tie­ron, para pro­te­ger­se a sí mis­mos y para encu­brir las acti­vi­da­des del Ban­co de Ingla­te­rra y del Ban­co de Pagos Inter­na­cio­na­les. La coor­di­na­ción de aque­llas acti­vi­da­des cri­mi­na­les era un jue­go de niños ya que el direc­tor del Ban­co de Ingla­te­rra Mon­ta­gu Nor­man tam­bién pre­si­día el Con­se­jo de Admi­nis­tra­ción del Ban­co de Pagos Inter­na­cio­na­les. Por cier­to, Mon­ta­gu Nor­man nun­ca disi­mu­ló su sim­pa­tía por los fascistas.

La Con­fe­ren­cia de Bret­ton Woods –ofi­cial­men­te Con­fe­ren­cia Mone­ta­ria y Finan­cie­ra de las Nacio­nes Uni­das– reu­nió a los 730 dele­ga­dos de los 44 paí­ses alia­dos en el hotel Mount Washing­ton, en Bret­ton Woods (New Ham­pshi­re), Esta­dos Uni­dos, con vis­ta a regu­lar la vida mone­ta­ria y finan­cie­ra inter­na­cio­nal al tér­mino de la Segun­da Gue­rra Mun­dial. Esta con­fe­ren­cia se desa­rro­lló del 1º al 22 de julio de 1944. El Ban­co de Pagos Inter­na­cio­na­les se veía repen­ti­na­men­te bajo los pro­yec­to­res. Se decía que había cola­bo­ra­do con la Ale­ma­nia fas­cis­ta. Sin entrar en deta­lles, me limi­ta­ré a decir que des­pués de una serie de peri­pe­cias –algu­nos dele­ga­dos esta­dou­ni­den­ses se opu­sie­ron a la moción– los dele­ga­dos coin­ci­die­ron en que había que cerrar el BPI. Aque­lla deci­sión de la con­fe­ren­cia inter­na­cio­nal nun­ca lle­gó a apli­car­se. Se ente­rró todo lo que podía des­acre­di­tar las acti­vi­da­des del BPI duran­te la Segun­da Gue­rra Mun­dial. Lo cual con­tri­bu­ye, aún hoy en día, a fal­sear la his­to­ria de la Segun­da Gue­rra Mundial.

Para ter­mi­nar, vale la pena decir unas pala­bras sobre Hjal­mar Schacht (1877−1970), el ex pre­si­den­te del Reichs­bank y minis­tro de Eco­no­mía del gobierno fas­cis­ta de Ale­ma­nia. En 1945, Schacht jue juz­ga­do en Núrem­berg pero resul­tó absuel­to el 1º de octu­bre de 1946. Así esca­pa­ba a las acu­sa­cio­nes de asesinato.

Por razo­nes que nun­ca han sido expli­ca­das, Hjal­mar Schacht no figu­ra­ba en la lis­ta de los prin­ci­pa­les cri­mi­na­les de gue­rra de 1945. Lo más intere­san­te es que vol­vió a su vida pro­fe­sio­nal como si no hubie­se suce­di­do nada y fun­dó la fir­ma Schacht GmbH en Dus­sel­dorf. Este deta­lle pue­de pare­cer insig­ni­fi­can­te. Pero con­fir­ma una vez más que los plu­tó­cra­tas anglo-esta­dou­ni­den­ses y sus repre­sen­tan­tes ple­ni­po­ten­cia­rios en Ale­ma­nia habían pre­pa­ra­do y, en cier­ta medi­da, influi­do en todo el pro­ce­so de la Segun­da Gue­rra Mundial.

Aho­ra los plu­tó­cra­tas quie­ren rees­cri­bir la his­to­ria de la Segun­da Gue­rra Mun­dial y modi­fi­car ade­más sus resultados.

<:ver_imprimer:> <:recommander:recommander:> Facebook Twitter Delicious Seenthis Digg RSS

[1] Tam­bién cono­ci­do como BIS, siglas en inglés corres­pon­dien­tes a Bank for Inter­na­tio­nal Settle­ments, o BRI, siglas en fran­cés corres­pon­dien­tes a Ban­que des Regle­ments Inter­na­tio­naux, así como BIZ, siglas en ale­mán corres­pon­dien­tes a Bank für Inter­na­tio­na­len Zah­lung­saus­gleich. Tie­ne su sede en la ciu­dad sui­za de Basi­lea. Nota de la Red Vol­tai­re.

[2] 1 millar­do = 1 000 millones

[3] P. Tug­well, The Demo­cra­tic Roo­se­velt, A Bio­graphy of Fran­klin D. Roo­se­velt, Nue­va York, 1957, p 477.

[4] http://​www​.ban​ko​fen​gland​.co​.uk/​a​rch…

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on Facebook
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.