El nue­vo des­or­den mun­dial- Tariq Ali

Hace tres déca­das, con el fin de la Gue­rra Fría y el des­man­te­la­mien­to de las dic­ta­du­ras de Amé­ri­ca del Sur, muchos espe­ra­ban que por fin se mate­ria­li­za­ra el famo­so “divi­den­do de la paz” pro­me­ti­do por Bush padre y That­cher. No hubo suer­te. Lo que hemos teni­do han sido con­ti­nuas gue­rras, levan­ta­mien­tos, into­le­ran­cia y fun­da­men­ta­lis­mos de todo tipo, reli­gio­sos, étni­cos e impe­ria­lis­tas. Las reve­la­cio­nes sobre las redes de vigi­lan­cia occi­den­ta­les han acre­cen­ta­do el sen­ti­mien­to de que las ins­ti­tu­cio­nes demo­crá­ti­cas no están fun­cio­nan­do como debe­rían y que, nos gus­te o no, esta­mos ante el cre­púscu­lo de la pro­pia demo­cra­cia.

Un cre­púscu­lo que comen­zó a prin­ci­pios de los noven­ta del siglo pasa­do con la implo­sión de la anti­gua Unión Sovié­ti­ca y la toma del poder, en Rusia, Asia Cen­tral y bue­na par­te de Euro­pa del Este, por par­te de anti­guos buró­cra­tas del Par­ti­do Comu­nis­ta caren­tes de visión, muchos de los cua­les se con­vir­tie­ron rápi­da­men­te en mul­ti­mi­llo­na­rios. Los oli­gar­cas que se hicie­ron con algu­nas de las pro­pie­da­des más caras del mun­do, inclu­yen­do algu­nas en Lon­dres, pue­den haber sido en su momen­to miem­bros del Par­ti­do Comu­nis­ta, pero tam­bién fue­ron unos opor­tu­nis­tas sin otro com­pro­mi­so que el de alcan­zar el poder y lle­nar­se los bol­si­llos. El vacío que dejó el colap­so del sis­te­ma de par­ti­dos ha sido lle­na­do por cosas dis­tin­tas en dife­ren­tes luga­res del mun­do, entre ellas la reli­gión, y no solo el Islam. Las esta­dís­ti­cas que mues­tran el aumen­to de la reli­gio­si­dad en el mun­do occi­den­tal son dra­má­ti­cas; solo hay que fijar­se en Fran­cia. Ade­más, hemos vis­to el auge de un impe­rio glo­bal con un poder sin pre­ce­den­tes. Esta­dos Uni­dos es la poten­cia mili­tar indis­cu­ti­ble y domi­na la polí­ti­ca mun­dial, inclu­so la de los paí­ses a los que tra­ta como enemi­gos.

Si com­pa­ra­mos la recien­te demo­ni­za­ción de Putin con el tra­to que reci­bió Yel­tsin en los tiem­pos en los que éste come­tió atro­ci­da­des mucho más estre­me­ce­do­ras –des­truir por com­ple­to la ciu­dad de Grozny, por ejem­plo– vemos que lo que está en jue­go no son los prin­ci­pios, sino los intere­ses del poder domi­nan­te mun­dial. Nun­ca antes ha exis­ti­do un impe­rio seme­jan­te, y no es pro­ba­ble que vuel­va a haber uno igual. En Esta­dos Uni­dos se ha pro­du­ci­do el desa­rro­llo eco­nó­mi­co más nota­ble de los últi­mos tiem­pos con la apa­ri­ción de la revo­lu­ción IT (de las Tec­no­lo­gías y la Infor­ma­ción) en la cos­ta oes­te. Sin embar­go, a pesar de estos avan­ces en la tec­no­lo­gía capi­ta­lis­ta, la estruc­tu­ra polí­ti­ca de Esta­dos Uni­dos ape­nas ha cam­bia­do en el últi­mo siglo y medio. Tal vez ten­ga el con­trol mili­tar, eco­nó­mi­co e inclu­so cul­tu­ral –su poder blan­do domi­na el mun­do– pero sigue sin haber seña­les de cam­bio polí­ti­co en su inte­rior. ¿Podrá man­te­ner­se esta con­tra­dic­ción?

A nivel mun­dial está habien­do un deba­te sobre la deca­den­cia del impe­rio esta­dou­ni­den­se. Y exis­te abun­dan­te lite­ra­tu­ra que ana­li­za el tema y sos­tie­ne que el decli­ve ha empe­za­do y es irre­ver­si­ble. El impe­rio esta­dou­ni­den­se ha teni­do difi­cul­ta­des, ¿qué impe­rio no las ha teni­do? Las cosas se le com­pli­ca­ron en los sesen­ta, los seten­ta y los ochen­ta: muchos pen­sa­ron que la derro­ta sufri­da en Viet­nam en 1975 era defi­ni­ti­va. No lo fue, y Esta­dos Uni­dos no ha vuel­to a sufrir otro revés seme­jan­te des­de enton­ces. Pero a menos que conoz­ca­mos y com­pren­da­mos cómo fun­cio­na este impe­rio a nivel glo­bal, será muy difí­cil pro­po­ner un con­jun­to de estra­te­gias para com­ba­tir­lo o con­te­ner­lo o, como recla­man teó­ri­cos rea­lis­tas como el falle­ci­do Chal­mers John­son y John Mearshei­mer, con­se­guir que Esta­dos Uni­dos des­man­te­le sus bases, sal­ga de los paí­ses don­de inter­vie­ne y solo actúe a nivel glo­bal cuan­do esté ame­na­za­do como país. Muchos rea­lis­tas esta­dou­ni­den­ses sos­tie­nen la nece­si­dad de dicha reti­ra­da, pero lo hacen des­de una posi­ción de debi­li­dad en el sen­ti­do de que los reve­ses que ellos con­si­de­ran irre­ver­si­bles no lo son. Hay muy pocos reve­ses de los que el impe­rio no pue­da recu­pe­rar­se. Algu­nos argu­men­tos sobre su debi­li­ta­mien­to son sim­plis­tas, como por ejem­plo que todos los impe­rios que han exis­ti­do al final se han derrum­ba­do. Eso es cier­to, des­de lue­go, pero exis­ten moti­vos para esos colap­sos, y en este momen­to Esta­dos Uni­dos sigue sien­do inex­pug­na­ble: ejer­ce su poder blan­do en todo el mun­do, inclu­yen­do los feu­dos de sus riva­les eco­nó­mi­cos; su poder duro toda­vía es domi­nan­te, per­mi­tién­do­le ocu­par aque­llos paí­ses que con­si­de­ra enemi­gos; y su poder ideo­ló­gi­co sigue sien­do arro­lla­dor en Euro­pa y más allá.

