¿Cómo hacer que el Ban­co Mun­dial res­pon­da de sus actos ante la jus­ti­cia?- Najib Akesbi

Dos pro­yec­tos ini­cia­dos por el Ban­co Mun­dial cau­sa­ron entre 2004 y el 2013 en Marrue­cos el des­pla­za­mien­to volun­ta­rio o invo­lun­ta­rio de 1.700 per­so­nas, según las con­clu­sio­nes de una encues­ta lle­va­da a cabo por el Con­sor­cio Inter­na­cio­nal de Perio­dis­tas de Inves­ti­ga­ción (ICIJ) que ade­más refle­ja que los pro­gra­mas del ban­co han oca­sio­na­do el des­pla­za­mien­to de 3,35 millo­nes de per­so­nas en todo el mun­do duran­te ese perío­do (1). Ante tales hechos es indis­pen­sa­ble ter­mi­nar con la impu­ni­dad del Ban­co Mun­dial denun­cián­do­lo ante la jus­ti­cia en las juris­dic­cio­nes nacio­na­les como ha suce­di­do actual­men­te en Marrue­cos , don­de tres inves­ti­ga­do­res marro­quíes han ini­cia­do un his­tó­ri­co pro­ce­so en otro caso de vio­la­ción come­ti­da por esa institución.

El Ban­co Mun­dial cons­ti­tu­ye un impor­tan­te actor con gran influen­cia en la deter­mi­na­ción de la elec­ción y la for­mu­la­ción de las polí­ti­cas públi­cas de la mayor par­te de los paí­ses con­si­de­ra­dos en desa­rro­llo. Es una ver­dad que nadie dis­cu­te, comen­zan­do por los mis­mos emplea­dos que allí tra­ba­jan o han tra­ba­ja­do en los más altos pues­tos de res­pon­sa­bi­li­dad, como Joseph Sti­glitz que fue vice­pre­si­den­te del Ban­co Mun­dial entre 1997 y 2000. Por lo tan­to la res­pon­sa­bi­li­dad que se plan­tea es la de la ins­ti­tu­ción en rela­ción con las deci­sio­nes y los actos que con­du­cen a los gobier­nos a adop­tar­los en los paí­ses en los que inter­vie­ne. Res­pon­sa­bi­li­dad polí­ti­ca, es cier­to, pero tam­bién res­pon­sa­bi­li­dad jurídica.

La res­pon­sa­bi­li­dad polí­ti­ca se ori­gi­na en los mis­mos fun­da­men­tos de todo sis­te­ma demo­crá­ti­co digno de ese nom­bre, que debe basar­se en la tri­lo­gía: Legi­ti­mi­dad, res­pon­sa­bi­li­dad, deber… Las polí­ti­cas públi­cas adquie­ren legi­ti­mi­dad demo­crá­ti­ca por haber sido con­va­li­da­das en las urnas de acuer­do con los pro­gra­mas del par­ti­do (o par­ti­dos) que hayan logra­do la con­fian­za de los elec­to­res. Y son inme­dia­ta­men­te pues­tas en mar­cha bajo la total res­pon­sa­bi­li­dad de quie­nes han sido ele­gi­dos para hacer­lo. Esos man­da­ta­rios deben ren­dir cuen­tas de sus actos al fina­li­zar su man­da­to, res­pon­sa­bles de sus polí­ti­cas y de sus resul­ta­dos ante los ciu­da­da­nos que los hayan elegido.

Podría­mos pre­gun­tar­nos si es real­men­te útil recor­dar estas evi­den­cias, pero en el caso del Ban­co Mun­dial y aún más de la gene­ra­li­dad de las ins­ti­tu­cio­nes finan­cie­ras inter­na­cio­na­les, es lamen­ta­ble­men­te más que nece­sa­rio. La razón es que esta Ins­ti­tu­ción que sue­le ocu­par su tiem­po dan­do lec­cio­nes de “bue­na gober­nan­za” en todo el mun­do, es sin embar­go la últi­ma en mani­fes­tar el menor res­pe­to a estos prin­ci­pios con­sus­tan­cia­les con toda pro­fe­sión de fe democrática.

Enten­dá­mo­nos bien. No nos esta­mos refi­rien­do a inter­ven­cio­nes pun­tua­les que pue­den jus­ti­fi­car­se por cir­cuns­tan­cias más o menos excep­cio­na­les, sino a ver­da­de­ras “estra­te­gias de desa­rro­llo” ela­bo­ra­das y pues­tas en mar­cha duran­te su dura­ción y ema­na­das de las corres­pon­dien­tes líneas de cré­di­to. Cuan­do el Ban­co Mun­dial se dedi­ca duran­te déca­das a ini­ciar, ela­bo­rar, finan­ciar y acom­pa­ñar “pla­nes de desa­rro­llo” (bajo for­mas que evo­lu­cio­nan cier­ta­men­te en el tiem­po: pro­gra­mas de ajus­tes estruc­tu­ra­les, estra­te­gias de asis­ten­cia al país, estra­te­gias de aso­cia­ción de un país…) es evi­den­te que se está por lo menos fren­te a una corres­pon­sa­bi­li­dad, una inter­na, la de los gober­nan­tes del país “asis­ti­do” y la otra exter­na, la de la orga­ni­za­ción inter­na­cio­nal que deter­mi­na de pun­ta a pun­ta el pro­ce­so en cuestión.

El caso de Marrue­cos: una impli­ca­ción cincuentenaria 

Tome­mos como ejem­plo el caso de Marrue­cos. El Ban­co Mun­dial está impli­ca­do des­de 1964 con oca­sión de la pri­me­ra cri­sis finan­cie­ra del país recién inde­pen­di­za­do. Cual­quier obser­va­dor aten­to y obje­ti­vo de las cri­sis polí­ti­cas pro­du­ci­das en este país pue­de afir­mar sin dudas que des­de hace cin­cuen­ta años has­ta aho­ra el Ban­co Mun­dial ha sido en reali­dad, de una u otra mane­ra, par­tí­ci­pe acti­vo en todas las estra­te­gias, en todos los “pla­nes” (nacio­na­les y sec­to­ria­les), todos los “pro­gra­mas” (lla­ma­dos o no “estruc­tu­ra­les”), en sín­te­sis de todas las polí­ti­cas eco­nó­mi­cas, socia­les y finan­cie­ras ins­tru­men­ta­das en este país… ¡Con los resul­ta­dos cono­ci­dos! (para decir­lo en pocas pala­bras, es nece­sa­rio saber que a 60 años de su inde­pen­den­cia Marrue­cos tie­ne un PBI per cápi­ta que no supera los 3.000 dóla­res y un índi­ce de desa­rro­llo humano de 0,617 que lo colo­ca en el pues­to 129 de los 180 paí­ses cla­si­fi­ca­dos por el PNUD).

¿No es jus­to, o al menos razo­na­ble en estas con­di­cio­nes, des­car­gar toda la res­pon­sa­bi­li­dad en una ins­ti­tu­ción que ha esta­do en todas las elec­cio­nes y en todas las deci­sio­nes? ¿No es aca­so res­pon­sa­ble, jun­to a los gober­nan­tes del país, de los fra­ca­sos y los sin­sa­bo­res de su eco­no­mía? ¿Sería insen­sa­to pedir al Ban­co Mun­dial que rin­da cuen­ta de sus accio­nes a la pobla­ción que tan­to ha sufri­do las con­se­cuen­cias? ¿La “bue­na gober­nan­za” no exi­ge que el Ban­co Mun­dial mues­tre prue­bas de trans­pa­ren­cia, humil­dad y espí­ri­tu auto­crí­ti­co per­mi­tien­do al país apren­der de una expe­rien­cia por lo menos decep­cio­nan­te y así pre­pa­rar mejor su porvenir?

La otra res­pon­sa­bi­li­dad es jurí­di­ca, inclu­so judi­cial. Una res­pon­sa­bi­li­dad que pura y sim­ple­men­te se nie­ga des­de hace mucho tiem­po. Estas ins­ti­tu­cio­nes, según sus pro­pias afir­ma­cio­nes, serían orga­ni­za­cio­nes inter­na­cio­na­les que gozan de “inmu­ni­dad diplo­má­ti­ca” y que por lo tan­to no podrían ser per­se­gui­das por la jus­ti­cia en los paí­ses en los que inter­vie­nen. Sin embar­go esas orga­ni­za­cio­nes, espe­cial­men­te las que actúan como ope­ra­do­res eco­nó­mi­cos y finan­cie­ros como es el caso del Ban­co Mun­dial, rea­li­zan per­ma­nen­te­men­te ope­ra­cio­nes de carác­ter comer­cial, fir­man con­tra­tos y se com­pro­me­ten fren­te a ter­ce­ros. Como nadie es per­fec­to ni infa­li­ble, ¿no podrían, por una razón u otra, fal­tar a sus com­pro­mi­sos o inclu­so ser cul­pa­bles de fal­tas o infrac­cio­nes que pro­duz­can per­jui­cios a sus socios o a otros ter­ce­ros? ¿Y qué decir del finan­cia­mien­to de pro­yec­tos que gene­ran des­ocu­pa­ción o des­tru­yen recur­sos natu­ra­les? ¿Cómo es posi­ble ima­gi­nar que las orga­ni­za­cio­nes res­pon­sa­bles de esos actos pue­dan no ser jus­ti­cia­bles? ¿Cómo acep­tar que la “inmu­ni­dad diplo­má­ti­ca” pue­da ser exten­si­va a infrac­cio­nes de dere­cho común? Tan increí­ble como pudie­ra pare­cer es nada menos lo que el Ban­co Mun­dial ha hecho pre­va­le­cer… por lo menos has­ta recientemente.

El Ban­co Mun­dial ante la jus­ti­cia marroquí

Por­que es pre­ci­so saber que hace poco tiem­po, efec­ti­va­men­te, aca­ba de caer un enor­me tabú: el Ban­co Mun­dial pue­de ser lle­va­do a la jus­ti­cia ante las juris­dic­cio­nes de los paí­ses en los que man­tie­ne un equi­po per­ma­nen­te. ¿Cómo se ha podi­do lle­gar a este deci­si­vo resultado?

El pro­ble­ma se remon­ta a 2010 cuan­do tres inves­ti­ga­do­res marro­quíes (entre ellos el que sus­cri­be) com­pro­ba­ron que el “equi­po de coor­di­na­ción” del Ban­co Mun­dial en Washing­ton había fal­si­fi­ca­do total­men­te los datos de un estu­dio que se había rea­li­za­do en el mar­co de un pro­gra­ma inter­na­cio­nal de inves­ti­ga­ción lla­ma­do Rurals­truc (2). Habien­do recha­za­do con­va­li­dar cien­tí­fi­ca­men­te los resul­ta­dos inde­bi­da­men­te modi­fi­ca­dos los inves­ti­ga­do­res se vie­ron boi­co­tea­dos y des­po­ja­dos del fru­to de su tra­ba­jo. Peor aún, vie­ron modi­fi­ca­do su infor­me en aspec­tos esen­cia­les y lue­go publi­ca­do con­tra su volun­tad. Y toda­vía más, lue­go de haber podi­do apre­ciar la inuti­li­dad de las ins­tan­cias lla­ma­das de “éti­ca y de media­ción” del Ban­co Mun­dial, los inves­ti­ga­do­res aler­ta­ron al Gobierno marro­quí y pre­sen­ta­ron una denun­cia oral sobre el pro­ble­ma en la Cáma­ra baja del Par­la­men­to. Todo ha sido en vano. Todas las ini­cia­ti­vas solo han ser­vi­do para com­pren­der la enor­me influen­cia del Ban­co Mun­dial sobre los gobier­nos de los paí­ses que, más que nun­ca, requie­ren la ben­di­ción y los cré­di­tos de la ins­ti­tu­ción internacional…

Es nece­sa­rio pues recu­rrir a la jus­ti­cia. Los inves­ti­ga­do­res, en efec­to, habían toma­do nota del libro de Eric Tous­saint Ban­co mun­dial, el gol­pe de esta­do per­ma­nen­te (3) en el que el autor dedi­ca un capí­tu­lo a expli­car que con­tra­ria­men­te a la idea reci­bi­da, la Ins­ti­tu­ción de Bret­ton Woods es per­fec­ta­men­te jus­ti­cia­ble en cual­quier país en el que ten­ga una sede, en vir­tud del artícu­lo 7, sec­ción 3 de sus pro­pios esta­tu­tos. Dado que Marrue­cos man­tie­ne des­de 1998 una ofi­ci­na, los inves­ti­ga­do­res deci­die­ron pre­sen­tar una denun­cia ante el Tri­bu­nal de pri­me­ra ins­tan­cia de Rabat por «deli­to de fal­se­dad; fal­si­fi­ca­ción y uso de docu­men­tos fal­sos y usur­pa­ción de bie­nes y nom­bres» . Las pre­sio­nes y las manio­bras de todo tipo no han fal­ta­do cier­ta­men­te duran­te dos años tra­tan­do de recha­zar la con­vo­ca­to­ria por inter­me­dio del ofi­cial de jus­ti­cia. El abo­ga­do de los deman­dan­tes Abde­rrahim El Jamaï , anti­guo decano del Cole­gio de Abo­ga­dos, mili­tan­te por los dere­chos huma­nos y pre­si­den­te de la aso­cia­ción con­tra la pena de muer­te en Marrue­cos, debió enton­ces diri­gir­se al pre­si­den­te del Ban­co Mun­dial en Washing­ton para infor­mar­le de que la “ofi­ci­na” de su orga­nis­mo en Rabat no res­pe­ta sus pro­pios esta­tu­tos ni la legis­la­ción del país que la hos­pe­da… sin estar segu­ro de la rela­ción cau­sa efec­to. Hay que seña­lar que unos meses des­pués se pro­du­jo el “mila­gro”: la ofi­ci­na del Ban­co Mun­dial en Rabat acep­tó de repen­te tomar nota de la con­vo­ca­to­ria del Tri­bu­nal nom­bran­do asi­mis­mo a un abo­ga­do para representarla.

Y aquí está lo esen­cial: una pri­mi­cia mun­dial. Por pri­me­ra vez el Ban­co Mun­dial ha admi­ti­do que pue­de ser juz­ga­do, un camino que pro­me­te estar sem­bra­do de pre­sio­nes, manio­bras y gol­pes no muy glo­rio­sos… Pero esa es otra his­to­ria y no es ese aquí el obje­to de nues­tro pro­pó­si­to. El prin­ci­pal men­sa­je que que­re­mos dejar es el siguien­te: Sí, se pue­de juz­gar al Ban­co Mun­dial y la bre­cha abier­ta en Marrue­cos pue­de implan­tar­se en todo el mun­do. En todos los paí­ses en los que el Ban­co Mun­dial ten­ga una ofi­ci­na per­ma­nen­te, las per­so­nas o gru­pos de per­so­nas que se con­si­de­ren víc­ti­mas de un per­jui­cio vin­cu­la­do a la acti­vi­dad de este orga­nis­mo inter­na­cio­nal pue­den deman­dar­lo ante la jus­ti­cia de su país hacien­do valer los pro­pios esta­tu­tos del Ban­co y el ante­ce­den­te marroquí…

Notas

|1| http://​www​.icij​.org/​p​r​o​j​e​c​t​/​w​o​r​l​d​-​b​a​n​k​/​e​x​p​l​o​r​e​-​1​0​-​y​e​a​r​s​-​w​o​r​l​d​-​b​a​n​k​-​r​e​s​e​t​t​l​e​m​e​n​t​-​d​ata

|2| Vea tres artícu­los sobre este tema en el sitio CADTM: http://​cadtm​.org/​R​u​r​a​l​S​t​r​u​c​-​l​e​-​p​r​o​g​r​a​m​m​e​-de http://​cadtm​.org/​P​r​o​c​e​s​-​d​e​-​c​h​e​r​c​h​e​u​r​s​-​m​a​r​o​c​a​inshttp://​cadtm​.org/​A​t​t​a​c​-​M​a​r​o​c​-​s​-​i​n​t​e​r​e​s​s​e​-​a​-​l​a​-​d​e​tte

|3| Dis­po­ni­ble en pdf: http://​cadtm​.org/​B​a​n​q​u​e​-​m​o​n​d​i​a​l​e​-​l​e​-​c​o​u​p​-​d​-​E​tat

Fuen­te: http://​cadtm​.org/​C​o​m​m​e​n​t​-​r​e​n​d​r​e​-​l​a​-​B​a​n​q​u​e​-​m​o​n​d​i​ale

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *