¿Cómo hacer que el Ban­co Mun­dial res­pon­da de sus actos ante la jus­ti­cia?- Najib Akesbi

Dos pro­yec­tos ini­cia­dos por el Ban­co Mun­dial cau­sa­ron entre 2004 y el 2013 en Marrue­cos el des­pla­za­mien­to volun­ta­rio o invo­lun­ta­rio de 1.700 per­so­nas, según las con­clu­sio­nes de una encues­ta lle­va­da a cabo por el Con­sor­cio Inter­na­cio­nal de Perio­dis­tas de Inves­ti­ga­ción (ICIJ) que ade­más refle­ja que los pro­gra­mas del ban­co han oca­sio­na­do el des­pla­za­mien­to de 3,35 millo­nes de per­so­nas en todo el mun­do duran­te ese perío­do (1). Ante tales hechos es indis­pen­sa­ble ter­mi­nar con la impu­ni­dad del Ban­co Mun­dial denun­cián­do­lo ante la jus­ti­cia en las juris­dic­cio­nes nacio­na­les como ha suce­di­do actual­men­te en Marrue­cos , don­de tres inves­ti­ga­do­res marro­quíes han ini­cia­do un his­tó­ri­co pro­ce­so en otro caso de vio­la­ción come­ti­da por esa institución.

El Ban­co Mun­dial cons­ti­tu­ye un impor­tan­te actor con gran influen­cia en la deter­mi­na­ción de la elec­ción y la for­mu­la­ción de las polí­ti­cas públi­cas de la mayor par­te de los paí­ses con­si­de­ra­dos en desa­rro­llo. Es una ver­dad que nadie dis­cu­te, comen­zan­do por los mis­mos emplea­dos que allí tra­ba­jan o han tra­ba­ja­do en los más altos pues­tos de res­pon­sa­bi­li­dad, como Joseph Sti­glitz que fue vice­pre­si­den­te del Ban­co Mun­dial entre 1997 y 2000. Por lo tan­to la res­pon­sa­bi­li­dad que se plan­tea es la de la ins­ti­tu­ción en rela­ción con las deci­sio­nes y los actos que con­du­cen a los gobier­nos a adop­tar­los en los paí­ses en los que inter­vie­ne. Res­pon­sa­bi­li­dad polí­ti­ca, es cier­to, pero tam­bién res­pon­sa­bi­li­dad jurídica.

La res­pon­sa­bi­li­dad polí­ti­ca se ori­gi­na en los mis­mos fun­da­men­tos de todo sis­te­ma demo­crá­ti­co digno de ese nom­bre, que debe basar­se en la tri­lo­gía: Legi­ti­mi­dad, res­pon­sa­bi­li­dad, deber… Las polí­ti­cas públi­cas adquie­ren legi­ti­mi­dad demo­crá­ti­ca por haber sido con­va­li­da­das en las urnas de acuer­do con los pro­gra­mas del par­ti­do (o par­ti­dos) que hayan logra­do la con­fian­za de los elec­to­res. Y son inme­dia­ta­men­te pues­tas en mar­cha bajo la total res­pon­sa­bi­li­dad de quie­nes han sido ele­gi­dos para hacer­lo. Esos man­da­ta­rios deben ren­dir cuen­tas de sus actos al fina­li­zar su man­da­to, res­pon­sa­bles de sus polí­ti­cas y de sus resul­ta­dos ante los ciu­da­da­nos que los hayan elegido.

Podría­mos pre­gun­tar­nos si es real­men­te útil recor­dar estas evi­den­cias, pero en el caso del Ban­co Mun­dial y aún más de la gene­ra­li­dad de las ins­ti­tu­cio­nes finan­cie­ras inter­na­cio­na­les, es lamen­ta­ble­men­te más que nece­sa­rio. La razón es que esta Ins­ti­tu­ción que sue­le ocu­par su tiem­po dan­do lec­cio­nes de “bue­na gober­nan­za” en todo el mun­do, es sin embar­go la últi­ma en mani­fes­tar el menor res­pe­to a estos prin­ci­pios con­sus­tan­cia­les con toda pro­fe­sión de fe democrática.

Enten­dá­mo­nos bien. No nos esta­mos refi­rien­do a inter­ven­cio­nes pun­tua­les que pue­den jus­ti­fi­car­se por cir­cuns­tan­cias más o menos excep­cio­na­les, sino a ver­da­de­ras “estra­te­gias de desa­rro­llo” ela­bo­ra­das y pues­tas en mar­cha duran­te su dura­ción y ema­na­das de las corres­pon­dien­tes líneas de cré­di­to. Cuan­do el Ban­co Mun­dial se dedi­ca duran­te déca­das a ini­ciar, ela­bo­rar, finan­ciar y acom­pa­ñar “pla­nes de desa­rro­llo” (bajo for­mas que evo­lu­cio­nan cier­ta­men­te en el tiem­po: pro­gra­mas de ajus­tes estruc­tu­ra­les, estra­te­gias de asis­ten­cia al país, estra­te­gias de aso­cia­ción de un país…) es evi­den­te que se está por lo menos fren­te a una corres­pon­sa­bi­li­dad, una inter­na, la de los gober­nan­tes del país “asis­ti­do” y la otra exter­na, la de la orga­ni­za­ción inter­na­cio­nal que deter­mi­na de pun­ta a pun­ta el pro­ce­so en cuestión.

El caso de Marrue­cos: una impli­ca­ción cincuentenaria 

Tome­mos como ejem­plo el caso de Marrue­cos. El Ban­co Mun­dial está impli­ca­do des­de 1964 con oca­sión de la pri­me­ra cri­sis finan­cie­ra del país recién inde­pen­di­za­do. Cual­quier obser­va­dor aten­to y obje­ti­vo de las cri­sis polí­ti­cas pro­du­ci­das en este país pue­de afir­mar sin dudas que des­de hace cin­cuen­ta años has­ta aho­ra el Ban­co Mun­dial ha sido en reali­dad, de una u otra mane­ra, par­tí­ci­pe acti­vo en todas las estra­te­gias, en todos los “pla­nes” (nacio­na­les y sec­to­ria­les), todos los “pro­gra­mas” (lla­ma­dos o no “estruc­tu­ra­les”), en sín­te­sis de todas las polí­ti­cas eco­nó­mi­cas, socia­les y finan­cie­ras ins­tru­men­ta­das en este país… ¡Con los resul­ta­dos cono­ci­dos! (para decir­lo en pocas pala­bras, es nece­sa­rio saber que a 60 años de su inde­pen­den­cia Marrue­cos tie­ne un PBI per cápi­ta que no supera los 3.000 dóla­res y un índi­ce de desa­rro­llo humano de 0,617 que lo colo­ca en el pues­to 129 de los 180 paí­ses cla­si­fi­ca­dos por el PNUD).

¿No es jus­to, o al menos razo­na­ble en estas con­di­cio­nes, des­car­gar toda la res­pon­sa­bi­li­dad en una ins­ti­tu­ción que ha esta­do en todas las elec­cio­nes y en todas las deci­sio­nes? ¿No es aca­so res­pon­sa­ble, jun­to a los gober­nan­tes del país, de los fra­ca­sos y los sin­sa­bo­res de su eco­no­mía? ¿Sería insen­sa­to pedir al Ban­co Mun­dial que rin­da cuen­ta de sus accio­nes a la pobla­ción que tan­to ha sufri­do las con­se­cuen­cias? ¿La “bue­na gober­nan­za” no exi­ge que el Ban­co Mun­dial mues­tre prue­bas de trans­pa­ren­cia, humil­dad y espí­ri­tu auto­crí­ti­co per­mi­tien­do al país apren­der de una expe­rien­cia por lo menos decep­cio­nan­te y así pre­pa­rar mejor su porvenir?

La otra res­pon­sa­bi­li­dad es jurí­di­ca, inclu­so judi­cial. Una res­pon­sa­bi­li­dad que pura y sim­ple­men­te se nie­ga des­de hace mucho tiem­po. Estas ins­ti­tu­cio­nes, según sus pro­pias afir­ma­cio­nes, serían orga­ni­za­cio­nes inter­na­cio­na­les que gozan de “inmu­ni­dad diplo­má­ti­ca” y que por lo tan­to no podrían ser per­se­gui­das por la jus­ti­cia en los paí­ses en los que inter­vie­nen. Sin embar­go esas orga­ni­za­cio­nes, espe­cial­men­te las que actúan como ope­ra­do­res eco­nó­mi­cos y finan­cie­ros como es el caso del Ban­co Mun­dial, rea­li­zan per­ma­nen­te­men­te ope­ra­cio­nes de carác­ter comer­cial, fir­man con­tra­tos y se com­pro­me­ten fren­te a ter­ce­ros. Como nadie es per­fec­to ni infa­li­ble, ¿no podrían, por una razón u otra, fal­tar a sus com­pro­mi­sos o inclu­so ser cul­pa­bles de fal­tas o infrac­cio­nes que pro­duz­can per­jui­cios a sus socios o a otros ter­ce­ros? ¿Y qué decir del finan­cia­mien­to de pro­yec­tos que gene­ran des­ocu­pa­ción o des­tru­yen recur­sos natu­ra­les? ¿Cómo es posi­ble ima­gi­nar que las orga­ni­za­cio­nes res­pon­sa­bles de esos actos pue­dan no ser jus­ti­cia­bles? ¿Cómo acep­tar que la “inmu­ni­dad diplo­má­ti­ca” pue­da ser exten­si­va a infrac­cio­nes de dere­cho común? Tan increí­ble como pudie­ra pare­cer es nada menos lo que el Ban­co Mun­dial ha hecho pre­va­le­cer… por lo menos has­ta recientemente.

El Ban­co Mun­dial ante la jus­ti­cia marroquí

Por­que es pre­ci­so saber que hace poco tiem­po, efec­ti­va­men­te, aca­ba de caer un enor­me tabú: el Ban­co Mun­dial pue­de ser lle­va­do a la jus­ti­cia ante las juris­dic­cio­nes de los paí­ses en los que man­tie­ne un equi­po per­ma­nen­te. ¿Cómo se ha podi­do lle­gar a este deci­si­vo resultado?

El pro­ble­ma se remon­ta a 2010 cuan­do tres inves­ti­ga­do­res marro­quíes (entre ellos el que sus­cri­be) com­pro­ba­ron que el “equi­po de coor­di­na­ción” del Ban­co Mun­dial en Washing­ton había fal­si­fi­ca­do total­men­te los datos de un estu­dio que se había rea­li­za­do en el mar­co de un pro­gra­ma inter­na­cio­nal de inves­ti­ga­ción lla­ma­do Rurals­truc (2). Habien­do recha­za­do con­va­li­dar cien­tí­fi­ca­men­te los resul­ta­dos inde­bi­da­men­te modi­fi­ca­dos los inves­ti­ga­do­res se vie­ron boi­co­tea­dos y des­po­ja­dos del fru­to de su tra­ba­jo. Peor aún, vie­ron modi­fi­ca­do su infor­me en aspec­tos esen­cia­les y lue­go publi­ca­do con­tra su volun­tad. Y toda­vía más, lue­go de haber podi­do apre­ciar la inuti­li­dad de las ins­tan­cias lla­ma­das de “éti­ca y de media­ción” del Ban­co Mun­dial, los inves­ti­ga­do­res aler­ta­ron al Gobierno marro­quí y pre­sen­ta­ron una denun­cia oral sobre el pro­ble­ma en la Cáma­ra baja del Par­la­men­to. Todo ha sido en vano. Todas las ini­cia­ti­vas solo han ser­vi­do para com­pren­der la enor­me influen­cia del Ban­co Mun­dial sobre los gobier­nos de los paí­ses que, más que nun­ca, requie­ren la ben­di­ción y los cré­di­tos de la ins­ti­tu­ción internacional…

Es nece­sa­rio pues recu­rrir a la jus­ti­cia. Los inves­ti­ga­do­res, en efec­to, habían toma­do nota del libro de Eric Tous­saint Ban­co mun­dial, el gol­pe de esta­do per­ma­nen­te (3) en el que el autor dedi­ca un capí­tu­lo a expli­car que con­tra­ria­men­te a la idea reci­bi­da, la Ins­ti­tu­ción de Bret­ton Woods es per­fec­ta­men­te jus­ti­cia­ble en cual­quier país en el que ten­ga una sede, en vir­tud del artícu­lo 7, sec­ción 3 de sus pro­pios esta­tu­tos. Dado que Marrue­cos man­tie­ne des­de 1998 una ofi­ci­na, los inves­ti­ga­do­res deci­die­ron pre­sen­tar una denun­cia ante el Tri­bu­nal de pri­me­ra ins­tan­cia de Rabat por «deli­to de fal­se­dad; fal­si­fi­ca­ción y uso de docu­men­tos fal­sos y usur­pa­ción de bie­nes y nom­bres» . Las pre­sio­nes y las manio­bras de todo tipo no han fal­ta­do cier­ta­men­te duran­te dos años tra­tan­do de recha­zar la con­vo­ca­to­ria por inter­me­dio del ofi­cial de jus­ti­cia. El abo­ga­do de los deman­dan­tes Abde­rrahim El Jamaï , anti­guo decano del Cole­gio de Abo­ga­dos, mili­tan­te por los dere­chos huma­nos y pre­si­den­te de la aso­cia­ción con­tra la pena de muer­te en Marrue­cos, debió enton­ces diri­gir­se al pre­si­den­te del Ban­co Mun­dial en Washing­ton para infor­mar­le de que la “ofi­ci­na” de su orga­nis­mo en Rabat no res­pe­ta sus pro­pios esta­tu­tos ni la legis­la­ción del país que la hos­pe­da… sin estar segu­ro de la rela­ción cau­sa efec­to. Hay que seña­lar que unos meses des­pués se pro­du­jo el “mila­gro”: la ofi­ci­na del Ban­co Mun­dial en Rabat acep­tó de repen­te tomar nota de la con­vo­ca­to­ria del Tri­bu­nal nom­bran­do asi­mis­mo a un abo­ga­do para representarla.

Y aquí está lo esen­cial: una pri­mi­cia mun­dial. Por pri­me­ra vez el Ban­co Mun­dial ha admi­ti­do que pue­de ser juz­ga­do, un camino que pro­me­te estar sem­bra­do de pre­sio­nes, manio­bras y gol­pes no muy glo­rio­sos… Pero esa es otra his­to­ria y no es ese aquí el obje­to de nues­tro pro­pó­si­to. El prin­ci­pal men­sa­je que que­re­mos dejar es el siguien­te: Sí, se pue­de juz­gar al Ban­co Mun­dial y la bre­cha abier­ta en Marrue­cos pue­de implan­tar­se en todo el mun­do. En todos los paí­ses en los que el Ban­co Mun­dial ten­ga una ofi­ci­na per­ma­nen­te, las per­so­nas o gru­pos de per­so­nas que se con­si­de­ren víc­ti­mas de un per­jui­cio vin­cu­la­do a la acti­vi­dad de este orga­nis­mo inter­na­cio­nal pue­den deman­dar­lo ante la jus­ti­cia de su país hacien­do valer los pro­pios esta­tu­tos del Ban­co y el ante­ce­den­te marroquí…

Notas

|1| http://​www​.icij​.org/​p​r​o​j​e​c​t​/​w​o​r​l​d​-​b​a​n​k​/​e​x​p​l​o​r​e​-​1​0​-​y​e​a​r​s​-​w​o​r​l​d​-​b​a​n​k​-​r​e​s​e​t​t​l​e​m​e​n​t​-​d​ata

|2| Vea tres artícu­los sobre este tema en el sitio CADTM: http://​cadtm​.org/​R​u​r​a​l​S​t​r​u​c​-​l​e​-​p​r​o​g​r​a​m​m​e​-de http://​cadtm​.org/​P​r​o​c​e​s​-​d​e​-​c​h​e​r​c​h​e​u​r​s​-​m​a​r​o​c​a​inshttp://​cadtm​.org/​A​t​t​a​c​-​M​a​r​o​c​-​s​-​i​n​t​e​r​e​s​s​e​-​a​-​l​a​-​d​e​tte

|3| Dis­po­ni­ble en pdf: http://​cadtm​.org/​B​a​n​q​u​e​-​m​o​n​d​i​a​l​e​-​l​e​-​c​o​u​p​-​d​-​E​tat

Fuen­te: http://​cadtm​.org/​C​o​m​m​e​n​t​-​r​e​n​d​r​e​-​l​a​-​B​a​n​q​u​e​-​m​o​n​d​i​ale

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on Facebook
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.