No obs­tan­te, Esta­dos Uni­dos ha sufri­do con­tra­tiem­pos a esca­la semi-con­ti­nen­tal en Amé­ri­ca del Sur, y estos han sido polí­ti­cos e ideo­ló­gi­cos más que eco­nó­mi­cos. La suce­sión de vic­to­rias elec­to­ra­les de par­ti­dos de izquier­das en Vene­zue­la, Ecua­dor y Boli­via demos­tró que podía haber una posi­ble alter­na­ti­va den­tro del capi­ta­lis­mo. Nin­guno de estos gobier­nos, sin embar­go, está desa­fian­do al sis­te­ma capi­ta­lis­ta, y lo mis­mo vale para los par­ti­dos radi­ca­les que han apa­re­ci­do recien­te­men­te en Euro­pa. Ni Syri­za en Gre­cia ni Pode­mos en Espa­ña supo­nen una ame­na­za para el sis­te­ma; aun­que las refor­mas que pro­po­nen son mejo­res que las polí­ti­cas que lle­vó a cabo Attlee en Gran Bre­ta­ña des­pués de 1945. Al igual que los par­ti­dos pro­gre­sis­tas en Amé­ri­ca del Sur, com­bi­nan pro­gra­mas esen­cial­men­te social­de­mó­cra­tas con una amplia movi­li­za­ción social.

Aho­ra bien, las refor­mas social­de­mó­cra­tas se han vuel­to into­le­ra­bles para el sis­te­ma eco­nó­mi­co neo­li­be­ral impues­to por el capi­tal glo­bal. Si se argu­men­ta, como hacen (si no explí­ci­ta, implí­ci­ta­men­te) quie­nes están en el poder, que es nece­sa­rio tener una estruc­tu­ra polí­ti­ca que no per­mi­ta desa­fiar al sis­te­ma, enton­ces vivi­mos tiem­pos peli­gro­sos. Con­ver­tir el terro­ris­mo en una ame­na­za equi­va­len­te a la ame­na­za comu­nis­ta de anta­ño resul­ta extra­va­gan­te. El uso de la pro­pia pala­bra “terro­ris­mo”, los pro­yec­tos de ley apro­ba­dos en el Par­la­men­to y el Con­gre­so para impe­dir que la gen­te diga lo que pien­sa, el examen pre­vio de las per­so­nas invi­ta­das a dar con­fe­ren­cias en las uni­ver­si­da­des, la idea de que antes de per­mi­tir­les entrar en el país hay que saber qué es lo que los con­fe­ren­cis­tas extran­je­ros van a decir: pare­cen cosas sin impor­tan­cia, pero son emble­má­ti­cas de la épo­ca en que vivi­mos. Y asus­ta la faci­li­dad con que se acep­ta todo esto. Si lo que se nos dice es que el cam­bio no es posi­ble, que el úni­co sis­te­ma con­ce­bi­ble es el actual, enton­ces vamos a tener pro­ble­mas. A la lar­ga no será acep­ta­do. Y si se impi­de que la gen­te hable, pien­se, o desa­rro­lle alter­na­ti­vas polí­ti­cas, no será solo el tra­ba­jo de Marx el que que­de rele­ga­do al olvi­do. Karl Polan­yi, el teó­ri­co social­de­mó­cra­ta más cua­li­fi­ca­do, sufri­rá el mis­mo des­tino.

Hemos vis­to desa­rro­llar­se una for­ma de gobierno que yo deno­mino de cen­tro extre­mo, que en este momen­to gobier­na en gran­des áreas de Euro­pa e inclu­ye par­ti­dos de izquier­da, cen­tro izquier­da, cen­tro dere­cha y dere­cha. Un sec­tor ente­ro del elec­to­ra­do, los jóve­nes en par­ti­cu­lar, sien­te que votar no cam­bia nada, tenien­do en cuen­ta los par­ti­dos exis­ten­tes. El cen­tro extre­mo des­ata gue­rras, ya sea por cuen­ta pro­pia o en nom­bre de Esta­dos Uni­dos; apo­ya las medi­das de aus­te­ri­dad; defien­de la vigi­lan­cia como abso­lu­ta­men­te nece­sa­ria para ven­cer al terro­ris­mo, sin ni siquie­ra pre­gun­tar­se por­qué exis­te el terro­ris­mo: hacer­se esta pre­gun­ta prác­ti­ca­men­te con­vier­te a uno en terro­ris­ta. ¿Por qué actúan así los terro­ris­tas? ¿Están tras­tor­na­dos? ¿Tie­ne algo que ver con lo más pro­fun­do de su reli­gión? Estas pre­gun­tas son con­tra­pro­du­cen­tes e inú­ti­les. Si pre­gun­tas si la polí­ti­ca impe­rial esta­dou­ni­den­se o la polí­ti­ca exte­rior bri­tá­ni­ca o fran­ce­sa no serán de algu­na mane­ra res­pon­sa­bles, te ata­can. Pero, por supues­to, las agen­cias de infor­ma­ción y los ser­vi­cios de segu­ri­dad saben de sobra que el moti­vo por el que la gen­te se vuel­ve loca –y es una for­ma de locu­ra– no se halla en la reli­gión sino en lo que ven. Hus­sein Osman, uno de los con­de­na­dos por los aten­ta­dos falli­dos del metro de Lon­dres del 21 de julio de 2005, fue dete­ni­do en Roma una sema­na des­pués. “Más que rezar dis­cu­tía­mos del tra­ba­jo, la polí­ti­ca, la gue­rra en Iraq”, dijo a los inte­rro­ga­do­res ita­lia­nos. “Siem­pre tuvi­mos nue­vas pelí­cu­las de la gue­rra en Iraq […] aque­llas en las que se podía ver a las muje­res y los niños ira­quíes que habían sido ase­si­na­dos por sol­da­dos esta­dou­ni­den­ses y bri­tá­ni­cos”. Eli­za Man­nigham-Buller, que en 2007 renun­ció como direc­to­ra del MI5, dijo: “Nues­tra par­ti­ci­pa­ción en Iraq, que­rien­do lograr un mun­do mejor, ha radi­ca­li­za­do a una gene­ra­ción ente­ra de jóve­nes”.

Antes de la gue­rra de 2003, bajo la auto­ri­ta­ria dic­ta­du­ra de Sadam y su ante­ce­sor, el nivel de edu­ca­ción en Iraq era el más ele­va­do de Orien­te Medio. Cuan­do seña­las esto te acu­san de ser un apo­lo­gis­ta de Sadam, pero en los años 80 en la Uni­ver­si­dad de Bag­dad había más pro­fe­so­ras que las que tenía Prin­ce­ton en 2009; había guar­de­rías para faci­li­tar que las muje­res ense­ña­ran en las escue­las y las uni­ver­si­da­des. En Bag­dad y Mosul –actual­men­te ocu­pa­da por el Esta­do Islá­mi­co– había biblio­te­cas con siglos de anti­güe­dad. La biblio­te­ca de Mosul fun­cio­na­ba en el siglo XVIII y en sus depó­si­tos alber­ga­ba manus­cri­tos de la anti­gua Gre­cia. La biblio­te­ca de Bag­dad, como sabe­mos, fue saquea­da des­pués de la ocu­pa­ción y lo que está ocu­rrien­do actual­men­te en las biblio­te­cas de Mosul no es nin­gu­na sor­pre­sa, con miles de libros y manus­cri­tos des­trui­dos.

Todo lo que ha ocu­rri­do en Iraq es con­se­cuen­cia de esa gue­rra desas­tro­sa que adqui­rió pro­por­cio­nes geno­ci­das. El núme­ro de muer­tos sigue sin escla­re­cer­se por­que la Coa­li­ción de la Volun­tad no cuen­ta las víc­ti­mas civi­les del país que está ocu­pan­do. ¿Para qué moles­tar­se? Pero otros han esti­ma­do que más de un millón de ira­quíes fue­ron ase­si­na­dos, sobre todo civi­les. El gobierno títe­re ins­ta­la­do por la ocu­pa­ción con­fir­mó estas cifras de mane­ra indi­rec­ta en 2006 al admi­tir ofi­cial­men­te que había cin­co millo­nes de huér­fa­nos en Iraq. La ocu­pa­ción de Iraq es uno de los actos más des­truc­ti­vos de la his­to­ria moder­na. A pesar de que Hiroshi­ma y Naga­sa­ki fue­ron bom­bar­dea­das con armas nuclea­res, la estruc­tu­ra social y polí­ti­ca del Esta­do japo­nés se man­tu­vo; aun­que los ale­ma­nes y los ita­lia­nos fue­ron derro­ta­dos en la Segun­da Gue­rra Mun­dial, la mayor par­te de sus estruc­tu­ras mili­ta­res, de infor­ma­ción, poli­cia­les y judi­cia­les se deja­ron como esta­ban por­que ya había otro enemi­go a las puer­tas: el comu­nis­mo. Sin embar­go, Iraq fue tra­ta­da como nin­gún otro país había sido tra­ta­do antes. La razón por la que la gen­te no aca­ba de ver esto es que cuan­do comen­zó la ocu­pa­ción todos los corres­pon­sa­les regre­sa­ron a casa. Las excep­cio­nes pue­den con­tar­se con los dedos de una mano: Patrick Cock­burn, Robert Fisk y uno o dos más. La infra­es­truc­tu­ra social de Iraq sigue sin fun­cio­nar años des­pués de que la ocu­pa­ción haya ter­mi­na­do; ha sido des­tro­za­da. El país ha sido des­mo­der­ni­za­do. Occi­den­te ha des­trui­do los sis­te­mas edu­ca­ti­vo y de salud ira­quíes; entre­gó el poder a un gru­po de par­ti­dos cle­ri­ca­les chiíes que inme­dia­ta­men­te se embar­ca­ron en un baño de san­gre revan­chis­ta. Varios cien­tos de pro­fe­so­res uni­ver­si­ta­rios fue­ron ase­si­na­dos. Si esto no es des­or­den, ¿qué lo es?

En el caso de Afga­nis­tán, todo el mun­do sabe qué es lo que había detrás de este gran inten­to, como lo lla­ma­ron los esta­dou­ni­den­ses y bri­tá­ni­cos, de “moder­ni­zar” el país. Che­rie Blair y Lau­ra Bush dije­ron que era una gue­rra por la libe­ra­ción de las muje­res. Si lo hubie­ra sido, habría sido la pri­me­ra en la his­to­ria. Aho­ra sabe­mos lo que fue real­men­te: una cru­da gue­rra de revan­cha que fra­ca­só por­que la ocu­pa­ción for­ta­le­ció a quie­nes bus­ca­ba des­truir. La gue­rra no solo devas­tó Afga­nis­tán y la infra­es­truc­tu­ra que tuvie­ra, sino que ade­más des­es­ta­bi­li­zó Pakis­tán, que cuen­ta con armas nuclea­res y actual­men­te es un Esta­do muy peli­gro­so.

Estas dos gue­rras no le han hecho bien a nadie, pero han con­se­gui­do divi­dir el mun­do ára­be y musul­mán, fue­ra esa su inten­ción o no. La deci­sión de Esta­dos Uni­dos de entre­gar el poder a los par­ti­dos cle­ri­ca­les chiíes pro­fun­di­zó la divi­sión suní-chií: en Bag­dad, una ciu­dad mix­ta en un país don­de eran comu­nes los matri­mo­nios entre suníes y chiíes, hubo una lim­pie­za étni­ca. Los esta­dou­ni­den­ses actua­ron como si los suníes fue­ran los par­ti­da­rios de Sadam, pese a que muchos de ellos habían sido encar­ce­la­dos arbi­tra­ria­men­te bajo su man­da­to. Esta divi­sión ha para­li­za­do el nacio­na­lis­mo ára­be duran­te mucho tiem­po. Las luchas actua­les tie­nen que ver con el ban­do al que apo­ya Esta­dos Uni­dos en cada con­flic­to: en Iraq, a los chiíes.

La demo­ni­za­ción de Irán es pro­fun­da­men­te injus­ta, por­que sin el apo­yo táci­to de los ira­níes los esta­dou­ni­den­ses no podrían haber ocu­pa­do Iraq. La resis­ten­cia ira­quí a la ocu­pa­ción no se que­bró has­ta que los ira­níes le dije­ron al líder de los chiíes, Muq­ta­da al-Sadr, que había esta­do cola­bo­ran­do con los opo­si­to­res suníes al régi­men, que la aban­do­na­se. Al-Sadr fue tras­la­da­do a Tehe­rán y allí se le con­ce­die­ron “vaca­cio­nes” por un año. Sin el apo­yo ira­ní, tan­to en Iraq como en Afga­nis­tán, a Esta­dos Uni­dos le habría resul­ta­do muy difí­cil man­te­ner sus ocu­pa­cio­nes. Todo ello le fue agra­de­ci­do con san­cio­nes, una demo­ni­za­ción cada vez mayor, y doble rase­ro: Israel pue­de tener armas nuclea­res, tú no. En estos momen­tos Orien­te Medio es un desas­tre total: el poder cen­tral más impor­tan­te es Israel, y está exten­dién­do­se; los pales­ti­nos han sido derro­ta­dos y segui­rán están­do­lo por mucho tiem­po; todos los prin­ci­pa­les paí­ses ára­bes están des­tro­za­dos, pri­me­ro Iraq, aho­ra Siria; Egip­to, con una bru­tal dic­ta­du­ra mili­tar en el poder, está tor­tu­ran­do y ase­si­nan­do como si la lla­ma­da pri­ma­ve­ra ára­be nun­ca hubie­ra teni­do lugar: de hecho, para los diri­gen­tes mili­ta­res nun­ca ocu­rrió.

En cuan­to a Israel, el apo­yo cie­go que reci­be de Esta­dos Uni­dos es una vie­ja his­to­ria. Y cues­tio­nar­la, hoy por hoy, supo­ne ser eti­que­ta­do de anti­se­mi­ta. El peli­gro que tie­ne esta estra­te­gia es que si le dices a una gene­ra­ción que solo ha cono­ci­do el Holo­caus­to a tra­vés de las pelí­cu­las que ata­car a Israel es anti­se­mi­ta, la res­pues­ta va a ser: ¿Y qué? “Llá­ma­nos anti­se­mi­tas si quie­res”, dirá la gen­te joven. “Si eso sig­ni­fi­ca estar en con­tra tuya, los somos”. De modo que no sir­ve de nada. Resul­ta incon­ce­bi­ble pen­sar que algún Gobierno de Israel vaya a otor­gar un Esta­do a los pales­ti­nos. Como nos advir­tió el falle­ci­do Edward Said, los Acuer­dos de Oslo fue­ron un Tra­ta­do de Ver­sa­lles pales­tino. En reali­dad fue­ron algo mucho peor.

La desin­te­gra­ción de Orien­te Medio que comen­zó des­pués de la Pri­me­ra Gue­rra Mun­dial con­ti­núa. No pode­mos saber si Iraq será divi­di­do en tres paí­ses, o si Siria será divi­di­da en dos o tres paí­ses. Pero no nos sor­pren­de­ría que todos los Esta­dos de la región, sal­vo Egip­to, que es dema­sia­do gran­de para des­man­te­lar­lo, ter­mi­na­ran con­ver­ti­dos en ban­tus­ta­nes o prin­ci­pa­dos, al esti­lo de Qatar y los otros Esta­dos del Gol­fo, finan­cia­dos y man­te­ni­dos por los sau­di­tas por un lado y los ira­níes por el otro.

Todas las espe­ran­zas sus­ci­ta­das por la pri­ma­ve­ra ára­be se han hun­di­do y es impor­tan­te enten­der por qué. Muchos de los que par­ti­ci­pa­ron en ellas no vie­ron –en gran medi­da por razo­nes gene­ra­cio­na­les– que para lograr los efec­tos desea­dos hace fal­ta algún tipo de movi­mien­to polí­ti­co. No fue una sor­pre­sa que los Her­ma­nos Musul­ma­nes, que par­ti­ci­pa­ron en las pro­tes­tas de Egip­to al final, se hicie­ran con el poder: era el úni­co par­ti­do polí­ti­co real que había en Egip­to. Pero lue­go los Her­ma­nos Musul­ma­nes hicie­ron el jue­go al Ejér­ci­to actuan­do como Muba­rak –pro­po­nien­do tra­tos a las fuer­zas de segu­ri­dad, pro­po­nien­do tra­tos a los israe­líes– y la gen­te empe­zó a pre­gun­tar­se de qué ser­vía que estu­vie­ran en el poder. El Ejér­ci­to con­si­gui�� apo­yos y se des­hi­zo de los Her­ma­nos. Todo esto ha des­mo­ra­li­za­do a una gene­ra­ción ente­ra en Orien­te Medio.

* * *

¿Cuál es la situa­ción en Euro­pa? Lo pri­me­ro que hay que seña­lar es que no hay un solo país de la Unión Euro­pea que ten­ga ver­da­de­ra sobe­ra­nía. Des­pués del fin de la Gue­rra Fría y la reuni­fi­ca­ción, Ale­ma­nia se ha con­ver­ti­do en el país más fuer­te y estra­té­gi­ca­men­te más impor­tan­te de Euro­pa, pero aún así no tie­ne total sobe­ra­nía: Esta­dos Uni­dos sigue domi­nan­do en muchos nive­les, espe­cial­men­te en lo que res­pec­ta a las Fuer­zas Arma­das. Gran Bre­ta­ña se con­vir­tió en un Esta­do semi-vasa­llo des­pués de la Segun­da Gue­rra Mun­dial. Los últi­mos pri­mer minis­tros bri­tá­ni­cos que actua­ron como si Gran Bre­ta­ña fue­ra un Esta­do sobe­rano fue­ron Harold Wil­son, que se negó a enviar tro­pas bri­tá­ni­cas a Viet­nam, y Edward Heath, que impi­dió que las bases bri­tá­ni­cas fue­ran uti­li­za­das para bom­bar­dear Orien­te Medio.

Des­de enton­ces Gran Bre­ta­ña ha hecho siem­pre lo que le orde­na­ba Esta­dos Uni­dos, aun cuan­do una par­te impor­tan­te del esta­blish­ment bri­tá­ni­co estu­vie­ra en con­tra. En el Minis­te­rio de Asun­tos Exte­rio­res hubo cla­ras mues­tras de eno­jo duran­te la Gue­rra de Iraq por con­si­de­rar que no había nin­gu­na nece­si­dad de invo­lu­crar a Gran Bre­ta­ña. En 2003, cuan­do la gue­rra ya esta­ba en mar­cha, fui invi­ta­do a dar una con­fe­ren­cia en Damas­co; allí reci­bí una lla­ma­da tele­fó­ni­ca de la emba­ja­da bri­tá­ni­ca pidién­do­me que fue­ra a comer. Me pare­ció raro. Al lle­gar me dio la bien­ve­ni­da el emba­ja­dor y me dijo: “Solo quie­ro tran­qui­li­zar­le, ade­más de comer, vamos a hablar de polí­ti­ca”. En la comi­da dijo: “Ha lle­ga­do el turno de pre­gun­tas, empe­za­ré yo. Tariq Ali, leí el artícu­lo que publi­có en The Guar­dian argu­men­tan­do que Tony Blair debe­ría ser deman­da­do por crí­me­nes de gue­rra en la Cor­te Penal Inter­na­cio­nal. ¿Le impor­ta­ría expli­car­nos por qué?” Estu­ve diez minu­tos expli­cán­do­se­lo ante el des­con­cier­to de los invi­ta­dos sirios. Al final el emba­ja­dor dijo: “Estoy total­men­te de acuer­do, no sé qué opi­na­rán los demás”. Cuan­do los invi­ta­dos se mar­cha­ron le dije: “Fue muy valien­te de su par­te”. Y el hom­bre del MI6 que había esta­do en la comi­da dijo: “Sí, pue­de per­mi­tír­se­lo por­que se jubi­la en diciem­bre”. Pero algo muy pare­ci­do ocu­rrió en la emba­ja­da en Vie­na, don­de di una con­fe­ren­cia de pren­sa con­tra la gue­rra de Iraq en el salón del emba­ja­dor. Estos hom­bres no eran ton­tos, sabían per­fec­ta­men­te lo que esta­ban hacien­do. Y actua­ron así por la humi­lla­ción que sin­tie­ron al tener un Gobierno que, a pesar de que los esta­dou­ni­den­ses habían dicho que se las podían apa­ñar sin Gran Bre­ta­ña, deci­dió invo­lu­crar­se de todos modos.

Los ale­ma­nes saben que no tie­nen sobe­ra­nía pero cuan­do lo apun­tas se enco­gen de hom­bros. A muchos de ellos no les gus­ta, tie­nen dema­sia­do pre­sen­te su pasa­do, esa idea de estar casi gené­ti­ca­men­te pre­dis­pues­tos a la gue­rra: una idea absur­da, que algu­na gen­te que debe­ría ser más sen­sa­ta ha vuel­to a expre­sar al cele­brar­se los ani­ver­sa­rios de la Pri­me­ra Gue­rra Mun­dial. Pero lo cier­to es que polí­ti­ca, ideo­ló­gi­ca, mili­tar e inclu­so eco­nó­mi­ca­men­te, la Unión Euro­pea está en manos del impe­rio glo­bal. Cuan­do la eli­te euro­pea ofre­ció a Gre­cia aque­lla lamen­ta­ble suma de dine­ro, Timothy Geith­ner, el enton­ces secre­ta­rio del Teso­ro esta­dou­ni­den­se, tuvo que inter­ve­nir dicién­do­le a la UE que aumen­ta­se el fon­do de res­ca­te has­ta los 500 mil millo­nes de euros. Vaci­la­ron, pero final­men­te hicie­ron lo que los esta­dou­ni­den­ses que­rían. Todas las expec­ta­ti­vas que, des­de su plan­tea­mien­to ini­cial, sus­ci­tó la idea de un con­ti­nen­te inde­pen­dien­te de otras poten­cias que siguie­ra su pro­pio camino, des­apa­re­cie­ron al final de la Gue­rra Fría. Jus­to cuan­do pare­cía que se podía lograr ese obje­ti­vo, Euro­pa se con­vir­tió en un con­ti­nen­te fiel a los ban­que­ros, la Euro­pa del dine­ro, un lugar sin pers­pec­ti­va social que no cues­tio­nó el orden neo­li­be­ral.

A los grie­gos se les está cas­ti­gan­do no tan­to por la deu­da como por no estar lle­van­do a cabo las refor­mas exi­gi­das por la UE. El gobierno de dere­chas derro­ta­do por Syri­za solo con­si­guió que se apro­ba­ran 3 de las 14 refor­mas que la UE pedía insis­ten­te­men­te. No pudie­ron hacer más por­que lo que fue apro­ba­do puso a Gre­cia en una situa­ción que recuer­da a Iraq: la des­mo­der­ni­za­ción; las pri­va­ti­za­cio­nes com­ple­ta­men­te inne­ce­sa­rias vin­cu­la­das a la corrup­ción polí­ti­ca; el empo­bre­ci­mien­to de la mayo­ría de la pobla­ción. Por eso los grie­gos eli­gie­ron un Gobierno que que­ría cam­biar las cosas, y enton­ces les dije­ron que no podían. La UE teme que se pro­duz­ca el efec­to domi­nó: si los grie­gos son recom­pen­sa­dos por votar a Syri­za, otros paí­ses podrían ele­gir gobier­nos simi­la­res, así que Gre­cia debe ser aplas­ta­da. No se pue­de echar a los grie­gos de la UE –no lo per­mi­te la Cons­ti­tu­ción– ni de la Euro­zo­na, pero sí hacer­les la vida muy difí­cil de modo que ten­gan que salir­se del euro y esta­ble­cer un euro grie­go, o un euro drac­ma, para que el país siga fun­cio­nan­do. Pero si suce­die­ra eso las con­di­cio­nes empeo­ra­rían, al menos tem­po­ral­men­te, de ahí que los grie­gos no tie­nen más alter­na­ti­va que resis­tir. El peli­gro está en que, en este entorno tan pre­ca­rio, la gen­te podría girar rápi­da­men­te hacia la dere­cha, hacia Ama­ne­cer Dora­do, un par­ti­do explí­ci­ta­men­te fas­cis­ta. Esa es la mag­ni­tud del pro­ble­ma, y actuar como lo está hacien­do la eli­te del euro –es decir, como el cen­tro extre­mo– es una estra­te­gia insen­sa­ta y cor­ta de miras.

Y lue­go está el auge de Chi­na. No hay duda de las enor­mes ganan­cias que ha gene­ra­do el capi­ta­lis­mo en Chi­na; las eco­no­mías de Chi­na y Esta­dos Uni­dos son sor­pren­den­te­men­te inde­pen­dien­tes. Cuan­do hace poco un vete­rano sin­di­ca­lis­ta esta­dou­ni­den­se me pre­gun­ta­ba qué le había pasa­do a la cla­se obre­ra esta­dou­ni­den­se, mi res­pues­ta fue inme­dia­ta: la cla­se obre­ra esta­dou­ni­den­se está aho­ra en Chi­na. Suce­de ade­más que Chi­na no está ni remo­ta­men­te cer­ca de ocu­par el lugar de Esta­dos Uni­dos. Las cifras que mane­jan los eco­no­mis­tas mues­tran que, en lo que ver­da­de­ra­men­te cuen­ta, los chi­nos toda­vía están por detrás. Si obser­va­mos los por­cen­ta­jes por Esta­dos de fami­lias millo­na­rias del mun­do en 2012 tene­mos: Esta­dos Uni­dos, 42,5%; Japón, 10,6%; Chi­na, 9,4%; Gran Bre­ta­ña, 3,7%; Sui­za, 2,9%; Ale­ma­nia, 2,7%; Tai­wán, 2,3%; Ita­lia, 2%; Fran­cia, 1,9%. Así que, en tér­mi­nos de fuer­za eco­nó­mi­ca, Esta­dos Uni­dos con­ti­núa tenien­do bue­nos resul­ta­dos. En muchos mer­ca­dos cla­ves –indus­tria far­ma­céu­ti­ca, indus­tria aero­es­pa­cial, pro­gra­mas infor­má­ti­cos, equi­po médi­co– domi­na Esta­dos Uni­dos. Las cifras de 2010 mos­tra­ron que tres cuar­tos de las dos­cien­tas mayo­res empre­sas expor­ta­do­ras de Chi­na –y son esta­dís­ti­cas chi­nas– son de pro­pie­dad extran­je­ra. Hay muchí­si­ma inver­sión extran­je­ra en Chi­na, a menu­do de paí­ses veci­nos como Tai­wán. Fox­conn, que fabri­ca orde­na­do­res para Apple en Chi­na, es una empre­sa tai­wa­ne­sa.

La idea de que los chi­nos van a hacer­se de repen­te con el poder y ocu­par el lugar de Esta­dos Uni­dos es una ton­te­ría. Es inve­ro­sí­mil mili­tar­men­te; es inve­ro­sí­mil eco­nó­mi­ca­men­te; y polí­ti­ca e ideo­ló­gi­ca­men­te es obvio que tam­po­co es el caso. Cuan­do comen­zó el decli­ve del Impe­rio bri­tá­ni­co, déca­das antes de que se des­mo­ro­na­ra, la gen­te sabía lo que esta­ba pasan­do. Tan­to Lenin como Trotsky se die­ron cuen­ta de que los bri­tá­ni­cos se esta­ban hun­dien­do. Hay un dis­cur­so mara­vi­llo­so de Trotsky, pro­nun­cia­do en 1924 en el mar­co de la IV Inter­na­cio­nal Comu­nis­ta en el que, con un esti­lo inimi­ta­ble, hizo las siguien­tes decla­ra­cio­nes sobre la bur­gue­sía ingle­sa:

Su carác­ter ha sido mol­dea­do a lo lar­go de siglos. La auto­es­ti­ma de cla­se ya está en su san­gre y su médu­la, sus ner­vios y sus hue­sos. Será muy difí­cil qui­tar­les la con­fian­za en sí mis­mos como diri­gen­tes mun­dia­les. Pero el ame­ri­cano se la qui­ta­rá lo mis­mo cuan­do se pon­ga manos a la obra en serio. En vano se con­sue­la el bur­gués bri­tá­ni­co pen­san­do que ser­vi­rá de guía al inex­per­to ame­ri­cano. Sí, habrá un perio­do de tran­si­ción. Pero el quid de la cues­tión no está en los hábi­tos del lide­raz­go diplo­má­ti­co sino en el poder real, el capi­tal y la indus­tria exis­ten­tes. Y los Esta­dos Uni­dos, si nos fija­mos en su eco­no­mía, des­de la ave­na has­ta los gran­des aco­ra­za­dos de últi­ma gene­ra­ción, ocu­pan el pri­mer lugar. Pro­du­cen todas las nece­si­da­des bási­cas has­ta alcan­zar entre la mitad y los dos ter­cios de lo que se pro­du­ce en todo el mun­do.

Si cam­biá­ra­mos el tex­to, y en vez del “carác­ter de la bur­gue­sía ingle­sa” dijé­ra­mos el “carác­ter de la bur­gue­sía esta­dou­ni­den­se ha sido mol­dea­do duran­te siglos […] pero el chino se la qui­ta­rá lo mis­mo”, no ten­dría sen­ti­do.

* * *

¿Dón­de vamos a ter­mi­nar al final de este siglo? ¿Dón­de esta­rá Chi­na? ¿Pros­pe­ra­rá la demo­cra­cia occi­den­tal? Una cosa que ha que­da­do cla­ra en las últi­mas déca­das es que no ocu­rre nada a menos que la gen­te quie­ra que ocu­rra; y si la gen­te quie­re que ocu­rra, empie­za a mover­se. Uno hubie­ra pen­sa­do que los euro­peos apren­de­rían algo del des­plo­me pro­vo­ca­do por la recien­te rece­sión y actua­rían, pero no lo hicie­ron: se limi­ta­ron a poner tiri­tas y a espe­rar que la heri­da deja­ra de san­grar. Enton­ces, ¿dón­de debe­ría­mos bus­car la solu­ción? Uno de los pen­sa­do­res más crea­ti­vos hoy en día es el soció­lo­go ale­mán Wolf­gang Streeck, que insis­te en que se nece­si­ta deses­pe­ra­da­men­te una estruc­tu­ra alter­na­ti­va a la Unión Euro­pea y en que ésta exi­gi­rá más demo­cra­cia en cada una de las eta­pas, tan­to a nivel pro­vin­cial y de ciu­da­des como a nivel nacio­nal y euro­peo. Hace fal­ta un esfuer­zo con­cer­ta­do para encon­trar una alter­na­ti­va al sis­te­ma neo­li­be­ral. Ya tene­mos un prin­ci­pio en Gre­cia y en Espa­ña, y podría exten­der­se.

Mucha gen­te en Euro­pa del Este sien­te nos­tal­gia de las socie­da­des ante­rio­res a la caí­da de la Unión Sovié­ti­ca. Los regí­me­nes comu­nis­tas que gober­na­ron el blo­que sovié­ti­co des­pués de la lle­ga­da de Khrush­chev al poder podrían des­cri­bir­se como dic­ta­du­ras socia­les: regí­me­nes esen­cial­men­te débi­les con una estruc­tu­ra polí­ti­ca auto­ri­ta­ria, pero con una estruc­tu­ra eco­nó­mi­ca que ofre­cía a la gen­te más o menos lo mis­mo que la social­de­mo­cra­cia sue­ca o bri­tá­ni­ca. En una encues­ta rea­li­za­da en enero, el 82% de los encues­ta­dos en la anti­gua Ale­ma­nia del Este dije­ron que se vivía mejor antes de la reuni­fi­ca­ción. Cuan­do se les pre­gun­tó los moti­vos, dije­ron que había más sen­ti­do de comu­ni­dad, más ins­ta­la­cio­nes, el dine­ro no era lo prin­ci­pal, la vida cul­tu­ral era mejor y no se los tra­ta­ba como ciu­da­da­nos de segun­da cla­se, como ocu­rre aho­ra. La acti­tud de los ale­ma­nes occi­den­ta­les hacia los orien­ta­les no tar­dó en con­ver­tir­se en un pro­ble­ma serio; tan serio que el segun­do año des­pués de la reuni­fi­ca­ción, Hel­mut Sch­midt, el ex can­ci­ller ale­mán y no pre­ci­sa­men­te un radi­cal, dijo en la con­fe­ren­cia del Par­ti­do Social Demó­cra­ta que los ale­ma­nes del este esta­ban sien­do tra­ta­dos de mane­ra abso­lu­ta­men­te equi­vo­ca­da. Dijo que no se podía seguir igno­ran­do la cul­tu­ra de Ale­ma­nia del Este; y que si tuvie­ra que ele­gir los tres mejo­res escri­to­res ale­ma­nes esco­ge­ría a Goethe, Hei­ne y Brecht. A los asis­ten­tes se les cor­tó la res­pi­ra­ción cuan­do nom­bró a Brecht. Los pre­jui­cios con­tra el Este esta­ban pro­fun­da­men­te arrai­ga­dos. La razón por la que las reve­la­cio­nes de Snow­den impac­ta­ron tan­to a los ale­ma­nes es que de pron­to resul­tó evi­den­te que esta­ban vivien­do bajo vigi­lan­cia per­ma­nen­te, cuan­do una de las mayo­res cam­pa­ñas ideo­ló­gi­cas en Ale­ma­nia Occi­den­tal tuvo que ver pre­ci­sa­men­te con el daño cau­sa­do por la Sta­si, que se dijo espia­ba a todos en todo momen­to. Bien, la Sta­si no tenía capa­ci­dad tec­no­ló­gi­ca para un sis­te­ma de espio­na­je omni­pre­sen­te: en la esca­la de vigi­lan­cia, Esta­dos Uni­dos está muy por delan­te del vie­jo enemi­go de Ale­ma­nia Occi­den­tal.

Los anti­guos ale­ma­nes del este no solo pre­fie­ren el vie­jo sis­te­ma polí­ti­co, tam­bién ocu­pan el pri­mer pues­to en la lis­ta de ateos: el 52,1% de la pobla­ción no cree en Dios; la Repú­bli­ca Che­ca se sitúa en segun­do lugar con el 39,9%; la Fran­cia lai­ca está por deba­jo con el 23,3% (lai­cis­mo en Fran­cia sig­ni­fi­ca cual­quier cosa que no sea islá­mi­co). Si obser­va­mos el otro extre­mo, el país con la mayor pro­por­ción de cre­yen­tes es Fili­pi­nas con el 83,6%, segui­do de Chi­le, 79.4%; Israel, 65,5%; Polo­nia, 62%; Esta­dos Uni­dos, 60,6%; com­pa­ra­da con los cua­les Irlan­da es un bas­tión de mode­ra­ción con solo un 43,2%. Si los encues­ta­do­res hubie­ran visi­ta­do el mun­do islá­mi­co para hacer esas mis­mas pre­gun­tas segu­ra­men­te se habrían sor­pren­di­do de las res­pues­tas obte­ni­das en Tur­quía, por ejem­plo, o inclu­so en Indo­ne­sia. No se pue­de cir­cuns­cri­bir la creen­cia reli­gio­sa a una úni­ca par­te del glo­bo.

Este es un mun­do mes­ti­zo y con­fu­so. Sus pro­ble­mas no cam­bian, tan solo adquie­ren nue­vas for­mas. En Espar­ta, en el siglo III a.C., des­pués de las Gue­rras del Pelo­po­ne­so, fue cre­cien­do una grie­ta entre la eli­te diri­gen­te y la gen­te común, y quie­nes gober­na­ban exi­gie­ron cam­bios por­que la bre­cha entre ricos y pobres se había vuel­to tan enor­me que resul­ta­ba into­le­ra­ble. La suce­sión de los monar­cas radi­ca­les Agis IV, Cleó­me­nes III y Nabis creó una estruc­tu­ra que per­mi­tió revi­vir el Esta­do; se libe­ró a los escla­vos; se per­mi­tió votar a todos los ciu­da­da­nos; y la tie­rra con­fis­ca­da a los ricos se dis­tri­bu­yó entre los pobres (algo que actual­men­te no per­mi­ti­ría el BCE). Teme­ro­sa de que cun­die­ra el ejem­plo, la tem­pra­na Repú­bli­ca Roma­na envió sus legio­nes bajo el man­do de Tito Quin­cio Fla­mi­nio con­tra Espar­ta. Según Tito Livio, esta fue la res­pues­ta de Nabis, el rey de Espar­ta, y al leer­la se sien­te la frial­dad y dig­ni­dad que había en sus pala­bras:

No midáis lo que se hace en Lace­de­mo­nia a tra­vés de vues­tras pro­pias ins­ti­tu­cio­nes […] Voso­tros esco­géis vues­tra caba­lle­ría, igual que vues­tra infan­te­ría, de acuer­do con su ren­ta; que­réis que pocos des­ta­quen por sus rique­zas y que la masa de la pobla­ción esté some­ti­da a ellos. Nues­tro legis­la­dor no qui­so que el Gobierno estu­vie­ra en manos de unos pocos, como los que voso­tros deno­mi­náis Sena­do, ni se per­mi­tió a nin­gún orden que tuvie­ra pre­pon­de­ran­cia en el Esta­do; creía que la igual­dad de ran­go y for­tu­na era nece­sa­ria para que pudie­ra exis­tir un gran núme­ro de hom­bres que empu­ña­sen las armas por su patria.

Tariq Ali es un escri­tor y direc­tor de cine pakis­ta­ní. Su últi­mo libro es The Extre­me Cen­tre: a War­ning.

[Este ensa­yo fue publi­ca­do ori­gi­nal­men­te en la Lon­don Review of Books]

Ori­gi­nal en inglés: Coun­ter­punch

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *